Brote del alba

brote del alba 2

Siempre he tenido especial admiración por ver cómo la vida se abre paso. Una simple semilla que guarda en su interior un pequeño big bang al que solo hay que poner bajo unas condiciones para que toda la información que lleva dentro comience a darle forma.

Dentro de esta lata hay semillas de brote del alba. He pasado muchos días riéndome un poco con mi sobrino, haciéndole creer que están dentro de la lata porque son plantas carnívoras y en realidad se lo ha creído.

Por muchos años que pasen, esa admiración no desaparece. Llegó el momento de plantar las semillas.

brote del alba 1

El cometa Ison contra el Sol

ISON Nov 19

Es cuanto menos una sensación extraña pero que nos ocurre a menudo, el no saber nada de la existencia de algo o de alguien, de repente se cruza en nuestras vidas diarias, saber que no volveremos a verlo nunca más y embargarte un sentimiento muy cercano al desaliento.

Esto es lo que ocurrirá con el cometa Ison, ese completo desconocido que ahora mismo se está cruzando en nuestras vidas. Viene de muy lejos, conoció el inicio del Universo, forma parte de él de forma prístina. De repente algo lo arrojó a una aventura que ha durado mucho tiempo. Hasta entonces era un congelado eterno, pero ahora juega a ese juego que es la vida y en estos momentos lucha contra el Sol.

La lucha entre la vida y la muerte. Cada minuto que pasa, cuanto más se acerca al astro, mayor es la lucha. Un núcleo helado que se va desintegrando poco a poco con el intenso calor. Así puede terminar su aventura después de miles de millones de años, convirtiéndose en una nube de polvo en el basto Universo donde nació, sin que lo hayamos podido ver nunca.

Si sobrevive y da la vuelta, nos regalará el mayor espectáculo que hayamos podido ver en el cielo, será tan brillante como la Luna, pero después de eso partirá y no volveremos a verle nunca más.

Ison no deja de ser una representación de la vida, de la muerte, del principio y el fin, de la cantidad de momentos que nos perdemos por nuestra condición. No podemos abarcarlos todos, pero sí tenemos la posibilidad de disfrutar de aquellos que el destino pone en nuestro camino.

Un paseo por el zoo (IV): Peces

escualos 2

En algún momento de la vida, una especie que vivía en los océanos se adentró hacia la tierra descubriendo un nuevo hábitat y dando lugar a nuevas especies, cuya sustancia vital era el agua de la que provenía. El organismo se adaptó para respirar el aire exterior, volviéndose tan torpe que ya le fue imposible surcar las profundidades por sí solo.

escualos 3 escualos 4

Ahora miramos, admiramos de tú a tú a las criaturas que dejamos atrás hace millones de años, sin comunicación posible, sin contacto físico, como quien contempla un fósil perdido en algún lugar remoto y se pregunta qué ocurrió sin obtener una respuesta.

escualos 1

Evolución

evolucion

Dos horas al día andando y aún así quedan energías para un último esfuerzo al llegar del trabajo. Con el calor pegando fuerte a más de cuarenta grados, el sudor en la frente comienza a resbalar y ni las cejas pueden ya contener el goteo incesante, llegando hasta los ojos y lo que escuece cuando esto pasa.

Las cejas que protegen del sudor para que esto no ocurra, las pestañas que protegen a los ojos, actuando como una pequeña tela de araña que detecta posibles objetos extraños obligando al párpado a cerrarse, el pelo que trata de proteger del frío…

Me pregunto si en algún momento el ser humano se ha dado cuenta de su evolución a lo largo de los siglos, si fueron conscientes de que les estaban saliendo cejas, de que sus manos se hacían retráctiles para atrapar objetos y manejar herramientas más complejas, de que su cuerpo se despejaba de pelo a medida que utilizaban ropajes para cubrirse.

Cada cambio en el ser humano en su evolución es tan pequeño y tan lento que, al producirse durante centenares de generaciones, cuando al final alcanza su volución máxima termina siendo algo natural. Me pregunto si con el uso de pantallas táctiles, de ordenadores y con el mundo rodando a un ritmo tan endiabladamente rápido, no se sté produciendo en cada uno de nosotros un cambio sin que lo estemos notando, hasta que dentro de unos cuantos siglos llegue alguien que se pregunte si fuimos conscientes, tal y como yo estoy haciendo en este momento.

La Hora del Planeta

Hora del planeta

Hace algo más de una semana que la cisterna de casa estaba rota. Ya no sólo no se podía gastar la mitad de agua cada vez que se vaciaba, porque no dejaba hacerlo, sino que además constantemente goteaba durante todo el día, perdiendo más agua si cabe. Ahora ya está arreglada y, a escondidas, tengo que pulsar a la mitad la cisterna para gastar 5 litros en lugar de 10.

Me gusta ahorrar energía y agua porque pienso en los que vendrán después (ya no sólo en el dineral que cuestan la electricidad y el agua), porque quiero que este planeta se conserve durante el mayor tiempo posible, porque soy consciente de que esto al fin y al cabo es una bola de tierra gigante con unos recursos limitados que, desgraciadamente, no podremos reabastecer hasta que salgamos a otros mundos en busca de ellos. Y ese tiempo no está cerca.

Por este motivo esta semana me cabreaba y tenía que ser ecológico a escondidas, porque ni en mi propia casa soy capaz de hacer entender lo importante de no gastar más de lo necesario, acusándome de haber roto esa cisterna por hacer eso precisamente. Pero lo seguiré haciendo una y mil veces, porque prefiero que haya que arreglarla cada dos años a malgastar. No he conseguido mi objetivo con esto, pero en el resto de cosas parece que todos hacemos lo posible. Ya no hay bañera desde hace muchos años, sino plato de ducha, separamos los materiales para después desecharlos en sus respectivos contenedores, e intentamos no generar más basura de la necesaria por cabeza.

No comulgo con el cambio de hora que se hace dos veces por año. Quizá el cambio de la primavera, ese último fin de semana de marzo, tenga un cierto sentido, pero el que se realiza en otoño no llega a convencerme. Sólo sé que al hacer el cambio dicen que se ahorra mucha energía, pero con lo único que me encuentro es que antes del mismo al levantarse no había que encender las luces y después sí, así que sigo sin entender dónde está el ahorro, ¿en las empresas? Y de qué sirve si después en millones de hogares se enciende una luz que no debería.

Aún así esta noche es la hora del planeta. Una hora de 20:30 a 21:30 en que cada ciudadano puede decidir si continuar con su vida o pararla por un momento. Me gusta que no vendan esta hora como venden el cambio de hora que vendrá la semana que viene. En esta hora no se salvará al planeta, apenas se ahorrará energía, esa es la verdad, pero aquel que quiera unirse tendrá el privilegio de reflexionar, que no es poco.

Leer algunas páginas de un libro con la poca luz natural que reste del día, pasar un rato en casa o salir, sin televisión, sin rutinas, haciendo algo diferente o aprovechar para hacer algunas fotografías. Desconozco lo que haré durante esa hora, aunque una de las ideas va ganando fuerza.

Un meteorito cae en la región de Cheliábinsk en Rusia y todo sobre el asteroide 2012 DA14

meteroito cheliabinsk

Somos el blanco perfecto en su viaje de ida sin retorno y La Luna es testigo de ello. Diariamente La Tierra es bombardeada por decenas de meteoritos, pero a su contacto con la atmósfera la mayoría de ellos o bien caen en zonas despobladas o directamente se desintegran sin llegar a impactar.

Esta mañana la región de Cheliábinsk en Rusia veía perturbado su desayuno cuando un meteorito, del tamaño de una lavadora, cruzaba el cielo dejando una estela al contacto con la atmósfera. Su tamaño hizo que no se desintegrase totalmente, sino que como tantas veces hemos visto en los documentales, se dividiese en varias partes, haciéndose más peligroso si cabe, e impactando varios trozos en el suelo con un estruendo ensordecedor dejando una onda expansiva con reèrcusiones similares a las de un terremoto.

Roturas de cristales y otros accidentes derivados del impacto han dejado un balance de más de 700 heridos, algo que, si bien puede parecer una cifra enorme para un meteorito tan pequeño, podría haber acabado con consecuencias desastrosas para la humanidad si llega a impactar contra la planta nuclear cercana en la región, aunque finalmente lo hizo a 80 km de distancia en el lago Chebarkul.

Este meteorito no viene solo, ya que esta misma noche nos enfrentamos a otro peligro aún mayor. Si el pequeño alienígena apenas pesaba 1 Kg, según los estudios realizados por la fuerza del impacto y con el tamaño de una lavadora, esta noche pasará a unos 27,000 km de la Tierra el asteroide denominado ‘2012 DA14’, con un tamaño similar al de un estadio y con un peso ligeramente superior, nada menos que 130,000 toneladas.

Según los científicos, estamos fuera de peligro y el impacto del meteorito no tiene nada que ver con el paso del asteroide, aunque algunos expertos no lo descartan, pero me parecen muchas casualidades juntas cuando esto no pasa desde el año 1908, momento en que no había apenas imágenes registradas del acontecimiento, en que un asteroide que era de menor tamaño, arrasó más de 1200 km cuadrados de bosque.

El asteroide 2012 DA14 pasará exactamente a una distancia de 27,700 km de nuestro planeta a una velocidad de 28,100 km/hora, una distancia inferior a la de nuestros satélites meteorológicos, que están a 35,800 km y cuya velocidad hará que su avistamiento sea casi imperceptible. El máximo acercamiento se producirá a las 19:23 hora peninsular, sobre Sumatra. Será precisamente a esa hora a la que se haga historia, puesto que se tratará del mayor acercamiento predicho en la historia, del que tengamos conocimiento desde que se puede medir, eso sí.

El asteroide fue descubierto por el astrónomo Jorge Nomen en la noche del 22 de febrero de 2012 y su órbita fue definida con exactitud sin entrañar ningún peligro para La Tierra. Esta órbita es muy similar a la de nuestro planeta alrededor del sol y el siguiente encuentro lo tendremos el 15 de febrero del año 2046, aunque para entonces y desde hoy habrá que recalcular esta órbita debido a que su acercamiento con la Tierra la modificará debido a la gravedad. Las probabilidades dicen que no es el momento, pero en Siberia tampoco contaban con ello en 1908.

Mars One, la futura colonización del planeta rojo en 2023

mars one

Dentro de un mes se cumplirán 34 años desde que el hombre pisó por vez primera otra tierra desconocida fuera de nuestro planeta, sucedió en nuestro satélite, la Luna. Muchas veces me he preguntado por qué no hemos vuelto allí arriba, aunque quizá se deba a que lo que de allí se puede extraer no tiene el suficiente valor científico como para malgastar dinero en un trozo de roca inerte.

La Tierra está expuesta en cualquier momento a ser el objetivo de un meteorito y, en un futuro muy lejano, si sobrevive, a ser engullida por el tiempo, por el astro que ahora nos mantiene con vida, el Sol, pues no es otro que su destino el crecer y hacerse más pequeño cíclicamente durante cientos de millones de años hasta quedar convertido en un agujero negro. Ese momento no lo conoceremos, pero pensando en las generaciones futuras, hay que centrarse en ganar tiempo ante cualquier eventualidad que pueda sacudir el planeta.

mars one logo

Tomando como idea las aportaciones anónimas a través de internet y gracias a las cuales numerosos estudios de desarrollo, por ejemplo de videojuegos, pueden sacar adelante un trabajo de otra manera imposible de llevar a cabo, así surge Mars One, que planea llevar humanos a Marte en el año 2023 fundando las bases de la primera colonia en el planeta rojo. El proyecto, que cuenta ya con integrantes de varios campos, embajadores en diferentes países del mundo y marcas patrocinadoras de compañías aeroespaciales, de momento es sólo una idea basada en la tecnología actual, que esperan hacer realidad dentro de una década.

Eso sí, el billete de ida y vuelta aquí de momento no existe, es un viaje de no retorno, desde el viaje que duraría entre siete y ocho meses en una nave tripulada, pasando por el aterrizaje y terminando con el asentamiento y la supervivencia. Ojala dentro de 10 años podamos ver cómo se convierte en realidad este gran sueño.

21 de diciembre de 2012, el fin del decimotercer baktún, el principio de un nuevo ciclo

maya4

La brocha de un antropólogo, de un arqueólo o la de un paleontólogo va dejando al descubierto la osamenta humana, los utensilios más comunes, también los más extraños y los huesos de aquellos seres gigantes que un día poblaron La Tierra. No puedo evitar pensar en el día en que la humanidad desaparezca. Ahora somos nosotros los que desenterramos cuerpos y las historias que les acompañan, imaginamos sus rostros, desvelamos sus misterios, lo que ese día comieron por última vez, cómo caminaban, cómo cazaban, cómo se comportaban, sus miedos, sus deseos, su cultura, todo basado en una completísima historia convertida en puzle y cubierta por un manto de tierra.

Y el día en que todo acabase, cuando pasasen miles de años, cuando en lugar de ocupar la parte en la superficie seamos aquellos que están enterrados, si otros seres nos descubriesen, intentarían imaginar nuestras vidas, nuestros últimos momentos, nuestra última comida, lo que pensábamos.

El día de ayer, el día de hoy, es como celebrar una nochevieja y un año nuevo pero más a lo grande, a través de un calendario que nunca se repite, el de la cuenta larga que se empleó en la época precolombina y que comienza a contar desde el 11 de agosto del año 3114 a.C.lo que se corresponde en números arábigos con el 0.0.0.0.0. o lo que es lo mismo, el primer día del primer baktún.

Ayer 20 de diciembre de 2012 llevando esa misma cuenta, estábamos en el último día del decimotercer baktún, que se corresponde con el 12.19.19.17.19 y hoy 21 de diciembre de 2012 se celebra el inicio de un nuevo ciclo, el del decimocuarto baktún, que se corresponde con el 13.0.0.0.0. Lo podemos ver en la siguiente representación, con los glifos que se utilizaban para representar los días y que son los que aparecen dibujados en las piedras y los códices. Los números eran representados mediante puntos y líneas.

Maya maya3

La cuenta larga está basada en el sistema decimal de base 20, así, si quisiéramos representar el número 25 a partir de la fecha de la cuenta larga, lo representaríamos como el 0.0.0.1.5. Sin embargo la cuenta no es tan simple, ya que a partir del siguiente periodo, la cuenta era de 18 unidades cada 20 días, con lo que la numeración 0.0.1.0.0 en lugar de corresponderse con el día 400 se correspondería con el 360.

A los días les llamaban kin, a los periodos de 20 días les lllamaban uinal, 18 uinal se correspondían con un tun, 20 tun equivalían a un katún y 20 katún formaban un baktún, es decir, 144,000 días. Esto refleja que hoy celebraríamos el día 1,872,000 desde que comenzó la cuenta. Así tendríamos 13 baktún. 0 katun. 0 tun. 0 uinal. 0 kin. Mañana sumaríamos un nuevo kin a la cuenta.

El calendario maya

Los periodos no acaban aquí, ya que varios baktún daban lugar a otro nombre y en muchas inscripciones mayas, la cuenta continúa haciendo referencia a determinados días adentrándose en fechas pasadas y futuras. Por lo tanto hoy no es ni mucho menos un día de destrucción, sino de celebración, el final de una cuenta para comenzar con otra, algo así como en el calendario civil cuando pasamos de 1999 a 2000, un clima de expectación, pero nada más allá de una celebración especial relacionada con los números.

Hoy los glifos hablan por sí solos desde los ecos del pasado remoto, traduciéndose este 21 de diciembre de la siguiente forma:

13 baktunes, 0 katunes, 0 tunes, 0 uinales, 0 kines, 4 ahau, 8 cumkú. Se manifestó la imagen, se colocaron las tres piedras. Plantaron la piedra el dios Remero Jaguar y el dios Remero Espina de Mantarraya. Esto ocurrió en el primer-cinco-cielo: la piedra del trono de jaguar, plantó la piedra el dios Negro-Primer Rojo. Esto ocurrió en el lugar de la Tierra, la piedra del trono de serpiente y entonces ocurrió que puso la primera piedra el dios Na Itzamhi, la piedra del trono del lirio acuático. Esto ocurrió en el cielo acostado, el primer lugar de las tres piedras. Se completaron 13 baktunes. Esa fue su acción, Señor del Cielo Elevado.

13.0.0.0.0

Especial EL FIN DEL MUNDO, 21 de diciembre de 2012: El insólito alineamiento galáctico

alineamiento galactico

2012pok-ta-pok, así se llamaba el famoso juego de pelota con más de tres mil años de tradición, un juego ritual precolombino que consistía en introducir la pelota por un aro situado a gran altura dentro de un campo de juego, y además había que hacerlo sin la ayuda de los brazos. Un juego ritual que resultaba mortal, ya que si uno de los dos equipos no conseguía introducir la pelota, su líder era brutalmente decapitado.

Pero el pok-ta-pok no era simplemente un juego, era una fiel representación de lo que ocurrirá este viernes 21 de diciembre de 2012 y los mayas la tenían bien presente cada uno de los días de sus vidas. Es una extraña sensación la que provoca el saber que aquellos que convirtieron este día tan cercano en una fecha tan importante y alrededor de la cual giraba parte de su vida, ahora no estén para verlo y ya sea inminente y seamos nosotros los que estemos ante el pok-ta-pok hecho realidad, ese que todos temían hace cientos de años.

pok ta pok

En el pok-ta-pok, la pelota representaba a nuestro astro, el Sol del solsticio de diciembre. El aro de meta no era sino el centro de nuestra galaxia y la cancha de juego La Vía Láctea. Este 21 de diciembre de 2012 ocurrirá un insólito alineamiento galáctico que sólo se produce una vez cada 26,000 años, por lo que será la primera vez que la humanidad pueda presenciarlo sin saber las consecuencias. Por primera vez La Tierra se alineará exactamente con el Sol y el centro de la Vía Láctea.

Para los mayas este acontecimiento era tan importante que lo marcaron como el final del ciclo del calendario de La Cuenta Larga, además de representarlo a través del juego de pok-ta-pok. Muchas han sido las hipótesis que se han barajado erróneamente sobre el fatídico día, sobre cómo podrían acabar nuestros días en el planeta, pero ninguna tan acertada o posible como la de las repercusiones que este alineamiento podría tener sobre nosotros.

Sabemos que nuestro satélite, la Luna, ejerce una fuerza importante sobre nuestro planeta, con la Luna llena suben las mareas y hay un mayor porcentaje de nacimientos, ¿por qué esta alineación no podría tener consecuencias? Lo único que se sabe es que la última vez que se produjo esta alineación galáctica coincidió con la desaparición del hombre de Neanderthal, que se produjeron cientos de desapariciones de especies sobre el planeta.

pok ta pok 2

Una de las teorías más barajadas es la del cambio de las corrientes magnéticas de la Tierra. El alineamiento supondría algo así como cruzar el ecuador de la galaxia, esas corrientes magnéticas cambiarían de sentido y desplazarían la corteza terrestre, lo que los científicos llaman “reversión de los polos magnéticos”. Esto tendría como consecuencia un drástico cambio que comenzaría el 21 de diciembre de 2012, que no supondría un final para la humanidad, pero sí el inicio de un nuevo ciclo en que se sucederían terremotos y catástrofes naturales como consecuencia de la reversión, cambiando por completo la faz del planeta para siempre. Otra de las teorías auguran tormentas solares con el alineamiento, que nos dejarían incomunicados además de un cambio en la polaridad magnética de la Tierra con las mismas consecuencias.

Quedan tan solo unas horas para saber qué hay de cierto en todo esto, para salir de dudas y para enfrentarnos a lo desconocido. Quizá no ocurra nada o quizá ese día se desvelen muchos de los misterios a los que intentábamos dar respuesta en la evolución de la humanidad. Este viernes 21 de diciembre de 2012, algún niño en algún lugar del mundo llevará un balón en sus pies intentando encajar la pelota en la portería, jugando a las reminiscencias del juego primigenio, y no sabrá que ese deporte al que juega estará teniendo su propia representación sobre su cabeza, desde la tierra que pisa hasta millones de años luz adentrándose en el Universo.

Tengo una pirámide maya en mi pared

piramide maya

Medir el tiempo. Cuántas veces nos preguntamos entre la noche y la mañana en qué día estamos, miramos a la pared y consultamos en los oráculos de papel ese día en que tenemos una cita médica, un cumpleaños olvidadizo o una cita importante. El paso del tiempo trae consigo un avance, la tecnología y las nuevas ideas hacen posible que todo lo que antes era de un tamaño gigantesco, al final termine en la palma de nuestra mano, y me vienen a la mente aquellos super ordenadores que ahora tenemos a toque de un click.

Cuatro caras correspondientes a los cuatro ciclos del año civil, las cuatro estaciones. Si uno se dispone a subir por una de esas caras hasta la superficie, contará 91 escalores, y así podría seguir con una, otra y la última de las caras, sumando 91 más 91 más 91 más, un total de 364 escalones, ¿os va sonando la cifra? El último escalón, el situado de frente al lugar de los sacrificios a los dioses, el 365.

365 días, un año. Nunca hubiera pensado que ese calendario que tengo en mi pared, hace un tiempo se esculpiese en piedra y fuese parte de rituales, cuentas y profecías. Porque las pirámides mayas son auténticos calendarios sobre la tierra.

Especial EL FIN DEL MUNDO, 21 de diciembre de 2012: El final del calendario Maya, los orígenes de la profecía

cuenta larga

201212 del 12 del 12, coincidiréis conmigo en que la de hoy es una fecha muy especial que jamás volverá a repetirse. La inquietud que invade a la humanidad estos días, no tiene que ver con una fecha inventada, ni rumorología legendaria, ni con suposiciones, sino con un hecho ante el cual no cabe ningún tipo de duda. La civilización maya era capaz de medir el tiempo con tanta precisión (y tengamos en cuenta que estamos hablando de una civilización que no dispone de los instrumentos científicos actuales) que eran capaces de determinar mediante su sistema de calendarios la duración del año solar con una diferencia de tan sólo 8 segundos con relación al nuestro.

calendario civil

Los mayas tenían varios calendarios, algunos de ellos con cuentas de más de diez millones de años con gran precisión. Todos estos calendarios se relacionan con los ciclos lunares, solares y el movimiento de los planetas, una cultura tan obsesionada con la medición del tiempo que eran capaces de predecir un eclipse solar con miles de años de antelación.

El calenario maya consiste en tres cuentas de tiempo distintas, pero que transcurren de forma simultánea, al fin y al cabo el tiempo fluye, nunca se para. El calendario sagrado de 260 días, el civil que conocemos todos de 365 días y el más importante y con el que comienzan todos nuestros problemas e intrigas y que nos lleva a la fecha fatídica, el de la Cuenta Larga.

calendario sagrado

La Cuenta Larga es algo así como un calendario profético que comprende una era de 5125 años, y viene a señalar el espacio de tiempo que transcurre entre un evento que ocurrió en el calendario sagrado con respecto a otro momento en el calendario civil. El calendario de la Cuenta Larga comienza el 13 de agosto del año 3114 a.C. y se para abruptamente el 21 de diciembre de 2012, una fecha que los mayas marcaron como un evento especial con respecto a otro suceso importante el día en que comenzó esa cuenta.

Precisamente el día 21 de diciembre de 2012 marca el solsticio de invierno en el hemisferio norte, o lo que es lo mismo, el día más corto del año, un hecho que ocurre cada año y que es a lo que llamamos Navidad (estrictamente sin referirnos al día en que se celebra religiosamente). Pero este día de este año, lo que se producirá no será sólo este acontecimiento anual, sino algo aún más grande, un fenómeno que jamás ha visto la raza humana y que sólo se produce cada 26,000 años.

calendario maya

¿Un asteroide que chocará contra La Tierra, erupciones solares, terremotos u otra serie de catastróficas desdichas? No te pierdas la próxima entrega del Especial EL FIN DEL MUNDO: El insólito alineamiento galáctico. Pero antes de eso… algo más.

Especial EL FIN DEL MUNDO, 21 de diciembre de 2012: Supersticiones

paraguas

2012Cuando esta fecha estaba lejana, no daba tanto miedo como ahora, algo así como ver a un fiero animal desde los seguros barrotes de un zoo. Ahora que se acerca, su fenómeno es incluso más intenso que el que sufrimos con el cambio de 1999 al 2000, cuando todo el mundo esperaba impaciente las sorpresas que nos depararía el cambio de milenio (no estrictamente, claro).

Todavía hay gente que no sabe acerca de la fecha del 21 de diciembre de 2012, os lo aseguro, esta misma mañana me encontré con alguien ajeno a todo esto, mientras que en canales como National Geographic no paramos de ver documentales especiales acerca de nuestro último día en La Tierra y las claves para entenderlo, canal en el que el mismo día 21 ofrecerán una maratón de 24 horas dedicada en exclusiva al fin del ciclo del calendario maya.

gato negro

Hoy, cuando apenas faltan 11 días (11, ese número mágico), es el momento de ver teorías y de profundizar en el comportamiento humano ante lo desconocido y precisamente esto último es lo que haré hoy, indagar en uno de los comportamientos del ser humano que nunca se extingue, el de las supersticiones, un tema al que regreso seis años más tarde, cuando este blog estaba creado pero tomando una forma desconocida y mi rincón era otro diferente. Entonces estaba empezando en esto del mundo de internet, experimentando y la segunda parte nunca llegó. Quizá estaba esperando a este momento, más grande, más sabio y más tonto. No me voy a poner a enumerar las supersticiones, que hay muchas y encima cada cual tiene la suya, sería una historia interminable, voy a hablar de mí y de mi entorno y del por qué necesitamos aferrarnos a una superstición.

escalera

Cuando yo era pequeño sufrí, como el resto de la humanidad, este mal que te esclaviza y te ata a unas condiciones invisibles. Comencé por levantarme y poner siempre el pie derecho en el suelo, continué con alguna pequeña rutina pasajera con la que me sentía bien, apagaba las luces en un determinado orden, evitaba pasar siempre por debajo de las escaleras y algo de lo que me avergonzaba y me avergonzaré toda mi vida y que comenzó como un pequeño juego supersticioso, tocar algo de metal al ver a una persona con el pelo pelirrojo.

Un día me di cuenta de las tonterías que estaba haciendo y decidí jugar al juego contrario, qué pasaría si primero dejaba de tocarme el botón del pantalón al ver esa vecina pelirroja. Un día me la crucé y con mucho esfuerzo vencí al miedo. Y no pasó nada malo. ¿Por qué estaba apagando las luces en un orden, por qué no me levantaba como me diese la gana? Aprendí a relacionar mis supersticiones con mis miedos. Cada vez que apagaba esas luces o me levantaba de la cama, estaba persiguiendo una acción de acuerdo con el mundo, con la naturaleza: “Si me levanto con el pie derecho, hoy todo saldrá bien”. Pero los pactos con los seres invisibles de la mente, se quedan en nuestra mente. Hice todo lo contrario y no pasó nada.

espejo

La última de las supersticiones que me quité fue la de las escaleras, quedando libre para siempre. Ocurrió un frío día de otoño en la ciudad, un aviso de un telegrama en la oficina de correos. Eran ya casi las ocho de la tarde, cuando me interné en la calle San Francisco, atestada de gente ultimando compras y regresando de sus trabajos. Era tal la incertidumbre por el asunto del telegrama que, para eludir a tantas personas, decidí meterme por debajo de una escalera de un hombre que estaba colocando la iluminación. No fue hasta media hora después, cuando abrí el sobre en el ascensor, que tú y yo creamos el segundo de nuestros lazos, Yoko. Desde entonces creé lo que yo llamo “superstición en positivo”, es decir, que siempre que puedo, paso por debajo de una escalera en la calle (eso sí, que tonto no soy, siempre que la vea estable). Hemos relacionado el peligro con nuestro miedos, la situación real de una escalera cayendo sobre alguien con nuestros temores, el que se te cruce un gato negro, con el susto que te llevas y más si sale aullando de un contenedor a tu lado cuando pasas a las cinco de la madrugada cuando todo está en silencio (y de esto soy testigo, Cuenca, madrugada para coger el autobús de camino a casa, descampado a oscuras, gato sale lanzado del contenedor aullando enfrente de mi cara y me pega el mayor susto de mi vida, no sé si era negro, pero ya se sabe cuándo dicen que todos los gatos son pardos).

luna llena

Durante toda mi adolescencia, he podido ver cómo la gente a mi alrededor es esclava de sus propios miedos. A mi hermana, cuando su entonces novio estaba en el servicio militar, apagar y encender las luces un número determinado de veces, a mi tía despedirse sin decir adiós, siempre evitando esa palabra que parece de despedida eterna… una penitencia que nos cargamos a cuestas sobre el hombro y que, o bien pasa a formar parte de nuestra vida, o aprendemos a deshacernos de ella, pero ante la que cada cual elige lo que hace con ella y el momento.

nudo

Si la carga es ligera y nos hace sentir bien, es tan humilde como comerse un caramelo a escondidas. Pero si es pesada, tarde o temprano termina desapareciendo, cuando un buen día la mente despierta y comprende que no vale tanto sufrimiento una acción que nadie, sino lo inevitable, va a saber recompensar.

Ops, se me olvidó mencionar que todavía llevo una superstición a cuestas de por vida… a los siete años rompí un espejo y su maldición aún perdura. Si sobrevivimos al 21 de diciembre de 2012, quizá tenga que hacer una tercera parte…

Los árboles más grandes del mundo

ng dic 2012 2

National Geographic nos trae en este mes de diciembre de 2012 un reportaje sobre los árboles más grandes del mundo, que no es el primero, las secuoyas gigantes. Un equipo encabezado por el prestigioso fotógrafo de la revista, Michael Nichols, recorre y se sube a una de estas secuoyas gigantes de 75 metros y más de 3,200 años de antigüedad para fotografiar el árbol desde la base hasta la copa y regalárnosla en un precioso póster de cuatro láminas en cuyo reverso podemos descubrir la cantidad de vida que puede llegar a alojar este monstruo de la naturaleza.

ng dic 2012 3

ng dic 2012 1

Además junto a la revista, que además cumple ya 125 años en 2013, podemos encontrar una edición con la ya tradicional agenda, que este año conmemora ese importante aniversario, descubriendo en cada vuelta de hoja un interesante dato de la sociedad fundada en 1888.

ng dic 2012 4

Para el que esté interesado, hace poco National Geographic emitió en televisión precisamente el documental sobre la complicación de fotografiar una secuoya gigante, la situación de las cámaras, intentar inventar un sistema de control remoto que además no se moviese mientras se tomaban las capturas para después unirlas y por supuesto, el espacio y las inclemencias del tiempo y la luz necesaria para llevar a cabo una de las fotografías más impactantes que cae este mes en nuestras manos.

RÉPLICA DEL POSTER

snow-tree-645x1708

El eclipse solar total del 13 de noviembre de 2012 será el más remoto del siglo

Mientras la Luna se pasea entre La Tierra y el Sol, arrastraá consigo una sombra de proporciones épicas sobre nuestro planeta, una sombra de más de 160 kilómetros de ancho que viajará por el océano Pacífico y la gran barrera de coral hasta llegar a Australia.

El eclipse total podrá ser visto en el norte de Australia, aunque sólo la ciudad de Cairns podrá disfrutar de apenas dos minutos mientras la Luna tapa casi por completo el astro. Por suerte y gracias a las tecnologías, podrá ser seguido online a través de internet.

Se trata por tanto del eclipse solar más remoto de este siglo, ya que el camino de su sombra apenas roza tierra firme. Eclipse de navegantes y, para algunos, el principio del fin.

Lo que Sandy se llevó

Tendemos a separar a los elementos de la naturaleza, la fuerza del viento, la volatilidad del fuego, el poder del agua. Todo parece en orden y en calma, como una persona cuerda y tranquila.

Y cuando a la naturaleza se le cruzan los cables, olvida cada elemento por separado y los une a todos para sembrar el caos sobre La Tierra. Un grito desesperado.

Neil Armstrong: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”

Aún faltaban muchos años para que yo naciese, cuando la gente se reunía con vecinos y amigos en aquella noche de 1969 frente a los pocos televisores en blanco y negro para ver pisar la luna por primera vez, escuchando esas palabras, ya leyenda, de un hombre que nos abandona hoy, Neil Armstrong, a la edad de 82 años, algo que deja constancia de que los viajes al espacio al menos no son tan nocivos.

Aquella frase, estuviera o no preparada para cuando se pisase el suelo lunar, significó el primer paso de un rumbo, un camino que continúa para el hombre, abriéndose paso por el universo, incluso llegando a sus orígenes. Miramos al cielo y sólo vemos un vacío inmenso salpicado de estrellas, pero allá arriba, invisibles a nuestros ojos porque no brillan, hay satélites que siguen indagando en la vida desconocida, naves que van en busca de respuestas a preguntas.

Al final todo es roca, agua, elementos, y las respuestas que buscamos las tenemos tan cerca como que somos nosotros mismos la composición de aquello que podamos encontrar ahí fuera por muchos años luz que haya de diferencia. Aún así, la ilusión sigue intacta, porque aunque podamos encontrar parecidos allá afuera, nunca se sabe lo que el tiempo y el espacio han podido hacer a su antojo y albedrío.

Estar en la Luna, ¿de verdad te gustaría?

Como si fueran dos mundos paralelos, somos incapaces de ver con nuestros propios ojos la inmensidad de La Tierra pero podemos verla a ella y ella no puede ver su inmensidad, pero puede admirar la nuestra. Tan cerca pero tan lejos, estar en la Luna.

Hoy National Geographic ha aportado algunos datos muy curiosos de la vida cotidiana que en nuestro satélite cambiarían por completo y nos obligarían a llevar otro estilo de vida diferente. Algo tan común como comunicarse sería imposible, adiós a los gritos, a las canciones que tanto nos gustan, a conversar, a silbar tarareando una melodía o al ducharse, porque en la Luna no hay viento ni sonido. Y lo de ducharse va a ser que no, ya que de quitarnos el traje espacial nuestra sangre herviría de forma instantánea, evaporándose de nuestro cuerpo y dejándonos como estatuas blanquecinas inertes.

La alegría tampoco tendría lugar si viésemos a nuestro equipo meter un gol, ya que nuestro peso se reduciría casi una séptima parte y la disminución de la gravedad haría que dar un  salto fuese tan peligroso que podríamos salirnos del planeta y perdernos para siempre.

Además de estos datos, hay otras curiosidades, como que la superficie del satélite es más pequeña que el continente asiático, que ha llegado más gente a la Luna que al fondo de nuestros océanos, o que cada año la Luna se aleja de la Tierra 3,8 centímetros, con lo que algún día dejarán de exisitir los eclipses lunares y cambiarán los ciclos que tienen que ver con las mareas, implicando a todo el planeta.

Por cierto, con luna llena la gente no se comporta de forma extraña, si quieren achacar su comportamiento a este fenómeno, que lo hagan, pero queda demostrado que no nos influye.

 

Instinto

No llevamos aquí unos meses, ni años, ni siglos, llevamos viviendo milenios, viviendo nuestras vidas bajo un patrón común, unas necesidades básicas que no nos podemos saltar. Podremos practicar más o menos deporte incluso obviarlo, podemos decidir si ver la tele, escuchar música, estudiar una carrera y convertirnos en artistas. Y mientras estas decisiones se llevan a cabo no podemos olvidar que las necesidades originales siguen ahí, recordándonos lo que somos.

Que unas pequeñas partículas en nuestro cuerpo puedan conservar y arrastrar la memoria y las costumbres a lo largo de generaciones durante miles y miles de años produce algo de miedo, partículas que nos confieren la necesidad de respirar cuando salimos del vientre materno, el instinto que nos lleva a cometer acciones antes incluso de que podamos haberlas aprendido.

El eclipse lunar más largo de la década, esta noche 15 de junio

Según los expertos, este eclipse será el más largo y oscuro de todos los habidos durante más de 10 años. Durante dos horas podremos admirar cómo las sombras se apoderan de nuestro satélite para envolverlo en un color anaranjado. Que podamos asistir a este duradero espectáculo se debe a que el camino que recorrerá la sombra de la Tierra, interponiéndose entre la Luna y el Sol, será pasando directamente por el centro de la Luna.

El último eclipse de esta duración tuvo lugar en el año 2000 y no se repetirá uno igual hasta el 2018. Cincuenta minutos será lo que tarde aproximadamente la sombra en envolver por completo a la Luna para sumirla en la oscuridad absoluta. Podrá observarse desde cualquier punto de Europa excepto desde el norte de Escocia y Escandinavia.

La “superluna” del 19 de marzo – La luna más grande en 18 años

No será un atardecer normal, una luna que se hace más grande que nunca, acompañó los últimos rayos de sol de la puesta.

Nuestro satélite hará su mayor acercamiento a La Tierra precisamente hoy, el mayor que se produce en 18 años. La Luna llena siempre aparece en el horizonte como una grandisco, esto se debe a su órbita, que no es un círculo perfecto, sino que es en forma ovalada, habiendo veces que se encuentra a menor distancia de La Tierra y otras en que la distancia es mayor, lo que se llama perigeo y apogeo. Como esta órbita no es siempre la misma, esto hace que estas distancias varien y que desde 1993 no se posicionase tan cerca de nuestro planeta dentro de esa órbita, exactamente se sitúa hoy a 356,577 kilómetros.

La llamada “superluna” del 19 de marzo podrá ser vista en el atardecer del día del padre, un 20% más brillante y un 15% más grande de lo que la vemos diariamente.

Aquellos aerolitos gigantes

Sucedió hace ya bastantes años, de repente la humanidad se levantó y las noticias ya hablaban de trozos de hielo gigantes que habían caído desgraciadamente sobre algún coche de algún ciudadano español destrozándolo, otros desplomando techos y otros simplemente se los encontraron mientras paseaban.

Pero cuando parecía que todo había quedado en una simple anécdota, de repente a lo largo y ancho de medio mundo de punta a punta comenzaban a saltar las noticias de que se habían producido más accidentes y encontrado más aerolitos, lo que produjo una pequeña conmoción.

Recuerdo mirar asustado la pantalla del televisor observando esos trozos de hielo y pensando que en cualquier momento del cielo podría llover uno de esos… para aplastarte directamente. Muchos comenzaron a desarrollar teorías científicas sobre vientos provenientes de vete a saber dónde o lo achacaban a la climatología, aunque otros se dedicaban a aventurar el fin de los días (que hay gente que parece que lo desea, porque si no no se entendería su fervor, cualquier fenómeno inexplicable=fin del mundo). Algunas noticias fueron patentemente un engaño, aerolitos fabricados made in casa, pero otros eran reales. Sea como sea hasta los libros recogen esta extraña noticia que no pasó desapercibida y precisamente uno de esos libros me lo ha vuelto a recordar.

Hay noticias que datan del 2007 y los aerolitos aúin siguen cayendo. Bueno, con tener suerte y que no caiga uno en nuestras cabezas, es suficiente.

La cuerda entre el cielo y la tierra

Ahora tengo un motivo más para que me gusten las tormentas, a pesar de la mezcla entre miedo y bienestar que pasé el sábado 3 de julio en que nació mi sobrina. Ver cada rayo que cruza el cielo es un espectáculo alucinante y nunca deja de impresionar por muchos años que pasen, por muchas tormentas a las que se asista.

Aunque algunos se quedan en el cielo, otros impactan en cualquier sitio, uniendo cielo y tierra como cuerdas luminosas intentando aferrarse a algo.

La Luna siempre nos muestra la misma cara

Hace algo más de un año, me propuse crear un blog pensando en aquello que me llamó la atención en mi infancia, que fuese instructivo y que pudiese divertir a cualquier niño que pudiera leerlo. Por eso creé ellibrodepetete.wordpress.com donde di rienda suelta a ese niño que aún llevo dentro y conseguí lo que me propuse, captar la atención de los más pequeños que pudieran navegar por internet y hacer que aprendiesen divirtiéndose como yo lo hice en su día con El Libro de Petete.

Por desgracia las circunstancias y la dedicación que necesita este blog que ya casi alcanza la cifra de 150,000 visitantes, hace que no disponga de tiempo suficiente para actualizarlo como se merece, pero quedan grandes posts, como el que extraigo a continuación, el cual los niños consideran muy instructivo e interesante. Hasta yo aprendí cosas nuevas con él. La pregunta es:

Petete, ¿por qué siempre vemos la misma cara de la luna?

¿Por qué siempre vemos la misma cara de la Luna?

Es bastante tarde ahora que estoy escribiendo. Estoy aquí a las afueras de Trulalá sentado en el banco de tronco de árbol esperando a ver si vienen Hijitus y Pichichus, pero por aquí no aparece nadie. ¿Qué les habrá pasado? Ese rastro de arena me tiene preocupado. No se los habrá llevado el hombre del saco.

Hay luna llena esta noche y además está despejado, se pueden ver desde aquí los mares de la Luna y los cráteres. ¿No os habéis preguntado nunca por qué siempre que miramos hacia arriba vemos la misma cara de la Luna? Sea llena, menguante, creciente o llena, la miremos directamente o con telescopios, siempre vemos las mismas cosas de ella, sea donde sea donde estemos, en cualquier país del mundo.

Como sabéis, la Tierra hace dos movimientos, uno de traslación alrededor del sol que da lugar a las estaciones y otro de rotación sobre sí misma, lo que da lugar al día y la noche.

La Luna hace esos dos mismos movimientos, uno de traslación alrededor de la Tierra, ya que es nuestro satélite, y otro de rotación sobre sí misma. Entonces, ¿por qué vemos siempre la misma cara? Pues es sencillo, vemos siempre la misma cara porque el tiempo de rotación y el de traslación de la Luna coinciden, aunque en la práctica vemos siempre un poquito más de la cara oculta debido a unos balanceos de la fase de rotación, lo que se conoce como libración. Os pongo una fotografía en movimiento que se hizo en 2005 para que veais la libración.

Libración de la Luna

Para que lo tengas más claro te propongo un juego. Pide a una persona mayor que lo haga contigo. Esa persona será la Tierra y se tiene que poner en el medio y tú serás la Luna y girarás a su alrededor. Debéis estar sincronizados perfectamente para que salga bien, ¿vale?

Ambos teneis que girar sobre vosotros mismos. el que hace de Tierra en el centro gira sobre sí mismo y no se mueve del centro. Mientras, el que hace de Luna, además de girar sobre sí mismo tiene que ir poco a poco trasladándose alrededor del que hace de Tierra sin dejar de girar ninguno de los dos. Si os sincronizais bien veréis que jamás os llegais a ver la espalda, siempre que os encontrais al dar una vuelta sobre vosotros mismos os veis la cara.

Pues así es como ocurre y esta es la respuesta de por qué siempre vemos la misma cara de la Luna. Os dejo una foto de lo que estoy viendo ahora mismo.

Luna en Trulalá

Me quedaré un ratito más a ver si aparecen Hijitus y Pichichus, por lo menos la compañía de la Luna me agrada, pues siempre está de cara.

En castellano nuestro primer día de la semana se llama LUNES, que viene del latín LUNAE DIES, que significa DIA DE LA LUNA. En idioma inglés ocurre lo mismo, sería MONDAY, que viene de MOON DAY y en francés exactamente lo mismo, ya que allí se escribe LUNDI. En italiano sería LUNEDI.

Como mes la Luna tiene una influencia sobre nosotros muy grande. Normal, la vemos casi todos los días antes de ir a dormir.

El libro gordo te enseña,

el libro gordo entretiene,

y yo te digo contento,

hasta la clase que viene.

Luces en el campamento

Algunos fenómenos naturales no dejan de impresionarme los sentidos, quizá por su rareza, porque no estoy acostumbrado a verlos en mi vida cotidiana, igual que la nieve adornando las calles. Seguramente para aquellos que diariamente vez las luces de una aurora boreal, esta sobre un campamento sea una más, es lo malo de acostumbrarse a la belleza, pero para mí es especial, aunque sea en fotografía.

Isla de hielo a la deriva

Pocas noticias logran sorprenderme, pero esta, no me ha pasado desapercibida. En estos momentos un iceberg del tamaño de Luxemburgo o de la isla de Tenerife, anda vagando libremente por el océano tras desprenderse de los glaciares de la Antártida al colisionar el pasado 11 de febrero otro iceberg, hecho que ocasionó una liberación de energía equivalente a entre 5 y 10 toneladas de explosivos.

Que semejante isla de hielo ande perdida a la deriva puede afectar negativamente a las corrientes oceánicas, las cuales podrían verse afectadas, así como a los propios patrones climáticos. No solo eso, sino que a medida que se separa de las aguas frías, podría derretirse con mayor rapidez, lo que a la larga produciría un aumento del nivel del agua que afectaría de alguna forma a la superficie del planeta.

La luna del lobo (wolf moon)

De acuerdo a las tradiciones de los nativos americanos, la luna más grande y brillante del año es considerada como la luna del lobo (wolf moon), ya que se asociaba a los aullidos de los lobos en el frío invierno.

Este fenómeno tuvo lugar el pasado viernes 29 de enero de 2010, el satélite aparecía en el cielo un 30% más brillante yn un 14% más ancho, ya que se sitúa más cerca de La Tierra de lo habitual.

fotografía de Taylor S. Kennedy