Noddy, ahora despierto, ahora dormido

Flashback de nuevo hacie el primer día de Noddy en casa, de visita antes de adentrarse en nuestras vidas durante aquellos inolvidables 9 días.

Quizá por el efecto de la vacuna y porque había jugado ya demasiado, lejos de la presión del más pequeño que gusta de achucharlo tan fuerte que lo asusta, Noddy se sintió protegido en los brazos de la yaya y comenzó a quedarse profunda y plácidamente dormido.

Verano días 6 al 9 – Mudanza, la despedida

Podría calificar sin miedo a estos nueve intensos días como una pequeña aventura feliz, una especie de sueño cumplido lleno de cosas importantes, recuerdos recuperados y otras de menor importancia que se vienen a sumar a una experiencia de lo más placentera en su suma.

Una noche de tormenta que se despeja y deja paso a un cálido sol de verano, nace mi sobrina Sofía en ese preciso momento en que los rayos de sol comienzan a filtrarse entre las nubes de ese sábado, al día siguiente y durante los siguientes días de nuevo viví la experiencia de tener conmigo de nuevo un perro. Se frenan esas pesadillas en las que me olvidaba de poner agua o comida a Yoko, vuelvo a experimentar los paseos de la compañía de mi nueva mascota por lugares que ya no frecuentaba desde que falleció, los dos parques, la arena, el supermercado, el colegio para niños discapacitados, los chalets, el gimnasio… volver a pasar por cada uno de ellos era como vivir dentro de un sueño. Y nuevas experiencias, aunque Noddy es como los demás perros y tal y como hacía Yoko su lugar preferido para dormir en verano era el cuarto de baño donde hace más fresco, a su edad necesita morder las cosas y si Yoko en su día destrozaba periódicos, Noddy no iba a ser menos, pero Noddy tiene una manía especial que lo hace adorable, ahora cuando ve un banco, gime un poco para que lo suban a él y ahí nos podemos tirar las horas muertas, se sienta, se tumba, observa a su alrededor, un perro comprometido con su entorno.

La primera vez que vi a Sofía en el viaje a Fuenlabrada, nacida en el hospital donde su madre trabaja, y sus hoyuelos en la cara al sonreir mientras soñaba, que no olvidaré. Días mágicos a los que se vienen a sumar cosas menores pero también imborrables como los partidos de cuartos, semifinal y final, campeones del mundo de fútbol, la intensidad vivida y las celebraciones posteriores a cada triunfo, algo que no estaba dentro de nuestros planes.

9 días especiales, pero todo acaba y aunque queda verano por delante y nunca se sabe lo que podrá suceder, muy seguramente, como cada verano lo recuerdo por algo distinto, este lo recuerde por estos días intensos en los que muchos deseos se hicieron realidad como si me hubieran tocado con una varita mágica.

Y al igual que los recuerdos regresaron, al irse dejan ese mismo sabor agridulce. La mudanza de una mascota es tan sencilla que produce miedo. Unos cuantos juguetes, el cazo de la comida y el lugar donde dormir. Y una vez recogido es como si no quedase rastro de su existencia pero se nota una soledad terrible. Aún ahora espero al llegar a casa, mientras me quito las zapatillas, que una boca juguetona venga a interrumpirme mientras desato los cordones. Aún queda en mí la inercia de cerrar alguna puerta de la casa prohibida para él y entonces caigo en la cuenta de que tristemente ya puedo dejarla abierta. Aún no he pasado de nuevo por su lugar de paseo y sus bancos preferidos, pero sé que recordaré cada momento en cada uno de ellos, con el alba y el anochecer como telón de fondo mientras los búhos emitían sus sonidos en los árboles, esa tranquilidad que se respira a las 7 de la mañana en un parque vacío.

En la despedida, decidí quitarme una espina clavada, bajé con mis padres en el ascensor, con Noddy cogido en brazos antes de que se lo llevaran con sus verdaderos dueños y antes de meterlo en el coche le di un beso en la mejilla llevándome un cariñoso lametón. Creo que ya no volveré a tener pesadillas.

Nuevos Comienzos: Wylie aprende a vivir sin una pata

Wylie (Molly Wald, Best Friends Animal Society)

Wylie llegó con una pata destrozada a causa de un atropello, a la Sociedad de los Mejores Amigos de los Animales establecida en Kanab, Utah.

En la clínica Dog Headquarters, el veterinario Mike determinó que lo mejor era amputarle esa pata, ya que debido a que Wylie se la había mordido constantemente por el dolor, esto había causado una infección que podría extenderse. Actualmente Wylie estaba acostumbrado a andar apoyándose de vez en cuando en esa pata. Todos los perros llevan la mayor parte del peso a la parte delantera y ahora que era joven, cuanto antes se acostumbrase a estar sin ella, sería mejor.

Sus primeros pasos

Felicitaciones por sus primeros pasos

Tras una intensa operación donde la reestructuración de los músculos del pecho eran sumamente importantes, Wylie comenzó su proceso de recuperación. Primero unos cuantos días en reposo y después comenzando a dar sus primeros pasos sin su pata, algo a lo que se acostumbró rápidamente.

Conociendo a un perro

El siguiente paso era enfrentarse al contacto con los otros perros. Para empezar, le presentan a uno de ellos. La actitud de Wylie es agresiva y comienza a ladrar y a echarse encima del otro perro, lo que conlleva que el otro tenga su respuesta también agresiva. Unos minutos después, el propio Wylie se da cuenta de que lo mejor es rendirse y tomar una actitud más pacífica. Ya está preparado para conocer a otros perros.

Conociendo al grupo

Lo primero que hacen es rodearle para concer al nuevo amigo al que le falta una pata, con lo cual Wylie vuelve a sentirse amenazado, pero minutos después es aceptado en el grupo sin problemas, allí aprenderá muchas cosas.

Integrado en el grupo (Molly Wald, Best Friends Animal Society)

Aprendizaje y coordinación

Para la rehabilitación final y que en un futuro pueda ser adoptado y llevar una vida sin problemas, se trabaja su coordinación, enseñándole a correr, saltar y responder ante situaciones cotidianas en una futura familia.

Semanas después de haber perdido su pata Wylie ya es todo un campeón y está preparado para enfrentarse al mundo. Ante él se abre un nuevo comienzo.

Wylie ya está preparado para afrontar su nueva vida

Canica, Rony y Oreo buscan casa

Para adoptar a cualquiera de estos perritos, ponte en contacto con adopta@gepda.org

Canica es una cachorrita que fue encontrada en la carretera de Los Reyes, en Texcoco. Casi la atropellan y tiene lesionada una patita trasera. Es de tamaño pequeño, muy juguetona y le gusta estar con otros perros. Se está recuperando actualmente.

Rony se da en adopción debido a que la persona que actualmente lo tiene no puede seguir cuidando de él. Le gusta jugar y es mejor que conviva con adultos y no con niños, debido a que desde pequeño algunos niños del vecindario no lo han tratado bien.

Oreo es juguetón y se lleva bien con perros y gatos y está en una etapa donde muerde todo lo que pilla.

Recuerda que para adoptarlos debes vivir en continente americano o ir hasta allí.

Un nuevo amigo en sus vidas

perro perrera

Yoko:

Hace unos días esperando en la parada de autobús, de pronto me giré para ver a un perrito que pasaba por detrás. En ningún momento me fijé en quien lo llevaba de la correa hasta que mi tía me saludó (soy demasiado despistado qué le voy a hacer).

En ningún momento pensé que el perro fuese suyo, creía que estaba dando un paseo al perro de alguien, pero no, me dijo que era suyo. Ella quería uno y mi tío no, pero un buen día llegó del trabajo y le dijo: “arréglate que nos vamos ahora mismo a la perrera” y así llegó Curro, un nuevo amigo a sus vidas, al que de nuevo deberán enseñar muchas cosas y del que volverán a disfrutar como en su día hicieron con Katy, a la que siempre tendremos todos en el recuerdo.

Necesito, necesito yo también levantarme un día o llegar del trabajo y decidir que quiero un nuevo amigo en mi vida, el problema es que no vivo solo y mi decisión no es la única. Una mascota da muchos problemas y mucho que hacer, pero después sólo quedan los buenos recuerdos.

Compañeros de nadie

perro en mexico

En algunos lugares de Mexico, los perros superan en número a los humanos. El documental “Companions to none” refleja la realidad del mundo animal en esos lugares, el maltrato hacia los animales y las técnicas empleadas para reducir su número. Un grupo de veterinarios y asociaciones se unen para frenar este caos inhumano y actuar en consecuencia.

Vagan por las calles en busca de restos, se aparean entre ellos sin importar raza ni tamaño, viven en la más absoluta libertad que se ha convertido en la más cruel de sus cárceles, están tan acompañados y tan solos que son compañeros de nadie.

Trailer “Companions to none”