Los árboles más grandes del mundo

ng dic 2012 2

National Geographic nos trae en este mes de diciembre de 2012 un reportaje sobre los árboles más grandes del mundo, que no es el primero, las secuoyas gigantes. Un equipo encabezado por el prestigioso fotógrafo de la revista, Michael Nichols, recorre y se sube a una de estas secuoyas gigantes de 75 metros y más de 3,200 años de antigüedad para fotografiar el árbol desde la base hasta la copa y regalárnosla en un precioso póster de cuatro láminas en cuyo reverso podemos descubrir la cantidad de vida que puede llegar a alojar este monstruo de la naturaleza.

ng dic 2012 3

ng dic 2012 1

Además junto a la revista, que además cumple ya 125 años en 2013, podemos encontrar una edición con la ya tradicional agenda, que este año conmemora ese importante aniversario, descubriendo en cada vuelta de hoja un interesante dato de la sociedad fundada en 1888.

ng dic 2012 4

Para el que esté interesado, hace poco National Geographic emitió en televisión precisamente el documental sobre la complicación de fotografiar una secuoya gigante, la situación de las cámaras, intentar inventar un sistema de control remoto que además no se moviese mientras se tomaban las capturas para después unirlas y por supuesto, el espacio y las inclemencias del tiempo y la luz necesaria para llevar a cabo una de las fotografías más impactantes que cae este mes en nuestras manos.

RÉPLICA DEL POSTER

snow-tree-645x1708

National Geographic España, 25 años de magazine

Hace ya 25 años que National Geographic en Español forma parte de mi vida. No hay rincón de la casa que no esté teñido por ese característico color amarillo del marco de su portada. Llevo un retraso de varios años en la lectura, cierto es, pero todos los números están ahí, desde el primero en octubre de 1997, algunos antiguos que tengo sin leer pueblan las estanterías más cercanas a mi cama, otros ya leídos están en sus encuadernaciones de piel, mientras que los más modernos se apilan sobre las estanterías del salón junto a las decenas de mapas, esperando sus tapas como los demás.

Recuerdo que lo compré una tarde con mucha ilusión, me acerqué a la papelería que acababa de abrir en el barrio y allí conocí a la dependienta, que me dio la revista y me invitó a ir allí cada mes, que ella me la guardaría, y así ha sido durante casi 300 meses cruzando sus puertas, como esta misma mañana para comprar el último número.Y ha sido hoy cuando casualmente he caído en la cuenta de que había pasado tantísimo tiempo, mientras leía por encima las páginas del número especial sobre el Universo, al pensar cuán pequeño era nuestro planeta, como un grano de arena en una inmensidad gigante, extensa y profunda.

Esa primera tarde, después de tanto tiempo deseándolo, sabiendo que era una de las revistas más prestigiosas en EEUU y que ahora estaba en mis manos traducida, me sentí especial, como con un tesoro entre las manos. Difícil olvidar la primera portada de los niños indígenas tocando los tambores, abrí sus páginas y comencé a leer, una lectura que comenzó aquel día, que trataba sobre la historia, sobre la ciencia, sobre la fé y los conocimientos y sobre la aventura del ser humano dentro y fuera de su espacio, una lectura que comenzó entonces y que aún no ha acabado.

Y allí estaba la National Geographic Store de Gran Vía en Madrid

Viajé a Madrid con mi compañero, para una entrevista enfocada a conseguir otra categoría en el mismo trabajo, Jefe de Proyecto Junior. Algo más de dos horas de entrevista que se hicieron amenas y de las que los resultados fueron más que satisfactorios, pero eso ya es otra historia.

Eran cerca de las dos de la tarde, hora de comer y el siguiente autobús no saldría hasta poco más de dos horas después, así que nos dimos una vuelta por Callao y Princesa y salimos a Gran vía para comer en un Burger King. Hacía mucho que no paseaba por las calles más concurridas de la capital, desde hacía tiempo mis viajes a la ciudad se habían limitado a ir a Boadilla del Monte. Después de comer, la casualidad, buscando la famosa tienda de donuts Donut King, hizo que bajásemos casi toda Gran Vía y que la tienda nos pasase desapercibida, así que tras haber recorrido un largo camino, preguntamos y nos mandaron de nuevo para arriba.

Una calle, otro cruce de calle, de repente miro hacia arriba en una esquina y allí se alza, majestuoso, el símbolo de la sociedad de investigación para la naturaleza más fasmosa del mundo, allí estaba ante mis ojos la National Gegraphic Store.

Sabía de ella desde su inauguración y siempre había querido ir, aunque con el tiempo, se me había olvidado por completo su existencia. “Dios, la National Geographic Store, aquí tengo que entrar” le dije a mi compañero. Un amable hombre de seguridad permanecía de pie cuando entramos por la puerta, un recibidor inspirado en el símbolo circular de NGS, unas escaleras que conducirían seguramente a una segunda planta de exposiciones para las jornadas diarias y unas escaleras que conducían a un lugar mucho más acogedor.

Iluminación ténue, colores marrones, ropa, revistas, libros, peluches, fotografías… aquello era como estar en el paraíso, volví a convertirme en un niño con zapatos nuevos, me olvidé del tiempo y sentí como si hubiera saltado en el espacio y me encontrase en un lugar distante.

El tiempo que tuve fue breve, pero intenso, el suficiente para admirar por encima todo aquello, sin poder llevarme más que una camiseta con el dinero que tenía, un recuerdo muy especial. Tras salir de allí con pena y conseguir los donuts, iniciamos la gymkana por las calles y el metro hacia la estación de autobuses, a la que llegamos por los pelos. Al llegar a la ciudad, allí me encontraba, de camino a casa, con la bolsa amarilla de un lugar al que volveré sin duda.

National Geographic HD y NG Wild HD llegan a TiVo

Soy un apasionado de la naturaleza desde que tengo conocimiento. Debe venir de genética, cuando mi madre y mi padre, antes incluso de nacer yo, ya coleccionaban los fascículos semanales de la obra magna de Félix Rodriguez de la Fuente: “La Enciclopedia de la Fauna”. Antes incluso de aprender a leer, ya me sumergía entre las páginas de sus volúmenes, intentando aprender algo más sobre los animales salvajes que no estaban al alcance de cualquiera. Todavía queda por ahí alguno de los últimos volúmenes incompletos sin encuadernar, con un ridículo (ahora) precio en pesetas.

Seguidores de su obra y de la serie televisiva que nunca nos perdíamos, “El hombre y la Tierra”, la pérdida del naturalista significó un duro golpe para todos, pero la semilla y el espíritu ya estaban ahí, o más bien siempre habían estado potencialmente ahí.

Tras un gran espacio de tiempo, en octubre de 1997 volví a recuperar la ilusión por el mundo de la naturaleza gracias a la llegada de la edición en español de la revista mensual National Geographic Magazine, de la que a fecha de hoy no me falta ni un solo número después de haber pasado más de 15 años, sin duda una tarea más ardua que la que significó para mis padres la obra de Rodriguez de la Fuente y, de cierta forma, una deuda con el pasado, donde esos últimos números les fueron arrebatados e imposibles de localizar por ciertas circunstancias de la vida.

Años más tarde, cuando estaba en la Universidad, comenzó en España la emisión de National Geographic Channel como complemento a la revista, sólo en una plataforma digital en exclusiva y algo de lo que sólo podía disfrutar en la Residencia Universitaria, así que, cuando nadie estaba viendo la tele o aprovechando un rato antes de ir a dormir, pedía a Julio o Dolores que me cambiasen el canal para poder ver un documental. Me gustaba poder pasar un rato viendo algo diferente y deseaba algún día poder tenerlo. Harían falta varios años para que finalmente llegase Ono a la ciudad y con la operadora, entre todos los canales, NG Channel, al que pude suscribirme por fin y poder disfrutarlo cuando quisiera, ya sin tener que pensar en los demás ni aprovechar momentos en que nadie veía la televisión.

Hoy 10 de julio, después de un par de meses con el servicio TiVo de Ono, por fin llegan nuevos canales en HD y entre ellos dos que ya se encuentran entre mis favoritos, National Geographic HD y NG Wild HD, lo que significa un paso más allá. Quién me hubiera dicho esto, cuando me sumergía apenas sin saber leer entre los tomos de Félix. El primero de ellos es el canal normal pero en alta definición y el segundo, aunque de momento no hay información sobre la programación, ha conseguido engancharme y me he quedado viendo un documental sobre un tio de Australia que le daría mil vueltas en educación y trato animal al Frank de la Jungla, basado en el trabajo del día a día en el centro salvaje Australiano, desde el manejo de helicópteros para conducir al ganado y conducir al corral a los caballos salvajes sustituyendo el viejo oficio de vaquero, hasta la doma de otras criaturas salvajes que pueblan el interior del continente, toda una gozada.

No puedo evitar quedarme embelesado frente a la pantalla y sorprenderme con información que desconocía. El complemento visual de algo que antes sólo estaba disponible en lectura, le da una mayor profundidad y realismo. La naturaleza en estado puro. Por cierto, la generación que me siga, tendrá buenos volúmenes entre los que sumergirse.

National Geographic Today para iPad – Análisis

Desde octubre de 1997, hace ya más de 15 largos años, el día en que por primera vez se puso a la venta la revista National Geographic en España, un día mágico, no me he perdido ni un solo número. El salón es el encargado de atesorar cientos de números de la revista (uno en inglés que pude conseguir un día por casualidad) dentro de sus encuadernaciones, formando una enciclopedia viviente con todo tipo de información que a lo largo de estos años me ha hecho aprender cosas inolvidables de la cultura, la sociedad y la naturaleza con su amena lectura.

Hoy nace, parafraseando, National Geographic Today, aplicación exclusiva para iPad, en la que según su descripción nos trae lo mejor de la revista interactiva cada día, noticias, vídeos, juegos, artículos y por supuesto eso por lo que la revista es la más popular del mundo entero, sus increíbles fotografías que se podrán compartir vía twitter y facebook.

Uno de los puntos a favor de la aplicación es que es gratuíta (como los cristales de Visionlab xD) y con un peso mínim que no llega a los 15 megas, así que a bajar se ha dicho. Hora de desmenuzar la aplicación.

La carga de elementos es instantánea y enseguida, tras una pantalla de titular se nos presentan en una misma pantalla los últimos 7 días de la semana indicados por fecha para poder seleccionar el que queramos. Cada uno de los días se divide en varias zonas desde las que podemos acceder desde la pantalla principal o bien desde el enlace Editor’s Pick. Cada recuadro con una fotografía de referencia al tema qure trata, además de una nota inferior, nos explica qué es cada elemento.

Noticia del día nos acerca, eso sí, en idioma inglés, una de las noticias más destacadas, con una fotografía a la izquierda que podemos ampliar haciendo click en ella y el texto de la noticia a la derecha. Cabe destacar que todo podemos compartirlo a través de facebook, twitter o por email. También podemos conectarnos a nuestra cuenta de facebook para poner un comentario o ir directamente mediante el icono de enlace a la web de nationalgeographic.com para saber más acerca de la noticia, si pulsamos se abrirá un navegador del que podremos salir en cualquier momento sin necesidad de cerrar la aplicación. Con los vídeos podremos aplicar exactemente las mismas opciones, así como con las galerías fotográficas. Los vídeos permiten el tamaño a pantalla completa y su calidad es excelente

Las galerías fotográficas no permiten imágenes a pantalla completa de momento. Podemos pasar de una fotografía a otra como pasamos páginas en el iPad, arrastrandolas con el dedo. En la esquina de cada una tenemos información adicional sobre el lugar donde fue tomada y el fotógrafo que la hizo, aunque también aparece esta última información al pie de cada fotografía.

Cada día se nos permite descargar a nuestro iPad la fotografía destacada (featured photo) y añadirla directamente a nuestro repertorio fotográfico del dispositivo. Un menú lateral nos permitirá encontrar todo el contenido disponible de los 7 días de la semana, buscando por semana o por tipo de contenido. Sin duda una aplicación imprescindible para los amantes de la revista, que aunque no es una maravilla, sí cumple para hacernos pasar un rato corto y entretenido poniéndonos al día, y además es gratis.

Estar en la Luna, ¿de verdad te gustaría?

Como si fueran dos mundos paralelos, somos incapaces de ver con nuestros propios ojos la inmensidad de La Tierra pero podemos verla a ella y ella no puede ver su inmensidad, pero puede admirar la nuestra. Tan cerca pero tan lejos, estar en la Luna.

Hoy National Geographic ha aportado algunos datos muy curiosos de la vida cotidiana que en nuestro satélite cambiarían por completo y nos obligarían a llevar otro estilo de vida diferente. Algo tan común como comunicarse sería imposible, adiós a los gritos, a las canciones que tanto nos gustan, a conversar, a silbar tarareando una melodía o al ducharse, porque en la Luna no hay viento ni sonido. Y lo de ducharse va a ser que no, ya que de quitarnos el traje espacial nuestra sangre herviría de forma instantánea, evaporándose de nuestro cuerpo y dejándonos como estatuas blanquecinas inertes.

La alegría tampoco tendría lugar si viésemos a nuestro equipo meter un gol, ya que nuestro peso se reduciría casi una séptima parte y la disminución de la gravedad haría que dar un  salto fuese tan peligroso que podríamos salirnos del planeta y perdernos para siempre.

Además de estos datos, hay otras curiosidades, como que la superficie del satélite es más pequeña que el continente asiático, que ha llegado más gente a la Luna que al fondo de nuestros océanos, o que cada año la Luna se aleja de la Tierra 3,8 centímetros, con lo que algún día dejarán de exisitir los eclipses lunares y cambiarán los ciclos que tienen que ver con las mareas, implicando a todo el planeta.

Por cierto, con luna llena la gente no se comporta de forma extraña, si quieren achacar su comportamiento a este fenómeno, que lo hagan, pero queda demostrado que no nos influye.

 

Curso de Fotografía y Vídeo con National Geographic

No es la primera vez que National Geographic imparte cursos de fotografía. Hace algunos años con la revista mensual se regalaba un pequeño folleto bastante explicativo en varias entregas, donde se explicaban las técnicas empleadas por los fotógrafos de la sociedad.

Ahora lanzan un proyecto de mayor envergadura con el nuevo Curso de Fotografía y Vídeo que comienza su andadura con el primer número, distribuído hoy domingo 6 de marzo con el periódico (diferente según zona). A partir de aquí se pueden adquirir los siguientes mediante suscripción sin tener que pagar por el periódico o adquiriéndolo en el punto de venta junto al diario cada domingo a lo largo de 20 semanas (2 menos y más barato con la opción suscripción donde las dos primeras entregas de los números 2-3 y 4-5 salen por la mitad de precio).

La cámara y técnicas fotográficas, la fotografía en viajes, urbana, el retrato, en el deporte, en los paisajes, en momentos familiares,  el HDR o el 3D y retoques fotográficos, las tomas de vídeo, el montaje y la postproducción, el documental, el videoclip y la ficción. Múltiples aspectos que abarcan todo el conocimiento básico de la profesión recogidos en 20 DVD-Libros, cada libro con más de 100 páginas y un DVD incluído en la parte trasera de la portada.

El DVD es de reciente producción 2011 y a través de sus dos presentadores aprenderemos las técnicas y aspectos explicados en el libro. Cada DVD se compone de varios capítulos y cada capítulo puede contener subcapítulos pudiendo acceder al que más nos interese. Hay que remarcar que no disponemos de selección de idioma ni subtítulos, y que aunque se encuentra en doblaje al castellano, el doblaje es pésimo, con malos dobladores que no adecuan el estado de ánimo a su tono de voz y con una sincronización nula entre el movimiento de labios foráneo y lo que escuchamos en pantalla.

A pesar de este pequeño handicap, la obra cumple con los requisitos para los que ha sido ideada.