Asómate y siente Gran Hermano catorce. Así viví la gala de presentación

ghcatorce 3

Sí, este año se cambian los números por las letras, todo sea para diferenciar cada edición y hacerla en este sentido menos tradicional, al igual que el pasado año se evitó la mala suerte con ese número 12+1. De cualquier forma los números tampoco acompañan a esta edición, que ayer comenzó muy bien, pero muy lejos de los datos de audiencia de una gala de estreno comparada con la de otras ediciones anteriores. Antes Gran Hermano podía con todo, desde hace un tiempo ya no, pero para los que nos gusta y nos divertimos, mientras se mantenga, eso qué más da.

No seré yo el que juzgue ese arranque que sin embargo era de esperar (para inflar share), una cuenta atrás que finalizaba a las 22:00 de la noche para enseñarnos un poquito del plató, la cancioncita de “Vértigo” con ese “un… dos… tres… catorce” e irse a publicidad para acto seguido hacer lo mismo por segunda vez. Teníamos muchas ganas, pero con esto consiguieron que esas ganas se convirtieran en otra cosa, algoq ue estoy segurísimo, los no fans, los que pasaban por allí, no aguantaron y marcharon a otro lugar.

ghcatorce 1

ghcatorce 2

Decía Mercedes Milá ayer, casi antes de acabar la gala de presentación, que “hay que justificar la sensación de vértigo”, pero esa justificación se quedó en cierto sentido algo floja. Nos prometieron que cada concursante entraría de forma diferente a la casa, pero en realidad, a excepción de la mujer con tacones en el borde de un tejado a 9 pisos de altura y con casco para protegerse de una posible caída, que es de traca, ni sentí ese vértigo ni me motivaron mucho los cuatro escenarios en los que se centró la atención.

Esa cuerda a varios metros de altura, con un lanzamiento que duraba tan pocos segundos que era imposible sentirse parte de él. Otra cosa hubiera sido ver a Mercedes Milá acompañando en las alturas a esos concursantes, viendo cómo les ponían los mecanismos de seguridad para después lanzarlos, pero nos restaron ese toque de emoción y miedo, por no hablar de la trola que nos metió Mercedes diciendo que se tiraba desde allí arriba, una coña de las suyas que nunca vimos.

ghcatorce 4

La pelota de plástico con sorpresa dentro bajando por una rampa causaba indiferencia, no sería el único que pensé que eso de “vértigo” se estaba convirtiendo en una tomadura de pelo. Apenas la tirolina tenía algo de emoción, mientras que el confesionario pobre con su balanceo tampoco consiguió su objetivo. Durante un breve momento recordé la entrada de Gran Hermano 8 con la vaquilla y las banderillas y me entristecí un poco porque las cosas no estaban saliendo como yo las imaginaba de emocionantes.

Estaba triste, sí, bastante triste. Mi padre por primera vez se quedó dormido al igual que mi madre, y de repente me quedé viendo Gran Hermano solo. Pero algo estaba a punto de ocurrir al filo de la medianoche que lo cambiaría todo.

ghcatorce 5

La casa de la broma, ¿no queríamos parto en directo?

Gran Hermano es una mezcla entre el destino y sus concursantes, Gran Hermano es la pura realidad televisada y si es tan cierto eso de que de una boda sale una boda y de que en toda familia o patio de vecinos hay una oveja negra, ayer se demostró que allá donde hay un grupo de gente, siempre ocurrirán cosas extraordinarias. A veces estas cosas extraordinarias sólo necesitan un pequeño empujoncito y… caen por sí solas.

La casa de la broma fue una de esas genialidades. Muy superior a los otros tipos de vértigo, Gran Hermano nos propuso este pequeño e interesante juego en el que sólo uno era concursante y los otros dos actores. Un guiño para todos los seguidores del programa, entraron esos que siempre aparecen en las quinielas: el gótico, la obesa y nuestra querida embarazada. ¿No queríamos ver un parto en directo? Pues magistralmente GH jugó con esta petición, que ya es todo un clásico desde hace más de una década, y la convirtió en una broma con la que reirnos de nosotros mismos y con los demás.

ghcatorce 6

El confesionario se estrenó antes de lo esperado

ghcatorce 7

El otro empujoncito llegó por sorpresa y sin esperarlo, como suele ocurrir siempre con los mejores momentos. Llegaba la entrada en la casa del último concursante, Álvaro, todo culto él y emperifollado con su atípica vestimenta, se alzaba por encima de sus compañeros que le animaron a saltar. Pero al super no le dio tiempo ni a mencionar lo que debía hacer cuando Álvaro cogió carrerilla y, sin coger la tirolina, se lanzó al vacío.

En aquel momento no sé lo que sentí, sólo sé que le vi correr, saltar y de repente no aparecía ya en la pantalla. Me partí de risa, me caí del sofá al suelo y no paré de reir en toda la noche durante más de una hora hasta quedarme sin respiración. Mis padres despertaron y no pegaron ojo ya en lo que quedaba de noche, enganchándose de nuevo a la vida en directo. (FELIZ, otra vez GH en compañía)

No hablo ya del pelanas, el pelos, que menudos sustos pegó a todos, sobre todo a Susana cuando salió de entre las bolas y no sé si pensó que era un animal o a Lorena cuando apareció de la nada en el fregadero.

Muchos que me conocen y saben lo mucho que me gusta el programa, me preguntan ya por mi favorito/a. Hasta ahora y sólo con la excepción de Gran Hermano 2 (aunque Fran terminó desencantándome, por eso de que en su pueblo estaba todo ya preparado para votarle y nosotros como audiencia no estábamos acostumbrados a esas cosas aún por aquel entonces), todas mis favoritas siempre fueron chicas. Pero este año la historia de Juan Carlos y su personalidad me hicieron aplaudirle en silencio cuando terminé de ver su vídeo de presentación. Su historia y su fuerza me recordaron a la fuerza de un antiguo compañero de la Universidad. Enseguida me recordó al momento en que lo conocí, la sensación que me provocó verle hablar y darme cuenta de que tartamudeaba y poder ver su evolución durante varios años. También me fijé en mi reacción y en la de aquellos que lo conocían por primera vez. Me gustaba ver la reacción del ser humano ante algo que no espera y cómo actúa después. Y ayer pude verla de nuevo y eso es maravilloso. (Por cierto, alguien se dio cuenta de que tartamudeaba mucho más con cierta chica al lado eh).

He jugado un poco con los peinados de los concursantes, a ver cómo quedaba otro con los pelos y el pelos con el peinado de otro. El resultado es sorprendente.

juan carlos pelanas pelanas

Y es que así es Gran Hermano, no es esa casa sin vida que algunos creen, en la que unos vagos van a vivir del cuento para después hacer bolos fuera o abrir su propio negocio, eso son otras historias que no tienen que ver con el programa. Gran Hermano es esa casa que uno mira durante horas y a la que se echa de menos cuando las luces se van apagando dentro de ella, recordando sonidos y situaciones en cada rincón.

Gran Hermano catorce, asómate y siente el vértigo

gh catorce

Al ritmo de ‘Born This Way’ de Lady Gaga (vídeo que pongo tras su correspondiente promo por si alguien quiere hacer más conjeturas sobre lo que traerá esta edición), este año el ojo no es de alguien detrás de las cámaras, ni de un concursante, ni siquiera de la mezcla de todos los ojos de los inquilinos de la casa más famosa de España. Este año el ojo es de Mercedes Milá, que nos promete que veremos lo nunca visto.

“Asómate y siente el vértigo” es el lema de este año, que sustituye al del año anterior “dale la vuelta”. Y es que desde hace un par de años, los lemas de cada edición han sido determinantes en el devenir de los acontecimientos y la vida diaria en la casa.

Gran Hermano catorce: Promo 2 (Lady Gaga ‘Born this way’)

Los videos promocionales sugieren a todas luces algo ambientado en el futuro y si confiamos en la infografía 3D del final del primer vídeo promocional que sigue a este párrafo, al ritmo de U2 y su canción ‘Vértigo’ que vuiene al pelo con ese “un, dos, tres,… catorce”, puede que veamos una casa futurista y de varias plantas, con lo que lo de “asómate y siente el vértigo” podría ser literalmente.

Gran Hermano catorce: Promo 1 (U2 ‘Vértigo’)

logo gh catorce

Ya queda muy poco para ver la decimocuarta edición de Gran Hermano, que coincidirá durante su emisión con su decimotercer aniversario en televisión, la primera edición que no llevará cifras en su logo, sino la palabra “catorce” acompañando al ojo que todo lo ve.

Para los impacientes, una sorpresa. Gilda Santana, guionista del programa durante 10 años, está digitalizando la primera edición, todas las galas y resúmenes, para que podamos disfrutarla como hace 13 años lo hicimos, minuto a minuto. Aquí su canal.

Podcast El Ladrido de Yoko – Episodio 9: Decisiones

Aquel día en que parecía no llegar nunca la noche, aquella noche de hace ya 12 años en que 10 personas desconocidas agarraban sus maletas sin saber lo que iba a ocurrir y sacaban su mejor sonrisa, nerviosa o despreocupada, mientras eran víctimas de unos flashes que ya jamás les abandonarían, en que por sus mentes pasaban tantas cosas y nada a la vez. Mientras todo esto ocurría, durante y mucho tiempo antes, todo el mecanismo se había puesto en marcha. Desde Ivan e Ismael y la sonrisa que lograban sacarnos cada día cuando se cepillaban los dientes frente al espejo, desde aquel puzle enorme y aquellas cartas con las que Ania se sentía tan feliz o la primera expulsión que fue como vivir lo más parecido a un “funeral” por la pérdida de la primera concursante. Después de ellos vendrían decenas más, amores ahogados detrás de un sofá, una boda en el patio, rivales desconocidas y encontradas, vacas asesinas, botellas y vasos de agua voladores… tantos detalles que van viniendo a la mente al recordar, toda una vida que un pequeño de 12 años ha podido vivir.

Todo lo que llegaba hasta nosotros era un elaborado trabajo de un grupo de personas a las que los fans de Gran Hermano no les podremos agradecer nunca lo suficiente el habernos narrado y resumido horas y horas de convivencia. Sólo veíamos el resultado de su trabajo, pero no a ellos, sabíamos lo que veíamos, pero no conocíamos en cómo y el por qué. Internet está lleno de lugares y sorpresas maravillosas y Gilda Santana es una de esas sorpresas, con la que he tenido el gusto de intercambiar algunas palabras escritas de vez en cuando. Guionista entre otros de mis queridos Gran Hermano y La Casa de Tu Vida, decidió escribir un relato en su blog sobre su propia vivencia titulado “Decisiones”, reflejando en gran parte una historia similar que estaba teniendo lugar dentro de la casa de GH 12 + 1 entre Sindia y Sergio, la historia de tantas mujeres cuyas vidas no han sido suyas, sino del poder de otros hombres, hasta que ellas han conseguido ver el verdadero significado de la palabra libertad en su más amplio sentido.

Gran Hermano, al que yo muchas veces me refiero como “el ojo de la ceradura”, se ha convertido poco a poco en una ventana donde observarnos a nosotros mismos, en la que horrorizarnos por barbaridades cometidas dentro y de las que tantas veces hemos sido protagonistas así como en la de emocionarnos por sentimientos que conocemos bien o a los que no podemos dar explicación. Y es que no hay nada más nostálgico, bonito y emocionante a la vez que llorar sin saber por qué, por un simple gesto o por unas palabras, unas lágrimas cuyo origen es probable que nunca conozcamos, pero que salen de lo más profundo, más que del dolor y la felicidad.

DESCARGAR

Hace unos días pedí permiso a Gilda Santana para darle voz y música a su relato y ahora, una vez recuperado de la afonía, aquí está este regalo impagable del que nos ha hecho disfrutar y pensar. Para ti Gilda, por darnos tanto. Para todos, que lo disfruteis, hecho con la mejor de las intenciones.

Podcast El Ladrido de Yoko – Episodio 2: Lo que somos y lo que los demás ven

Con la expulsión de Arístides de la casa de Gran Hermano queda patente que volvemos a tropezar una y otra vez con la misma piedra sin remedio. Hay una gran diferencia entre lo que realmente somos y lo que proyectamos a los demás sin pretenderlo. En este segundo episodio del podcast dedicado a Gran Hermano, además los posibles motivos del abandono de David de la casa, la iniciativa que una lectora de “Diez años en Gran Hermano. Diario de una Guionista” que fue expuesta por Gilda Santana, la guionista, a la editorial Anaya para hacer un DVD muy especial.

DESCARGAR

El podcast aún no está perfecto, le queda mucho recorrido, el no ponerme nervioso mientras realizo la grabación (lo que da como resultado una voz poco natural xD), el efecto “pop” con la pronunciación de la “p” por ser el micro demasiado sensible y alguna que otra cosilla que espero sepáis perdonar por ahora.

La iniciativa para el libro de Gran Hermano de Gilda Santana

Propuesto y hecho. Después de que no pudiera pegar ojo desde la noche de mi cumpleaños en que Mercedes Milá me felicitó antes de finalizar el programa, ya tenía claro a qué iba a ir destinada una parte del dinero de mi aniversario, al libro de “Diez años en Gran Hermano. Diario de una guionista” que cuando termine de leer desmenuzaré en elogios aquí mismo, por lo que estoy leyendo hasta el momento.

El libro nos transporta a ese side-flashforward (a ver, palabra de la cultura LOST, el que no lo entienda que no lea xD), ese lado opuesto, los acontecimientos que mientras nosotros vivíamos frente al televisor, incluso tiempo antes de que pudiésemos disfrutarlos, ya eran un mecanismo puesto en marcha sin remedio hacia el éxito, aunque entonces nadie lo sabía y confiaron ciegamente. Sólo por eso ya lo vale todo, porque no puedo imaginar mejor recuerdo que aquel día de la primera expulsión, en que decenas de compañeros nos juntamos por primera vez a ver la tele en el mismo lugar, incluso con apuestas en la mano, ni la noche que siguió con risas e imitaciones y un día que amaneció con un país convulsionado por un programa de televisión que cambiaría nuestras vidas.

Por eso, por ese prólogo de Mercedes Milá que vale oro y porque estoy en deuda con tantas horas de emociones, de ilusiones y de sueño que gracias a profesionales como Gilda hemos podido disfrutar, no podía dejar de hacerme la foto con el libro, una iniciativa de una lectora que la editorial ha tenido en cuenta y que se utilizarán para proyectar en las futuras presentaciones del libro que comienzan este viernes en la FNAC de Callao.

352 páginas que significan 10 años de historia, de quién me pone la pierna encima, de no lloréis que me voy a casar con ella, de nomino a la familia monster entera, de pa chulo chulo mi pirulo, de pipos de sandía y miguitas de pan, de la casa de Gran Hermano no nos moverán….

La última felicitación y el primer regalo

Un día, más bien unan noche memorable la de mi cumpleaños, que culminó de forma inesperada, con Mercedes Milá felicitándome al finalizar Gran Hermano. Como comprenderéis, después de esto me fue imposible dormirme hasta las tantas de la madrugada, siguiendo la vida en directo mientras contestaba mensajes a través del facebook y la web de televisión. Fue increíble de verdad. Y además muy pronto en la presentación del libro del concurso mi foto andará pululando por las presentaciones en una iniciativa de la editorial y la guionista, qué más se puede pedir.

Una de las primeras preguntas que te hace la gente que te llama para felicitar es : ¿Qué te han regalado? Y la respuesta siempre suele ser la misma, ropa y dinero. Este año no, este año ha habido un regalo que me ha hecho especial ilusión. Recién llegado de trabajar, mi sobrino me hizo el primer regalo con las pagas de su fin de semana, nada menos que una pedazo de camiseta de Benetton de mi color preferido, el azul, una camiseta preciosa que sin duda cada vez que me ponga conservará ese recuerdo, ya que mezcla dos sentimientos contrapuestos, por una parte que un niño tan pequeño con un dinero que podría gastar en cosas para él y que no es mucho, que me haga un regalo así, de haberlo sabido le hubiera dicho que no era necesario, pero por otra parte cuando ha gastado ese dinero es porque ha sentido que realmente quería hacerlo y no soy quién para romper esa ilusión diciéndole que no es necesario, al fin y al cabo como le dije aquella vez que le regalé una cosa que le encantó: “los regalos no se hacen sólo por fechas especiales, cuando haces un regalo a veces es porque sientes que quieres hacerlo, sea el día que sea”.

Los que no quieren ver. Comienza una nueva edición, GH 12 + 1

Hace ya casi 12 años me encontraba en la mesa del comedor de la Residencia Universitaria en una de las comidas intensamente más dialécticas que he vivido, discutiendo si cabe con más ahinco con el que por aquel entonces era el novio de la chica quen a mí me gustaba. Hacía apenas unos días, en las vacaciones de semana santa, había comenzado esa nueva experiencia televisiva de la que toda España estaba pendiente a cada minuto y de la que en todo este tiempo jamás me he despegado y he adorado y odiado también a veces.

Las primeras reacciones no se hicieron esperar y el mundo pareció dividirse en dos al volver a la normalidad de la vida Universitaria. Una comida intensa en la que cada uno defendía una postura pero con una clara diferencia a mi favor, que yo me había empapado del programa y, como solía ocurrir a mucha gente, el otro opinaba desde el absoluto desconocimientos, basando sus argumentos en cosas que había escuchado: que si la gente paseaba en pelotas por la casa, que qué interés tenía ver a gente comiendo, haciendo sus necesidades o delante de un espejo, que si sólo estaban follando todo el día (bueno, aquí dependiendo de quién sea, el futuro le ha dado la razón). No tenía ni idea de lo que estaba diciendo y seguramente él no recuerde ya esa conversación y no se le pueda hacer ver que el paso del tiempo ha puesto cada cosa en su lugar (y eso sin hablar de con quién terminó la chica que a ambos nos gustaba, que no fue con él).

Durante semanas, durante los primeros años de vida del concurso, los fans de Gran Hermano hemos tenido que lidiar con gente que además de acusar al programa, nos apuntaban con el dedo, épocas en las que decir que te gustaba Gran Hermano estaba mal visto, incluso algunos han mentido con tal de no ser los “raros”. Situaciones tan penosas que parecían de una época de represión barata y de las que además muchas venían precisamente de esos que no van a trabajar por ver un partido de fútbol, pero no, eso no es grave, lo grave era ver Gran Hermano en tu rato de ocio en la noche sin molestar a nadie.

Por suerte desde hace unos años para esta parte todo esto ha cambiado y ahora a la gente no le avergüenza decir que ve Gran Hermano, quizá desde que por fin ha conseguido formar parte de la sociedad, de la televisión, desde que su repercusión mediática se ha estabilizado y los concursantes han dejado de ser maltratadores por hacer una broma a su chica agarrándola del brazo, desde que gritar alto no es un motivo de agresividad y desde que el que alguien te diga que es puta no te hace santiguarte ni rezar hasta el amanecer como si fuese un pecado escucharlo. Ahora todo es distinto, los que crecieron con Gran Hermano han contribuido a integrarlo en sus vidas, a comprender que los concursantes delante de un espejo pueen hacerte reir, que confidencialmente en la soledad de un cuarto de baño o un confesionario pueden hacerte llorar, que el simple hecho de ver sus gestos y su vida día a día pueda ilusionarte por sentirte identificado, porque te recuerda a un ser al que un día conociste o porque simplemente te llama la atención.

Hemos aprendido a mirar por ese ojo que todo lo ve, a conocer a personas con diferentes personalidades, disfrutando con sus reacciones, empatizando sin saber por qué, como si un hilo invisible de repente hiciese contacto en la lejanía. Hemos llegado a ese punto en el que no tenemos que poner excusas por lo que vemos, en el que los que no quieren ver no lo ven y dejan de dar por culo después de tantos años. Gran Hermano ha conseguido hacerse respetar o quizá entre todos hemos conseguido que Gran Hermano sea respetado, eso ahora ya da igual, porque el tiempo nos ha enseñado a dejar de lado los casos imposibles y a disfrutar de nuestro programa.

Cómo me gustaría volver a sentarme en aquella mesa de la Residencia Universitaria al lado del que fuera el novio de la chica que me gustaba entonces, coger el tiempo y rebozárselo por toda la cara mientras le digo: “Esta noche voy a ver GRAN HERMANO 12 + 1”.

El nuevo ojo de Gran Hermano 12 + 1

Durante más de 10 años, el ojo de Paula Vázquez nos ha estado acompañando. Mientras comíamos o cenábamos viendo aquellos espectaculares resúmenes que ya no existen, mientras teníamos esa sensación de que necesitábamos saber qué estaba ocurriendo dentro de la casa más famosa de España, cada noche cada semana disfrutando de las galas, las normales y las especiales de las sorpresas, el terror o la aventura, mientras escuchábamos esa música que cada año nos pone los pelos de punta y la carne de gallina cuando su melodía nos invade con recuerdos del concurso, de sus inolvidables concursantes.

Aunque la edición del futuro hizo un tímido intento por cambiar el logo del programa, su seña de identidad, haciéndolo más blanco y puro, como una obra de arte future art, al final todo quedó en meras cortinillas, permaneciendo el original para su presentación ante la sociedad. Este año sin embargo con esta edición que pretende descolocar y dar la vuelta a todo (una cosa es pretenderlo y otra muy distinta conseguirlo a estas alturas donde la gente es tan reacia) en su edición 12 + 1, sí quieren renovar ese logo que tanto tiempo nos ha acompañado y sustituir el ojo de Paula Vazquez por una mezcla de los ojos de los que serán los protagonistas de esta nueva entrega, la número 13 en su versión normal, que sin embargo es la número 16 si contamos las dos ediciones VIP y El Reencuentro, una cifra más que respetable que rivaliza ya con grandes concursos clásicos de la televisión en nuestro país (con el dolor que en aquellos detractores ha ocasionado, se siente).

Gran Hermano 12, una final y un nuevo reencuentro

Artículo redactado para FormulaTV

Ya ha terminado la edición número 12 de Gran Hermano, ese gran hermano del futuro, la más larga de la historia y sin embarhgo la menos vista de la historia también. Se podrían nombrar muchas causas, comenzando por el desgaste de todos los realities en general en la televisión que quizá terminan ofreciendo siempre lo mismo y que ha tenido alguna baja esperada como la de OT después de 10 años en emisión con una resurrección por medio, o podríamos decir que el engaño de ciertos concursantes ha desanimado a seguir esta nueva edición. Quizá también se deba a la falta de confianza al notar que ciertos grupos que parecen sectas y votan como rebaños de ovejas, destruyen eso que ha sido siempre tan importante: el voto individual del público que está en su casa ajeno a todo lo que se mueve por internet.

Peron tampoco se le pueden restar méritos, ‘Gran Hermano’ va cambiando según los tiempos y quizá estas reuniones para votar en masa se deban a un órden natural, no hay que olvidar que los primeros en llevar a cabo este tipo de votaciones fueron los pueblos o ciudades de cada protagonista, que dejaban aparcada por un tiempo su cabeza para unirse a una cabeza común, todo por mantener bien alto el nombre del lugar de donde provienen. Ahora ya ni siquiera sabemos de qué lugar exacto son, un dato irrelevante. Por eso quizá tamb¡én esto sea un paso más en la evolución del concurso.

Lo cierto es que ‘Gran Hermano’ ha sido el único reality que ha logrado sobrevivir dignamente en esta carnicería junto a Supervivientes, como cerrando un círculo de toda una década en la que no han parado de nacer sucedáneos que o bien no llegaron nunca a alcanzar el éxito, otros que lo alcanzaron pero no volvieron o que tras subir muy alto han caído sin remedio. Tales son los casos de ‘El Bus’, ‘Confianza Ciega’, ‘Xti’, ‘El Marco’, ‘Operación Triunfo’ (que está destinado a convertirse en el Un, Dos, Tres de la época moderna, que cuando vuelve sube y cuando lo cancelan llora como la gata flora), ‘La Casa de Cristal’, ‘Pekín Express’, ‘Las Joyas de la Corona’ y tantos otros en una interminable lista de la que algunos regresarán con fuerzas renovadas para intentar resucitar lo que se perdió por el camino. En breve repite ‘El Reencuentro: 10 años después’, auqnue sin estar bajo el sello GH, que será como un regalo inmenso a todos los seguidores de los realities de la cadena, ya que combinará parejas de exconcursantes de todos ellos: ‘Hotel Glam’, ‘Gran Hermano’, ‘Operación Triunfo’, ‘La Casa de tu Vida’, ‘Supervivientes’ e incluso se han permitido la licencia de tomar como reality a ‘Mujeres y hombres y viceversa’ y alguna que otra sorpresa reservada para completar el tándem.

Uno de los mayores errores que cometió GH 12 desde sus inicios fue el casting, ese en el que siempre han puesto un cuidado muy especial, pero que sin embargo esta temporada les ha dado más de un quebradero de cabeza. Cierto es que hay que reconocer que en cierta parte fue digno de elogio, pero quizá de cara a ese GH 12+1 o GH 13 deberían comenzar a plantearse cómo encontrar a gente que dé juego sin necesidad de que se note tanto que van a publicitarse o a mofarse de la audiencia y montar espectáculo con tal de conseguir unos cuantos bolos. Porque al igual que la forma de votar y reunirse para hacerlo cambia, la audiencia cambia al mismo ritmo y lo que antes era la duda de “¿este está ahí para promocionar su bar de copas o no?”, después de tantas ediciones ya no es una duda, sino una certeza simplemente con ver el comportamiento.

No se entiende cómo el equipo de casting ha podido caer en el error de introducir a Julio “el feroz”, ese gran conocido por los seguidores de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ y que tantos líos ha llevado al programa aún sin estar presente nunca y del que el equipo de Magnolia sabía perfectamente sus propósitos, conseguir tele a cualquier precio. Mientras que en el citado programa le llegaron incluso a vetar el día en que estaba prevista su entrada por primera vez al plató, en GH 12 le dieron la plena oportunidad de llevar a cabo sus fechorías, creyendo que así se harían con esa parte de los seguidores del programa del amor, cuando entre los seguidores lo único que producía “el feroz” eran vómitos incontrolados como pudieron comprobar los que no eran seguidores del mismo. Esta desinformación o error por parte del equipo casi acaba con el reality, aunque supieron controlar la situación tomando unas medidas disciplinarias que se sacaron de la manga, aunque las disfrazaron basándose en unas cuestionables frases de las normas del concurso, que todos sabemos no tienen sentido, algo que también ha tenido sus repercusiones.

He aquí que llegamos a un punto crítico y que deberían sentarse a meditar si no quieren seguir perdiendo adeptos, el de las normas inventadas sobre la marcha. Hasta ahora el concurso siempre se ha regido por unas reglas que nunca han sido vulneradas. Llegamos a aceptar que entrase gente cuyo deseo no era precisamente entrar en GH pero a los que el programa llamó de forma directa para participar, llegamos a aceptar el error del famoso numerito 733 e incluso que se tomasen o no medidas respecto a los pactos en la casa, pero lo que viene produciéndose de un tiempo a esta parte está mermando la confianza depositada por los seguidores en el formato.

La actitud de la presentadora al defender a ciertos concursantes ha sido una de las más controvertidas pegas. Iniciada en GH 7 con Pepe y continuada posteriormente con Iván de GH 10 o Indhira de GH 11, mientras saciaba a unos, molestaba a otros, que veían en esta defensa un ofensa para el espectador. En esta edición tal y como prometió, ha sido corregida, la gente puede perdonar, pero no olvida. El nacimiento de esas sectas de las que hablaba y que quizá corresponden a los tiempos que corren y que llevan el sufijo -istas en todo lo que se mueva, ha hecho que el espectador normal en casa que no tiene demasiado tiempo para convocar grupos de estrategia, sienta su vota ninguneado y le dé la sensación de estar viendo un programa cuyo final ya sabe porque será escrito por el grupo con mayor fuerza. Si se tiene en cuenta que el espectador normal no gasta su dinero en un voto porque sabe que determinado grupo le supera en miles y no valdrá para nada, quizá sea conveniente replantear esta forma de voto y hacerla gratuíta y extensible a todos, alimentando así las ganas de votar de los que no se ven dentro de ninguna organización. Todo lo contrario a como ocurre en el fútbol, que a pesar de tener legiones de seguidores, al final el duro trabajo de los que juegan y el factor suerte, son los que deciden, de ahí su éxito durante más de un siglo.

Es comprensible que tras un equipo que lo da todo en cada entrega, deban forjarse entre bambalinas decisiones de cara a la audiencia respecto al comportamiento de ciertos concursantes para que este pueda continuar de la mejor forma posible, pero estas decisiones también afectan y merman la confianza de los más fieles (y han ido perdiendo por el camino tantos como casi 5 millones de ellos por diferentes circustancias). Siempre tendrán ahí a los que somos amantes del formato, y lo saben, a los que quizá por tradición, porque somos más comprensivos y sabemos lo que queremos ver, o por cualquier otro motivo, nos sentamos para disfrutar de nuestro programa preferido siendo críticos pero sin perder la esperanza en el buen hacer de los que lo llevan a cabo, pero incluso estos se pierden si no se les cuida. Que Laura Campos, la ganadora de esta última edición, haya sido advertida hasta en tres ocasiones por sus fuertes discusiones y no haya sido expulsada, hace pensar muchas cosas, entre ellas que el programa tenga miedo a perder espectadores si se cancelaba una final, aunque si no lo hubieran cancelado como ha sido el caso, los han vuelto a perder por ese mismo motivo. Decisiones difíciles que hacen pensar que una vez se saltaron las normas en la anterior edición con tantas expulsiones disciplinarias que se podían ver desde múltiples puntos de vista, han abierto una caja de pandora inexpugnable de la que solo tenemos una cosa segura, que posee agujeros por los que se escapa la audiencia.

Quitando estos defectos que como espectador de esos fieles desde el principio puedo ver sin que se me rasguen las vestiduras por decirlo, la esencia sigue estando ahí, porque da igual cuantos mocosos entren pretendiendo convertirse en los nuevos follarines del universo, cuantas frescas entren con el sueño de ponerse unas tetas con el dinero ganado o enseñar las peras al mundo, mientras exista gente que sea verdadera, que nos muestre sin tapujos parte de su vida con esa multitud de defectos y virtudes que conlleva y se deje llevar por la convivencia hasta el límite, seguirá existiendo gente que desee mirar por el ojo de la cerradura.

Ahora llega el momento de soñar para todos aquellos que hemos disfrutado durante más de una década al igual que ya hicimos el año pasado, pero esta vez más a lo grande. Veremos cómo regresan a nuestras vidas algunos personajes que nos hicieron sentir ilusión, otros que nos produjeron un odio inmenso, en una isla, mientras construían los cimientos de una casa, mientras buscaban el amor, se dejaban la voz cantando o convivían por un maletín lleno de dinero. Quizá sean aquellas dos rubias que se quedaron ante la mirada impasible de la noche, mientras veían cómo su sueño de conseguir la casa que habían construído con esfuerzo se la llevaban otros, o quizá sea ese hombre que consiguió enamorar a tantas chicas en las tardes y que terminó engañando a la audiencia junto a su elegida que hasta tiene canción propia.

Han sido tantos sentimientos que intentar recopilar tantos es una tarea casi imposible por el recuerdo imborrable que despertaron un buen día y que ahora regresan como un aroma que quizá vuelva a despertarlos o quizá les haga morir para siempre. Al fin y al cabo qué son los realities sino una buena taza de café, algunos dulces y otros amargos. De la mezcla de sabores pueden nacer nuevas historias… siempre.

Quiénes son las carpeteras

Primero fueron los pueblos, las ciudades, los teléfonos abiertos por los ayuntamientos para llamar incansablemente hasta que el que después inexplicablemente iba a ser el “hijo predilecto” del lugar estuviera seguro entre aquellas cuatro paredes de la casa más famosa de España, cuando se impusieron restricciones y se acusó de derroche de dinero público para tonterías, le siguieron las dichosas plataformas que salían por cada causa justa y necesaria, donde la gente se iba uniendo como si de un redil de ovejas se tratara para ofrecer apoyo a un concursante.

Todo esto ha pasado a la historia, ya no hay plataforma ni pueblo que valga, Gran Hermano 12 nos ha traído algo maravilloso, un especímen que muchos dicen que está en extinción, aunque otros piensan que este es su comienzo. Con ellas podría realizarse un amplio estudio sociológico, quizá uno de los más difíciles por su complejidad, porque aunque todo el mundo las conoce, en realidad nadie sabe dónde se esconden. Puede que tengas una al lado y que no te deje entrar en su habitación, o quizá puerta con puerta. Cuando vamos por la calle seguramente nos cruzamos con decenas, centenares de ellas cada día auqnue no dejan ver su verdadero rostro, porque su verdadero ser se descubre cada tarde, cada noche, frente a la cadena de música, frente a la revista Vale o frente a un programa de televisión. Entonces se transforman y se convierten, como los gremlins, en seres crueles y vengativos capaces de hacer lo que sea necesario con tal de alcanzar su objetivo.

La inmensa mayoría que ha estado cerca de alguna, las definen como chicas en edad adolescente, ya sea física o mental, que forran las carpetas con las imágenes de sus ídolos, que siempre suelen tener un atractivo destacable. Siguen toda su vida, sus amores y desamores, ya sean verdaderos o burdos montajes, ellas no son capaces de distinguir la realidad de la ficción.

A esta definición agregan que carecen de vida social, la cual compensan imaginándose historias de amor inexistentes y haciendo de la vida de los que adoran la suya propia hasta enloquecer. En su ánimo por proteger a sus ídolos, destrozan al resto quien sea que pueda hacerle la más mínima competencia.

Sí, tranquilo/a, ya sé que ahora eres capaz de reconocerlas, que recuerdas haberte topado con una de ellas en tu propia clase o que ya has caído en la cuenta de que tu hermana es una de ellas. Quizá alguna ya se esté descargando la foto de portada de esta entrada para ponerla en su ordenador o imprimirla. Tranquilo/a también por esto, no es una enfermedad incurable, sólo el tiempo quita la gilipollez y esperar es la mejor medicina para las carpeteras. Mientras se curan, eso sí, seguirán jodiendo a base de bien.

El canal Gran Hermano 24 horas es ya una realidad

Logo oficial - Imagen captada del TV a las 17:27 - 29/12/2010

Al margen de las lamentaciones personales y situaciones por las que los trabajadores de CNN+ deben estar pasando, con las cuales cualquiera es capaz de sentirse reflejado, como espectador de Gran Hermano desde sus comienzos en abril de 2000, estoy ilusionado.

Hoy en el dial que ocupaba la ya antigua cadena de CNN+, han comenzado las emisiones en prueba del canal GH 24, donde de momento sólo sale la sintonía del programa y la mosca que nos acompañará de ahora en adelante en los meses que restan del concurso, presumiblemente hasta marzo de 2011.

Bucle de emisiones en prueba

GH 24 significa un hito en la historia de la televisión. Si bien Gran Hermano se ha caracterizado siempre por su emisión en directo las 24 horas del día, no todas las ediciones han contado con esta característica a través de un canal de televisión dedicado en exclusiva, sí a través de internet. GH 1 contó con la plataforma Via Digital, la primera en lanzar un canal con estas características (a tiempo completo, andadura iniciada por otra operadora que no logró sobrevivir a la competencia). Los siguientes años, con el crecimiento de las operadoras de cable y satélite, muchas fueron las que se hicieron con el formato de telerrealidad hasta hace un par de ediciones, donde el canal desapareció a pesar de ser uno de los más vistos entre los temáticos.

¿Y por qué entonces GH 24 es ahora tan importante? Porque es la primera vez que el canal 24 horas del concurso se emite completamente en abierto para todo el país y a través de la TDT. Ahora ya no hay excusas, todos los espectadores, sin pagar un euro de más, podrán valorar el comportamiento de los concursantes y decidir quién debe ser expulsado cada semana. Ahora sí, cada gesto, cada mirada, cada acto, serán víctimas de un juez potencial de millones de miradas cada día en cada momento.

La vida en directo, en abierto y para todos. Un sueño que se hará realidad el 1 de enero.

Ya es la hora

Ya es la hora, ya llegó la hora, grita el tiempo,
gira, la Tierra gira.
enferma y triste, cansada y herida,
y atormentada en su dolor,
sin perder la fe con resignación.

Clama, la Tierra clama,
nadie la escucha que grita, que llama,
a la cordura y la bondad,
sin perder la fe en la humanidad.

Porque ya es hora ¡de vivir!
y por la vida ¡combatir!
Por un futuro seguro y un mundo mejor.

Porque ya es hora ¡de luchar!
Por una tierra ¡de verdad!
Por eso sigue mi voz.

ESTRIBILLO
Ya es la hora grita el tiempo, ya llegó la hora y el momento,
de que despertemos en un mundo nuevo
y que disfrutemos del cielo sin miedo. (bis)

Gira, la Tierra gira,
y sobre ella millones de vidas,
y en cada vida un corazón,
hijos de la luz, de la creación.

Porque ya es hora ¡de vivir!
Y por la vida ¡combatir!
Por un futuro seguro y un mundo mejor.

Porque ya es hora ¡de luchar!
Por una Tierra ¡de verdad!
Por eso sigue mi voz.

ESTRIBILLO
Ya es la hora grita el tiempo, ya llegó la hora y el momento,
de que despertemos en un mundo nuevo
y que disfrutemos del cielo sin miedo.

Gran Hermano 12. Bienvenido a lo inesperado.

Ya se anunciaba tras finalizar la edición nº 11, la cuarta dimensión es una puerta al futuro, a lo desconocido. Porque en esta nueva etapa Gran Hermano será lo que los concursantes decidan en gran medida, sus elecciones serán como un libro de aquellos en los que elegir una u otra opción nos llevarán a una u otra página, una historia que se va escribiendo minuto a minuto.

Más de 10 años han forjado una audiencia férrea y fiel, aunque tras las últimas ediciones algunos andemos desesperados por el partidismo incoherente de la presentadora hacia ex ganadores a los que deja hablar mucho y otros a los que saca las uñas enseguida, es su forma de ser y quizá hasta debería agradecerse (aunque no se comparta) que una profesional se inmiscuya tanto en su trabajo, no es que se estile mucho últimamente en televisión alguien así de vehemente, en tiempos en los que el pasotismo tras realizar la labor rutinaria está a la orden del día.

Gran Hermano no cambia de logotipo, pero para esta edición, el original queda a la sombra del nuevo. Estilizado para la ocasión, mucho más cercano al empleado en otras ediciones del mundo, más claro, con más color y más futurista. Se tratará esta de la primera edición nº 12 del mundo, sin contar con versiones VIP y otras realizadas en otros países. Un equipo técnico más amplio y una casa que alcanzará cifra record, 1000 metros cuadrados de estancias. Lejos queda la idea del primer formato, donde nos decían que una casa recogida y pequeña daba lugar a la unión entre los concursantes, el tiempo nos ha demostrado que el espacio no es lo importante, sólo los lugares y las relaciones humanas.

Una escenografía ultramoderna nos hará sumergirnos en cada gala como si estuviéramos en una nave futurista, con mobiliario de reconocidos diseñadores de la talla de Karim Rashid y Aksu+Suardi. De nuevo Mercedes saldrá a saludarnos cada semana con un traje, este año dando la oportunidad a estudiantes de diseño de moda. Y lo más importante, los concursantes, sin los cuales nada funcionaría, porque ellos son y serán el alma de las comidillas de todos los días.

El mal sabor de boca dejado por El Reencuentro que convirtió nuestros sueños en la peor de las pesadillas y su fracaso paulatino en audiencia, unido a los fracasos de todos los realities estrenados esta temporada, incluyendo a OT y Supervivientes, no hace preveer algo bueno, quizá sea este el Gran Hermano menos visto de su historia, o quizá no, todo depende de cómo se desarrollen los acontecimientos y de que GH vuelva a estar en el lugar que le corresponde, sin gatos y sin lavacerebros (para que estos desaparezcan habrá que esperar mucho más y quizá ni ocurra por desgracia), en boca de todo el mundo haciendo crecer el espectáculo.

Bienvenidos a Gran Hermano de nuevo. Bienvenidos a lo inesperado.

Mercedes Milá presentando ‘Mujeres y hombres’ y Emma García al mando de ‘Gran Hermano’

¿Qué ocurriría si pusiésemos de presentadora a Emma García? La presencia de Emma García al menos recuperaría esa inocencia y objetividad sobre los concursantes, aunque no todo sería suavidad, que ya hemos visto a la presentadora más de una vez cabreada y con su genio maravilloso, porque además se enfada de forma respetuosa. Para empezar, deberíamos traernos a su equipo en ‘Mujeres y hombres y viceversa’, a los ganchos que le rodean cada día en las escaleras: Tamara Gorro, Virginia, Raúl, Vicente, Pedro y Ana… lee mucho más en este enlace

Gran Hermano cumple hoy, 23 de abril, 10 años. Así lo viví

¿Dónde estaba yo hace 10 años un 23 de abril del año 2000?

Vine de Cuenca y eran vacaciones de Semana Santa, aún me quedaban ese fin de semana y la siguiente semana. Tal día como hoy entonces era domingo y desde hacía varios meses no paraba de anunciarse el programa que revolucionaría la televisión y nos haría cambiar el concepto de la misma.

Durante toda la jornada no paraba de anunciarse Gran Hermano mientras de fondo sonaba esa sintonía que no nos ha abandonado nunca y que siempre nos pone los pelos de punta a los seguidores, como si fuese una pequeña alarma que ya está impresa en nuestro yo interno y activa algún mecanismo que mezcla la ilusión, la emoción y una tremenda alegría. A día de hoy aún recuerdo que fue este programa el que hizo que la “voz de telecinco”, esa que siempre permanecía invisible anunciando los programas, diese la cara por primera vez frente a unos monitores donde los realizadores y operadores verían todo lo que pasó y sigue pasando entre esas cuatro paredes mágicas.

Poco más recuerdo del transcurso de ese día excepto la enorme expectación ante algo que iba a ser nuevo. Antes de las 21:30, que era la hora de comienzo, me preparé unos panecillos tostados y un poco de crema de untar y me senté en el suelo frente a la mesa baja encendiendo la televisión, preparándome para lo desconocido.

Recuerdo flashes memorables, como imágenes de esas que pasan como diapositivas de algún momento de la vida de uno. Mercedes Milá con el pelo corto anunciando que a partir de esa noche no volveríamos a ver la televisión con los mismos ojos (cuánta razón tenía), recuerdo a los concursantes llegando en coches separados uno a uno y juntos posando para una foto. Recuerdo con especial cariño el momento en que el último de los participantes entraba por la puerta de esa casa y la sensación indescriptible que me embargó cuando el copresentador cerraba la puerta, como si realmente algo GRANDE estuviese a punto de ocurrir desde ese momento. Recuerdo el momento de las primeras presentaciones, a Silvia y a Maria José Galera, a Nacho, Vanesa y Ania especialmente.

Y especialmente la última imagen que se me quedó grabada antes de irme a dormir esa noche, Silvia en la habitación sobre la cama hablando con sus compañeros. Porque cuando me fui a dormir, Gran Hermano no acabó, sino que continuó en mi cabeza. Estuve largas horas sin poder pegar ojo, pensando en qué estarían haciendo dentro de aquella casa, deseando levantarme por la mañana y ver el resumen y los directos, quería saber lo que estaba pasando en cada momento. Durante esa semana no me perdí las memorables conexiones en directo del corrillo de Maria Teresa Campos en Día a Día, los resúmenes precedentes, de la tarde y las conexiones de la noche…

Llegaba el momento de volver a Cuenca y entonces, ahí es cuando fui consciente de que realmente acababa de dar comienzo una nueva historia de la televisión. Cada tarde y noche nos juntábamos todos en la residencia de estudiantes del Cossio para ver los resúmenes. Por las mañanas si llegaba de cualquier descanso entre asignaturas de la universidad, encontraba a los que estudiaban de tarde en el ocio mirando los resúmenes de la mañana, todo el mundo hablaba de Gran Hermano.

Y por supuesto, jamás podré olvidar la impresionante velada que nos deparó la primera noche de expulsión. Las horas previas entre unos 40 de los 120 estudiantes de la residencia hicimos una porra para decidir quién iba a ser expulsado, antes se podía hacer perfectamente puesto que hacían el famoso pacto. No llegué a tiempo de poner mi parte del dinero, pero de los 120 fui el único que apostó por la salida de Maria José Galera, con lo cual no tuve recompensa y hubo bote para los que sí pusieron el dinero.

Aquella noche de la primera gala de expulsión nos juntamos alrededor de 50 personas en el ocio del hogar 3 frente al televisor, unos en el sofá de piel, otros en las sillas y otros en el suelo, como bien podíamos, riendo, disfrutando, comentando todo, algo que después vino a ser como una tradición durante el transcurso de toda la edición y las siguientes. El momento de la expulsión recuerdo esa tensión inolvidable, nuestras caras, la de risas que nos pasamos durante varias horas después incluyendo Crónicas Marcianas mientras la frase “quién me pone la pierna encima” nos hacía desencajar la mandíbula o el “no lloréis que me voy a casar con ella”. Durante los días siguientes en cualquier rincón era la frase recurrente junto a la de “sólo puede quedar uno”. Gran Hermano se convirtió en uno más de nosotros.

La mañana siguiente a la expulsión todas las radios querían tener a Maria José Galera, los pasillos de la Universidad estaban como conmocionados y el primer encuentro con los compañeros era de necesidad casi urgente casi al instante de mirarnos y saludarnos el preguntar: “¿Viste ayer Gran Hermano?”

Me alegro de haber podido vivir algo así, único e irrepetible, de que el tiempo haya pasado y el programa continúe a pesar de sus inevitables defectos por culpa de aquellos que se consideran seguidores del programa y no hacen sino cabrear y hacer más daño que bien a los verdaderos seguidores y al propio programa, inetntando, más que disfrutar, meternos a sus preferidos por los ojos, olvidándose de lo realmente importante.

Hoy día 23 de abril me apetece escuchar eso que hace que se active una alarma en mi interior que me hace sentir feliz… y con el paso del tiempo, me conduce a la nostalgia.

Poético final a 10 años de historia: Gran Hermano

No existía una forma mejor de poner fin a 10 años de historia, antes de comenzar el duro camino que le queda al concurso por delante llevando a cuestas los peores registros de su historia con este GH: El Reencuentro.

Tras casi dos meses de convivencia que dieron comienzo un buen día en que se nos invitó a soñar con aquello que más deseábamos, volver a ver a los exconcursantes de Gran Hermano y disfrutar de su estancia en la casa de nuevo reviviendo todos los buenos y malos momentos del pasado, el reencuentro que comenzó como un sueño propiamente dicho, hace unas semanas que acabó siendo la peor de las pesadillas para cualquiera de sus más fieles seguidores que jamás se ha perdido una sola semana el concurso desde el mítico 23 de abril de 2000, entre los que me encuentro.

Una forma diferente de votación en que el público no sentenciaba, sino que ponía a disposición, cambiando las tornas habituales del programa, reglas poco definidas que iban cambiando según al programa le interesaban como las continuas expulsiones a las que ya estamos habituados y que tanta polémica levantan (tanto como levantan audiencia), el mantener a Indhira tras haber expulsado a Arturo después de haber dejado claro que si uno salía, el otro compañero iba detrás de él a la calle, regla que tuvieron que mantener posteriormente tras otra expulsión y el abandono voluntario de Maria José Galera para no desentonar.

Quizá la regla vulnerada más grave residía en el hecho de que cada semana variaba el número de concursantes salvados por la audiencia, sin comunicación previa, hecho que de haberse llevado a rajatabla, hubiese supuesto la eliminación de Nico y Ainhoa hace ya varias semanas.

El tremendo partidismo de Mercedes Milá hacia ciertos concursantes que son repudiados por la mayoría del público, así como una sensación de sectarismo entre ella, ese ser animal que tiene un blog en la web de la cadena y uno de los ganadores, siempre defendiendo a los mismos personajes como si sus opiniones fuesen la verdad todopoderosa, no han ayudado mucho.

Sea como sea, la gala del 23 de marzo, a falta de un mes para cumplir su décimo aniversario, y a pesar de haber alcanzado su peor registro histórico desde que todo comenzó, logró sacarme del aburrimiento y la pesadilla en que se había convertido este GH: El Reencuentro, regalándome una de las mejores galas que he podido presenciar en su historia, al menos a título personal tras haber visto todas y cada una de las ediciones con todo el mimo posible.

No hicieron falta cábalas, ni cálculos, ni artimañas posibles, llegó tal cual, por obra de un destino hilado en conjunto por una audiencia y unos concursantes que más que nunca parecieron entrar en simbiosis para regalarnos el gran momento que estaba por llegar y que si uno echa la vista atrás, se ha venido hilando segundo a segundo para poner el punto y final a 10 años de historias. Tras 11 ediciones, decenas de concursantes y expulsiones y cientos de días de convivencia, allí quedaron Silvia y Pepe, al margen de sus parejas, una de las cuales Jorge ya tuvo su momento con maria José y otra, Raquel que sigue siendo ese mueble aparcado en una esquina de la casa, dirimiendo acerca de la cuestión que ha sumido a este concurso en lo que hoy es, un CONCURO y una CONVIVENCIA, dos símbolos opuestos que reflejan lo que Gran Hermano ha supuesto para los que andan divididos entre la razón y el corazón.

El momento del encuentro entre Silvia y Pepe

Silvia representa el corazón. Una concursante que puso la coherencia y el saber estar en cada momento, con educación, respeto y mucha razón. Víctima de un pacto de sus excompañeros de concurso por el simple hecho de proteger a otra de las concursantes, Ania, que en parte gracias a ella llegó a la final de su edición, decidió abandonar el programa por amor y por orgullo en una de las expulsiones más dolorosas y traumáticas para los seguidores que veíamos en ella a la auténtica ganadora, por ser sincera, directa y por tenerlos bien colocados, sin pensar en el premio final, convivió fuera largo tiempo con su pareja Israel con el que tuvo esa pequeña criatura, la primera de la generación Gran Hermano.

El primer Gran Hermano era un amasijo de buenas intenciones, con sus mejores y peores momentos. Siguieron otras cinco ediciones más en las que el público siguió premiando la convivencia por encima de todas las cosas, con registros de audiencia millonarios, hasta que un buen día Roberto Ontiveros decidió poner fin a su andadura en el programa que le había dado la fama confiando plenamente para GH 7 en el personaje que, para muchos, rompería el molde de Gran Hermano como hasta ahora lo conocíamos, Pepe Herrero.

Como Pepe dijo en sus propias palabras hace unos días en El Reencuentro “es que yo pongo la razón donde vosotros ponéis el corazón“. Pepe podría definirse con pocas palabras como el perfecto vendedor de enciclopedias, la persona que te dice lo que quieres escuchar en el momento oportuno, a pesar de que en su interior no las sienta, el que te sonríe mientras su sonrisa oculta otras intenciones, el que encandila a una mayoría por su comportamiento, su saber estar y su educación. Nunca llegará a disfrutar una de las más atractivas facetas del concurso por muchas oportunidades que se le otorguen, al igual que otros muchos jamás podrán disfrutar del hecho de abstraerse de la convivencia como él y centrarse única y exclusivamente en la parte de concurso, aunque siendo sinceros, ¿cuántos de los que vemos Gran Hermano nos acordamos del premio final cada día que un concursante nos hace sonreir con sus gracias, llorar con sus lágrimas o cabrearnos con sus actuaciones? A pesar de todo Pepe se impuso hasta hoy día como el ganador con mayor porcentaje de votos de la historia del concurso, conquistando, con sus cualidades antes mencionadas, a la mayor parte de la audiencia.

Desde entonces, y al margen de lo que la fama creó, Pepe creó una escuela de sucesores que intentaron imitar su juego sin éxito año tras año, mientras que otros se centraban en convivir como Silvia, al estilo primer Gran Hermano. Dos formas de disfrutar, dos fromas de ver el concurso, ambas criticadas, apreciadas, odiadas, incomprendidas.

El antagonisto entre Silvia y Pepe viene a ser la eterna lucha entre el bien y el mal, como dije antes, la eterna odisea entre el corazón y la razón. Parecía obra del destino que nos quería regalar a estos dos personajes exponentes de las dos filosofías de Gran Hermano, allí, en la casa que celebra esos 10 años, discutiendo en ese momento ya histórico en que ella le hizo frente poniendo toda la carne en el asador y arriesgando todo lo que tenía, entre lo que está bien o lo que está mal. Una Silvia que imponía la regla de la convivencia sana y divertida, frente a un Pepe que, por primera vez abucheado tras su decisión de salvar a dos personajes odiados por el público, trataba de defender, contra la rival quizá más fuerte que encontrará jamás, su decisión de sobreponer el juego ante todo. Teniendo en cuenta que a Pepe siempre se le ha premiado por jugar bien, ahora esos mismos seguidores deben decidir si le conceden el beneficio de la duda al cometer semejante fallo final de principiante y más sabiendo que es el público el que decide al ganador.

Es algo casi mágico que este aniversario mítico vaya a terminar de esta forma tan apoteósica, a la vez que cruel y fascinante para los fieles seguidores, porque esa audiencia que vota tiene en su mano decidir hacia dónde inclina la balanza, si hacia esos concursantes que han regalado su vida durante 10, 50 o 100 días, conviviendo y dándo lo máximo de sí mismos, o si prefieren que la estrategia y el juego con las personas sean lo que debe predominar en este programa que se ha definido siempre como “concurso de convivencia”. Sólo ahora una de esas palabras puede ser cierta, o concurso o convivencia, parafraseando un dicho muy famoso hace una década, “sólo puede quedar una“.

Lo maravilloso es que, ni en nuestros mejores sueños, podríamos haber llegado a imaginar hace diez años que semejante metáfora iba a tener lugar en Gran Hermano. Al fin y al cabo es lo que tiene este concurso, son tantas las emociones y anécdotas que arrastra a sus espaldas en el tiempo, que es capaz de construirse solo y convertirse en pura y deliciosa literatura.

Los momentos finales de algunos Gran Hermano

Un momento que ya se ha convertido en toda una tradición, como el de cómo van a venir los reyes, si por tren, en barco, en avión o limusina. Cada final es diferente, pero todas conservan esos segundos finales que llevamos en el recuerdo, cada gesto, cada grito o cada palabra contenida, cada minuto del ganador sólo en la casa donde ha convivido tantos días.

Esta noche la magia vuelve a Guadalix. La calidad de imagen es penosa, pero es lo único que se conserva hoy día gracias a la cadena (entiéndase que no permiten subir su material a sitios ajenos).

Gran Hermano 11

Gran Hermano 9

Gran Hermano 7

Gran Hermano 8

Gran Hermano 10

Gran Hermano 2

Indhira expulsada de Gran Hermano 11 por agresiva

Acababa de terminar una de las galas que más me entristecieron debido a la salida de la casa de una de mis favoritas para ganar esta edición, Carolina Sobe, que demostró en su entrevista todo el potencial que lleva dentro. Tras la despedida comenzaba una noche de pasión y desenfreno.

A través de “La casa en directo” asistíamos a los primeros compases del desenlace final, momentos en los que Indhira se refugiaba sola en la habitación porque las nominaciones no habían salido como ella pretendía. Ya lo decía Carolina a su salida, que esta chica se enfadaba cuando las cosas no salían como ella quería… y vaya si tenía razón. Mientras tanto, Saray y Laura, esas a las que no pudo convencer para que nominasen de forma que saliesen expuestas ella y Carol, se quejaban de la actitud que estaba tomando. De cualquier forma en este punto la propuesta de Indhira era razonable, ya que ella les ayudó la pasada semana para que saliesen nominador el trío que se quedó en dúo, aunque la decisión final la toma uno mismo y a nadie se le impone nada.

“La casa en directo” teminaba y nos pasábamos a La7 para recibir con gran expectación unos minutos que hablan por sí solos…

Indhira se puso nerviosa y comenzó la discusión con Carol. Carol no se achantó y puso a Indhira en sus sitio diciéndola que de lo mala que era le iba a salir rabo, “que no lo tienes pero ya te saldrá de los huevos que tienes”. estas palabras calaron hondo y acto seguido Indhira estalló en ira diciéndole “¿quieres que te enseñe el rabo zorra, puta zorra?”. A pesar de estar en medio, el vaso de Tatiana sirvió de arma blanca para Indhira que arrojó su contenido líquido y con hielos al cuerpo de Carol y acto seguido lanzó un reto al programa diciendo que la expulsasen.

La dirección no tardó ni unos minutos en hacerse eco de su petición. Trasladaron a los concursantes al salón y a Indhira al confesionario, de donde nunca más volvería, mientras las horas intermedias nos mantenían en vilo en un 24 horas que demostró tras 11 años no servir para nada, porque en los momentos importantes enfocaban a los geranios y las piedras o el jacuzzi, una autentica verguenza.

Con la violencia no hay medias tintas y los celos no son una excusa que valga.

Los 10 ganadores de Gran Hermano

Gran Hermano acaba, comienza Gran Hermano 11, el primero de una nueva era

Esta noche se cierra un ciclo de 10 ediciones. 10 ganadores que nos han podido gustar más o menos en 10 finales distintas. Desafortunadamente no hay registros en video de todas ellas en la red, sólo de algunos, aunque en el video final podreis encontrar todos los momentos.

Estos 10 ganadores son parte de 146 concursantes que han pasado por la casa más famosa de la televisión en España y para todos ellos y los que lo hemos disfrutado de principio a fin, van dedicadas estas imágenes que han logrado sobrevivir.

GRAN HERMANO 1: Ismael

La final se desarrolló en el cómodo sofá de la casa con él y Ania cogidos de la mano.


GRAN HERMANO 2: Sabrina

La final se desarrolló en el jardín, donde la imagen de Sabrina apareció en el cielo tras un velo de agua.


GRAN HERMANO 3: Javito

Por segunda vez consecutiva la final se desarrolló en el jardín. Un ave trajo en sus patas enrollado un pequeño pergamino que Patricia leía en voz alta.


GRAN HERMANO 4: Pedro

Pedro y Desi se agarraban fuertemente en el frío jardín de la casa mientras la rueda de imágenes en una pantalla gigante dictaba al ganador.

GRAN HERMANO 5: Fresita

Su nombre era grabado a fuego en el jardín mientras se mantenía pegada a David.

GRAN HERMANO 6: Juanjo

Un jardín nevado y un puente eran testigos de su victoria.


GRAN HERMANO 7: Pepe

De nuevo una pantalla y el jardín lo vieron alzarse con la victoria junto a su amigo Javi.


GRAN HERMANO 8: Naiala

Unas bolas mágicas sobre una tela negra anunciaban su nombre.



GRAN HERMANO 9: Judith

Un espectáculo pirotécnico y una imagen gigante oculta tras centenares de globos.


GRAN HERMANO 10: Iván

Una misteriosa puerta tras la que la mirada atenta de los 146 participantes queda atrapada en el tiempo de la historia del programa.


Gran Hermano 10: Mirentxu se traga una mosca

Este es uno de los momentos Gran Hermano que dejan sin palabras, más que nada porque no se puede reir y hablar bien al mismo tiempo, jaja 😛

Atentos al momento en que Mirentxu está en ese jardín en el que cada año se dan cita las mejores moscas en busca de la carne fresca. No duda ni en meterse el dedo en la boca para devolver, jaja. Casi se muere en directo xD

Mirentxu se traga una mosca

El segundo cumpleblog

“La vida no se vive por las veces que respiras, sino por los momentos que dejan sin aliento.”

Hace ya dos años desde que un 11 de octubre de 2006 abrí el rincón perdido. El blog ha sido día a día para mí como una fotografía que ilustraba un momento del día, como si estuvieses paseando por la calle y de repente te asaltase un pensamiento o una idea que necesitas plasmar en algún lugar para que no se pierda nunca. Una serie, una canción, un recuerdo, una fotografía, una frase, un deseo… como estar en un remolino de ideas, meter de repente la mano y sacar una al azar.

Hay ocasiones en que ese mar de ideas dan como consecuencia una pequeña caja de pandora que conecta con el mundo entero. Tal es el caso de algunos posts que de repente han sido del interés de una gran mayoría:

Me apasionan los openings de las series de anime, pero los de Naruto se llevan la palma y a juzgar por las audiencias, no soy el único. Estos dos posts se convierten en los dos más vistos de este último año.

Opening Naruto Shippuden: “Hero’s come b 35.107
Opening Naruto Shippuden: “Blue Bird” de 28.730

El día que se nombraron las 7 nuevas maravillas del mundo moderno, decidí hacer una comparativa entre ambas. Por otra parte el interés por la serie Sobrenatural me llevaron a hacer un reportaje de investigación sobre el actor Jensen Ackles, del que estoy agradecido.

Las 7 nuevas maravillas del mundo vs las 18.212
Jensen Ackles, un actor SUPERnatural 17.040

Ocurrió un hecho muy curioso el pasado año debido al enorme éxito de la edición 9 de Gran Hermano. El día que apareció el video del gato que se coló en la casa y que despertó a nuestras gemelitas, decidí colgarlo, con el resultado de que mucha gente creyó que esta era la página del gato. Por más que insistí y puse la dirección correcta de la gatera, no me hicieron ni caso.

Excelente la acogida de una canción diferente para el cumpleaños, aunque muy a mi pesar se llenó de comentarios spam con contenido poco apropiado, algo que ya ha sido solucionado.

El Gato Encerrado entra por primera vez 14.508
Feliz Cumpleaños / Happy Birthday 11.974

Pero el verdadero revulsivo de esta temporada, con permiso de MUJERES Y HOMBRES Y VICEVERSA y las despedidas de MARISA, ASTRI y VERONICA, y con el que pongo punto y final al repaso por los posts más vistos, ha sido un año más el seguimiento al Festival de Eurovisión, esta vez con página especial que podeis visitar, donde se encuentran la mayoría de candidatos que lucharon por representarnos y absolutamente todos los participantes del 2008.

El día posterior al festival de Eurovisión 2008, el 25 de Mayo, se produjo la mayor afluencia en el blog que se recuerda. En total ese día se dieron cita aquí exactamente 17,892 personas.

Al margen de los datos, que siempre son curiosos, he disfrutado cada momento, cada fotografía, cada asalto de ideas, he corrido presto en ocasiones a contar lo que he vivido (recuerdo con una sonrisa especial la salamanquesa y la tarta de GH9 con Angelita), me he emocionado escribiendo acerca de ciertas cosas, he intentado compartir lo que me han inspirado esas películas de sábado por la tarde, incluso he recibido la visita de Maxim Huerta, y del Dúo Acordes (Tú Sí Que Vales) mis eternos ganadores del concurso… tantas cosas.

Este espacio se va llenando más y más de todo y de lo que está por venir (¿a quién no le gusta viajar?), que sin ser nada exactamente, son pinceladas lanzadas al vacío que cada cual puede transformar de repente en el cuadro que prefiera.

Gran Hermano 10: Ana y Almu arrasan con la comida y se divierten en la casa 10

Ayer se vivió uno de esos momentos Gran Hermano que se recordarán para siempre. Comparable a las tremendas risas del pasado GH9 en el que Angelita era presa de una tarta gigante.

GH pilló por sorpresa a una pecualiar pareja se mire por donde se mire, la chiquitita Almu y la “loca” de Ana Toro fueron invitadas a una visita no guiada por la casa del futuro, la casa 10.

Parte I

Parte II

Parte III

Divertidísimos y únicos el momento del acopio de comida, el baile en la mesa central del dormitorio, los saltos de Almu sobre las camas y el momento pared última generación, por no hablar de que no sabían ni por dónde abrir la puerta del dormitorio, !estaban agarrando el cuadro! Lo curioso de todo esto es que las dos fueron la mayor parte del tiempo cogidas de la mano, olvidando por un momento las rencillas de la casa 1 y ambas contaron con la misma ilusión su experiencia a los demás, incluso Loli escuchaba con interés a Ana, su principal rival.

Después llegaron otros momentos muy divertidos como la entrada de Iván en la casa 10 y la cara de Carlos F. al verle o cuando Mercedes le comunica a Iván que “detrás de ti está la puerta del futuro”, jajaja, ¿qué se le pasaría a este por la cabeza en ese momento? Quizá pensó que tras esa puerta estaba la llave del cielo 😛 De locos.

Gran Hermano 10

Diez ediciones bien merecían un recuerdo, diez ediciones bien merecían sacar de su encierro y volver a montar toda esa factoría que nos dejó sueños, risas y emociones que despertaron por primera vez en nosotros: la libertad para mirar a través de ese “ojo de la cerradura”, la libertad para opinar de los demás, la responsabilidad de decidir si los deseos de una persona acaban o continúan.

La oportunidad de ver lo nuevo con lo antiguo, ver cobrar vida a una mesa en la que 8 años atrás se decidía la repartición de un premio por una causa, donde se produjo la primera discusión, ver ese enorme puzzle de GH colocado por las paredes mientras los nuevos concursantes lo limpian, ver de nuevo una mochila sobre el colchón donde VANESA dijo el famoso “jódete”. Ver ocupar de nuevo el asiento del sofá desde el que MARIA JOSÉ fue la primera expulsada, ese jardín en el que se realizaron tantos juegos y bailes y donde una vez vivió un perro y su caseta…

No sé con qué concursante quedarme, a cada cual más difícil, enrevesado y lleno de historias por contar…

No sé con qué momento quedarme de ayer. El baile japonés entre LI y ANA, la confusión YO-LI, el tomate orlando de MIRENTXU, El recuerdo de la primera casa de GH después de 8 años y la emoción de ver entrar por esa puerta de nuevo al ganador, esas pareces vacías llenas de recuerdos que resuenan como ecos en el tiempo, la intromisión del presente en el pasado, como si de repente despertase ese corazón dormido, ver desfilar uno a uno a cada concursante, a cada cual más diferente creando uno de los repertorios más variados de personas que se haya visto jamás, el momento anuncio de horno amarillo a juego con zapatos de ALMUDENA, las primeras risas y conexiones de gente que acaba de conocerse, el picotazo del avestruz a los rizos de JAVIER, la confusión del abrigo de RAQUEL con un perro, el fallo de sonido que jamás dio tanto juego en la televisión…

De todo sólo sé que me quedo con una cosa segura, con la sonrisa y las lágrimas que se han ido alternando en mi rostro a lo largo del programa, con las ganas de gritar que este concurso me encanta, con la ilusión de saber que cada vez que se mira a través de ese “ojo de la cerradura” comienza una historia diferente.

ANA TORO

Publicista de 36 años. Nacida en Granada en el seno de una familia acomodada. Ha recorrido gran parte del mundo y habla varios idiomas. Es muy aventurera y se considera libre e independiente. Entre sus múltiples aficiones están el flamenco, la bosanova, el deporte, los animales y cualquier tipo de actividad creativa. Ana es una persona muy segura de sí misma y afirma: “si intentan manipularme salto como un lanzallamas de ácido sulfúrico”.

Su gracia natural invita siempre a una sonrisa, los momentos dejados desde el primer minuto no tienen desperdicio, especial mención al baile japonés que LI tiene que enseñarle.

ALMUDENA MARTÍNEZ

Es auxiliar administrativo, pero lleva 10 años trabajando de cajera. Se considera una persona meticulosa con el orden y la limpieza, competitiva y con aspiraciones de llegar muy lejos. Está soltera, se siente muy orgullosa de su familia y cree que tiene suerte en la amistad, aunque no tanto en el amor.

¿Cuántas veces se ha vaticinado que entraría en la casa alguien como ella? 7 años esperándola y ya la tenemos aquí. Con un gran carácter pero a la vez divertida.

CARLOS FERNÁNDEZ

Es soldador y está casado con Gema Zafra. Le gusta el fútbol, jugar a la videoconsola y esquiar. Se considera un chico muy observador, tímido, reservado y con un carácter muy tranquilo que, a menudo, tiene que aplacar el fuerte carácter de su mujer.

GEMA ZAFRA

Vive en Sant Vicenç dels Horts con su marido, Carlos Fernández, que también ha entrado como concursante en ‘Gran Hermano’. Llevan 10 años de relación y esperan seguir compartiendo su vida para siempre. Es una enamorada del flamenco y años atrás cantaba en un grupo. Se define como una persona impaciente, alegre y muy competitiva.

Los primeros habitantes de la casa de GRAN HERMANO 10. El momento en el que CARLOS entra y cuando creemos que le va a dar un beso en la cara se lo da a GEMA en la boca fue una gran sorpresa. Deberán fingir que no se conocen de nada, todo un guiño a nuestras gemelitas de GH9.

GERMÁN RAMÍREZ

Es relaciones públicas y ha realizado algunas incursiones en el mundo televisivo. Le gusta practicar snow, surf y boxeo. Su ídolo es Jim Carrey y su sueño es hacer una película con él. Está soltero y se considera un verdadero “terremoto”, inquieto, divertido y muy sociable.

Para el recuerdo su encuentro con GISELA, cuando ella asegura ser mala para retener los nombres y él le contesta “mientras no seas mala para otras cosas”. Un guasón, aunque ya sabemos dónde terminan los guasones en este programa, quién no recuerda a FRAN de GH2.

CARLOS HOYA

Es licenciado en Administración y Dirección de Empresas y actualmente dirige una consultora inmobiliaria. Ha vivido en varios países y habla varios idiomas. Tiene valores tradicionales y Dios forma parte de su vida. Está soltero y afirma que nunca se ha enamorado porque es muy exigente. Se define como competitivo, tenaz y con un gran afán de superación. Es muy creativo y le gusta mucho el deporte, la lectura, la música y el cine.

Me recuerda a alguien, como si fuese un clon de ese personaje que llevaba animales al programa DE DOMINGO A DOMINGO de Belinda Washington y a Crónicas Marcianas. Si alguien recuerda su nombre que lo diga.

GISELA BETANCOURT

Es diplomada en Trabajo Social y se gana la vida como modelo. Le gusta practicar todo tipo de deportes: tenis, ping-pong, karate, baloncesto, gimnasia rítmica, voleibol y atletismo, entre otros. Está soltera y se considera una mujer muy romántica y entregada cuando se enamora.

La belleza personificada.

IVÁN MADRAZO

Combina su profesión de modelo de pasarela y fotografía con su faceta de empresario de una distribuidora de electrodomésticos. Está soltero y se considera simpático y divertido. Le gusta mucho cuidarse, las carreras de Fórmula 1, la hípica y el mundo de la moda.

Debajo de su rostro se oculta una historia que merece la pena ser descubierta. Vivir una historia de amor y perderlo todo en unos meses debe encerrar dolor y ganas de superación.

JAVIER PALOMARES

Es diplomado en Magisterio Musical y cantante de una orquesta polifónica en su tiempo libre. Contraerá matrimonio el año que viene, pero antes quiere disfrutar de una última experiencia extrema. Es dinámico, maniático y divertido. Entre sus aficiones destacan el teatro, el cine, la televisión y conocer lugares nuevos. Su viaje más gratificante ha sido al Sáhara, donde afirma que ha aprendido a valorar mejor las cosas.

Uno de los personajes más carismáticos de esta edición. Es el perfecto ejemplo de que no debemos juzgar a la gente a primera vista. Así se deja claro en su video de presentación, además de saber que a las avestruces les gusta el pelo rizado.

JIE LI

Vive en España desde hace seis años. A pesar de que su familia quiere que conserve las tradiciones de su país, es una apasionada de la cultura española. Trabaja como dependienta en una tienda de ropa. Adora a los animales, la música, el cine, el color rosa, el personaje de Hello Kitty y los karaokes y odia el racismo.

Demuestra su simpatía con cada palabra. Enseñará baile japonés a ANA y sabemos que le da miedo los hombres con pelo 😛

JULIO GONZÁLEZ

Actualmente prepara oposiciones para ingresar en la Policía Nacional. Está soltero y se considera una persona especial, sociable y presumida. Es un apasionado del surf, del mundo del motor y del gimnasio y cuida mucho su cuerpo y su alimentación. Le gusta mucho cantar y lo hace muy bien. Ha entrado en “Gran Hermano” para que la gente le conozca tal y como es.

Un día se le ocurrió escribir para participar y de pronto coge su primer avión fuera de las islas y entra en la casa de Gran Hermano.

DOLORES FERNÁNDEZ

Es estudiante de Biología, pero su gran pasión es el mundo de la estética. Tiene un centro de belleza que ella misma dirige. Está soltera y se considera una mujer conservadora y tradicional. No ha tenido suerte en el amor y necesita conocer gente nueva y cambiar de aires. Le gusta mucho leer, ir de compras, el cine y viajar.

Bajo su apariencia que recuerda a una antigua concursante de GH4 (Sonia Arenas), se oculta una mente inteligente.

RAQUEL GÓMEZ

Es diplomada en Logopedia, azafata de profesión y actualmente se prepara para ser piloto. Le gustan los deportes acuáticos, los coches y el fútbol. Está divorciada y se considera muy independiente, aventurera y arriesgada. En el ámbito personal, confiesa que quiere dar un giro completo a su vida. Asegura que a veces despierta mucha envidia entre las mujeres.

La primera impresión que he tenido es que sus objetivos profesionales y personales sin duda crearán conflicto de intereses con otros de la casa.

MIRENTXU ÁLVAREZ

Está casada y tiene tres hijos y dos nietos. Ha sido una trabajadora incansable que ha sacado adelante su propio negocio de ropa infantil. Dedica su tiempo libre a la interpretación y al cuidado de los suyos. Le gusta viajar a países exóticos sola o acompañada. No le gustan las discusiones ni crear polémica y asegura que le gusta estar con gente joven.

Muchos hacían conjeturas de que entraría alguien mayor en la casa y después de 7 años sus espectativas se han visto cumplidas. La concursante de mayor edad que ha pisado GH. Gana mucho más en compañía riendo que sola hablando. Todo un regalo para la casa.

ORLANDO BREYNER

En el ámbito profesional se define como un “vendedor de ilusiones”, ya que es propietario de varias atracciones de feria infantiles. Está soltero y se autodefine como un hombre soñador, arriesgado y sensible. Le gusta cuidar su imagen y cada noche espera encontrar el amor de su vida. Pasa su tiempo libre navegando en Internet. Cree que hay que vivir la vida intensamente, ya que lo que verdaderamente importa son las experiencias.

Tras su sonrisa hay toda una vida de idas y venidas, de amigos en el camino y de historias vividas. Uno de mis preferidos por toda la vida que encierra y que ha visto.

EVA FREIRE

Es licenciada en Bellas Artes. Trabaja como ganadera de lunes a viernes y como camarera las noches de viernes y sábados. Su entorno desconoce cuál es su actividad laboral durante la semana. Su gran pasión son los caballos y la pintura. Se autodefine como una persona decidida, espontánea, impulsiva y con un carácter muy fuerte. Está soltera y se considera poco afortunada en el amor, si bien está dispuesta a encontrarlo.

Toda una trabajadora con una intensa vida. Al igual que el anterior, una vida interesante por conocer.

Gran Hermano y una sintonía

Un 23 de Abril del año 2000 escuchábamos por primera vez la sintonía de Gran Hermano. Con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo con pequeñas variaciones en uno de los sonidos más característicos de la televisión.

Esta noche, a las 21:30, esta canción volverá a despertar nuestros sentidos. He seguido todas y cada una de las 9 ediciones anteriores y las 2 ediciones VIP y aún hoy no soy capaz de sobreponerme a los nervios y el cosquilleo que me provoca escuchar esta sintonía, porque detrás de ella se esconden muchas noches en vela, infinidad de palabras, de sentimientos, risas, carcajadas, lágrimas, noches en familia, reuniones con amigos, rabia, impotencia, alegría, sorpresa y admiración.

Porque cada vez que empieza una nueva edición puede pasar de todo. Porque Gran Hermano 10 es otra historia.

La puer”t”a de Milá

Ahora que se aproxima la décima edición del concurso reality más longevo y exitoso de la televisión en nuestro país (ya no somos los primeros en emitir la décima edición, se nos adelantaron en USA con BB10), momento de recordar algunas de las frases y situaciones más divertidas de la presentadora, Mercedes Mila, en una parodia que su autor ha titulado como “La puerca de Milá”. Lo que me pude reir al verla por primera vez 😛

Dejo también una foto de la vez que más me ha sorprendido Mercedes, cuando de pronto se da la vuelta con voz ronca y aparece haciendo un homenaje a Judith.

Parodia

Se acerca Gran Hermano 10

Gran Hermano por el mundo: Explosión en Big Brother Albania y una extraña invitada llamada Kathreya en Big Brother 9 UK

big brother logo

Mientras en España esperamos con expectación Gran Hermano 10, el país con más ediciones emitidas, no he podido resistirme estos dos últimos días a rebuscar entre las cientos de ediciones que pueblan las televisiones, porque si en España la cosa da para videos y videos llenos de risas y emociones, imaginad todo esto llevado a todo el mundo.

Lo que he encontrado no tiene desperdicio y es tan solo una pequeña parte. Albania celebró ya su primera edición de Big Brother, muy similar en casi todo a la que se emitió en españa en cuanto a plató y otros aspectos. Si aquí en esa edición se coló un invitado reclamando asuntos políticos, allí el invitado fue una tremenda explosión de un depósito de municiones cercano a la casa, la verdad es que al ver las imágenes me imagino que dentro debieron pensar en cosas peores a juzgar por las carreras y los gritos. Y todo quedó grabado.

Explosión en Big Brother Albania

kathreya

Por otra parte, en Reino Unido se celebra recientemente la edición nº 9 de Big Brother, equiparándose a nosotros (sin contar las ediciones VIP) y este año han decidido llevar a un personaje peculiar, Kathreya, masajista de 30 años, que aprende cosas nuevas cada día que pasa, una fresita en potencia.

Kathreya en BB9 UK aprendiendo palabras nuevas

El recuerdo de Gran Hermano 9

Hoy es Jueves y no hay Gran Hermano. Hoy es cuando se nota el vacío de esa casa que nos ha acompañado durante tantos meses. No volveremos a oir en ella a Amor arremetiendo contra los Telenekos, ni a Melania diciendo que alguien es o no de La Aldea Del Arce, ni a Andallá y Piero cantando “me se enamora el alma, me se enamora”, ni a Dadi hablando del barco de su vida, ni a David siendo perseguido ni a Paula persiguiéndole. No volveremos a ver en ella a Eneko esperando algo más que una simple casa, ni a Karen queriendo sentirse en su lugar, ni a Lucy con su doble cara, ni a Mayte sintiéndose la hermana engañada ni a Rebeca mostrando sus pechos mientras se contornea diciendo “lo tengo ricoooo”, ni a Ángela rayándose una vez más ni siendo engullida por una tarta gigante, ni engulléndose a su novio.

No volveremos a ver a Rodrigo arrancar jamás el número de Judit de la pared del bunker, ni escucharemos más a Oliver cantando “adiós con el corazón”, ni a Pamela y Conchi, las gemelitas, intercambiándose y disfrutando de la casa y sus consecuencias y del placer de poder convivir con tu cantante favorito durante meses y que éste forme parte de tu vida. No volveremos a ver a Judit llorando en una casa vacía, sintiendo que es lo más grande que le ha pasado en la vida.

Aquí estaremos esperando durante varios meses hasta que las primeras notas de esa sintonía vuelva a producirnos un “no se qué” que nos vuelque el corazón, hasta que la puerta de esa mágica casa vuelva a abrirse de nuevo.

Recordando Gran Hermano 9

Gran Hermano 9: La Gran Final

La audiencia ha decidido que el ganador de Gran Hermano 9 es… JUDIT

judit gh9

gran hermano 9

He seguido todas y cada una de las galas de cada una de las 9 ediciones de Gran Hermano, una incluso entre un gran apagón que afectó a toda la ciudad y que nos impidió seguir esa primera y maravillosa gala de sorpresas de GH2 con esas hermanas de La Mari tras los cristales, lo que ya se convirtió en una tradición que se vive entre lágrimas de ahogo y risas por la situación.

gran hermano 9

Desde GH1 no vivo con tanta emoción una gala final. Una gala que se antoja la más complicada, enigmática e imposible de predecir de entre todas las que ha habido. A estas alturas ya hay siempre un ganador claro, pero esta vez sólo hay una cosa clara, que no será Oliver, entre el resto, Gemelas, Judit y Rodrigo, anda el juego y estoy muy seguro de que más de uno nos llevaremos la mayor sorpresa del concurso.

 

El perfecto PLAN de GH nos ha regalado momentos inolvidables, desde el secreto de las gemelas dentro de la casa, con caras que reflejaban asombro y sorpresa, pasando por el teléfono rojo, la ausencia del GH, el regreso por primera vez en España de un concursante eliminado (que no obstante era una posibilidad que todos los seguidores ya conocíamos desde el pricipio) o ese homenaje repaso a todas las formas de nominación que han existido en el programa desde sus comienzos, hasta esa reclusión en el búnker ante un ataque extraterrestre que no es sino la excusa perfecta para ya no solo preparar la gala mágica de esta noche con total libertad y desparpajo, sino para además hacer convivir a los 5 finalistas, 4 a efectos prácticos, en la más pura intimidad, en un espacio reducido donde poner la traca final a lo que Gran Hermano representa.

Desde el principio no tuve candidato o candidata claros para ganar esta edición, aunque poco a poco se fue perfilando, aunque curiosamente tardé bastante en decidirme, en Ángela. Me recordaba vagamente a Ania, poco después descubrí que ha trabajado con ella como modelo. Curioso a lo que llegan las impresiones y las coincidencias. Al menos me alegro de que haya batido dos records, uno bueno, el de no nominada en 95 días y otro malo, el de expulsada con un 92,69% de los votos, que entre tres ya es mérito.

A falta de unas horas para la gran decisión final, mis favoritas sin ella dentro son la Gemelas, las que desde la primera gala me han hecho reir como nadie con sus cosas, su extraño e incomprensible a veces vocabulario y el gran regalo de ver convivir a dos hermanas en una casa.

Cuando acabe este Gran Hermano una vez más las luces de la casa se apagarán de nuevo, dejando recuerdos en cada esquina y cada rincón, palábras míticas, momentos que nos dejaron boquiabiertos o nos emocionaron, dejando en cada uno de los que hemos seguido una vez más con pasión este nuestro programa, un ahogo de lágrimas mientras vemos esos últimos momentos de una casa que aunque volvamos a ver, nunca volverá a ser la misma, por saber que hemos sido partícipes de un cacho de corazón de esas personas que entraron y que se han convertido en esos pequeños conocidos de la tele que un día se colaron en casa, en nuestra casa del gran hermano.

gran hermano 9

El momento 

Nombrado en Gran Hermano 9

gran hermano

El resumen de ayer por la tarde fue tan gracioso por la discusión de las gemelas que no pude evitar entrar en la web del gato para comentarlo, aunque normalmente me doy un garbeo por allí.

Ayer por la noche estaba yo entre mi habitación y el salón cogiendo yo qué sé rápido para no perderme el programa cuando escucho de boca de Mercedes Milá mi nick [cedequack] cuando dije que adoraba un programa donde se podía ver a unas gemelas discutiendo sobre unos triciclos. Me empezó a latir el corazón a mil por hora. Que la que considero mejor presentadora de la televisión me nombre, es para mí algo increíble y me dio una alegría tremenda. Ni qué decir que en la web del gato ya hay algunos acostumbrados a que les nombren, pero la ilusión de los que estaban en FormulaTV fue única, enseguida todos acudieron al foro porque como yo, no se podían creer que me hubiese nombrado.

Una anécdota muy divertida. Gran Hermano así lo merece. Aquí está ese momento (minuto 4).

Gran Hermano 9, Gala 13 de Nominaciones (minuto 4 en adelante)

El comentario al que aludió fue este:

cedequack | 29.11.07 @ 17.09 | #

Qué maravilla Gran Hermano, coño si se me saltan las lágrimas de ver momentos como este y ser consciente de ellos. ¿Dónde se puede ver discutiendo a dos gemelas sobre unos cars? Es surrealista total.

Gran Hermano 9: Tarta de boda para Angelita

 caer en cubo

El momento más divertido de la TV para mí sin duda ocurrió en la noche del 15 de Noviembre en Gran Hermano. He pasado muchas risas con muchos momentos televisivos, el libro de Umbral, los escobazos de Patricia en la noche de Halloween… no recuerdo habérmelo pasado tan bien ni partirme de risa tanto como con este momento de Angelilla de GH9. Noche de sorpresas, le toca el turno a Angela, le indican salir hacia la puerta roja del patio y tarda un tiempo por sus problemas de visión en darse cuenta de que en medio del patio hay una tarta gigante. De pronto su novio con el que se casará en Febrero sale de la tarta y Angellilla se lanza hacia él, aplastándolo y casi digiriéndolo, comiéndoselo a besos. Por un momento creí que se hundían ambos en una tarta que a punto estuvo de convertirse en tumba. Así pasan unos minutos en los que estuve a carcajada limpia por el suelo y cuando creí que nada más divertido podía pasar, arrastran la tarta con una cuerda para llevarse al novio y Angelilla gritando “Ojcarr, llévame contigo, llévameee” ajaja 😛

Y eso no fue todo, tras el momentazo, entra en la suite y Melania descubre que su novio en una caja le ha traido una alianza. Se la pone toda emocionada en el dedo y resulta que despues no se la puede sacar, jaja.

No lo voy a olvidar nunca.

La sorpresa de Angelita

La sorpresa del anillo