Comienzo a leer “El niño con el pijama de rayas”…

Hoy al llegar a casa me he encontrado con una grata sorpresa. Encima de mi cama, como quien no quiere la cosa y envuelto en una bolsa de plástico, había algo que yo no había dejado así antes de irme. Enseguida me he apresurado a ver lo que la bolsa contenía y al ser transparente, he podido ver que se trataba del libro “El niño con el pijama de rayas“. No, no es para mí, lo ha comprado mi hermana para regalárselo a mi sobrino para cuando crezca un poco más, pero antes ha querido que yo lo leyera.

Hace unos días mi madre me contó un poco por encima la historia y me quedé con ganas de saber más. Había escuchado ya sobre la película pero apenas sabía nada del argumento.

fotografía de la película

Me ha sorprendido ver que la traducción corre a cargo de Gemma Rovira, que ya tiene experiencia en la editorial Salamadra por traducir los enormes libros de Harry Potter, así que su estilo me suena ya familiar. También me ha sorprendido la ligereza de la lectura, es sencillo y ameno, con letras y frases adecuadas para todo el mundo.

Y atrapa desde el primer momento, con ganas de seguir leyendo. Así rezan sus primeras frases:

Una tarde, Bruno llegó de la escuela y se llevó una sorpresa al ver que María, la criada de la familia- que siempre andaba cabizbaja y no solía levantar la vista de la alfombra-, estaba en su dormitorio sacando todas sus cosas del armario y metiéndolas en cuatro cajas grandes de madera; incluso las pertenencias que él había escondido en el fondo del mueble, que eran suyas y de nadie más. […]

-Mira hijo, no tienes que preocuparte […] Ya verás, de hecho vas a vivir una gran aventura.

Así, con una misteriosa mudanza, comienza esta interesante historia de la que dejaré mis impresiones finales dentro de unos días.

Las ganas de leerlo, me han llevado a ver la película “Los chicos de diciembre” (December Boys), que me dejó con el corazón más grande que nunca. Las fotografías que se van desvelando de la película no hacen sino incrementar mis ganas de comprobar el grado de humanidad que han logrado darle al relato de John Boyne.

Paula Cole “I don’t wanna wait” (Dawson’s Creek theme)

Los que como yo hayan visto la serie Dawson’s Creek (Dawson Crece), recordarán esta canción, que junto a un gran argumento nos mantuvo pegados al sofá algunos años.

Opening

Casi me tuve que pelear (en sentido figurado) para poder ver el estreno de la serie, adelantándome antes que los demás para coger sitio en el ocio del hogar 6 (hasta allí me tuve que ir), pero tuve premio y pude ver ese primer episodio que me incitó a ver los demás.

Un par de años después vi en el centro comercial el disco de la banda sonora a precio reducido y me lo compré. Lo primero que hice fue escuchar esta canción una y otra vez.

Una de esas series que no se olvidan.

Paula Cole “I don’t wanna wait”

So open up your morning light,
and say a little prayer for I.
You know that if we are to stay alive.
Then see the peace in every eye.

She had two babies. One was six months, one was three
in the war of ’44.
Every telephone ring, every heartbeat stinging
when she thought it was god calling her.
Oh would her son grow to know his father?

I don’t want to to wait for our lives to be over,
i want to know right now what will it be.
I don’t want to wait for our lives to be over,
will it be yes or will it be sorry?

He showed up all wet on the rainy front step.
Wearing shrapnel in his skin.
And the war he saw lives inside him still,
it’s so hard to be gentle and warm.
The years pass by and now he has granddaughters

You look at me from across the room
you’re wearing your anguish again
believe me i know the feeling
it sucks you into the jaws of anger.
So breathe a little more deeply my love
all we have is this very moment
and i don’t want to do what his father,
and his father, and his father did,
i want to be here now.

La leyenda de la chica de la curva

Quizá las leyendas sean los únicos rumores que, con el paso del tiempo y de boca en boca, menos se desvirtúan. Llegan hasta nuestros días casi con total fidelidad variando apenas en detalles irrelevantes. No quiero ni acordarme de la leyenda de la mermelada, paté o nocilla que le pusieron a una chica en Sorpresa Sorpresa (cosa que niego con rotundidad que ocurriese puesto que yo estuve viendo aquel programa y nada de eso sucedió ni por asomo).

Una de las leyendas que más noche me dejó sin dormir la primera vez que la escuché fue la de la chica en la curva de una carretera. La primera vez que me la contaron fue en Los Alcores, en la época en que la parte de las piscinas permanecían abiertas toda la noche (esa época en la que también la gente se dedicaba a tirar sillas dentro del agua). Nos sentamos en la oscuridad y uno del grupo empezó a contar la historia, centrando la acción en un lugar cercano, supongo que para darle mayor sensación de realismo y cercanía.

La historia cuenta que hay una curva en la que muchas personas pierden la vida de noche y que cuando un conductor puede sufrir un accidente, se aparece de repente una chica vestida de blanco haciendo auto stop. Dice la leyenda que los conductores que paran para recogerla tienen la suerte de no sufrir ningún accidente, ya que ella avisa de que se tenga cuidado con la curva y que la chica desaparece de repente dentro del coche cuando el peligro ha pasado, pero que si el conductor pasa de largo, como castigo sufre el accidente.

En el tiempo se ha perdido el lugar exacto y el por qué murió esa chica que se aparece a los conductores. Unos creen que en esa curva muerieron ella y su novio.

fotomontaje de gala_k

Duffy “Mercy”

Con el paso de los días, a veces buscando mucho y otras no tanto, uno va descubriendo estilos de música que le dicen algo. El Neo Soul, que escucho por vez primera, de Aimee Anne Duffy, tiene una esencia especial en su música que atrapa.

Yeah Yeah Yeah x4

I love you
but i gotta stay true
my morals got me on my knees
im begging please stop playing games

i dont know what this is
cos you got me good
just like you knew you would

i dont know what you do
but you do it well
I’m under your spell

Chorus
You got me begging you for mercy
why wont you relase me
you got me begging you for mercy
why wont you release me
I said release me

Now you think that i
will be something on the side
but you got to understand
that i need a man
who can take my hand yes i do

i dont know what this is
but you got me good
just like you knew you would

i dont know what you do
but you do it well
I’m under your spell
[Mercy Lyrics & Music Video
on http://songlyricsvideos.com%5D

You got me begging you for mercy
why wont you release me
you got me begging you for mercy
why wont you release me
I said you’d better release yeah yeah yeah

Im begging you for mercy
yes why wont you realse me
im begging you for mercy

you got me begging
you got me begging
you got me begging

Mercy, why wont you realise me
im begging you for mercy
why wont you release me

you got me begging you for mercy
im begging you for mercy
im begging you for mercy
im begging you for mercy
im begging you for mercy

Why wont you release me yeah yeah
break it down

Inestable

Uno no termina de acostumbrarse a los cambios que le rodean. Cuando parece que está asentado y se puede respirar tranquilidad, surge algo que lo cambia todo, desestabilizando esa rutina marcada de alguna forma y los sentimientos que le acompañan.

Lo que la novedad incita a la sorpresa, con el tiempo se va convirtiendo en conformismo y, cuando desaparece, finalmente termina uno por echarlo de menos.

fotografía inferior de Mabel Vargas