El monte de las ánimas

Hace muchos años, como lectura obligada, entre los poeamas y relatos del libro “Rimas y Leyendas” de Gustavo Adolfo Becquer encontré esta historia. Una leyenda que merece la pena ser leída un día como hoy.

EL MONTE DE LAS ÁNIMAS
(Leyenda de Soria)

La Noche de Difuntos, me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas. Su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria.

Intenté dormir de nuevo. ¡Imposible! Una vez aguijoneada la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarlo de la rienda. Por pasar el rato, me decidí a escribirla, como en efecto lo hice.

A las doce de la mañana, después de almorzar bien, y con un cigarro en la boca, no le hará mucho efecto a los lectores de El Contemporáneo. Yo la oí en el mismo lugar en que acaeció, y la he escrito volviendo algunas veces la cabeza con miedo cuando sentía crujir los cristales de mi balcón, estremecidos por el aire de la noche.

Sea de ello lo que quiera, allá va, como el caballo de copas.

-Atad los perros, haced la señal con las trompas para que se reúnan los cazadores y demos la vuelta a la ciudad. La noche se acerca, es día de Todos los Santos y estamos en el Monte de las Animas.

-¡Tan pronto!

-A ser otro día, no dejara yo de concluir con ese rebaño de lobos que las nieves del Moncayo han arrojado de sus madrigueras, pero hoy es imposible. Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte.

-¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?

-No, hermosa prima. Tú ignoras cuanto sucede en este país, porque aún no hace un año que has venido a él desde muy lejos. Refrena tu yegua, yo también pondré la mía al paso, y mientras dure el camino te contaré esa historia.

Los pajes se reunieron en alegres y bulliciosos grupos. Los condes de Borges y de Alcudiel montaron en sus magníficos caballos, y todos juntos siguieron a sus hijos Beatriz y Alonso, que precedían a la comitiva a bastante distancia. Mientras duraba el camino, Alonso narró en estos términos la prometida historia:-

-Ese monte que hoy llaman de las Animas pertenecía a los Templarios, cuyo convento ves allí, a la margen del río. Los Templarios eran guerreros y religiosos a la vez. Conquistada Soria a los árabes, el rey los hizo venir de lejanas tierras para defender la ciudad por la parte del puente, haciendo en ello notable agravio a sus nobles de Castilla, que así hubieran solos sabido defenderla corno solos la conquistaron. Entre los caballeros de la nueva y poderosa Orden y los hidalgos de la ciudad fermentó por algunos años, y estalló al fin, un odio profundo. Los primeros tenían acotado ese monte, donde reservaban caza abundante para satisfacer sus necesidades y contribuir a sus placeres. Los segundos determinaron organizar una gran batida en el coto, a pesar de las severas prohibiciones de los clérigos con espuelas, como llamaban a sus enemigos. Cundió la voz del reto, y nada fue a parte a detener a los unos en su manía de cazar y a los otros en su empeño de estorbarlo. La proyectada expedición se llevó a cabo. No se acordaron de ella las fieras. Antes la tendrían presente tantas madres como arrastraron sendos lutos por sus hijos. Aquello no fue una cacería. Fue una batalla espantosa: el monte quedó sembrado de cadáveres. Los lobos, a quienes se quiso exterminar, tuvieron un sangriento festín. Por último, intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte, y en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse. Desde entonces dicen que cuando llega la noche de Difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos. Y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria lo llamamos el Monte de las Animas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche.

La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporársele los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria.

Los servidores acababan de levantar los manteles; la alta chimenea gótica del palacio de los condes de Alcudiel despedía un vivo resplandor, iluminando algunos grupos de damas y caballeros que alrededor de la lumbre conversaban familiarmente, y el viento azotaba los emplomados vidrios de las ojivas del salón.

Solas dos personas parecían ajenas a la conversación general: Beatriz y Alonso. Beatriz seguía con los ojos, y absorta en un vago pensamiento, los caprichos de la llama. Alonso miraba el reflejo de la hoguera chispear en las azules pupilas de Beatriz.

Ambos guardaban hacía rato un profundo silencio.

Las dueñas referían, a propósito de la noche de Difuntos, cuentos temerosos, en que los espectros y los aparecidos representaban el principal papel; y las campanas de las iglesias de Soria doblaban a lo lejos con un tañido monótono y triste.

-Hermosa prima exclamó, al fin, Alonso, rompiendo el largo silencio en que se encontraban, Pronto vamos a separarnos, tal vez para siempre; las áridas llanuras de Castilla, sus costumbres toscas y guerreras, sus hábitos sencillos y patriarcales, sé que no te gustan; te he oído suspirar varias veces, acaso por algún galán de tu lejano señorío.

Beatriz hizo un gesto de fría indiferencia: todo un carácter de mujer se reveló en aquella desdeñosa contracción de sus delgados labios.

-Tal vez por la pompa de la Corte francesa, donde hasta aquí has vivido se apresuró a añadir el joven. De un modo o de otro, presiento que no tardaré en perderte… Al separarnos, quisiera que llevases una memoria mía… ¿Te acuerdas cuando fuimos al templo a dar gracias a Dios por haberte devuelto la salud que viniste a buscar a esta tierra? El joyel que sujetaba la pluma de mi gorra cautivó tu atención. ¡Qué hermoso estaría sujetando un velo sobre tu oscura cabellera! Ya ha prendido el de una desposada; mi padre se lo regaló a la que me dio el ser, y ella lo llevó al altar… ¿Lo quieres?

-No sé en el tuyo contestó la hermosa, pero en mi país una prenda recibida compromete una voluntad. Sólo en un día de ceremonia debe aceptarse un presente de manos de un deudo…, que aún puede ir a Roma sin volver con las manos vacías.

El acento helado con que Beatriz pronunció estas palabras turbó un momento al joven que, después de serenarse, dijo con tristeza:

-Lo sé, prima; pero hoy se celebran Todos los Santos y el tuyo entre todos; hoy es día de ceremonias y presentes. ¿Quieres aceptar el mío?

Beatriz se mordió ligeramente los labios y extendió la mano para tomar la joya, sin añadir una palabra.

Los dos jóvenes volvieron a quedarse en silencio, y volvióse a oír la cascada voz de las viejas que hablaban de brujas y de trasgos, y el zumbido del aire que hacía crujir los vidrios de las ojivas, y el triste y monótono doblar de las campanas.

Al cabo de algunos minutos, el interrumpido diálogo tornó a reanudarse de este modo:

-Y antes que concluya el día de Todos los Santos en que así como el tuyo se celebra el mío, y puedes, sin atar tu voluntad, dejarme un recuerdo, ¿no lo harás? -dijo él, clavando una mirada en la de su prima, que brilló como un relámpago, iluminada por un pensamiento diabólico:

-¿Por qué no? -exclamó ésta, llevándose la mano al hombro derecho, como para buscar alguna cosa entre los pliegues de su ancha manga de terciopelo bordado de oro, y después, con una infantil expresión de sentimiento, añadió:

-¿Te acuerdas de la banda azul que llevé hoy a la cacería, y que no sé qué emblema de su color me dijiste que era la divisa de tu alma?

-Si.

-¡Pues… se ha perdido! Se ha perdido, y pensaba dejártela como un recuerdo.

-¡Se ha perdido! ¿Y dónde? -preguntó Alonso, incorporándose de su asiento y con una indescriptible expresión de temor y esperanza.

-No sé… En el monte acaso.

-¡En el Monte de las Animas! -murmuró, palideciendo y dejándose caer sobre el sitial. ¡En el Monte de las Animas! -luego prosiguió, con voz entrecortada y sorda-: Tú lo sabes, porque lo habrás oído mil veces. En la ciudad, en toda Castilla, me llaman el rey de los cazadores. No habiendo aún podido probar mis fuerzas en los combates, como mis ascendientes, he llevado a esta diversión, imagen de la guerra, todos los bríos de mi juventud, todo el ardor hereditario de mi raza. La alfombra que pisan tus pies son despojos de fieras que he muerto por mi mano. Yo conozco sus guaridas y sus costumbres, y he combatido con ellas de día y de noche, a pie y a caballo, solo y en batida, y nadie dirá que me ha visto huir el peligro en ninguna ocasión. Otra noche volaría por esa banda, y volaría gozoso como a una fiesta; y, sin embargo, esta noche…, ¿a qué ocultártelo?, tengo miedo. ¿Oyes? Las campanas doblan, la oración ha sonado en San Juan del Duero, las ánimas del monte comenzarán ahora a levantar sus amarillentos cráneos de entre las malezas que cubren sus fosas… ¡Las ánimas!, cuya sola vista puede helar de terror la sangre del más valiente, tornar sus cabellos blancos o arrebatarlo en el torbellino de su fantástica carrera como una hoja que arrastra el viento sin que se sepa adónde.

Mientras el joven hablaba, una sonrisa imperceptible se dibujó en los labios de Beatriz, que, cuando hubo concluido, exclamó en un tono indiferente y mientras atizaba el fuego del hogar, donde saltaba y crujía la leña, arrojando chispas de mil colores.

-¡Oh! Eso, de ningún modo. ¡Qué locura! ¡Ir ahora al monte por semejante friolera! ¡Una noche tan oscura, noche de Difuntos y cuajado el camino de lobos!

Al decir esta última frase la recargó de un modo tan especial, que Alonso no pudo menos de comprender toda su amarga ironía; movido como por un resorte se puso en pie, se pasó la mano por la frente, como para arrancarse el miedo que estaba en su cabeza y no en su corazón, y con voz firme exclamó, dirigiéndose a la hermosa, que estaba aún inclinada sobre el hogar, entreteniéndose en revolver el fuego:

-Adiós, Beatriz, adiós, Hasta pronto.

-¡Alonso, Alonso! -dijo ésta, volviéndose con rapidez; pero cuando quiso o aparentó querer detenerlo, el joven había desaparecido.

A los pocos minutos se oyó el rumor de un caballo que se alejaba al galope. La hermosa, con una radiante expresión de orgullo satisfecho que coloreó sus mejillas, prestó oído a aquel rumor que se debilitaba, que se perdía, que se desvaneció por último.

Las viejas, en tanto, continuaban en sus cuentos de ánimas aparecidas; el aire zumbaba en los vidrios del balcón, y las campanas de la ciudad doblaban a lo lejos.

Había asado una hora, dos, tres; la medianoche estaba a punto de sonar, cuando Beatriz se retiró a su oratorio. Alonso no volvía, no volvía, y, a querer, en menos de una hora pudiera haberlo hecho.

-¡Habrá tenido miedo! -exclamó la joven, cerrando su libro de oraciones y encaminándose a su lecho, después de haber intentado inútilmente murmurar algunos de los rezos que la Iglesia consagra en el día de Difuntos a los que ya no existen.

Después de haber apagado la lámpara y cruzado las dobles cortinas de seda, se durmió; se durmió con un sueño inquieto, ligero, nervioso.

Las doce sonaron en el reloj del Postigo. Beatriz oyó entre sueños las vibraciones de las campanas, lentas, sordas, tristísimas, y entreabrió los ojos. Creía haber oído, a par de ellas, pronunciar su nombre; pero lejos, muy lejos, y por una voz ahogada y doliente. El viento gemía en los vidrios de la ventana.

-Será el viento -dijo-, y poniéndose la mano sobre su corazón procuró tranquilizarse.

Pero su corazón latía cada vez con más violencia, las puertas de alerce del oratorio habían crujido sobre sus goznes con chirrido agudo, prolongado y estridente.

Primero unas y luego las otras más cercanas, todas las puertas que daban paso a su habitación iban sonando por su orden; éstas con un ruido sordo y grave, y aquellas con un lamento largo y crispador. Después, un silencio; un silencio lleno de rumores extraños, el silencio de la medianoche; lejanos ladridos de perros, voces confusas, palabras ininteligibles; ecos de pasos que van y vienen, crujir de ropas que arrastran, suspiros que se ahogan, respiraciones fatigosas, que casi se siente, estremecimientos involuntarios que anuncian la presencia de algo que no se ve y cuya aproximación se nota, no obstante, en la oscuridad.

Beatriz, inmóvil, temblorosa, adelantó la cabeza fuera de las cortinas y escuchó un momento. Oía mil ruidos diversos; se pasaba la mano por la frente, tornaba a escuchar; nada, silencio.

Veía, con esa fosforescencia de la pupila en las crisis nerviosas, como bultos que se movían en todas las direcciones, y cuando dilatándolas las fijaba en un punto, nada; oscuridad de las sombras impenetrables.

-¡Bah! -exclamó, volviendo a recostar su hermosa cabeza sobre la almohada de raso azul del lecho. ¿Soy yo tan miedosa como esas pobres gentes cuyo corazón palpita de terror bajo una armadura al oír una conseja de aparecidos?

Y cerrando los ojos, intentó dormir…: pero en vano había hecho un esfuerzo sobre sí misma. Pronto volvió a incorporarse, más pálida, más inquieta, más aterrada. Ya no era una ilusión: las colgaduras de brocado de la puerta habían rozado al separarse, y unas pisadas lentas sonaban sobre la alfombra; el rumor de aquellas pisadas era sordo, casi imperceptible, pero continuado, y a su compás se oía crujir una cosa como madera o hueso. Y se acercaban, se acercaban, y se movió el reclinatorio que estaba a la orilla de su lecho. Beatriz lanzó un grito agudo, y rebujándose en la ropa que la cubría, escondió la cabeza y contuvo el aliento.

El aire azotaba los vidrios del balcón; el agua de la fuente lejana caía y caía con un rumor eterno y monótono; los ladridos de los perros se dilataban en las ráfagas de aire, y las campanas de la ciudad de Soria, unas cerca, y otras distantes, doblaban tristemente por las ánimas de los difuntos.

Así pasó una hora, dos, la noche, un siglo, porque la noche aquella pareció eterna a Beatriz. Al fin, despuntó la aurora. Vuelta de su temor entreabrió los ojos a los primeros rayos de la luz. Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día! Separó las cortinas de seda del lecho, tendió una mirada serena a su alrededor, y ya se disponía a reírse de sus temores pasados, cuando de repente un sudor frío cubrió su cuerpo, sus ojos se desencajaron y una palidez mortal descoloró sus mejillas: sobre el reclinatorio había visto, sangrienta y desgarrada, la banda azul que fue a buscar Alonso.

Cuando sus servidores llegaron, despavoridos, a notificarle la muerte del primogénito de Alcudiel, que por la mañana había aparecido devorado por los lobos entre las malezas del Monte de las Animas, la encontraron inmóvil; asida con ambas manos a una de las columnas de ébano del lecho, desencajados los ojos, entreabierta la boca, blancos los labios, rígidos los miembros, muerta, ¡muerta de horror!

Dicen que después de acaecido este suceso, un cazador extraviado que pasó la noche de Difuntos sin poder salir del Monte de las Animas, y que al otro día, antes de morir, pudo contar lo que viera, refirió cosas terribles. Entre otras, se asegura que vio a los esqueletos de los antiguos Templarios y de los nobles de Soria enterrados en el atrio de la capilla levantarse al punto de la oración con un estrépito horrible, y, caballeros sobre osamentas de corceles, perseguir como a una fiera a una mujer hermosa y pálida y desmelenada que, con los pies desnudos y sangrientos, y arrojando gritos de horror, daba vueltas alrededor de la tumba de Alonso.

El Incidente. La rebelión de la naturaleza.

Cuando salí a la calle al día siguiente tras ver El Incidente, hacía buen tiempo y con una suave brisa que mecía las copas de los árboles. Ese suave balanceo de las ramas y las hojas ya jamás volvería a ser igual que antes y una cierta inquietud se apoderó de mí.

Son muchas las películas, por no decir casi todas, las que se valen de un protagonista masculino, otro femenino y algunos niños (copando así a toda la familia y que no quede ningún sentimiento suelto) para ponerlos al frente de una situación difícil. Si nos remontamos en el tiempo, una de las primeras películas en beneficiarse de este plantel fue la exitosa Parque Jurásico, que sentó a toda la familia frente a la pantalla del cine para proponerles una situación imaginaria pero posible en el futuro. El Incidente repite este mismo guión. Una situación ficticia, pero que en un futuro podría llegar a suceder.

Son muchos los interrogantes que se presentan al principio del film, pero estos quedan ya claros mediante algunas imágenes previas a algunos de los incidentes en masa. Por lo tanto, toda esa información mediática que nos ofrecieron antes de estrenar El Incidente, se queda en un segundo plano. Lo que está ocurriendo pasa a un lugar poco relevante una vez lo descubrimos para centrarnos en el “qué pasará después”.

Desde ese momento hasta el final de la película, todo consiste en ser meros espectadores de lo que va pasando, en una sucesión de hechos más o menos inquietantes, como ver a una señora mayor golpear los cristales de su propia casa con su propia cabeza, pasando por pequeños cabos sueltos en el guión, como por ejemplo ver cómo una gran cantidad de gente se traslada en tren para huir, les paran en un pueblo abandonados a su suerte y de repente, cuando deciden escapar tras ver las noticias en un tv de un bar, ya tenían todos sus coches preparados a la salida del establecimiento, algo que deja al espectador con la sensación de no estar viendo un planteamiento serio.

Tampoco es de recibo el final de la película, un final trillado que hemos visto en innumerables ocasiones y que los directores y guionistas siempre emplean para no dejar cerrada nunca la posibilidad a segundas partes.

Al margen de esto, es un film entretenido que durante sus primeros compases y durante su transcurso nos hace pensar en el poder de la naturaleza y en cómo estamos invadiendo y menospreciando otras formas de vida que nos suelen pasar desapercibidas en nuestras tareas cotidianas. Mira la película, sal ahí fuera y respira hondo mientras ves mecerse de un lado a otro las hojas. Quizá el oxígeno que respiras deberías valorarlo más.

Vega “India”

“India”, así se titula la canción más larga de la carrera discográfica hasta el momento de Vega. Incluída en el primer disco que lanzó al mercado tras su paso por Operación Triunfo, se trata de una canción en la que su voz está exclusivamente acompañada de las notas de un piano.

Vega “India”

India es la historia del sueño del reencuentro con aquello que vimos marchar. Tenemos todo el tiempo del mundo para imaginar cómo será ese momento y después… puede que llegue igual, de otra forma… o que nunca se cumpla.

Hoy desperté y a mi lado te busqué
Hoy yo te hallé escondido en un papel
De una canción que escribí para ti
Hoy sin dudar ya no necesito más
solo esperar confiar en que vendrás,
creo en ti por favor vuelve a mí

Te esperare con la clara intención de ser feliz
Te esperare con la clara intención de ser de ti.
Te esperare no me importa ni el tiempo ni el lugar
Solo quiero que sepas que estaré
Esperando el momento en que cumplas tu promesa de volver.

Hoy me da igual lo que piensen los demás
Hoy para ti escribí otra canción
Solo te pido por favor cree en mí.
Hoy tu calor no andará por mi colchón
Hoy mi dolor acunando por tu voz se dormirá
Sanará cuando vuelvas a por mí.

Te esperaré, seré fiel al rekuerdo de tu piel
Al sabor de tus besos, tu mirar… esperaré
Te esperaré, buscare en tu sonrisa una ilusión
Buscaré la manera de tener
Una momento entre tus brazos, el mejor de tus abrazos
Ese día que no vuelvas para no marchar jamás

Con la esperanza de que no me fallarás
Espero ver amanecer un día más
Tediosa espera que no matará mi ilusión.
De que regreses pronto y yo…

1,600 osos panda invaden París

La esplanada del Trocadero en París acogió el pasado 18 de octubre a 1,600 osos panda de papel maché. La misma iniciativa que ya se llevó a cabo el mes anterior en otros lugares de Francia.

Los conservacionistas llevaron a cabo este acto para recordar al mundo que tan sólo quedan en toda la Tierra 1,600 ejemplares de osos panda y que debemos reducir drásticamente el deterioro de los espacios naturales (aunque algún político inútil crea que vivimos uno de los mejores momentos ecológicos, manda narices).

1,600 pandas en Bordeaux

fotografía de Francois Guillot

En Terapia (In Treatment). La sencillez de las palabras

Un sólo escenario, un paciente y un terapeuta. Unas palabras. Así de sencillo es el argumento de esta nueva serie que se estrenó en enero en los EEUU y que llega a España bajo el nombre de En Terapia.

Fue hace unos cuantos veranos, cuando por azar del destino el grupo de amigos nos separamos a la entrada del cine. Mientras unos decidieron ir a ver lo último de Scooby Doo, otros nos arriesgamos con una película titulada “Cosas que diría con sólo mirarla”, con un director español, Rodrigo García, y sin conocer absolutamente nada sobre el argumento.

A la salida del cine, ambos grupos volvimos a juntarnos. Mientras los que fueron a ver la otra salieron poco contentos por ver más de lo mismo, los que vimos la película dramática aún seguíamos (como dijo Isa) con el corazón grande, pensando en la cantidad de momentos emotivos que nos había regalado la cinta.

Con la continuación de esa sensación que dejé veranos atrás me dispuse a ver el primer episodio de In Treatment, confiando en que esa magia que Rodrigo García me regaló indirectamente a través de las palabras, se repitiese. Y así fue.

Ni siquiera hicieron falta palabras para engancharme desde un principio. Una paciente desconsolada, echa a llorar y coge un pañuelo de la mesa y acto seguido comienza la cabecera. Un acto sencillo, pero a la vez enigmático que te lleva a querer saber más sobre lo que sucede, sin necesidad de mencionar nada.

A partir de aquí comienzan esas sencillas palabras entre paciente y terapeuta. Sólo hablan y gesticulan, no hay más… Pero no hace falta nada más. A medida que hablan y cuentan, la imaginación hace acto de presencia. La sensación de ver En Terapia es como la que provoca leer un buen libro, debes imaginarte al resto de personajes que tienen que ver con la vida del paciente, porque nunca los verás en la realidad. Los diálogos fluyen y cambian, creando una estrecha relación entre personajes y espectadores, haciéndoles partícipes de su historia.

El paciente da por terminada la sesión y le ves salir por la puerta, mientras deseas fervientemente que muy pronto vuelva a entrar por ella. Porque cuando quieres darte cuenta, el tiempo ha pasado demasiado deprisa.

Ending Naruto Shippuden: “Long kiss goodbye” de Halcali

Con el especial de los episodios 78 y 79 de Naruto Shippuden llegó el nuevo ending de la serie Naruto Shippuden, con uno de los estribillos más tarareables de la historia, y si no, comprobadlo. La canción se titula “Long kiss goodbye”, canción interpretada por el grupo Halcali.

Ending 7 Naruto Shippuden

Halcali “Long kiss goodbye”

Kondo wa itsu aeru ka nante
Sonna kao shite yoku ierutte
Omotteta yo nande darou
Anytime shaberisugi no KY
Chirari miseru tsuyogari no I cry
Namida no kaouka wa dore kurai?
Watashi narini “ai seretai”
Afureru no ni kimi ga mienai
Nido to kimini aenai
Sonna ki ga surunda
Tsutaetai no ni umai kotoba miataranai
Watashi tabun uso demo ii no ni
“Ikanai de” mo ienai yo
Nigitteta te ga hanaretara
Kimi wa itsuka wasurechau no?
Watashi no koto
Tsutaetai no ni umai kotoba miataranai
Watashi tabun uso demo ii no ni
“Ikanai de” mo ienai yo

La ley de Murphy de un día cualquiera

“Si algo puede salir mal, saldrá mal”

Es común y a todos nos ha ocurrido, a unos más y a otros menos, que de repente un día nos levantamos y todo va de mal en peor.

Todo puede comenzar con la simple preparación del desayuno, se te cae la leche o el cola cao o peor aún, la taza o el vaso, con lo cual ponte a perder el tiempo recogiendo los cristales y los vertidos. Al rato cuando te estás duchando te das cuenta de que te has olvidado sacar la toalla del armario, con lo cual tienes que recorrer la casa medio desnudo, con el frío que hace a esas horas.

El camino al trabajo no es más llevadero, semáforos que parecen jugar en tu contra, si llueve, no falta el coche que te salpica de agua o el paraguas que se te rompe por el viento, si no llueve, porque un mosquito se te mete en el ojo o lo peor, una mosca por la boca 😛

Después de pasar toda una odisea en el trabajo, entre que te haces alguna herida, te tropiezas o las cosas te salen al revés de como pretendías, llegas a casa dispuesto a relajarte y el internet ha dejado de funcionar cuando estabas enviando un texto que ya no puedes recuperar o la serie que querías ver no se ha grabado bien porque se fue la luz mientras no estabas.

Ojo, y todo esto podrá ocurrir si el despertador te ha sonado por la mañana 😛

“Si algo puede salir mal, saldrá peor”

Vamos, que para entendernos, estas son las 15 verdades de la ley de Murphy (muy listo el señor este):

  1. Si algo puede salir mal, saldrá mal.
  2. Todo lleva más tiempo del que usted piensa.
  3. Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.
  4. Si usted intuye que hay cuatro posibilidades de que una gestión vaya mal y las evita, al momento aparecerá espontáneamente una quinta posibilidad.
  5. Cuando las cosas se dejan a su aire, suelen ir de mal en peor.
  6. En cuanto se ponga a hacer algo, se dará cuenta de que hay otra cosa que debería haber hecho antes.
  7. Cualquier solución entraña nuevos problemas.
  8. Es inútil hacer algo a prueba de tontos, porque los tontos son muy ingeniosos.
  9. La naturaleza siempre está de parte de la imperfección oculta.
  10. La madre Naturaleza es una perezosa.
  11. Es imposible enseñar algo a alguien que cree saberlo.
  12. Cuando se intente demostrar que algo no funciona, funcionará. Esta ley es aplicable en viceversa.
  13. No puedes ganar más de 3 veces seguidas. (a menos que trates de demostrarlo)
  14. Si te despiertas de buen humor, siempre habrá algo que vuelva malo el día.
  15. Cuando buscas algo, encontrarás todo lo perdido, menos lo buscado.

Gran Hermano 10: Mirentxu se traga una mosca

Este es uno de los momentos Gran Hermano que dejan sin palabras, más que nada porque no se puede reir y hablar bien al mismo tiempo, jaja 😛

Atentos al momento en que Mirentxu está en ese jardín en el que cada año se dan cita las mejores moscas en busca de la carne fresca. No duda ni en meterse el dedo en la boca para devolver, jaja. Casi se muere en directo xD

Mirentxu se traga una mosca

“Quiero ser” Amaia Montero

Tras abandonar el grupo La Oreja de Van Gogh, Amaia Montero regresa a la música con su primer trabajo en solitario y un primer single titulado “Quiero ser”, el mismo que pondrá título al álbum. 11 canciones grabadas en Italia durante el pasado verano.

“Quiero ser” Amaia Montero

Quiero ser, una palabra serena y clara
Quiero ser, un alma libre, de madrugada
Quiero ser una emigrante, de tu boca delirante,
De deseos que una noche convertiste en mi dolor.

Quiero creer, quiero saber, que dormiré a la verita tuya
Quiero esconderme de miedo y mirar de una vez
Los ojos que tiene la luna.

Quiero cantar a la libertad,
y caminar cerca del mar, amarradita siempre a tu cintura,
que esta locura de amarte no puede acabar
por mucho que te entren las dudas
de si eres tú el que me hace tan feliz.

Quiero ser, la que te jure amor eterno.
Quiero ser, una parada en la estación que lleva tu nombre.

Quiero ser el verbo fuego,
quiero andarme sin rodeos, confesarte que una tarde empecé a morir por ti

Quiero creer, quiero saber, que dormiré a la verita tuya
Quiero esconderme de miedo y mirar de una vez
Los ojos que tiene la luna

Quiero cantar a la libertad,
y caminar cerca del mar, amarradita siempre a tu cintura,
que esta locura de amarte no puede acabar
por mucho que te entren las dudas
de si eres tú el que me hace tan feliz.

Nacer para encontrarte

Yoko:

“Papá y Mamá habían ido de viaje a Córdoba unos días. Ese día me levanté con un ánimo diferente y especial y con tiempo por delante para tomar un buen desayuno, no como el resto de días donde un vaso de cacao era lo único que tomaba y enseguida me vestía para ir al instituto.

No, ese día tenía tiempo. Me preparé un gran tazón de leche y cacao con cereales y lo puse todo sobre la mesa de mi habitación. Llevaba mucho tiempo sin ver la tele en las mañanas y decidí ponerla mientras desayunaba. Pulsé hasta localizar los dibujos animados en el nº 5, que ya estaban acabando…

… aparecieron en la televisión las letras finales del capítulo y se fusionaron con una preciosa camada de 11 cachorros alrededor de sus padres…

… me quedé embobado mirando la pantalla… nacer para encontrarte…

… y allí estabas tú.”

11 hermanos

Yoko:

“Tu historia comienza un 15 de octubre de 1993. Naciste de una camada de 11 preciosos cachorros, 11 hermanos, en una finca al sur del país. Sin separarte de ellos y sin darte cuenta, viajarías cientos de kilómetros hasta la capital, y minutos más tarde, entre achuchones, besos y exclamaciones pasaríais por las puertas llenas de redactores, presentadores y focos…

… y entonces os dejaron en el suelo del plató de televisión. Sofía Mazagatos y Juan Luis Malpartida se preparaban para empezar. Los dibujos animados estaban acabando y el regidor daba paso a la cuenta atrás… preparados… tres… dos… uno… estamos en el aire…

… y allí estabas tú.”

Instantes antes de conocerte

15 años han pasado y 15 años tenía entonces. Tal día como hoy, un 14 de octubre, pero de 1993, yo estaría escuchando música y terminando los deberes. Mientras, en otra parte del país, tú estabas en el vientre materno.

Aún recuerdo los instantes antes de verte por primera vez… mientras ponía sobre la mesa mi taza de leche con cereales antes de ir al instituto. Enchufé el televisor… instantes antes de conocerte.

Sin saberlo, ambos estábamos destinados a un viaje que nunca jamás olvidaríamos…

Noa “Eye in the sky” (The Alan Parsons Project versión)

No le des la vuelta a las cosas ni pidas disculpas como siempre haces. Es inútil que repitas lo mismo una y otra vez. Soy… como el ojo en el cielo que te mira y sé lo que estás pensando.

Noa “Eye in the Sky”

Don’t think sorry’s easily said, don’t try turning tables instead
You’ve taken lots of Chances before but I’m not gonna give anymore
Don’t ask me, that’s how it goes
Cause part of me knows what you’re thinkin’

Don’t say words you’re gonna regret
Don’t let the fire rush to your head
I’ve heard the accusation before and I ain’t gonna take any more
Believe me, the sun in your Eyes
Made some of the lies worth believing

I am the eye in the sky, looking at you, I can read your mind
I am the maker of rules, dealing with fools, I can cheat you blind
And I don’t need to see any more to know that
I can read your mind, I can read your mind
I can read your mind, I can read your mind

Don’t leave false illusions behind
Don’t Cry cause I ain’t changing my mind
So find another fool like before ‘cause I ain’t gonna live anymore
Believing some of the lies while all of the signs are deceiving

I am the eye in the sky, looking at you, I can read your mind
I am the maker of rules, dealing with fools, I can cheat you blind
And I don’t need to see any more to know that
I can read your mind, I can read your mind

I can read your mind, I can read your mind

I am the eye in the sky, looking at you, I can read your mind
I am the maker of rules, dealing with fools, I can cheat you blind
And I don’t need to see any more to know that
I can read your mind, I can read your mind
I can read your mind, I can read your mind.

El segundo cumpleblog

“La vida no se vive por las veces que respiras, sino por los momentos que dejan sin aliento.”

Hace ya dos años desde que un 11 de octubre de 2006 abrí el rincón perdido. El blog ha sido día a día para mí como una fotografía que ilustraba un momento del día, como si estuvieses paseando por la calle y de repente te asaltase un pensamiento o una idea que necesitas plasmar en algún lugar para que no se pierda nunca. Una serie, una canción, un recuerdo, una fotografía, una frase, un deseo… como estar en un remolino de ideas, meter de repente la mano y sacar una al azar.

Hay ocasiones en que ese mar de ideas dan como consecuencia una pequeña caja de pandora que conecta con el mundo entero. Tal es el caso de algunos posts que de repente han sido del interés de una gran mayoría:

Me apasionan los openings de las series de anime, pero los de Naruto se llevan la palma y a juzgar por las audiencias, no soy el único. Estos dos posts se convierten en los dos más vistos de este último año.

Opening Naruto Shippuden: “Hero’s come b 35.107
Opening Naruto Shippuden: “Blue Bird” de 28.730

El día que se nombraron las 7 nuevas maravillas del mundo moderno, decidí hacer una comparativa entre ambas. Por otra parte el interés por la serie Sobrenatural me llevaron a hacer un reportaje de investigación sobre el actor Jensen Ackles, del que estoy agradecido.

Las 7 nuevas maravillas del mundo vs las 18.212
Jensen Ackles, un actor SUPERnatural 17.040

Ocurrió un hecho muy curioso el pasado año debido al enorme éxito de la edición 9 de Gran Hermano. El día que apareció el video del gato que se coló en la casa y que despertó a nuestras gemelitas, decidí colgarlo, con el resultado de que mucha gente creyó que esta era la página del gato. Por más que insistí y puse la dirección correcta de la gatera, no me hicieron ni caso.

Excelente la acogida de una canción diferente para el cumpleaños, aunque muy a mi pesar se llenó de comentarios spam con contenido poco apropiado, algo que ya ha sido solucionado.

El Gato Encerrado entra por primera vez 14.508
Feliz Cumpleaños / Happy Birthday 11.974

Pero el verdadero revulsivo de esta temporada, con permiso de MUJERES Y HOMBRES Y VICEVERSA y las despedidas de MARISA, ASTRI y VERONICA, y con el que pongo punto y final al repaso por los posts más vistos, ha sido un año más el seguimiento al Festival de Eurovisión, esta vez con página especial que podeis visitar, donde se encuentran la mayoría de candidatos que lucharon por representarnos y absolutamente todos los participantes del 2008.

El día posterior al festival de Eurovisión 2008, el 25 de Mayo, se produjo la mayor afluencia en el blog que se recuerda. En total ese día se dieron cita aquí exactamente 17,892 personas.

Al margen de los datos, que siempre son curiosos, he disfrutado cada momento, cada fotografía, cada asalto de ideas, he corrido presto en ocasiones a contar lo que he vivido (recuerdo con una sonrisa especial la salamanquesa y la tarta de GH9 con Angelita), me he emocionado escribiendo acerca de ciertas cosas, he intentado compartir lo que me han inspirado esas películas de sábado por la tarde, incluso he recibido la visita de Maxim Huerta, y del Dúo Acordes (Tú Sí Que Vales) mis eternos ganadores del concurso… tantas cosas.

Este espacio se va llenando más y más de todo y de lo que está por venir (¿a quién no le gusta viajar?), que sin ser nada exactamente, son pinceladas lanzadas al vacío que cada cual puede transformar de repente en el cuadro que prefiera.

Boyce Avenue “Not enough” & “All you’re meant to be (promo)”

Este es uno de los grupos que descubrí hace aproximadamente dos meses. Aunque crean versiones de las canciones más conocidas , también tienen las suyas propias y un disco a la venta “All you’re meant to be”.

Este grupo de Florida lo forman Alejandro (voz principal), Fabian, Daniel y Stephen desde el año 2000, cuando tenían entre 14 y 16 años.

Esta es su página oficial: www.boyceavenue.com

Boyce Avenue “Not Enough”

Promo All you’re meant to be

¿Qué ves en mí?

¿Nos ven en blanco y negro o en color? Eso es lo de menos. Lo que siempre me preguntaré es cómo nos ven interiormente. ¿Nos ven de igual a igual aunque diferentes o saben que somos distintos?

fotografía de Laszlo Balogh tomada en Hungría, Budapest

Gran Hermano 10: Ana y Almu arrasan con la comida y se divierten en la casa 10

Ayer se vivió uno de esos momentos Gran Hermano que se recordarán para siempre. Comparable a las tremendas risas del pasado GH9 en el que Angelita era presa de una tarta gigante.

GH pilló por sorpresa a una pecualiar pareja se mire por donde se mire, la chiquitita Almu y la “loca” de Ana Toro fueron invitadas a una visita no guiada por la casa del futuro, la casa 10.

Parte I

Parte II

Parte III

Divertidísimos y únicos el momento del acopio de comida, el baile en la mesa central del dormitorio, los saltos de Almu sobre las camas y el momento pared última generación, por no hablar de que no sabían ni por dónde abrir la puerta del dormitorio, !estaban agarrando el cuadro! Lo curioso de todo esto es que las dos fueron la mayor parte del tiempo cogidas de la mano, olvidando por un momento las rencillas de la casa 1 y ambas contaron con la misma ilusión su experiencia a los demás, incluso Loli escuchaba con interés a Ana, su principal rival.

Después llegaron otros momentos muy divertidos como la entrada de Iván en la casa 10 y la cara de Carlos F. al verle o cuando Mercedes le comunica a Iván que “detrás de ti está la puerta del futuro”, jajaja, ¿qué se le pasaría a este por la cabeza en ese momento? Quizá pensó que tras esa puerta estaba la llave del cielo 😛 De locos.

Para los que creen

Este post tiene una meta poco más lejana que tres meses, para aquellos que han formado parte del todo o durante la aventura, por sus palabras, su admiración y sus consejos, para mí mismo, que nunca confié en que sería capaz de sobrellevar la pérdida y que puse en este espacio aquella tristeza ahogada ahora convertida en memoria.

Para los que creen… que los momentos especiales son los que hacen de una vida la vida en sí misma.

Los perros supervivientes del Katrina

Cuando el huracán Katrina obligó a evacuar la población, muchas mascotas, la mayoría perros, tuvieron que sobrevivir durante largos días hasta su rescate. Desafortunadamente no todos lograron sobrevivir.

Muchas páginas, entre ellas katrinadogrescue.com aún siguen contando la historia de sus protagonistas y de aquellos que encontraron o que nunca volvieron a ver de nuevo a sus amigos.

Los equipos de rescate encontraron animales cobijados bajo cualquier objeto imaginable, subidos a lo alto de tejados, coches, evitando el contacto con el agua, la mayoría muertos de hambre tras varios días sin haber comido (como el caso de la imagen superior), incluso algunos dentro de las casas aún esperando la llegada de sus amos.

Un tributo a la supervivencia y a aquellos que arriesgaron sus vidas o pusieron tiempo de su parte para conseguir hacer felices los reencuentros.

Rescate de animales del Katrina

La revolución circense

No. No es que el león haya caído por error sobre el caballo y se lo vaya a comer. Se trata de una representación circense en Xiamen, China, conmemorando el Día Nacional.

Deben haber hecho falta muchas horas de entrenamiento y educación no sólo para conseguir la proeza de que un león se sostenga sobre un caballo, sino para adiestrarle y que no ataque a las primeras de cambio… quizá el secreto sea una rica dieta de carne antes del espectáculo…