Brote del alba

brote del alba 2

Siempre he tenido especial admiración por ver cómo la vida se abre paso. Una simple semilla que guarda en su interior un pequeño big bang al que solo hay que poner bajo unas condiciones para que toda la información que lleva dentro comience a darle forma.

Dentro de esta lata hay semillas de brote del alba. He pasado muchos días riéndome un poco con mi sobrino, haciéndole creer que están dentro de la lata porque son plantas carnívoras y en realidad se lo ha creído.

Por muchos años que pasen, esa admiración no desaparece. Llegó el momento de plantar las semillas.

brote del alba 1

El cometa Ison contra el Sol

ISON Nov 19

Es cuanto menos una sensación extraña pero que nos ocurre a menudo, el no saber nada de la existencia de algo o de alguien, de repente se cruza en nuestras vidas diarias, saber que no volveremos a verlo nunca más y embargarte un sentimiento muy cercano al desaliento.

Esto es lo que ocurrirá con el cometa Ison, ese completo desconocido que ahora mismo se está cruzando en nuestras vidas. Viene de muy lejos, conoció el inicio del Universo, forma parte de él de forma prístina. De repente algo lo arrojó a una aventura que ha durado mucho tiempo. Hasta entonces era un congelado eterno, pero ahora juega a ese juego que es la vida y en estos momentos lucha contra el Sol.

La lucha entre la vida y la muerte. Cada minuto que pasa, cuanto más se acerca al astro, mayor es la lucha. Un núcleo helado que se va desintegrando poco a poco con el intenso calor. Así puede terminar su aventura después de miles de millones de años, convirtiéndose en una nube de polvo en el basto Universo donde nació, sin que lo hayamos podido ver nunca.

Si sobrevive y da la vuelta, nos regalará el mayor espectáculo que hayamos podido ver en el cielo, será tan brillante como la Luna, pero después de eso partirá y no volveremos a verle nunca más.

Ison no deja de ser una representación de la vida, de la muerte, del principio y el fin, de la cantidad de momentos que nos perdemos por nuestra condición. No podemos abarcarlos todos, pero sí tenemos la posibilidad de disfrutar de aquellos que el destino pone en nuestro camino.

Un paseo por el zoo (IV): Peces

escualos 2

En algún momento de la vida, una especie que vivía en los océanos se adentró hacia la tierra descubriendo un nuevo hábitat y dando lugar a nuevas especies, cuya sustancia vital era el agua de la que provenía. El organismo se adaptó para respirar el aire exterior, volviéndose tan torpe que ya le fue imposible surcar las profundidades por sí solo.

escualos 3 escualos 4

Ahora miramos, admiramos de tú a tú a las criaturas que dejamos atrás hace millones de años, sin comunicación posible, sin contacto físico, como quien contempla un fósil perdido en algún lugar remoto y se pregunta qué ocurrió sin obtener una respuesta.

escualos 1

Evolución

evolucion

Dos horas al día andando y aún así quedan energías para un último esfuerzo al llegar del trabajo. Con el calor pegando fuerte a más de cuarenta grados, el sudor en la frente comienza a resbalar y ni las cejas pueden ya contener el goteo incesante, llegando hasta los ojos y lo que escuece cuando esto pasa.

Las cejas que protegen del sudor para que esto no ocurra, las pestañas que protegen a los ojos, actuando como una pequeña tela de araña que detecta posibles objetos extraños obligando al párpado a cerrarse, el pelo que trata de proteger del frío…

Me pregunto si en algún momento el ser humano se ha dado cuenta de su evolución a lo largo de los siglos, si fueron conscientes de que les estaban saliendo cejas, de que sus manos se hacían retráctiles para atrapar objetos y manejar herramientas más complejas, de que su cuerpo se despejaba de pelo a medida que utilizaban ropajes para cubrirse.

Cada cambio en el ser humano en su evolución es tan pequeño y tan lento que, al producirse durante centenares de generaciones, cuando al final alcanza su volución máxima termina siendo algo natural. Me pregunto si con el uso de pantallas táctiles, de ordenadores y con el mundo rodando a un ritmo tan endiabladamente rápido, no se sté produciendo en cada uno de nosotros un cambio sin que lo estemos notando, hasta que dentro de unos cuantos siglos llegue alguien que se pregunte si fuimos conscientes, tal y como yo estoy haciendo en este momento.

La Hora del Planeta

Hora del planeta

Hace algo más de una semana que la cisterna de casa estaba rota. Ya no sólo no se podía gastar la mitad de agua cada vez que se vaciaba, porque no dejaba hacerlo, sino que además constantemente goteaba durante todo el día, perdiendo más agua si cabe. Ahora ya está arreglada y, a escondidas, tengo que pulsar a la mitad la cisterna para gastar 5 litros en lugar de 10.

Me gusta ahorrar energía y agua porque pienso en los que vendrán después (ya no sólo en el dineral que cuestan la electricidad y el agua), porque quiero que este planeta se conserve durante el mayor tiempo posible, porque soy consciente de que esto al fin y al cabo es una bola de tierra gigante con unos recursos limitados que, desgraciadamente, no podremos reabastecer hasta que salgamos a otros mundos en busca de ellos. Y ese tiempo no está cerca.

Por este motivo esta semana me cabreaba y tenía que ser ecológico a escondidas, porque ni en mi propia casa soy capaz de hacer entender lo importante de no gastar más de lo necesario, acusándome de haber roto esa cisterna por hacer eso precisamente. Pero lo seguiré haciendo una y mil veces, porque prefiero que haya que arreglarla cada dos años a malgastar. No he conseguido mi objetivo con esto, pero en el resto de cosas parece que todos hacemos lo posible. Ya no hay bañera desde hace muchos años, sino plato de ducha, separamos los materiales para después desecharlos en sus respectivos contenedores, e intentamos no generar más basura de la necesaria por cabeza.

No comulgo con el cambio de hora que se hace dos veces por año. Quizá el cambio de la primavera, ese último fin de semana de marzo, tenga un cierto sentido, pero el que se realiza en otoño no llega a convencerme. Sólo sé que al hacer el cambio dicen que se ahorra mucha energía, pero con lo único que me encuentro es que antes del mismo al levantarse no había que encender las luces y después sí, así que sigo sin entender dónde está el ahorro, ¿en las empresas? Y de qué sirve si después en millones de hogares se enciende una luz que no debería.

Aún así esta noche es la hora del planeta. Una hora de 20:30 a 21:30 en que cada ciudadano puede decidir si continuar con su vida o pararla por un momento. Me gusta que no vendan esta hora como venden el cambio de hora que vendrá la semana que viene. En esta hora no se salvará al planeta, apenas se ahorrará energía, esa es la verdad, pero aquel que quiera unirse tendrá el privilegio de reflexionar, que no es poco.

Leer algunas páginas de un libro con la poca luz natural que reste del día, pasar un rato en casa o salir, sin televisión, sin rutinas, haciendo algo diferente o aprovechar para hacer algunas fotografías. Desconozco lo que haré durante esa hora, aunque una de las ideas va ganando fuerza.

Un meteorito cae en la región de Cheliábinsk en Rusia y todo sobre el asteroide 2012 DA14

meteroito cheliabinsk

Somos el blanco perfecto en su viaje de ida sin retorno y La Luna es testigo de ello. Diariamente La Tierra es bombardeada por decenas de meteoritos, pero a su contacto con la atmósfera la mayoría de ellos o bien caen en zonas despobladas o directamente se desintegran sin llegar a impactar.

Esta mañana la región de Cheliábinsk en Rusia veía perturbado su desayuno cuando un meteorito, del tamaño de una lavadora, cruzaba el cielo dejando una estela al contacto con la atmósfera. Su tamaño hizo que no se desintegrase totalmente, sino que como tantas veces hemos visto en los documentales, se dividiese en varias partes, haciéndose más peligroso si cabe, e impactando varios trozos en el suelo con un estruendo ensordecedor dejando una onda expansiva con reèrcusiones similares a las de un terremoto.

Roturas de cristales y otros accidentes derivados del impacto han dejado un balance de más de 700 heridos, algo que, si bien puede parecer una cifra enorme para un meteorito tan pequeño, podría haber acabado con consecuencias desastrosas para la humanidad si llega a impactar contra la planta nuclear cercana en la región, aunque finalmente lo hizo a 80 km de distancia en el lago Chebarkul.

Este meteorito no viene solo, ya que esta misma noche nos enfrentamos a otro peligro aún mayor. Si el pequeño alienígena apenas pesaba 1 Kg, según los estudios realizados por la fuerza del impacto y con el tamaño de una lavadora, esta noche pasará a unos 27,000 km de la Tierra el asteroide denominado ‘2012 DA14’, con un tamaño similar al de un estadio y con un peso ligeramente superior, nada menos que 130,000 toneladas.

Según los científicos, estamos fuera de peligro y el impacto del meteorito no tiene nada que ver con el paso del asteroide, aunque algunos expertos no lo descartan, pero me parecen muchas casualidades juntas cuando esto no pasa desde el año 1908, momento en que no había apenas imágenes registradas del acontecimiento, en que un asteroide que era de menor tamaño, arrasó más de 1200 km cuadrados de bosque.

El asteroide 2012 DA14 pasará exactamente a una distancia de 27,700 km de nuestro planeta a una velocidad de 28,100 km/hora, una distancia inferior a la de nuestros satélites meteorológicos, que están a 35,800 km y cuya velocidad hará que su avistamiento sea casi imperceptible. El máximo acercamiento se producirá a las 19:23 hora peninsular, sobre Sumatra. Será precisamente a esa hora a la que se haga historia, puesto que se tratará del mayor acercamiento predicho en la historia, del que tengamos conocimiento desde que se puede medir, eso sí.

El asteroide fue descubierto por el astrónomo Jorge Nomen en la noche del 22 de febrero de 2012 y su órbita fue definida con exactitud sin entrañar ningún peligro para La Tierra. Esta órbita es muy similar a la de nuestro planeta alrededor del sol y el siguiente encuentro lo tendremos el 15 de febrero del año 2046, aunque para entonces y desde hoy habrá que recalcular esta órbita debido a que su acercamiento con la Tierra la modificará debido a la gravedad. Las probabilidades dicen que no es el momento, pero en Siberia tampoco contaban con ello en 1908.

Mars One, la futura colonización del planeta rojo en 2023

mars one

Dentro de un mes se cumplirán 34 años desde que el hombre pisó por vez primera otra tierra desconocida fuera de nuestro planeta, sucedió en nuestro satélite, la Luna. Muchas veces me he preguntado por qué no hemos vuelto allí arriba, aunque quizá se deba a que lo que de allí se puede extraer no tiene el suficiente valor científico como para malgastar dinero en un trozo de roca inerte.

La Tierra está expuesta en cualquier momento a ser el objetivo de un meteorito y, en un futuro muy lejano, si sobrevive, a ser engullida por el tiempo, por el astro que ahora nos mantiene con vida, el Sol, pues no es otro que su destino el crecer y hacerse más pequeño cíclicamente durante cientos de millones de años hasta quedar convertido en un agujero negro. Ese momento no lo conoceremos, pero pensando en las generaciones futuras, hay que centrarse en ganar tiempo ante cualquier eventualidad que pueda sacudir el planeta.

mars one logo

Tomando como idea las aportaciones anónimas a través de internet y gracias a las cuales numerosos estudios de desarrollo, por ejemplo de videojuegos, pueden sacar adelante un trabajo de otra manera imposible de llevar a cabo, así surge Mars One, que planea llevar humanos a Marte en el año 2023 fundando las bases de la primera colonia en el planeta rojo. El proyecto, que cuenta ya con integrantes de varios campos, embajadores en diferentes países del mundo y marcas patrocinadoras de compañías aeroespaciales, de momento es sólo una idea basada en la tecnología actual, que esperan hacer realidad dentro de una década.

Eso sí, el billete de ida y vuelta aquí de momento no existe, es un viaje de no retorno, desde el viaje que duraría entre siete y ocho meses en una nave tripulada, pasando por el aterrizaje y terminando con el asentamiento y la supervivencia. Ojala dentro de 10 años podamos ver cómo se convierte en realidad este gran sueño.