Regreso a la “Vida de Pi”

Que haya pasado casi una década desde que el libro salió a la luz y nadie haya decidido, hasta este momento, trasladarlo a la gran pantalla, sólo puede significar que, o bien los que lo leyeron y podían convertirlo en celuloide prefirieron dejar entre las páginas de un libro su esencia o que los que podían hacerlo, nunca llegaron a leerlo.

La primera vez que vi “Vida de Pi” fue entre las páginas de una de las revistas de Círculo de Lectores. Aunque no confiaba en el título, su argumento ya me pareció alentador. Tenía miedo de aburrirme enseguida, una historia desarrollada en una sola localización, donde no hay conversación posible porque sólo hay un ser humano que ha de sobrevivir con y a los animales que le acompañan. Todo se disipó cuando comencé a pasar las páginas y asistí al comienzo de un gran relato, corto y capaz de conmover y a la vez enseñar para el que quiera ver en ello un aprendizaje de la vida.

Me alegra volver a hablar de este libro que ahora será convertido en película, del que apenas recuerdo algunos retazos, lo que hace que pudiera ponerme a leerlo con la misma incertidumbre de hace años.

Con un beso de amor verdadero

“Y un día se encontraron atrapados en un lugar en el que la felicidad les había sido robada, nuestro mundo. Así es como sucedió…”

Crecí a mis espaldas con las historias de Pinocho, ese muñeco de madera hecho con tanto mimo por Gepetto, que de repente una noche mágica cobró vida, disfruté de sus aventuras, de esa nariz que crecía con sus mentiras y que nos dejó ese “te va a crecer la nariz como a Pinocho”, y de cuando finalmente un hada lo convirtió en el hijo de carne y hueso que aquel hombre deseaba.

Hansel y Gretel que cayeron en la tentación de la dulce casa de chocolate, el despistado Pulgarcito, la niña que no quería ver la realidad de su mundo y se internaba en aquel país de las maravillas con el sombrerero loco y su té en la eterna fiesta del feliz no cumpleaños.

La imagen de la bruja en el libro de cuentos, gorro puntiagudo, cara demacrada, alargada nariz, una verruga, vestida toda de negro y con una roja y envenenada manzana en sus manos, preparada para vengar su odio hacia la mujer que el espejo consideraba la mujer más hermosa del mundo. Un ataud de cristal velado por siete enanitos, donde yace Blancanieves. Un príncipe roto de dolor que, con lágrimas en los ojos, da a su amada el último beso de amor verdadero.

Allá donde acabaron aquellos cuentos, sólo quedaba vivirlos una y otra vez, generación tras generación, millones de niños creciendo, como yo, con sus historias, sus finales felices y moralejas que uno no lograba entender hasta que pasaba el tiempo. Pero nunca nos preguntamos tras ese “vivieron felices y comieron perdices” qué ocurrió. ¿Qué cúmulo de casualidades hicieron que Pepito Grillo llegase a ser la voz de la conciencia? ¿Por qué Gepetto nunca pudo tener el hijo deseado hasta que apareció Pinocho? ¿De dónde nació esa manzana roja envenenada? ¿Por qué la malvada bruja tenía aquel odio tan grande hacia Blancanieves como para desear su eterno suspiro? ¿Qué hubo antes y que pasó después de las historias que nos contaron y leímos?

No podré agradecer lo suficiente a Adam Horowitz y Edward Kitsis que hayan recogido todos esos cuentos de nuestra infancia, a todos los personajes que tan bien conocemos, como si fuesen parte de nuestras vidas, tanto que no necesitan presentación, hayan decidido contestar a todas esas preguntas que jamás nos hicimos y mezclarlas y entrelazarlas como piezas de un complejo puzle para dar vida a una obra de arte llamada “Érase una vez”.

Ojala pudiéramos recuperar todo lo perdido con un beso de amor verdadero, aunque si uno lo desea muy muy fuerte, quizá, aunque no sea como lo imaginamos, consigamos traer de vuelta de ese mundo de fantasía, un suspiro que bien vale una vida.

American Horror Story Asylum, regreso al terror

Una auténtica locura, una genialidad, una vuelta de tuerca al género de las series y, en concreto, al terror, tan irresistible como comer pipas una detrás de otra sin parar. Y es que definir American Horror Story en su primera vuelta no es tan sencillo, algo inimaginable cuando ya estamos pasados de rosca con géneros tan trillados y que apenas sorprenden, después de haber dejado por el camino a ciertas Mujeres Desesperadas y algunos Perdidos.

Con temporadas cada vez más cortas (que la BBC puso tan de moda hace unos años), son de agradecer esos magníficos 12 episodios, que aunque intentase alargar en el tiempo, uno por semana o a veces incluso uno cada dos semanas alternando a Dexter y Smallville entre otras, se hicieron cortos, pero bien intensos. Ya desde el principio logró llamarme la atención una historia común, la de aquellos niños cercana la década de los 80 en la casa del crimen. Fueron sus personajes, la niña con Síndrome de Down, Addie, tan misteriosa y sin embargo nada tan sencillo e inocente, y posteriormente esos brillantes papeles de personajes que se entremezclaban tras el salto temporal, cada uno con su misterio a cuestas.

Lo que más aprecio en una serie es que todo esté hilvanado, que desde el principio uno se dé cuenta de que la historia ya está escrita y tendrá un principio y un final, que no haya personajes satélite de estos que aparecen de la nada para crear otra línea argumental ajenos a la historia que interesa de verdad. En American Horror todo pasa por un motivo, la casa del terror en la que el pasado se hace presente y en la que no existe un futuro hacia el que mirar más allá de la muerte.

Cuento los días para disfrutar de otra maravillosa temporada a la que han nombrado Asylum. Será la primera vez que una serie de nueva generación (y dudo si alguna vez alguna otra serie no procedimental ha hecho esto), cuente con muchos de sus protagonistas de la primera temporada haciendo distintos papeles. Otra genialidad y otra vuelta de tuerca para hacernos disfrutar. La primera noticia llegó al saber que Asylum contaría de nuevo con Jessica Lange (nuestra querida Constance) en el papel de monja en un hospital siquiátrico, con la cantidad de historias que un hospital lleno de menbtes enfermas puede aportar. Sólo espero que no recurran a los sustos fáciles y sepan mantener el nivel de “agobio” y misterio que destiló la primera entrega.

Durante estos días nos han asaltado varios teaser trailers de lo que nos depara el mes de octubre, cuando sará comienzo, pocos días después en FOX España. Seguro que detrás de cada uno de estos teaser hay una historia escondida que descubriremos en menos de tres meses.

Comienza American Horror Story

Mmmm… saber que existe una nueva serie, no leer nada acerca de ella y sentarse para disfrutar de algo nuevo que nunca sabes dónde te puede llevar, como aquel día en que de mala manera me senté a comerme unas tostadas de queso encima de la máquina de coser de mi madre viendo PERDIDOS, o cuando comencé a ver Mujeres Desesperadas en el televisor grande del salón “a lo grande”. Series que sin saberlo (obvio, cómo lo iba a saber entonces), se han convertido en mis favoritas e imprescindibles.

Nunca se sabe dónde te puede pillar una buena serie de esas, que quizá se queden por el camino y te dejen un buen sabor de boca lamentando que no a todo el mundo se lo dejase, de esas que nunca llegan a convencerte, o que quizá te convencen pero notas que les falta algo, llámese movimiento, acción, personajes definidos…

Comienza American Horror Story. No sé de qué va, no sé cómo es, sólo imágenes de tráilers. Comienza algo nuevo y no sé si se convertirá en algo grande para mí.

Caballo de batalla, vuelve Steven Spielberg

No hay muchas palabras, una vez más Steven Spielberg se pone el traje de director para conducir una película, “Caballo de batalla”, que volverá a tocarnos el pedazo de corazón más sensible. En el contexto histórico de la I Guerra Mundial, la historia de un chico y su caballo, una historia que nace, se rompe y que culmina en una intensa búsqueda en un océano de dificultades y peligros. Spielberg sabe hurgar muy bien dentro de nuestros sentimientos y volverá a conseguirlo igual que ya hizo entre un humano y otro ser.

Falling Skies se aproxima

Están de moda las series con pocos episodios. Algunos piensan que así tienen mejor calidad, como si fuera imposible que una serie con 24 episodios por temporada no la tuviese. Al fin y al cabo, cuando una serie de pocos episodios llegue a esos 24, tendrá la misma calidad que si todos los hubieran emitido de seguido, es algo que por lo menos a mí no me encaja y nunca lo hará. Recordemos esas grandes series, esas primeras temporadas de Perdidos, de Mujeres Desesperadas, derrochando calidad por los cuatro costados. No tiene sentido.

Muy pronto, en pocos días, Steven Spielberg (que por cierto quedan apenas dos meses para el estreno de Super 8 ) estrenará Falling Skies, cinco días después estreno en España todos los viernes por la noche, una serie dramática y de ciencia ficción que tendrá 10 episodios y guardará un curioso parecido con la historia de V, por eso de la invasión alienígena, aunque contará con otros ingredientes narrativos más allá de acabar con esta horda de visitantes. Una vez más Steven Spielberg muestra su pasión por los seres extraterrestres y este año por partida doble, además de rescatar a los dinosaurios en el próximo Terranova de cara al otoño. Quizá es que le ha imbuído el espíritu de J. J. Abrams, lo cual me parece perfecto. Todavía quedan en mi mente los maravillosos episodios de Tierra 2 que inexplicablemente fue cancelada a pesar de su calidad.

Una de las series para no perderse este verano. Esperemos que por su apariencia a simple vista, diste mucho de Jericho.

Super 8, esa nueva pieza de J. J. Abrams

Estoy seguro de no ser el único que cuando escucha el nombre de J. J. Abrams le recorre por el cuerpo una especie de sentimiento de ilusión. Este genio del mundo moderno es como mi alter ego en el mundo de la televisión, porque consigue plasmar en todo lo que toca calidad, misterio y sorpresa como nunca antes nadie ha conseguido.

Mi primera toma de contacto con su obra no empezó muy bien, digamos que el encuentro casual con Alias no llegó en el momento oportuno, aunque ahora es una de esas series pendientes para ver en profundidad como se merece. Sería años después, con el inicio de las series de nueva generación, que llegó con Perdidos y le dio un vuelco a la forma de entender el género, unido después al intenso y admirable trabajo de los guionistas y directores que la serie ha visto pasar por sus capítulos. Memorable Fringe que no puede pasar desapercibida y que da otro giro nuevo a las series.

Aunque muchos son muy críticos con sus obras, películas tan diferentes como Monstruoso, un nombre horriblemente traducido en España que pudo haberse quedado en su título original sin problemas, fueron para mí memorables, esa mezcla de misterio unida a tintes de antiguas obras del cine oriental que llenaban nuestras noches con seres gigantescos como King Kong o Godzilla y cámara en mano cual Proyecto de la Bruja de Blair, acrecentando la sensación de agobio, eran perfectas.

Intentar recopilar elementos que unen series y películas es una tarea muy complicada y que seguramente queden ahí sin más, pero saber que existe una relación entre Monstruoso y Lost de cierta forma, es algo maravilloso. Y es esto lo que J. J. sabe hacer a la perfección, recrear un mundo paralelo que tiene una historia y un trasfondo que se queda más allá de lo que vemos y que invita a seguir imaginando, lo que le otorga a cada obra el don de la inmortalidad.

Tráiler en castellano

Con varios proyectos en mano y cerrando la trilogía de lo nuevo de Star Trek en el cine, otra obra a tener en cuenta, ahora nos sumerge en un nuevo capítulo, el de Super 8, a la que ha dedicado las palabras de “es graciosa, tierna y terrorífica”. Esta cinta pretende convertirse en un homenaje al cine de los 70 y a la ciencia ficción en especial de Steven Spielberg, ese gran director que nos toca el alma con E.T. por muchos años que sigan pasando y que además se convierte en productor, una mezcla explosiva que esperemos no sea la última colaboración.

De nuevo cámara en mano, nos situa en 1979, en Ohio, donde un grupo de niños graba un espectacular accidente de tren, un tren del que escapa algo y tras cuyo accidente se suceden desapariciones misteriosas.

Terra Nova está cerca, el espíritu de Parque Jurásico mezclado con la intriga de las series de nueva generación

Era la decada de los 90 cuando en el colegio se produjo un pequeño boom mediático, el de los dinosaurios, y todo gracias a la película ‘Parque Jurásico’. En clase, en el recreo, al salir, todos hablaban de lo mismo, incluso algunos profesores nos la recomendaban, ya que se aprendía bastante acerca de ciertos aspectos de estas criaturas que poblaban La Tierra hace ya millones de años.

Me programé por tanto una cita al cine un sábado, no recuerdo ni vagamente con quién fui, pero sólo sé que no fui solo a aquella sesión donde estuvimos esperando cerca de una hora intensa en una cola interminable para conseguir las entradas. Sí recuerdo que en la cola había gente que llevaba esperando mucho más, desde el inicio de la tarde (y era ya de noche). Conseguimos entrar y disfrutar como nunca. No se puede decir a día de hoy que sea una de mis películas preferidas, pero sin duda es una de las grandes, todo un referente, algo distinto que logró impulsar el interés por la ciencia… y por el cine. Las revistas se llenaban de reportajes y regalaban carpetas y pegatinas (la Teleindiscreta), hacían acto de aparición innumerables juegos y documentales para conocer la historia de los dinosaurios, el libro en que sestaba basada la película conseguía records de ventas y la siguiente entrega no tardó en ponerse en marcha.

Dos décadas después aquel espíritu parece dormido y de nuevo es él, el inimitable Steven Spielberg, quien después de fracasar con series magníficas pero sin el apoyo de la audiencia (véase el caso de Tierra 2, una obra de arte de la ciencia ficción mezclada con el drama que pocos supieron entender), regresa y se arriesga con Terra Nova cuyos dos primeros episodios se estrenarán entre el 24 y el 25 de mayo en FOX, la primera serie de ficción de nueva generación basada en el mundo de los dinosaurios y de nuevo el ser humano enfrentándose a más de 85 millones de años de supervivencia.

¿Conseguirá engancharnos a todos hasta el punto de considerarla dentro de poco una de las grandes? Dos meses nos separan de la respuesta y de la diversión, un poco más, esperemos que poco, para poder disfrutar de ella en España.

Estreno de “Grandes migraciones” en National Geographic Channel

Dos años y medio de trabajo y más de 670,000 kilómetros de recorrido, hoy se estrena la serie televisiva sobre uno de los documentales más ambiciosos de National Geographic, “Grandes migraciones”.

La serie está formada por 4 capítulos y 3 programas adicionales. En el doble estreno del domingo podrán verse los dos primeros: “Nacidos para caminar” y “Detrás de las cámaras” y en sucesivas semanas podrán verse el resto de episodios: “Festín o hambruna”, “La carrera por la supervivencia”, “La ciencia de las migraciones”, Grandes Migraciones: Detrás de la cámara” y por último “El ritmo de la vida” que pondrá fin a la serie.

Este documental recorrerá todos y cada uno de los aspectos y sentidos de las migraciones en el mundo animal, desde los desplazamientos de animales acuáticos, insectos voladores y otros que viajan por tierra, pasando por las especies que utilizan sus viajes con el fin de reproducirse, aquellos que buscan alimentos y los que huyen para poder sobrevivir.

Primera promo de la séptima temporada de Mujeres Desesperadas

Ya están aquí de nuevo. Mi segunda serie preferida en el ranking de series de mi vida después de Perdidos, Mujeres Desesperadas llega con esta a su séptima temporada, la que hace unos años iba a ser la última, auqnue de momento no hay ninguna confirmación sobre esto (mejor así). Se ha quedado sola entre las series que dieron comienzo bajo el lema de “series de nueva generación”, compartiendo ahora espacio y rivalizando con otras que llegaron después aprovechando el enorme éxito que el nuevo planteamiento en los guiones otorgó a las primeras en arriesgarse mezclando tramas de misterio.

Hemos visto pasar un total de 11 años a través de sus rostros (5 años avanzando en el tiempo entre temporada y temporada que les sentó tan bien) y otros muchos años anteriores que llegan en forma de recuerdos en esos episodios que son pequeñas joyas. Hemos visto crecer a esos pequeñajos pelirrojos insoportables, nacer a los nuevos niños de Wisteria Lane (me encanta TJ), madurar a los adolescentes que antes no tenían un claro rumbo fijo (y alguno de ellos ni siquiera lo tiene aún)… muchos años, misterios, risas de esta aventura inolvidable que se va instalando capítulo a capítulo en nuestro interior.

Ahora llega una temporada que promete ser una de las mejores, el regreso de antiguos fantasmas del pasado cuyas tramas dejamos atrás hace años, nuevos personajes con nuevos secretos (genial la incorporación de Vanessa Williams a la que siempre vi como una mujer desesperada cuando estaba en Betty). Algo se acerca a Wisteria Lane una vez más… y nadie puede pararlo.

Y atentos a cada detalle en la promo, siempre, siempre tienen  relación con algo que ocurrirá. Wisteria Lane desolada, Bree cortando rosas, Lynett con su bebé, Gabi abre la puerta y un hombre (¿Carlos?) está de espaldas a la sombra, Susan preocupada por su aspecto y maquillándose… y una nueva desesperada en el barrio.

Este año Pekin Express en La Ruta del Dragón

Sí, soy un empedernido seguidor de realities, de los más criticados por sus polémicas y de los más alabados por su cultura. No comencé a ver Pekin Express en su primer programa, sino desde el segundo. Desde entonces no he fallado una sola semana, reí en aquel mítico viaje en el transiberiano, me hice fan de las gemelas y lloré en su amarga despedida, el final de la primera temporada me puso los pelos de punta, comencé una nueva aventura siguendo de cerca a nuestras queridas “brujas” cabreándome con, maldiciendo y aprendiendo a querer a Alazne y a su madre y celebré la victoria de Carmela y Antonio sobre los policías, saboreando tan lentamente como entraba Carmela en Bollywood antes de saber que eran los ganadores.

La ruta vuelve a ponerse en marcha y esta vez es más dura que nunca. No hay que ser tan fuerte como un dragón para superarla. Hay que ser el dragón.

Sobrenatural, de la serie al anime

Madhouse, la compañía encargada de proyectos tan ambiciosos como ‘Death Note’, ‘Paprika’ o ‘Vampire hunter’, se alía con la Warner para adaptar al anime las dos primeras temporadas de la serie protagonizada por los hermanos Sam y Dean Winchester (Jared Padalecki y Jensen Ackles), ‘Sobrenatural‘. Ya se puede visitar la página web dedicada a la serie original y al anime.

-> seguir leyendo

LOST trailer fanmade

Duele ver en los upfronts de las cadenas que ya LOST no aparezca. Será nuestro primer año, desde que dieron comienzo esas series de nueva generación, en que no veamos ni a Jack, ni a Kate, ni  Sawyer, Hugo, Locke, Ben y los demás patearse la isla y la existencia en el espacio y en el tiempo.

Hoy he sucumbido con algunas lágrimas ante este tráiler que un fan hizo con motivo del comienzo de la emisión de la sexta y última temporada, con la música orquestada y versionada del videojuego Final Fantasy X. Revivir algunos grandes momentos, hoy deja un sabor de añoranza.

THE CULT, cuando Prison Break se encontró con Perdidos

Una máquina de escribir con letra courier imprimiendo en unos sobres los nombres de Michael Lewis, Gina Delaney y Francis Seger. Un ambiente envuelto en el blanco más absoluto. Una persona con el ojo abierto mediante un mecanismo que le impide cerrarlo para recibir una inyección de una enfermera que con toda tranquilidad, como si hubiese realizado esa acción numerosas veces, se coloca los guantes y llena la jeringuilla con un líquido de color azul que se dispone a inyectar en el sujeto en la silla mientras no para de repetir “esto es el principio”, “este es tu principio”

Unas veces es el boca a boca lo que hace que un trabajo se haga conocido, otras uno se encuentra por casualidad con él, como es el caso. Revisando la página web de Lisa Chapell y escuchando sus canciones, pulsé sobre el enlace de sus noticas para ver en qué se encontraba trabajando en estos momentos y, entre el texto en inglés, leo ‘Prison Break’ y ‘Lost’, lo que irremediablemente me llevó a leer la noticia completa para ver a qué se refería. Allí la actriz y cantante habla sobre la serie ‘The Cult’ como un drama dirigido a un público con edades comprendidas entre los 18 y los 39 años y lo más curioso de todo es que lo califica como si ‘Prison Break’ se encontrara con ‘Lost’. Una vez visto el episodio piloto yo personalmente añadiría a ‘Fringe’ a la lista e incluso la parte de misterio de ‘Mujeres Desesperadas’ e incluso diría que de la propia ‘V’, un cóctel irresistible.

Edward “Two Gardens”

Efectivamente como describía Lisa Chapell, ‘The Cult’ tiene una parte muy importante de esas series que hemos adorado hasta la saciedad. Conserva de ‘Prison Break’ las constantes de la huída, el encuentro, la liberación de una especie de prisión que no sólo tiene barreras físicas, sino también humanas y sentimentales, la tensión por descubrir una verdad que se va complicando a medida que todo parecía estar más claro, reveses en la historia que se complican aún más cuando ya todo parece resuelto.

De ‘Perdidos’ han sabido aprender muy bien sus guionistas y productores.

Si por algo se caracterizan gran parte de las buenas series australianas (en este caso de sus vecinos neozelandeses con los que compraten cultura), es por utilizar magistralmente el lenguaje no verbal, saben destacar con imágenes partes de la historia que lo requerían y que de haber sido contada sólo con palabras perderían gran parte de su efectividad. Sabemos que ‘Perdidos’ es una serie muy visual, que sabe atraer al espectador de forma impecable añadiendo la música del compositor en esas escenas que ya se nos han quedado grabadas en la retina como aquel final de la primera temporada, el tempo justo para dejar al espectador pegado a la silla con la boca abierta haciéndole sentir partícipe de algo Grande con mayúsculas. En esta serie eso lo han aprendido. De hecho cualquier persona con un mínimo entendimiento del idioma, podría ver al menos el primer capítulo entendiendo todo a la perfección, un lenguaje visual que en otros campos sería considerado como arte.

Desde sus primeros compases ya se nota que hay un trasfondo enorme detrás del primero de los protagonistas, Michael Lewis, gracias a un personaje, una mujer dolida que busca justicia, que desde el principio ya se convierte en una especie de pequeño misterio por sí solo, y que nos deja nada más comenzar uno de los momentos más sorprendentes de la serie que no desvelaré aquí.

Outside Family

Otros elementos nos hacen recordar a ‘Lost’ como la sensación de que cada acción y movimiento de cada personaje tiene ente propio y personalidad o el hacernos sentir en todo momento que hay otras personas vigilando cada movimiento de los que parecen ser los protagonistas. Otro punto en común bastante fuerte es la idea entre la fe y la razón, la base argumental de ‘Lost’ y también la de ‘The Cult’ centrada en sus personajes de Michael y Edward. La promoción de la serie sigue una línea argumental que tuvo mucha repercusión y éxito en Australia y Nueva Zelanda, la misma que la de los ARG de ‘Lost’, especialmente basada en The Lost Experience, en esta ocasión se emplearon como cortinillas promocionales tanto una web como un nombre registrado muy importante en la serie, el culto de “Two Gardens” que proclama, como bien se deja constancia en la primera secuencia de la serie, “un nuevo comienzo”, “una nueva familia”, “por una vida mejor”, casi exactamente las mismas premisas con que se anunciaba The Hanso Fundation en The Lost Experience y su “For a better tomorrow” (por un mañana mejor).

The Cult comenzó sus emisiones en el canal TV2 neozelandés el 24 de septiembre de 2009 y finalizó su primera temporada el 9 de diciembre del mismo año con una premiere de dos episodios finales, conformando así los 13 episodios. La serie está desarrollada por Great Southern Television, dirigida por Peter Burguer, Charlie Haskell y Michael Duignan y producida por Philip Smith y Rachel Gardner con guiones de Peter Cox y David Brechin-Smith.

Are you looking for a better life?

El argumento comienza varios años antes del punto de comienzo de la serie. Una serie de personas están desapareciendo. Entre estas personas se encuentran Ryan Lewis, Andy Wills y Jenni Seger. Años más tarde tras la misteriosa desaparición, sus familiares más directos reciben sin esperarlo noticias sobre ellos, unas fotografías antiguas en las que aparecen felizmente en una organización que se hace llamar “Two Gardens”, fotos que también contienen unas direcciones hexadecimales a través de las cuales contactan mediante conexión a internet con alguien desconocido, algo que les hace ponerse en marcha inmediatamente para ir en su búsqueda para así resolver el misterioso caso de su desaparición. Sin embargo su búsqueda no va a ser en solitario, porque sus vidas van a cruzarse con las de los demás y otros que también van buscando la verdad, para regocijo del espectador, incluyendo los tan apreciados flashbacks.

A new beginning

Estamos acostumbrados ya a que todas las series emitidas en USA lleguen hasta nosotros en versión doblada, cada vez con menor tiempo entre emisión original y doblaje, algunas canadienses incluso varias horas antes de ser emitidas en su país de origen. Sin embargo las series australianas y más en el caso de una neozelandesa siguen un proceso que aún está anclado en el pasado. Por poner algunos ejemplos, la serie donde trabajó la que ahora es protagonista de ‘The Cult’, Lisa Chapell, y que decidió apartarse de la serie para dedicarse a la música, ‘Las Hermanas McLeod’, llegó hasta nosotros con más de dos años de diferencia respecto a su emisión en Australia, lo hizo en el canal de pago Hallmark con la emisión de sus primeras temporadas hasta que este dejó de existir, momento en el cual la serie quedó en el olvido durante casi 3 años hasta ser rescatada desde el primer episodio por Sony Entertainment Television (SET), cadena que también dejó la serie a medias mientras que las autonómicas la utilizaron y la siguen utilizando para rellenar sus franjas de mediodía y mañana con una emisión irregular y con poca información para descontento de los seguidores.

Si viajamos un poco en el tiempo podremos encontrar a ‘Los Rompecorazones’ (Break Hearts), esa serie que muchos veíamos de adolescentes y que contó con varias temporadas que pudimos ver en las vacaciones de verano por las mañanas, aunque no todas sus temporadas llegaron finalmente hasta nosotros. Más suerte tuvo Farscape con sus cuatro temporadas, gracias a sus emisiones continuadas en un canal de pago, además con gran éxito de crítica y audiencia.

Ejemplos como estos hacen pensar que la situación con respecto a ‘The Cult’, que ni siquiera ha sido aún emitida en USA, siga el mismo camino en nuestro país, aunque aún sea demasiado pronto para hacer especulaciones debido a que hace apenas dos meses que finalizó su primera temporada. Todo lo aquí descrito se debe a una opinión personal tras el visionado del primer episodio, ese que suele engancharte y darte una primera impresión que unas veces suele ser acertada y otras con demasiadas espectativas. Los primeros segundos han logrado impactarme con ese lenguaje visual que mencionaba, tan importante y los personajes de Edward y la mujer que aparece para romper la vida cotidiana de Michael son magistrales. El tiempo y la audiencia (si es que alguna vez la vemos por aquí, mientra tanto su descarga está disponible por un conocido medio), serán las que finalmente pongan nota a esta serie innovadora mezclada con conceptos que nos gustan de otras ya emitidas.

El guionista Peter Cox habla tras la emisión del primer capítulo de la serie y su visionado

No me cuesta admitir que la idea de escribir sobre una secta como ‘Two Gardens’ en ‘The Cult’ era excitante, pero a la vez me inspiraba temor. ¿Cómo aproximar al espectador a una serie sobre una secta de culto? Ciertamente a la gente le fascina cualquier noticia relacionada con los cultos, pero, ¿por qué? No puedo responder por otras personas, pero en mi propia opinión, supongo que es por ese grado absolutamente extremo de creencia ciega que tienen en una determinada causa. Jonestown, Heaven’s Gate, Order of the Solar Temple, Manson Family, Waco, fueron o son sectas famosas reconocidas. ¿Cómo ocurren estas cosas? ¿Cómo llega la gente a abandonar su vida por completo, a destruir las relaciones con su familia y amigos, para sumergirse en algo que la mayoría de personas vemos como una locura? Y lo más importante de todo, ¿cómo se puede explorar este concepto sin explotarlo y sin caer en el mal gusto?

La respuesta es bastante simple, con una exhaustiva investigación. El equipo de desarrollo pasó una gran cantidad de horas leyendo libros, artículos, entrevistas a miembros y ex miembros de sectas y preguntándose cómo llegaron a introducirse en ellas, por qué permanecían dentro de ellas o cómo llegaron a la conclusión de que debían escapar de ellas en los casos en que así fue.

Tras este proceso de trabajo, llegué a la conclusión de que este tipo de gente quería tres cosas: 1. Amor y aceptación. 2. La premisa de un mundo mejor, un genuino deseo de crear la sociedad perfecta, libre del dolor y las dificultades de la vida moderna. 3. Respuestas a las preguntas: ¿Tenemos alma? ¿Hay vida después de la muerte? Si así fuese, ¿existe algo más allá de lo que hemos creído siempre? ¿Hay una verdad mayor esperando ahí fuera para ser descubierta?

Muchos hemos llegado a pensar que la gente que se involucra en estas sociedades son idiotas, zombies sin cerebro que actuan de forma ilógica. Como muchos miembros reales de sectas, el personaje de Ryan por ejemplo, es un chico inteligente y otros personajes son fuertes y convincentes. Esto genera una duda no sólo a los personajes de la serie, sino también en los propios espectadores, que en algún momento llegarán a dudar de si lo que hacen tiene una lógica comprensible.

En cuanto a los personajes, se ha tratado de otorgar a cada uno una personalidad propia de tal forma que cada uno permita tocar un punto importante sobre los temas sobre los que gira la serie: familia, pérdida, amor, la relación entre la vida y la muerte, la razón y la fe, la física y la metafísica… son temas que se verán reflejados en los personajes y que harán que entre ellos surjan conflictos de ideas que salten más allá de la serie hasta el espectador que tendrá que posicionarse.

El personaje que abre el piloto de la serie es Michael, un abogado que tiende a ver las cosas de una forma racional y lógica. De repente introducimos en su vida nada más comenzar a un personaje que le descabalará todas estas ideas y le sacará de su vida cotidiana, de su zona de comfort de seguridad, planteándole dudas y misterios. Por otra parte tenemos a Edward, el némesis de Michael. Pero ambos tienen puntos en común, son líderes, convincentes y creen en lo que están haciendo. En cuanto a la idea de un líder de la secta ‘Two Gardens’, en lugar de crear a un personaje típico maquiavélico, hemos decidido que el propio espectador vaya descubriendo su verdadera personalidad, comenzando por otorgarle un pensamiento de un hombre que ve el mundo desde un punto de vista con bastante lógica, inteligente y convincente, algo que nos ha llevado mucho trabajo.En él podremos ver toques de líderes como Nietzsche, David Smail, Fritz Perls o Gandhi.

Esta es la semilla con la que nace una nueva serie, una semilla que va a ir creciendo poco a poco hasta explorar un mundo de posibilidades, con montones de secretos por guardar y revelar en su debido momento.

Puedes encontrar más información sobre la serie en la página oficial de The Cult

A continuación podrás visualizar algunas escenas del episodio piloto:

Heavy Rain, sobre el acercamiento entre videojuegos y cine

Cuando uno se sienta a ver una película, suponiendo que es buena y está bien estructurada, sin saberlo, a lo alrgo de los 10 primeros minutos somos conducidos por los guionistas, directores y productores hacia su interior. Intentan en esos 10 primeros minutos que de alguna forma sintamos los defectos y virtudes de los protagonistas, intentan engancharnos para después dejar que naveguemos en la historia mucho más distendida.

Los shooter tratan de acercarnos a la versatilidad del sistema de mira y disparo así como a sus gráficos, los RPG intentan mediante una primera toma de contacto persuadirnos con sus “novedosos” sistemas de combate, los plataformas con su facilidad de siempre para mantenernos enganchados un game over tras otro…

Al contrario que en todos estos géneros, un videojuego que trata de acercarse a la experiencia cinematográfica sigue los mismos patrones que los de una película. Puede impresionarnos por sus gráficos y localizaciones, pero fundamentalmente no existe aventura gráfica ni experiencia cinematográfica en la que la historia no sea el eje fundamental para enganchar al jugador.

Es por ello que la experiencia Heavy Rain, combinando aspectos de aventura gráfica, junto con el desarrollo que nos recuerda a los libros de fantasía en los que nos dejan elegir múltiples caminos y el hecho de llevar un paso más allá lo que pudimos vivir con Farenheit, aprovechando el avance tecnológico que supone la nueva generación de consolas y una mayor capacidad de datos, supone una nueva forma de jugar a un videojuego y una nueva forma de vivir una película interactiva en la que nuestras decisiones escribirán el final y en la que no somos simples espectadores leyendo un guión y pulsando un botón.

Perdidos Unplugged – Adelanto, imágenes y entrevista a los creadores de la promo del ajedrez sexta temporada

Raquel Sánchez Silva se trasladó hasta la isla de Oahu en Hawaii, donde se rueda la serie, para entrevistar a los personajes que llevan ilusionándonos durante casi 6 años y para corretear entre los entresijos de los decorados desvelando algún que otro secreto invisible en los montajes finales.

John Locke, Claire, un Richard Alpert que se defiende genial con el castellano, Sayid, Sun y el mismísimo Ben. Un pequeño aperitivo para un especial que se emitirá completo poco antes de la emisión del primer episodio de la última temporada.

Entrevista a los creadores de la promo sexta temporada:

Iñaki Martikorena, Director Creativo de Cuatro y Gonzalo Tegel, guionista de autopromociones de la cadena, te cuentan todos los detalles de la promo que sólo ha necesitado 24 horas para dar la vuelta al mundo.

1.- ¿De dónde salió la idea del ajedrez?

De la propia serie, cortesía del señor John Locke: “dos jugadores… uno blanco, otro negro”. Se refería al backgammon, pero se aplica perfectamente al ajedrez. “Perdidos” es un juego constante, una guerra contra el destino, en la que no se sabe quién es jugador y quién es un peón: Locke es manejado por Ben, que es manejado por Jacob, que es manejado por… ¡quién sabe! Conocíamos dos poemas que expresaban esa idea de una forma precisa y muy sugerente. Escogimos uno y nos dijimos, citando a Hurley, “¡mola!”

2.- ¿Quién es el autor del texto? ¿Cómo le conocistéis? ¿Barajásteis otros textos/autores para la promo?

El poeta y matemático persa Omar Khayyam. También manejamos la posibilidad de usar el segundo soneto de “Ajedrez”, de Jorge Luis Borges, que, de hecho, cita el poema de Khayyam.

3.- ¿Podéis explicar en qué consistió el trabajo de edición, postproducción?

Una vez tuvimos claro el concepto del ajedrez y ya visionabamos en la cabeza una isla con un tablero por suelo, contactamos con Boolab, estudio de diseño gráfico catalán y les encargamos toda la posproducción y realización de la pieza. El realizador Frankie de Leonardis fue quien llevó el peso de la promoción. Bajo nuestra supervisión, se recortó o rotoscopió todos los personajes de Lost que aparecen en la pieza y se creó todo el mundo vegetal y el tablero.

4.- Por lo general, la voz corporativa de Cuatro suele ser de una mujer, ¿Por qué cambiásteis de idea para esta promo?

A veces colaboramos con otros locutores cuando queremos dar la sensación de que no habla cuatro sino que queremos contar una historia más cinematográfica o especial. En cualquier caso siempre cierra la voz de la cadena que es Ema.

5.- ¿Cuánto se tardó en gestar “la mejor promo de la historia de Perdidos”?

El proceso de posproducción ha llevado más o menos un mes, pero yendo a marchas forzadas. En total si tenemos en cuenta también el proceso de creación y sonorización, se acerca a los dos meses.

6.- ¿Conocéis la anécdota del twitter de Carlton Cuse? ¿Os esperábais que la promo tuviera tanto éxito?

Sí, nos llegó muy rápido, casi tanto como lo que tardó en llegarle a él nuestra promo. Es lo que tiene internet, inmediatez absoluta. Esto sí que es globalización positiva. Desde luego nunca hemos pensado que pudiera pasar algo así. Se ha desbordado y hay cientos de paginas de todo el mundo que la destacan y miles y miles de personas que la comentan regalándonos los oídos. Ha aparecido en sitios tan alucinantes como en el Weekly Entertainment, New York Post o Los Angeles Times. No podemos estar más felices.

7.- ¿Qué parte de la promo ha sido la más complicada de llevar a cabo?

Sin lugar a dudas la integración de los personajes recortados en un ambiente generado nuevo.

Siempre a tu lado. Hachiko

El 6 de noviembre se estrena en nuestro país esta película basada en hechos reales, un perro Akita llamado Hachiko que acompaña a su amo cada mañana a la estación del tren, y regresa cada tarde a ella para recibirle. Pero una desgracia trunca esta rutina diaria. En oriente la historia es muy conocida, de hecho ocurrió en Japón, e incluso hay estatuas en su homenaje.

Hachiko nació en noviembre de 1923 en la provincia de Akita al norte de Japón y a los dos meses, un profesor llamado Eisaburo Ueno, del Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, le llevó a su hogar cerca de la estación de Shibuya, a cuya salida y también como homenaje se le puso el nombre del perro. En 1987 ya se hizo la primera versión de la película que narró los hechos llamada “Hachiko Monogatari“.

Fotografía de Hachiko original

Salida Hachiko

Sin duda Hachiko: A dog’s story como se titula en su idioma original, será un imprescindible. Y para los que hemos tenido una mascota más aún si cabe.

Vehículos famosos del cine y la televisión

Son objeto de deseo por parte de muchos, compañeros inseparables de los personajes del elenco principal de una serie o película y en otros casos protagonistas indiscutibles que, aún sin tener cuerpo ni corazón, poseen una personalidad propia que permanece inalterable en el tiempo y el recuerdo. Son los coches más famosos de la televisión. Vehículos comunes llevados a la pequeña o gran pantalla con un estilo propio que les distingue de los demás. Enrevesadas máquinas del futuro creadas por las mentes más privilegiadas para proteger al mundo. Armas en un universo de ciencia ficción.

Aunque mi coche preferido viene después de este, no puedo pasar por alto que corría el año 1978 cuando se emitía la penúltima temporada de la serie “Starsky y Hutch”. Aquella noche del 2 de febrero, mi querida madre, entre los dolores del parto, no pudo resistirse a retrasar conscientemente mi nacimiento para terminar de ver el episodio antes de acudir al hospital. Quizá la última imagen que viese en la pantalla del televisor antes de ver mi preciosa cara bajo sus brazos, fuese este Ford Gran Torino de 1974. No entiendo el por qué, pero debo sentir que este coche es especial, al igual que su serie, al fin y al cabo se convierte por derecho en la primera serie que presencié inconscientemente. A veces pienso que de ahí viene mi gran afición.

Y ahora sí, aunque casi un coche me hubiese impedido dar a luz antes de la hora prevista, unos cuantos años después llegaría el coche deseado por todo niño, un Pontiac Firebird Trans Am de 1982, mejorado para la ocasión para recrear al modelo de Industrias KNIGHT más poderoso del mundo en “El coche fantástico”, el famoso e inigualable KITT. La serie trajo consigo numerosos artículos, entre ellos modelos en miniatura bastante bien recreados para la época, con estructura de aluminio, pintura y algo hasta el momento bastante difícil de encontrar, con apertura de maletero, capó y puertas, además de ruedas con amortiguación. Sin duda un objeto de lujo en apenas 10cm que me hizo pasar divertidas tardes de juego recreando las aventuras del vehículo más popular de la televisión.

Un añito antes de conocer a KITT, había otro coche que se pasó varios años dando la brasa en los cines, el DeLorean DMC 12 de 1981, paseándose a sus anchas por el tiempo, pasado, presente y futuro y haciendo que los niños, tras comprar esas chuches en la confitería del barrio, ahora prohibidas si no se compran en el propio local, pasasemos una divertida tarde de sábado en la época en la que los personajes fantásticos eran nuestros ídolos, disfrutando cada año con nuestra ración de “Regreso al futuro”.

Y es en esta época de divertidas y recordadas películas, algunas de las que hoy son rescatadas para el remake de turno que las dejan bien enterradas, de donde surgió la maravillosa idea de “Los Cazafantasmas” conduciendo una ambulancia reconvertida, un Cadillac Miller-Meteor de 1959 apodada Ecto-1, otra de esas famosas pelis de sábado cuando no hay cole y que provocaban colas en los cines y que más de 20 años después siguen en el recuerdo, sobre todo el muñeco de Michelín (al que en este artículo de famosos coches no puede dejar de mencionarse, al fin y al cabo son neumáticos).

Antes de mi existencia ya había coches famosos de series como “El Santo” de las que me han hablado mis padres. No eran ni mucho menos tan sofisticados ni tenían a medio mundo encandilados, pero cumplían su cometido, llevar al protagonista de un lugar a otro y chupar cámara durante el tiempo suficiente como para ganarse el mérito de estar aquí ahora. Tal es el caso del Volvo P1800 de 1962. Jaguar debió tirarse de los pelos de algún sitio cuando la serie se convirtió en todo un filón, ya que ellos iban a ser los encargados de llevar a la televisión su modelo, pero una ingeniosa mente decidió en el último momento que el serial no tendría éxito. Desconozco lo que pudo sucederle al que tomó la decisión, pudo haber cambiado el futuro de este artículo y de la historia, pero el destino no lo quiso así.

Unos años después llegaron las series en color (sí, yo aún no había nacido), algunas de ellas rescatadas un tiempo más tarde, algo normal por aquellos tiempos para disfrute de varias generaciones de niños. Con el color llegó Batman y su pareja (amistosa aunque algunos creen que entre ellos existió algo más) Robin. Juntos se lo montaban en un curioso diseño, un Lincoln Futura Concept Car de 1955 con el mismo espacio para cada uno de los ocupantes que un coche de Formula1 actual por lo menos.

Otra de esas series que llevaban a sus protagonistas (y de vez en cuando en su maletero algo más) de un punto a otro era “Miami Vice”. No sé qué hacía yo con apenas 8 años viendo esta serie, pero era lo que se veía entonces. Ver conducir el Ferrari 365 GTS/4 de 1972 al famoso Sonny Crockett era ya una escena habitual del anti vicio criminal. Aunque… terminó hecho pedazos por un simpático villano.

Los años 80, dulce época de series ahora añoradas. “El Equipo A” se convirtió en esa serie previa a mis viajes a la piscina. La terminé odiando. Sí, todo gracias a mis amigos que se pasaban todo el día haciendo de héroes, intentando hacer de un caserón abandonado al que íbamos cada fin de semana, un bunker habitable. Aún no entiendo cómo pudimos tener hasta luz en aquel lugar inhóspito. Sea como sea los héroes ficticios sí tenían una buena herramienta de transporte y sobre todo de defensa, un GMC Vandura G-1500 de 1983.

Y cómo olvidar, para finalizar este reportaje, una caravana que a lo largo de decenas de episodios y su posterior traslado a la gran pantalla, ha llenado de misterio nuestras vidas, la de un esmirriado Shaggy y su famoso perro Scooby-Doo, una Bedford CF de 1972 considerada la caravana más sicodélica de la televisión y apodada “La Máquina Misteriosa”.

Estos son los coches más famosos de la televisión que recuerdo a lo largo de mi vida y que de alguna u otra forma se mezclaron con ella e incluso influyeron en la hora en la que nací, pero hay muchos más. Si quieres seguir recordando e incluso encontrar tus propios recuerdos, no te pierdas la lista de los 50 coches más famosos (eso sí, en completo inglés).

Y cómo olvidar, para finalizar este reportaje, una caravana que a lo largo de decenas de episodios y su posterior traslado a la gran pantalla, ha llenado de misterio nuestras vidas, la de un esmirriado Shaggy y su famoso perro Scooby-Doo, una Bedford CF de 1972 considerada la caravana más sicodélica de la televisión y apodada “La Máquina Misteriosa”.

Estos son los coches más famosos de la televisión que recuerdo a lo largo de mi vida y que de alguna u otra forma se mezclaron con ella e incluso influyeron en la hora en la que nací, pero hay muchos más. Si quieres seguir recordando e incluso encontrar tus propios recuerdos, no te pierdas la lista de los 50 coches más famosos (eso sí, en completo inglés).

Comentarios

Añadir comentario

20 comentarios

PC69 01/09/2009 08:25 (hace 10 horas)
Menos mal que sigue habiendo un mínimo de cordura. Me parece increíble que porque no guste o caiga mal una persona se le puedan borrar dos mensajes como los primeros que puse, que eran relacionados con esta entrada y ni descalificativos ni contrarios a lo que aquí se decía y que se pueden leer ahora, ya que independientemente de otras cosas pensaba que se podía escribir aquí libremente. Dicho esto no molestaré más, creo que es mejor así.
PC69 31/08/2009 23:24 (hace 19 horas)
Oye tienes razón, estoy mosqueadísimo ehhh, ufff, te aseguro que no dormiré esta noche por eso, jaja. Ya sé que es TU BLOG 😀 Si en el fondo me gusta que lo hagas porque así se ve cómo eres realmente. Venga va que es el último que te pongo, mantén esto limpio y sigue pidiendo mi baneo que igual cae 😀 Mecachis… el bloqueo no funciona 😀 Ah, pon también los otros dos mensajes que eliminaste, que eran de un ofensivo… 😀 Eso sí, me lo paso en grande con esto, casi tanto como tú :-DDD
AangelL 31/08/2009 21:21 (hace 21 horas)
El DeLorean el mejor!!!
allnewcharmed 31/08/2009 21:15 (hace 21 horas)
KITT el mejor de todos!! Y me gusta muxo la nueva version! jejeje
PC69 31/08/2009 20:59 (hace 21 horas)
Jajaja, has borrado los mensajes. Madre mía, podía imaginarme muchas cosas de ti, como el odio que sientes por alguna gente (no sólo yo), pero jamás pensé que eras un sectareo y que llegabas a esto, a aliminar mensajes normales y corrientes; con tu pan te lo comas. Borra este rápido para que no se lea. Pero tranquilo… que en otros lados no me los podrás borrar y me leerás… 😉
Mariamaris 31/08/2009 20:31 (hace 22 horas)
Jajaja!Cuantos recuerdos,que series y como nos gustaban.
vicky_s 31/08/2009 19:37 (hace 23 horas)
jaja cede] yo tb odiaba al Equipo A pero tb lo veia……pero es que esa furgoneta negra con la raya roja, donde sucedia de todo es mítica…….
Hipnos 31/08/2009 18:49 (hace 23 horas)
Muy bueno! , el DeLorean me encantaba, de Kitt sobran palabras, genial la furgoneta de Scooby
RED.TV 31/08/2009 17:27
el mejor coche el de regreso al futuro y kitt
tecky00 31/08/2009 15:35
Muy buen artículo 😉 Amo el DeLorean DMC 12 xD
mfantasma 31/08/2009 15:18
Solo os falta el taxi del Fary.
-a-tu-lado- 31/08/2009 15:06
Hombre, yo siempre me quedaré con KITT que con su inteligencia artificial nos encanta, a mí el de ahora también me tiene ganado, los jueves a las 22.00 en TVE1 😛 jaja Grande también MIKE y SARAH jaja
rbn_lost 31/08/2009 15:03
Comoo mola la de Scooby !! jaja
PEPEPEPE 31/08/2009 15:02
A mi me molaba el dl inspector Gadget xD
PC69 31/08/2009 13:11
Disculpe usted. Sale en el enlace que ha puesto al final. Pero me traía buenos recuerdos esa serie.
PC69 31/08/2009 13:03
Pondría otro Ferrari. El 308 GTS de la serie Magnum. Míticos tanto el coche como la serie.
Alter Ego 31/08/2009 11:41
Mis favoritos son KITT y el de Cazafantasmas. El KITT de ahora es un poco asqueroso, puro marketing, y que es eso de q se transforma en un Ford todoterrano???
cedequack 31/08/2009 11:07
Odio la furgoneta del Equipo A, odio el Equipo A, pero vi todos los episodios
cedequack 31/08/2009 11:05
“Estos son los coches más famosos de la televisión que recuerdo a lo largo de mi vida y que de alguna u otra forma se mezclaron con ella e incluso influyeron en la hora en la que nací, pero hay muchos más. Si quieres seguir recordando…”, primero leer xD y si quieres coches de James Bond ponlos en tu blog porque a mi James Bond como que no me va. MAYOS qué vas a decir tú scooby doo donde estás tuuu
mayos22 31/08/2009 09:49
La de ‘Scooby-Doo’ es la mejor 😀
vicky_s 31/08/2009 08:57
Jajajaja Que bueno……..grande el DeLorean y la furgoneta de el Equipo A
In Formador 31/08/2009 04:30
Un artículo sobre los coches mas famosos del cine y la TV que no menciona ninguno de los modelos conducidos por James Bond no deberia llevar ése título….
Durnyyk 31/08/2009 00:27
muy bueno cede me e criado con estas series y peliculas y los coches eran geniales.

Sobre este blog…

The Salinger’s es el famoso restaurante de ficción de la familia Salinger, de la serie Cinco en Familia, heredado por los cinco hermanos huérfanos que pierden a sus padres en un accidente de tráfico. Tras el suceso, prometieron quedar cada noche en este lugar para contarse cada detalle del día, reir, llorar y ante todo permanecer unidos.

Creado por
Categorías
Archivo
Comunidad de blogs de televisión FormulaTV | Aviso Legal | Publicidad

Tim Burton crea a “9”

Un mundo apocalíptico donde todo se está acabando. Así es el escenario donde “9” es creado para proteger el futuro de la vida, la nueva creación del director Tim Burton.

Trailer

La fecha del estreno tendrá mucho que ver con “9”, será precisamente el 9 del 9 de 2009, fecha que muchos medios han aprovechado para sacar sus estrenos en otros campos artísticos. En esta nueva obra, encontramos elementos conocidos y otros novedosos. Un mundo donde la humanidad prometía tanto, con tantas cosas hechas y otras por hacer, un brillante futuro por delante que ahora está totalmente destruído. La esperanza, “9”, se crea basándose en el eterno y carismático personaje de Pinocho, un ser artificial al que se le otorga el don de la vida. Todo bajo los signos distintivos de Tim Burton y el estilo de personajes y escenarios habituales en todas sus películas.

KINGS, la naturaleza elige al rey

Decenas de series han pasado ante mis ojos, las de historias sencillas que lejos de buscar sorprender o emocionar, se limitan a contar, las de grandes emociones cuyos finales te sumergen en un mar de lágrimas, las de emocionantes revelaciones que te obligan a quedarte con la boca abierta más allá incluso de los créditos finales.

La visión del primer epidosio de KINGS me ha alejado de todas estos sentimientos que tenía arraigados con el paso del tiempo y me ha aportado un nuevo significado: una serie también puede ser una gran superproducción, una especie de gran película ante la que quedarse atónito, donde todo lo que ocurre alrededor se detiene, porque estás sumergido de repente sin darte cuenta en lo que en ella ocurre.

Un reino imaginario construído sobre una gran ciudad. Los reinos, los reyes, esos personajes de nuestra sociedad a los que vemos como intocables e inalcanzables, a los que imaginamos bañándose entre riquezas, mientras se convierten en titiriteros de una sociedad que descansa más abajo, tomando decisiones que afectan al niño que duerme sobre una simple manta en el suelo, a la mujer que ha sido apartada de sus hijos, al adolescente al que le falta tiempo para pagar el alquiler de su piso…

Los reinos, los ciudadanos, los soldados, víctimas, los que realmente tienen que hacer frente a esas decisiones y poner en práctica lo que para otros sólo son teorías que han de probar, aunque el resultado sea adverso y sus consecuencias sólo afecten a los que las cumplen y no a los que las toman.

¿Quienes son los verdaderos héroes? ¿Quiénes son los verdaderos reyes? KINGS muestra en sus comienzos a estos dos reyes, tan distintos entre sí. El rey nombrado, el que promete ante las cámaras, el que aparenta una vida perfecta que sin embargo está llena de grandes secretos de los cuales el espectador va siendo testigo, un hijo que aparenta ser quien no es, una hija cuya meta es escapar de aquello que le es dado, una mujer calculadora, él mismo, un rey que oculta un gran secreto al margen de toda su familia.

El otro rey, David Shepherd, un mecánico que vive con su familia en las afueras, alejado de la gran ciudad que ha sido nombrada capital del reino, un chico sencillo y normal que tiempo después se ve envuelto en sucesos que cambiarán su vida y la de los demás para siempre.

La fabulosa serie The O.C. ya nos enseñó en su día por primera vez a mezclar la alta nobleza, la gente rica y adinerada, con vidas llenas de secretos, con la gente más humilde. KINGS deja en ocasiones un cierto sabor y homenaje a esta, aunque lleva esta lucha de clases un paso más allá, entre conspiraciones, luchas, sentimientos más profundos y arraigados, dejando momentos ya inolvidables desde el primer episodio, entre los cuales, además del inolvidable final apelando a la frase del rey y su Dios, me quedo sin lugar a dudas con las manos del predicador sobre la frente de David mientras el sol inunda a los dos personajes, un momento mágico donde no existen las palabras, donde un o se da cuenta que está ante una gran obra.

Las referencias de la serie no dejan lugar a dudas sobre de dónde proviene, dejando clara su base sobre una escena bélica inigualable que enfrenta a David contra Goliath, un símil empleado en la literatura a lo largo del tiempo, en películas, un símbolo de la fortaleza del corazón y la astucia del ser humano contra otro tipo de fuerza fría, calculadora y sin sentimientos, como si de una escena bíblica se tratase.

KINGS es más que una serie, es el reflejo de un universo de reyes que pueblan el mundo, que descansan al otro lado de tu pared, que pasean por la calle que pisas cada día, que se levantan, comen, rien, lloran y juegan en un juego que es el mundo que les ha sido entregado… porque todos somos nuestro propio rey.

Slumdog Millionaire, las respuestas están en tu vida

El perfecto ganador. Aquel que sacrifica todo, su vida y su honor, el que no cesa en el empeño de conseguir sus objetivos por difíciles que parezcan.

Para Jamal Malik, más conocido como “el chico del té” por el presentador Prem Kumar del conocido programa “¿Quién quiere ser millonario?” con ánimo de provocar con este mote las risas del público, creyendo que un simple trabajador con un sueldo ínfimo jamás podría llegar a conseguir llegar lejos, el objetivo no era el dinero.

El famoso programa de televisión durante la película, aunque obviamente es un reclamo de su propia productora (Celador), es utilizado como nexo de unión entre los habitantes, la mayoría en una situación precaria, donde cada noche se unen para ver cómo los concursantes responden a las preguntas. Una situación que recuerda a la España de los años 60 ó 70, donde un televisor era un electrodoméstico aún caro y que no todas las familias podían permitirse adquirir, haciendo que la mayoría de veladas frente al mismo estuviesen protagonizadas por los poseedores del mismo y por una legión de vecinos y curiosos invitados, creando una especial relación de conversación e ilusión entre aquellos que estaban viendo lo mismo, un elemento que se emplea de forma muy significativa al final del film, recreando esa escena de furor colectivo que aún hoy día a uno le alivia ver en cierta forma, ya que supone un regreso a los orígenes de la unión de un grupo frente a un sentimiento común.

Trailer español

También es utilizado magistralmente como metáfora de la propia vida. Uno, al fin y al cabo, es lo que sabe y sabe lo que ha aprendido a lo largo de los años en numerosas circustancias que rodean su corta o larga vida. Si nos preguntasen quién es el malo de los pitufos, muy seguramente la mayoría recordaríamos mientras respondemos con una sonrisa, aquellas tardes de sábado después de comer o en la merienda. Si nos preguntasen acerca de ciertos monumentos, cada cual, bien porque lo hubiésemos leído o bien porque lo hubiésemos vivido en propia persona en aquel viaje tan especial, podríamos responder sin dificultad a la vez que sonreiríamos para nosotros mismos, recordando lo especial que fue.
Las preguntas sólo se pueden responder si se ha vivido y, como tal realidad exacta, la película hace uso del programa de preguntas para ensalzar esta cualidad innata en el ser humano, poner en marcha el cerebro y con cada pregunta, llevarnos al momento donde todo ocurrió.

Es bastante curioso y significativo que la productora, aún siendo la poseedora del formato original y teniendo en cuenta que debería mantener la veracidad del concurso, haya arriesgado y puesto incluso en entredicho, aunque sin mojarse demasiado, la honorabilidad del presentador del programa, haciendo que este cometa un acto repugnante a todas vistas en uno de los descansos del mismo, una escena que sin embargo era necesaria para demostrar que aún con el paso del tiempo y en una época más “civilizada”, sigue quedando gente ruin capaz de acabar con los sueños de los demás a costa del beneficio propio.

Latika’s Theme

En este viaje en el tiempo nos encontramos con dos amigos, los dos mosqueteros, Jamal y su inseparable amigo Salim con el que buscan tocarnos la fibra más sensible (agarrados de la mano sobre un tren en marcha mientras sus cabezas se caen por el sueño, siendo perseguidos y haciendo burlas que nos provocan la risa instantánea, gastándose una de las bromas más divertidas del cine donde Jamal acaba frente a su adorada estrella del cine de una forma impensable), momentos que contrastarán y darán sentido a las experiencias que vivirán en la edad adulta, dejando claro que la vida cambia a las personas con consecuencias imprevisibles, y que finalmente casi siempre terminamos convirtiéndonos en aquello que el sendero nos marcó cuando éramos pequeños. A su viaje se une un tercer mosquetero tras un acontecimiento que asola el barrio marginal de Bombay en el que viven. La presencia de este tercer amigo es femenina y parece perseguir a los dos pequeños protagonistas en su periplo por evadir las fuerzas que les persiguen, culminando en una noche de lluvia donde le invitan a unirse a ellos, Latika, el tercer mosquetero. Un elenco de niños que enseguida empatizan con el público por la gran personalidad que desprenden con sus burlas, gestos cómplices y cómicos y encantadores rasgos faciales difíciles de olvidar.

Entre los tres van tejiendo lazos de amistades y enemistades, pero sobre todo uno más fuerte que los demás, el deseo de Jamal para conseguir lo que pretende en todo momento, quedando esto demostrado en la divertida escena por conseguir el autógrafo de su estrella favorita del cine y en su empeño por seguir las huellas de Latika. Unas huellas que lo llevarán por senderos vertiginosos, descubriendo la cara más amarga de la sociedad que lo rodea.

Jai Ho

Siempre llega un momento crucial en la vida de cada uno. Tantos años vividos, tantas experiencias, dificultades, penurias, tantas veces bajando y subiendo por la montaña rusa de las emociones… para llegar a ese momento y encontrarnos ante un vacío insalvable. Cuando creíamos que ya lo sabíamos todo, nos damos cuenta de que lo más sencillo, aquello que nos hemos preguntado durante toda nuestra vida, regresa a nosotros para ponernos a prueba y demostrarnos lo inútiles y pequeños que somos ante tanto conocimiento. Así, de esta forma tan magistral, llega la última pregunta del concurso, ante la que Jamal se ríe porque sabe que a pesar de haber llegado tan lejos y haber sufrido tanto, no sabe la respuesta. Pero el dinero no era su objetivo y una llamada le convence de que da igual lo que responda, porque ha conseguido lo que quería. Y es en ese momento en el que ese conocimiento que nos había hecho sentirnos tan pequeños, se postra ante los pies de nuestra humildad, cuando en un acto de valentía, nos arriesgamos porque no tenemos nada que perder, porque ya lo hemos ganado todo.

El Traidor

Muy pronto regresa la aventura que nos enseñó a desconfiar de los demás. Decenas de pruebas, interminables búsquedas, el enfrentamiento a nuestros peores temores, el incisivo olfato para descubrir la identidad del que te está mintiendo, la lucha contra aquellos que saben más que tú pero consiguiendo los objetivos en equipo, la cruel realidad de una situación enfrentada.

El Traidor

Así fue el apasionante final… David, Iria y Eva, ¿quién es la persona que durante varias semanas consiguió engañar a todos?

El ganador


La traidora y sus sabotajes

Lo que fue y lo que será de “V”

Las tardes de los sábados durante una época tuvieron un hueco asignado donde sólo cabía “V”, aquella serie que me tenía enganchado, sin yo saberlo, una de las primeras series de las muchas que vendrían después a lo largo de los años.

Opening “V” episodio 1

“V” tenía una historia especial, esa que seguían millones de personas, de la que todo el mundo hablaba ya que antes no había tanta variedad como ahora para ver y elegir, de la que hemos coleccionado pegatinas, carpetas y todo tipo de objetos basados en su logotipo y escenas más emblemáticas. Su carisma, la emisión de un solo episodio por semana, algo a día de hoy casi impensable, que lograba atraparte y hacer que el propio espectador pudiese con el tiempo empatizar con la serie y sus personajes manteniendo la intriga, teniéndonos en vilo de una semana para otra.

Trailer de la nueva “V”

La próxima temporada 2009-2010 estará marcada por el regreso de una nueva “V”, embarcada dentro de lo que hace unos años comenzó a denominarse como “La nueva generación de series”, una mejor caracterización, una mejora en calidad de imagen y efectos especiales, toda la sabiduría televisiva de los nuevos tiempos, para rescatar ese que fue el entretenimiento de muchos de nosotros.

That’s it, that’s all

Las más duras condiciones, los paisajes más salvajes, bellos y remotos, unidos a la pasión por el snowboarding. Una vida que significa lo que es para el que lo practica, una vida que lo significa todo.

Teaser 1

Teaser 2

“That’s it, that’s all” es la primera película en alta definición sobre el deporte extremo del snowboarding.

The Listener

The Listener, la primera serie que tiene el honor de llegar doblada al castellano el mismo día que se emite el episodio original en USA.

Aquellos que escuchan los pensamientos de los demás. The Listener no utiliza un elemento novedoso. Personajes que escuchan los pensamientos han aparecido en numerosas series, aunque nunca se ha explotado este hecho para convertirlo en una serie dedicada.

Trailer presentación en España

Toby Logan (papel interpretado por Craig Olejnik), de 24 años, es paramédico. Desde pequeño podía escuchar todos los pensamientos a su alrededor, hasta el punto de volverse loco. A los fieles seguidores de Embrujadas les recordará a un personaje al que le sucedía lo mismo. Ingresó en un colegio donde un profesor, le enseñó a cerrar su mente para escuchar de forma selectiva, pero un terrible accidente de una mujer en el primer episodio hace que se de cuenta de que no está totalmente aislado de los pensamientos como él creía.

Un don que, como en otras series como Entre Fantasmas y Tru Calling, le ha llegado por herencia genética de su madre. Desde el primer episodio podemos comprobar que la atención no se centra tanto en el hecho de llegar a la cuestión de por qué el protagonista puede escuchar pensamientos, como en lo más importante, aparte de la trama de cada episodio, la columna vertebral que mueve la serie, el pasado de Toby Logan, que va recordando poco a poco, siguiendo un estilo similar al impuesto por la gran serie Dexter.

Trailer USA

Un primer capítulo prometedor donde la intriga, la acción y el rompecabezas de la historia, comienzan a encajar como en un entramado puzzle donde el don de escuchar los pensamientos no es sino un hilo conductor para una nueva y apasionante historia.

Así conocí y me despedí de Harry Potter, el niño que vivió

Creí que su busqueda iba a ser complicada, revolviendo toda la casa en busca de aquel recorte de hace casi 10 años. Pero una simple escalera me ha ayudado a encontrar el pequeño trozo de periódico que sobresalía de un bloc negro. Lo he cogido entre mis manos como un tesoro, amarillento por el paso del tiempo, lleva grabada en él la fecha en la que conocí a Harry Potter.

“año XI, numero 211 CRONICA Domingo 31 de octubre 1999”

“HEROE INFANTIL / 13 MILLONES DE LIBROS VENDIDOS: Harry Potter no es malo, es un “best-seller”. El inesperado éxito de este libro infantil apenas se ha visto enturbiado por la aparición de algunos detractores. La autora, Joanna Rowling, malvivía con una pensión hasta que creó al niño huérfano aprendiz de mago”

“No tenía dinero para fotocopias ni para un ordenador,mecanografié el texto dos veces” – J.K.Rowling

“Algunos padres ven en Harry Potter una fantasía dominada por el sexo, las drogas y el satanismo”

Primer artículo sobre Harry Potter gracias al que le conocí

Según he hecho estas fotografías que ilustran el artículo, por un momento, entre sonrisa y sonrisa, me he sentido como ese personaje de la obra al que guardo tanto cariño, Colin Creevey (con una pequeña diferencia que sólo saben aquellos que han terminado de leer el último libro), ese chaval de primer curso que no para de hacer fotografías a Harry Potter por considerarlo un ídolo.

¿Un libro infantil que había logrado colocar 13 millones de copias vendidas? Fue lo primero en que pensé aquel 31 de octubre (curiosamente día de Halloween, día de fiesta especial en Hogwarts) en la sala de prensa de la Residencia Universitaria Bartolomé Cossío en Cuenca, donde estaba estudiando. Arranqué las dos páginas del periódico y las conservé, releyendo durante toda esa semana varias veces el texto, donde de forma detallada se hablaba sobre los orígenes de Harry Potter, cómo su autora lo ideó, cómo muchas editoras creyeron que no era un libro apto para el público infantil, que los niños no estarían dispuestos a leer un texto tan largo y sin imágenes… hasta que una editorial tuvo la valentía de sacar la primera edición de Harry Potter y la Piedra Filosofal, el primero de la saga.

Es cuanto menos curiosa la relación entre los detractores del libro, de los que también se hablaba en el artículo, con la guerra mágica que se desarrolla en el mismo a lo largo de su historia, comparables a esos malvados mortífagos.

Si algo tenían que agradecerle por primera vez en la literatura a Joanna Rowling era el hecho de haber conseguido enfrentar a los niños y no tan niños a sus propios fantasmas e incluso a la propia muerte con todos los valores que el ser humano es capaz de aportar. Hartos de cuentos infantiles donde la verdad era encubierta, donde los fantasmas son buenos, donde los personajes son simples marionetas sin sentimientos, sin darnos cuenta J.K. Rowling propuso un nuevo estilo literario que nos ha movido a muchos a pasar noches en vela, a hablar durante meses sin parar de sus aventuras, a pasar años pendientes de esos personajes que iban creciendo con nosotros, a nuestro ritmo, cambiando y pasando por sentimientos que nos eran conocidos, presentándonos lo maravillosa y a la vez cruel que es la realidad en la que nos movemos.

Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, Quidditch a Través de los Tiempos y Los Cuentos de Beedle el Bardo, los 3 libros adiccionales sacados de la biblioteca de Hogwarts

El sábado siguiente a la aparición del reportaje del periódico, decidí bajar a la ciudad a comprarlo, un 6 de noviembre de 1999. Entonces nadie conocía a Harry Potter, mi única pista era el nombre del protagonista y un título “Harry Potter y la Piedra Filosofal” que fui recordando a duras penas durante todo el camino entre cuestas y carreteras para que no se me olvidase. De hecho en la primera librería a la que entre no hubo suerte, ni siquiera me daba cuenta de que era una librería “religiosa” y al salir y percatarme me reí al pensar lo que acababa de hacer, intentar comprar el libro de la historia de un pequeño mago, libro al que los padres acusan de incitar al satanismo según describía el artículo, en un sitio como aquel. El dependiente me miraba extrañado y lo rebuscó en el almacén, pero no encontró nada.

Se presentan los personajes de la primera película que fui a ver al cine con mi amiga Almudena

El ánimo iba decayendo y ahora lo comparo al desánimo que sentía Potter en su búsqueda de los Horrocruxes. Tenía la necesidad de leer ese libro que había encandilado a tantas personas en otro país y que aquí nadie parecía conocer, ni siquiera habían oído nombrar a Harry Potter en su vida. Probé suerte en otra librería y también pusieron cara de extrañados, bajaron al almacén y de pronto allí estaba el dependiente, mirándome desde la parte baja de las escaleras con dos libros, uno amarillo y otro verde, cada uno en una mano. Con la mezcla del desánimo y la ilusión de haberlo encontrado por fin, se me había olvidado el título del primero, aunque enseguida lo recordé y me quedé con el amarillo, sintiendo a la vez una reconfortante sensación al saber que la segunda parte estaría ahí esperándome cuando hubiese terminado la primera.

1,500 pesetas me costó y era la 2ª edición. Hoy en el centro comercial he aprovechado para coger el libro, que entonces cuando compré no venía con el característico logotipo que establecieron tras su firma con la Warner, y he mirado el nº de edición, ni más ni menos que la 51.

Cada vez que pienso lo que me costó encontrar el libro aquel mes de noviembre y lo fácil que es hoy, vienen a mi mente una y otra vez las primeras palabras de J.K Rowling en el primer libro:

“- ¿Una carta? – repitió la profesora McGonagall, volviendo a sentarse-. Dumbledore, ¿de verdad cree que puede explicarlo todo en una carta? ¡Esa gente jamás comprenderá a Harry! ¡Será famoso… una leyenda… no me sorprendería que el día de hoy fuera conocido en el futuro como el día de Harry Potter! Escribirán libros sobre Harry… Todos los niños del mundo conocerán su nombre.”

Colección completa Harry Potter. Todos son 1ª edición excepto el primer libro que es de 2ª edición

Jamás olvidaré la noche del 24 de diciembre de 1999 en que comencé a leerlo. Tras regresar de la velada de nochebuena no tenía sueño y decidí que era el momento perfecto para saber el por qué del tremendo éxito de un libro infantil…. y cuando acabé de leer el primer capítulo sentí algo que nunca antes había sentido, una mezcla de sensaciones. Emoción, ganas de seguir leyendo, intriga, perfección, algo inexplicable que se quedará por siempre conservado en aquel momento y en aquel lugar.

Toda esa noche apenas pude pegar ojo y estaba deseando levantarme para leer el siguiente capítulo del libro que ya me había atrapado, del libro que sin yo saberlo, me atraparía sin remedio durante casi 10 años. Aquellas vacaciones de navidad mi boca no hacía sino hablar de Harry Potter, indagando, elucubrando teorías, tanto que el segundo libro llegó el día 6 de enero como regalo por parte de mi madre. Y mientras llegaba el tercero, muchos amigos sucumbían ante la lectura del famoso mago al escucharme hablar sobre él y vivían la experiencia que yo mismo había vivido, de noches en vela. Recuerdo especialmente a Almudena, en la sala de ocio por la noche a las tantas a la luz de la lámpara leyendo mientras los demás veíamos la televisión, concentrada en el placer de su lectura.

Me es imposible olvidar el placer que me produjo leer el tercer libro, Harry Potter y el Prisionero de Azbakan. Si ya había sucumbido ante la grandeza de la obra de Joanna, con este tomo disfruté hasta decir basta y a día de hoy es de todos los libros que he leído en mi vida, el mejor. Por supuesto que el Prisionero de Azkaban tiene su sentido completo habiendo leído los dos anteriores. Con él pasé a otro nivel de lectura al que nunca antes había llegado. En él la autora fue dando pequeñas pinceladas de la historia, de esas que al principio pasan desapercibidas, para en los últimos capítulos desvelar que todo lo que estaba ocurriendo tenía un sentido, un sentido que también se relacionaba con los dos títulos anteriores. Y es aquí cuando descubrí la magia, el cuidado y la sabiduría que J.K. Rowling le estaba dando a Harry Potter, cuando descubrí que nada me alejaría ya de este y los restantes cuatro libros que estaban por venir, porque el destino de Harry Potter, su historia, ya estaba escrita.

Harry Potter vence finalmente a la censura y también es acusado de plagio

Tras los tres primeros libros de la saga y entre rumores impactantes como el que decía que la autora ya tenía escrito el final y lo guardaba celosamente en la caja fuerte de su casa, entre sucesos reales en su vida y cambios como el nacimiento de un nuevo hijo, apareció Harry Potter y el Cáliz de Fuego un 9 de marzo de 2001 en nuestro país, libro que me dejó impactado porque doblaba casi en número de páginas al tercero, más de 600, lo que significaba aumentar el doble la emoción. Este libro se volvió más adulto, el protagonista estaba evolucionando y la gente que lo leía también lo hacía. Fue impresionante saber de niños de 9 y 10 años que en apenas 3 días, impacientes, ya se habían terminado de leer esta nueva parte y el hecho de que por primera vez en la historia de nuestro país y en gran parte del mundo entero, por fin Harry Potter alcanzó durante varias semanas consecutivas el primer puesto en la lista de ventas.

Hubo que esperar 3 años hasta que vio la luz en febrero de 2004 Harry Potter y la Orden del Fénix, el libro más largo de la saga con casi 1000 páginas y 2 años más cuando en febrero de 2006 apareció Harry Potter y el Misterio del Príncipe, libro este que iba allamarse Harry Potter y el Príncipe Mestizo, haciendo referencia como pretendía la autora en el títlulo original, Harry Potter and tha Half-Blood Prince, al príncipe de sangre sucia o mestiza, nacido de muggle y mago, pero el robo de la copia original del texto y otras cuestiones hicieron que este tomo tuviese en su título su propia historia que pasará a la historia propiamente dicha de la literatura. Estas cuarta, quinta y sexta parte profundizaban en el conocimiento del mundo mágico de Harry Potter, en su entorno, nos mostraron a un protagonista confundido con su propio destino, nos sorprendieron por su dureza en determinadas situaciones, por sus misterios resueltos y ante todo nos prepararon el camino para la última y definitiva batalla.

La historia de Joanne Kathleen Rowling, que tuvo que ponerse las iniciales J.K.Rowling para vencer la reticencia del público inglés a comprar un libro de una mujer

Dos años habían pasado desde entonces cuando el 21 de febrero de 2008 me acerqué con un sentimiento de nostalgia a la librería de siempre y dije “venía a por el último libro de Harry Potter“. Y entonces me vino a la mente de nuevo la vez que fui a comprar el primer libro, pensando en aquel primer día que busqué a Harry como a un niño perdido que no se sabe dónde está. Como bien aventuró la profesora McGonagall en las primeras páginas del primer tomo, ese día no había caras extrañas ni búsquedas por almacenes, porque ese día ya todo el mundo sabía quien era Harry Potter, ese día ya se habían escrito libros y millones de artículos sobre él en todo el mundo, ese día, Harry Potter ya se había convertido en el mago más famoso del mundo entero y no quedaba niño que no le conociese.

Y aquí estoy un 24 de enero de 2009, 9 años y un mes desde que abriese sus aventuras por primera vez, habiendo intentado alargar lo máximo posible el último libro, inquieto por enfrentarme a ese final con el que siempre soñé cómo sería, pero a la vez anegado en la tristeza por saber que todo acaba aquí. Durante este tiempo, al igual que el protagonista, he conocido a mis verdaderos amigos, he sufrido el dolor, la pérdida de seres queridos, me he emocionado e ilusionado, experimentado nuevas metas, mi vida ha cambiado.

Ningún recuerdo queda grabado mejor que en las hojas impresas de un libro y Harry Potter atesora entre sus páginas muchos momentos irrepetibles…

Son las 18:00 de la tarde y las últimas páginas acaban de pasar escapándose entre mis manos como si tuviesen vida propia. Con cuidado he colocado el libro, ya cerrado, en el hueco que le corresponde, junto a los otros séis y sólo he podido pensar en una cosa… que algún día, en el futuro, alguien cogerá el primer libro amarillo de Harry Potter sin saber de dónde salió ni cual es su origen, ni las historias que le esperarán desde ese momento… y una vez más la magia volverá a empezar.

– Entonces – continuó Dumbledore bajando del pupitre para sentarse en el suelo con Harry-, tú, como cientos antes que tú, has descubierto las delicias del espejo de Erised.

– No sabía que se llamaba así, señor.

– Pero espero que te habrás dado cuenta de lo que hace, ¿no?

– Bueno… me mostró a mi familia y… […]

– Déjame explicarte. El hombre más feliz de la tierra puede utilizar el Espejo de Erised como un espejo normal, es decir, se mirará y se verá exactamente como es. ¿Eso te ayuda?

– Nos muestra lo que queremos… lo que sea que queramos…

– Sí y no – dijo con calma Dumbledore-. Nos muestra ni más ni menos que el más profundo y desesperado deseo de nuestro corazón. Para ti, que nunca conociste a tu familia, verlos rodeándote. […] Sin embargo, este espejo no nos dará conocimiento o verdad. Hay hombres que se han consumido ante esto, fascinados por lo que han visto. O han enloquecido, al no saber si lo que muestra es real o siquiera posible.

[…]

– El espejo será llevado a unan nueva casa mañana, Harry, y te pido que no lo busques otra vez. Y si alguna vez te cruzas con él, deberás estar preparado. No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir, recuérdalo.

December Boys, Los Chicos de Diciembre. Los amigos no se eligen, simplemente lo son.

Cuando un momento de calma y soledad al final del verano te invita a pensar, recuerdas antiguos veranos pasados, encontrando en cada uno de ellos algo especial que lo diferencia del resto. Pero existe ese verano mucho más especial, en el que descubriste cosas nuevas, en el que disfrutaste más que ningún otro… ese verano que por mucho tiempo que pase llevarás guardado en tu corazón, a la gente que entró en él y todo lo que te hizo sentir. Lo llevarás colgado con cariño a tus siguientes viajes en el mundo y en la vida, lo darás a conocer a todos aquellos con los que el destino te depare un encuentro en los días que estén por venir.

Tenía reservada una plaza especial para esta película, un lugar lejos de las prisas y el alboroto. Esperaba de ella algo y me lo ha devuelto duplicado y el pensamiento que me deja una vez finalizada es que el ser humano está lleno de una necesidad enorme de cariño, pero no de ese que desea en sus sueños, sino del más sencillo, del que le rodea.
A menudo uno cree que la casa de sus sueños, que el trabajo de sus sueños, que la vida de sus sueños, que todo, se encuentra bajo la almohada a la espera de ser encontrado. La realidad es que lo que tenemos, es lo que nos hace lo que somos ahora y sólo los cambios en nuestra vida nos hacen apreciarlo, cuando lo perdemos o estamos a punto de perderlo.

Cuando un padre y una madre faltan en la vida o cuando se pasa una larga temporada alejado de ellos, comienzan a crearse otro tipo de afectos. Uno no elige a sus amigos, los amigos simplemente lo son. Ellos se convierten en la familia que te falta o a la que echas de menos. Las circustancias, el destino y la casualidad que los pone en nuestro camino, esa unión invisible que poco a poco se va haciendo tan sólida que nadie puede llegar a romperla jamás.

Ese verano tan especial quizá no fue en su transcurso el que más recordaste. Sólo cuando terminó, te diste cuenta de que si la vida fuese eterna y existiese un lugar en el tiempo en el que te pudiéses quedar, allí estaría esa parte de tu vida, conservando el mismo aroma del pasado, la misma inocencia del primer día y los mismos amigos que ya por siempre estarán a tu lado.

dedicado a mis amigos y amigas y a los momentos vividos y que nos quedan por vivir

En Terapia (In Treatment). La sencillez de las palabras

Un sólo escenario, un paciente y un terapeuta. Unas palabras. Así de sencillo es el argumento de esta nueva serie que se estrenó en enero en los EEUU y que llega a España bajo el nombre de En Terapia.

Fue hace unos cuantos veranos, cuando por azar del destino el grupo de amigos nos separamos a la entrada del cine. Mientras unos decidieron ir a ver lo último de Scooby Doo, otros nos arriesgamos con una película titulada “Cosas que diría con sólo mirarla”, con un director español, Rodrigo García, y sin conocer absolutamente nada sobre el argumento.

A la salida del cine, ambos grupos volvimos a juntarnos. Mientras los que fueron a ver la otra salieron poco contentos por ver más de lo mismo, los que vimos la película dramática aún seguíamos (como dijo Isa) con el corazón grande, pensando en la cantidad de momentos emotivos que nos había regalado la cinta.

Con la continuación de esa sensación que dejé veranos atrás me dispuse a ver el primer episodio de In Treatment, confiando en que esa magia que Rodrigo García me regaló indirectamente a través de las palabras, se repitiese. Y así fue.

Ni siquiera hicieron falta palabras para engancharme desde un principio. Una paciente desconsolada, echa a llorar y coge un pañuelo de la mesa y acto seguido comienza la cabecera. Un acto sencillo, pero a la vez enigmático que te lleva a querer saber más sobre lo que sucede, sin necesidad de mencionar nada.

A partir de aquí comienzan esas sencillas palabras entre paciente y terapeuta. Sólo hablan y gesticulan, no hay más… Pero no hace falta nada más. A medida que hablan y cuentan, la imaginación hace acto de presencia. La sensación de ver En Terapia es como la que provoca leer un buen libro, debes imaginarte al resto de personajes que tienen que ver con la vida del paciente, porque nunca los verás en la realidad. Los diálogos fluyen y cambian, creando una estrecha relación entre personajes y espectadores, haciéndoles partícipes de su historia.

El paciente da por terminada la sesión y le ves salir por la puerta, mientras deseas fervientemente que muy pronto vuelva a entrar por ella. Porque cuando quieres darte cuenta, el tiempo ha pasado demasiado deprisa.

Los crímenes de Oxford, la mariposa que bate las alas

Las matemáticas, la filosofía, el cluedo, la resolución de crímenes al más puro estilo Agatha Christie, el pensamiento, la necesidad, la autocrítica… todos estos elementos se dan cita en Los Crímenes de Oxford, una obra completa cuyas piezas van formándose y recomponiéndose al final intentando adivinar quien es el culpable.

Todo comienza con el intento de Martin, un joven estudiante llegado de los EEUU, de conseguir que Seldom, profesor de Lógica, se ocupe de supervisar su tesis. En una maravillosa conversación sobre el orden de la naturaleza y los números que en ella tienen que ver, Seldom da por sentado que ese orden no existe, que las cosas que vemos nunca son tan ciertas como los números.

A partir de aquí se van sucediendo una serie de crímenes imperceptibles sobre los que Seldom y Martin esperan obtener una explicación racional y descubrir al asesino que intenta impresionarles con una secuencia lógica que acompaña a cada cadáver.

Como en toda película de misterio y como en toda buena novela, no dejan de sucederse personajes que bien podrían convertirse en nuestro asesino. Dudamos de ellos, obtenemos una explicación que les libra de las acusaciones aunque de nuevo vuelven a nuestra mente una vez más para no dejarnos un descanso. Siempre están presentes, con sus acciones, con sus gestos, con sus pretensiones, dispuestos a interponerse a la verdad definitiva.

La última media hora del film es una auténtica delicia para los sentidos y la razón.

Asistimos al cierre del primer acto. Cuando el ser humano se encuentra frente a una cadena lógica, piensa con la cabeza para intentar averiguar cuál será el siguiente número o símbolo y durante esos instantes deja de pensar con los sentimientos. Es en esta escena donde se nos intenta enseñar que a veces las decisiones no siguen un orden natural, sino que responden a un acto dictado por el propio corazón. Durante todo el film pensamos con la cabeza y dejamos pasar desapercibida a la persona que se aparta de esa serie lógica.

Cuando creemos que todo está ya resuelto llega el cierre del segundo acto. Cuando aún estamos impresionados por la lección que acabamos de aprender, se nos enseña otra aún más importante que la anterior. Atamos los cabos sueltos para llegar hasta el que creemos el verdadero asesino que ni siquiera lo es como tal y nos damos cuenta de que una vez más nada guarda un orden, de que todo es aleatorio según las circustancias y la necesidad.

Pero la verdadera moraleja definitiva llega en unas magníficas frases finales que ponen el punto y final cerrando el círculo. Es en ellas donde nos damos cuenta de que no somos capaces de prever el impacto de nuestras palabras en las demás personas dependiendo de innumerables variables y donde descubrimos que el mundo es una serie de hechos sucesivos que se relacionan unos con otros y donde las palabras y los hechos comparten la culpabilidad, donde sin ser conscientes somos el principal protagonista de nuestra propia persecución.