Let’s say goodbye

Los veranos siempre tendrán ese sabor especial de recuerdo. Los últimos rayos de sol de ese último día de vacaciones, una especie de melancolía incurable nos inunda, intentando llenar nuestra cabeza de momentos vividos días atrás que son imposibles de recuperar ya. Let’s say goodbye.