De la semilla a la flor

Los que habeis seguido el blog, sabeis que desde hace unos meses estuve cultivando un brote del alba, vamos, unas petunias. En mi casa parece haber una terrible maldición que acaba con toda forma de vida que no sea animal o persona, más que nada porque la mayor parte del día da el sol de lleno y, el tiempo de primavera ha sido tan corto, que apenas sí le dio a la planta para completar su ciclo.

Desde el pasado domingo y durante siete días, decidí crear en yokoyyo.com una semana temática para mostrar definitivamente el proceso de crecimiento de la petunia, desde los preparativos hasta la flor. Entre bambalinas detrás de la cámara era un placer fotografiar con todo detalle el inicio de una nueva forma de vida, desde la tierra inerte y las semillas, el tierno brote tan indefenso, los tallos blanquecinos que empezaban a abrirse camino.

Durante unos días temí por la planta, sus tallos se volvieron rojos y los capullos en flor que estaban a punto de abrirse de repente se tornaron mustios. Justo aquella noche en que parecía no haber solución, hice un último intento dándole un empuje y regándola de noche. Fue un placer levantarse por la mañana y descubrir que la flor se había abierto por fin, de un color entre azulado y morado muy intenso, con pequeñas motitas brillantes.

semana tematica1 flor

Por desgracia este sueño duró apenas unas horas. Con la caída de la noche, la flor se cerró y nunca más volvería a abrirse, a pesar de los intentos por recuperarla. Durante varios días estuve como un médico intentando reanimar a un paciente que parece perdido y finalmente no sobrevivió. Los tallos se volvieron de color oscuro y la flor cerrada se secó por completo. Una pequeña momia, un ser inerte que permanecía de pie, apoyado en la tierra en la que creció.

A través de las siguientes fotografías dejo el legado de su existencia, breve pero intensa. Porque hay pequeños detalles en la vida que no deben dejarse pasar desapercibidos.

Pulsando sobre cada una de ellas podréis ir a la entrada completa de cada etapa del proceso de crecimiento con más fotografías. Y ya aprovecho para convocaros a la siguiente semana temática, esta vez centrada en la diversión, que comienza ya mismo.

brote del alba 4 brote del alba 5 brote del alba 8brote del alba 11 brote del alba 14 brote del alba 15 brote del alba 19 brote del alba 20

Semilla

brote del alba 8

Por mucho que algunos se empeñen en intentar taparla, la vida, las plantas se abren paso por cualquier rendija. La tierra que yace bajo nuestros pies, bajo el manto del cemento que puebla las ciudades, el viento que esconde las semillas, el agua de lluvia que las alimenta. Nada puede frenarlo.

Hace unas semanas que abrí ya la lata que contenían brotes del alba y planté sus frutos. Así se abría paso la vida frente a mis ojos.

brote del alba 4 brote del alba 9 brote del alba 3 brote del alba 6 brote del alba 5 brote del alba 7 brote del alba 8

La Hora del Planeta

Hora del planeta

Hace algo más de una semana que la cisterna de casa estaba rota. Ya no sólo no se podía gastar la mitad de agua cada vez que se vaciaba, porque no dejaba hacerlo, sino que además constantemente goteaba durante todo el día, perdiendo más agua si cabe. Ahora ya está arreglada y, a escondidas, tengo que pulsar a la mitad la cisterna para gastar 5 litros en lugar de 10.

Me gusta ahorrar energía y agua porque pienso en los que vendrán después (ya no sólo en el dineral que cuestan la electricidad y el agua), porque quiero que este planeta se conserve durante el mayor tiempo posible, porque soy consciente de que esto al fin y al cabo es una bola de tierra gigante con unos recursos limitados que, desgraciadamente, no podremos reabastecer hasta que salgamos a otros mundos en busca de ellos. Y ese tiempo no está cerca.

Por este motivo esta semana me cabreaba y tenía que ser ecológico a escondidas, porque ni en mi propia casa soy capaz de hacer entender lo importante de no gastar más de lo necesario, acusándome de haber roto esa cisterna por hacer eso precisamente. Pero lo seguiré haciendo una y mil veces, porque prefiero que haya que arreglarla cada dos años a malgastar. No he conseguido mi objetivo con esto, pero en el resto de cosas parece que todos hacemos lo posible. Ya no hay bañera desde hace muchos años, sino plato de ducha, separamos los materiales para después desecharlos en sus respectivos contenedores, e intentamos no generar más basura de la necesaria por cabeza.

No comulgo con el cambio de hora que se hace dos veces por año. Quizá el cambio de la primavera, ese último fin de semana de marzo, tenga un cierto sentido, pero el que se realiza en otoño no llega a convencerme. Sólo sé que al hacer el cambio dicen que se ahorra mucha energía, pero con lo único que me encuentro es que antes del mismo al levantarse no había que encender las luces y después sí, así que sigo sin entender dónde está el ahorro, ¿en las empresas? Y de qué sirve si después en millones de hogares se enciende una luz que no debería.

Aún así esta noche es la hora del planeta. Una hora de 20:30 a 21:30 en que cada ciudadano puede decidir si continuar con su vida o pararla por un momento. Me gusta que no vendan esta hora como venden el cambio de hora que vendrá la semana que viene. En esta hora no se salvará al planeta, apenas se ahorrará energía, esa es la verdad, pero aquel que quiera unirse tendrá el privilegio de reflexionar, que no es poco.

Leer algunas páginas de un libro con la poca luz natural que reste del día, pasar un rato en casa o salir, sin televisión, sin rutinas, haciendo algo diferente o aprovechar para hacer algunas fotografías. Desconozco lo que haré durante esa hora, aunque una de las ideas va ganando fuerza.

Los árboles más grandes del mundo

ng dic 2012 2

National Geographic nos trae en este mes de diciembre de 2012 un reportaje sobre los árboles más grandes del mundo, que no es el primero, las secuoyas gigantes. Un equipo encabezado por el prestigioso fotógrafo de la revista, Michael Nichols, recorre y se sube a una de estas secuoyas gigantes de 75 metros y más de 3,200 años de antigüedad para fotografiar el árbol desde la base hasta la copa y regalárnosla en un precioso póster de cuatro láminas en cuyo reverso podemos descubrir la cantidad de vida que puede llegar a alojar este monstruo de la naturaleza.

ng dic 2012 3

ng dic 2012 1

Además junto a la revista, que además cumple ya 125 años en 2013, podemos encontrar una edición con la ya tradicional agenda, que este año conmemora ese importante aniversario, descubriendo en cada vuelta de hoja un interesante dato de la sociedad fundada en 1888.

ng dic 2012 4

Para el que esté interesado, hace poco National Geographic emitió en televisión precisamente el documental sobre la complicación de fotografiar una secuoya gigante, la situación de las cámaras, intentar inventar un sistema de control remoto que además no se moviese mientras se tomaban las capturas para después unirlas y por supuesto, el espacio y las inclemencias del tiempo y la luz necesaria para llevar a cabo una de las fotografías más impactantes que cae este mes en nuestras manos.

RÉPLICA DEL POSTER

snow-tree-645x1708

Y allí estaba la National Geographic Store de Gran Vía en Madrid

Viajé a Madrid con mi compañero, para una entrevista enfocada a conseguir otra categoría en el mismo trabajo, Jefe de Proyecto Junior. Algo más de dos horas de entrevista que se hicieron amenas y de las que los resultados fueron más que satisfactorios, pero eso ya es otra historia.

Eran cerca de las dos de la tarde, hora de comer y el siguiente autobús no saldría hasta poco más de dos horas después, así que nos dimos una vuelta por Callao y Princesa y salimos a Gran vía para comer en un Burger King. Hacía mucho que no paseaba por las calles más concurridas de la capital, desde hacía tiempo mis viajes a la ciudad se habían limitado a ir a Boadilla del Monte. Después de comer, la casualidad, buscando la famosa tienda de donuts Donut King, hizo que bajásemos casi toda Gran Vía y que la tienda nos pasase desapercibida, así que tras haber recorrido un largo camino, preguntamos y nos mandaron de nuevo para arriba.

Una calle, otro cruce de calle, de repente miro hacia arriba en una esquina y allí se alza, majestuoso, el símbolo de la sociedad de investigación para la naturaleza más fasmosa del mundo, allí estaba ante mis ojos la National Gegraphic Store.

Sabía de ella desde su inauguración y siempre había querido ir, aunque con el tiempo, se me había olvidado por completo su existencia. “Dios, la National Geographic Store, aquí tengo que entrar” le dije a mi compañero. Un amable hombre de seguridad permanecía de pie cuando entramos por la puerta, un recibidor inspirado en el símbolo circular de NGS, unas escaleras que conducirían seguramente a una segunda planta de exposiciones para las jornadas diarias y unas escaleras que conducían a un lugar mucho más acogedor.

Iluminación ténue, colores marrones, ropa, revistas, libros, peluches, fotografías… aquello era como estar en el paraíso, volví a convertirme en un niño con zapatos nuevos, me olvidé del tiempo y sentí como si hubiera saltado en el espacio y me encontrase en un lugar distante.

El tiempo que tuve fue breve, pero intenso, el suficiente para admirar por encima todo aquello, sin poder llevarme más que una camiseta con el dinero que tenía, un recuerdo muy especial. Tras salir de allí con pena y conseguir los donuts, iniciamos la gymkana por las calles y el metro hacia la estación de autobuses, a la que llegamos por los pelos. Al llegar a la ciudad, allí me encontraba, de camino a casa, con la bolsa amarilla de un lugar al que volveré sin duda.

Reducción de gasto de papel… selectiva, según Nintendo

Antes de comenzar esta queja pública ante tanta incongruencia, vaya por delante que soy un usuario habitual de Nintendo, con mi Wii, mi Nintendo 3DS y demás, pero no pueden tomarnos el pelo de esta manera y menos pretender ir de salvadores del medio ambiente.

Hace escasos días y debido al lanzamiento del juego Super Mario 3D Land, la compañía Nintendo ya avisó que el juego no tendría manual físico para ahorrar en gasto en papel y así contribuir al medio ambiente. En su lugar y como podéis ver en la imagen, el único manual que hay consiste en un folleto en dos idiomas explicando los movimientos básicos del fontanero más famoso de todos los tiempos. Por supuesto que cualquier persona estaría a favor de dichos manuales y a la contribución al medio ambiente y su preservación… si no fuera porque dentro de la caja uno descubre con pavor cómo la compañía sigue malgastando papel en folletos extensísimos sobre precauciones, conexiones wifi que ya nos sabemos hasta la saciedad porque vienen en todos los juegos y garantías inservibles, menos aún los folletos de publicidad como podeis ver también en las imágenes. ¿Y si todas esas páginas inservibles que hacen bulto las hubieran empleado en servirnos un manual decente?

En cifras, mientras que el manual físico del juego tiene 4 hojas, dentro de la misma caja se encuentra el manual de Información Importante (importantísima) de 12 hojas además de un folleto de 6 hojas con publicidad por no hablar de las 3 hojas para explicar en cuarenta idiomas diferentes lo que es el Club Nintendo. Un total de 21 hojas malgastadas que esas no se las han ahorrado en gasto de papel y que no contribuyen a nada.

La cosa no queda ahí. Mismo día del lanzamiento del juego de Super Mario, llega el pack de edición limitada de Zelda Skyward Sword, de la misma compañía. ¿Y qué nos encontramos? Pues qué mejor que una imagen para demostrarlo, la que encabeza este artículo. Dos partes de manual y más manual desplegable para utilizar un mando de la consola y el propio manual del juego ¡¡en 8 idiomas diferentes!! cuando el manual en español no ocupa más de 10 páginas.

Cuando uno está acostumbrado a respetar el medio ambiente y se encuentra con cosas como esta, de compañías que intentan quedar de salvadores del mundo por una parte mientras por otra no escatiman en gastos, no encuentra explicación, y aunque la hubiera, no justifica las incoherencias que se cometen.

Empresas como Electronic Arts o Ubisoft dijeron que eliminarían los manuales y así lo han hecho, incluyendo en sus juegos un pequeño folleto de dos páginas que explica cómo obtener el manual y controles básicos. En estos casos, guste o no guste para aquellos que prefieren el manual físico, al menos hay que aplaudirles, pero hasta cierto punto, ya que los gastos que se desprenden de la fabricación y traducción de un manual no se reflejan en ninguna parte y los juegos siguen costando lo mismo.

En definitiva, si se quiere contribuir al medio ambiente y eliminar los manuales de papel, que se eliminen por completo y se reduzca el precio final del producto, pero que no parezca que en realidad se quieren ahorrar gastos de fabricación vendiéndonos el producto al mismo precio y sacando dinero a costa de quedar como una empresa muy ecológica.