Un homenaje a Jerry y Alex Costa, ganadores de TU SÍ QUE VALES

Nada mejor que terminar el año con unas risas y con emoción, hace esacasos minutos y por cuestiones de trabajo, no he podido ver la gran final de Tú Si Que Vales emitida el día 30 de diciembre de 2009 hasta esta tarde, antes de los típicos preparativos de la nochevieja.

Desde que comenzó la segunda temporada del programa y vi a Jerry, me enamoré de él. Fue una mezcla de sentimientos, mientras por una parte me provocaba risas y simpatía, por otra me producía ternura, cuando se arropaba en la mantita en el suelo, cuando recogía sus cosas en la maleta, cuando enseñaba el mensaje “No nos abandones”… ayer partía como mi favorito y hoy, entre respiraciones entrecortadas por la emoción que siempre me ha embargado al ver este programa, asistía a su proclamación como ganador absoluto, acompañando así a otro de los grandes ganadores de la primera edición, Roberto.

Mucha suerte a Jerry y a su cuidador, maestro y fiel amigo Alex.

Jerry, el perro ganador de la nueva edición de Tú Sí Que Vales

No te pierdas el homenaje a Jerry y Alex en este enlace

Anoche volvió a emocionarme. Su sola presencia en la televisión me hizo desconectar de todo a mi alrededor, pendiente de cada uno de sus movimientos, con la casi seguridad de que no iba a fallar. Jerry volvió a ganarse el corazón de la gente convirtiéndose en su actuación final en un jugador de baloncesto, bailando samba al ritmo de su dueño con una habilidad sin igual, metiéndose entre sus piernas y andando hacia atrás siguiendo el ritmo y haciéndonos reuir y a la vez sentir hacia él una total admiración cuando en un movimiento final se arropaba entre las sábanas.

Jerry y su actuación final

Enlace al vídeo

Esta actuación le hizo merecedor del pase a la final y eran los últimos momentos para ganarse al público, algo que tenía muy complicado teniendo en cuenta que se disputaba el puesto de ganador con la danza de los caballos, actuación que una conocida miembra del jurado, como hacía siempre en OT, no paró de alabar intentando conseguir algo que ya no puede, que el público votase lo que ella quería que votasen.

Jerry repite su actuación en el casting

Y Jerry se diferenció de los demás. Mientras todos se dedicaban a repetir sus actuaciones del casting, Jerry hizo pequeñas variaciones, sobre todo una que permanecerá para siempre en el recuerdo. Se subió en la espalda de su amo y con sus patitas desplegó un cartel en el que se leía un mensaje apelando a la conciencia de las personas con animales de compañía:

“No nos abandones”

No obstante Jerry fue abandonado y rescatado de una protectora de animales. No podía haber existido un mejor final. Y lo mejor es que aún queda el reencuentro en la final de finales siempre que la audiencia lo permita.

Jerry ganador de TU SI QUE VALES

No se me olvidará nunca la alegría que sentí cuando escuché su nombre como ganador y lo primero que me vino a la cabeza… Ese ser que mañana cumpliría 16 años y que siempre estará aquí presente de alguna forma.

Nuevos Comienzos: Wylie aprende a vivir sin una pata

Wylie (Molly Wald, Best Friends Animal Society)

Wylie llegó con una pata destrozada a causa de un atropello, a la Sociedad de los Mejores Amigos de los Animales establecida en Kanab, Utah.

En la clínica Dog Headquarters, el veterinario Mike determinó que lo mejor era amputarle esa pata, ya que debido a que Wylie se la había mordido constantemente por el dolor, esto había causado una infección que podría extenderse. Actualmente Wylie estaba acostumbrado a andar apoyándose de vez en cuando en esa pata. Todos los perros llevan la mayor parte del peso a la parte delantera y ahora que era joven, cuanto antes se acostumbrase a estar sin ella, sería mejor.

Sus primeros pasos

Felicitaciones por sus primeros pasos

Tras una intensa operación donde la reestructuración de los músculos del pecho eran sumamente importantes, Wylie comenzó su proceso de recuperación. Primero unos cuantos días en reposo y después comenzando a dar sus primeros pasos sin su pata, algo a lo que se acostumbró rápidamente.

Conociendo a un perro

El siguiente paso era enfrentarse al contacto con los otros perros. Para empezar, le presentan a uno de ellos. La actitud de Wylie es agresiva y comienza a ladrar y a echarse encima del otro perro, lo que conlleva que el otro tenga su respuesta también agresiva. Unos minutos después, el propio Wylie se da cuenta de que lo mejor es rendirse y tomar una actitud más pacífica. Ya está preparado para conocer a otros perros.

Conociendo al grupo

Lo primero que hacen es rodearle para concer al nuevo amigo al que le falta una pata, con lo cual Wylie vuelve a sentirse amenazado, pero minutos después es aceptado en el grupo sin problemas, allí aprenderá muchas cosas.

Integrado en el grupo (Molly Wald, Best Friends Animal Society)

Aprendizaje y coordinación

Para la rehabilitación final y que en un futuro pueda ser adoptado y llevar una vida sin problemas, se trabaja su coordinación, enseñándole a correr, saltar y responder ante situaciones cotidianas en una futura familia.

Semanas después de haber perdido su pata Wylie ya es todo un campeón y está preparado para enfrentarse al mundo. Ante él se abre un nuevo comienzo.

Wylie ya está preparado para afrontar su nueva vida

Un nuevo amigo en sus vidas

perro perrera

Yoko:

Hace unos días esperando en la parada de autobús, de pronto me giré para ver a un perrito que pasaba por detrás. En ningún momento me fijé en quien lo llevaba de la correa hasta que mi tía me saludó (soy demasiado despistado qué le voy a hacer).

En ningún momento pensé que el perro fuese suyo, creía que estaba dando un paseo al perro de alguien, pero no, me dijo que era suyo. Ella quería uno y mi tío no, pero un buen día llegó del trabajo y le dijo: “arréglate que nos vamos ahora mismo a la perrera” y así llegó Curro, un nuevo amigo a sus vidas, al que de nuevo deberán enseñar muchas cosas y del que volverán a disfrutar como en su día hicieron con Katy, a la que siempre tendremos todos en el recuerdo.

Necesito, necesito yo también levantarme un día o llegar del trabajo y decidir que quiero un nuevo amigo en mi vida, el problema es que no vivo solo y mi decisión no es la única. Una mascota da muchos problemas y mucho que hacer, pero después sólo quedan los buenos recuerdos.