Hace tanto…

Cuánto tiempo desde que crucé esa puerta. Como un tesoro la abro desde fuera, cuidando que los recuerdos que atesora ahí dentro dormidos no se percaten de mi presencia. Todo permanece en el mismo lugar que cuando me marché. Un corazón hecho pedazos por mil rincones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s