Quiénes son las carpeteras

Primero fueron los pueblos, las ciudades, los teléfonos abiertos por los ayuntamientos para llamar incansablemente hasta que el que después inexplicablemente iba a ser el “hijo predilecto” del lugar estuviera seguro entre aquellas cuatro paredes de la casa más famosa de España, cuando se impusieron restricciones y se acusó de derroche de dinero público para tonterías, le siguieron las dichosas plataformas que salían por cada causa justa y necesaria, donde la gente se iba uniendo como si de un redil de ovejas se tratara para ofrecer apoyo a un concursante.

Todo esto ha pasado a la historia, ya no hay plataforma ni pueblo que valga, Gran Hermano 12 nos ha traído algo maravilloso, un especímen que muchos dicen que está en extinción, aunque otros piensan que este es su comienzo. Con ellas podría realizarse un amplio estudio sociológico, quizá uno de los más difíciles por su complejidad, porque aunque todo el mundo las conoce, en realidad nadie sabe dónde se esconden. Puede que tengas una al lado y que no te deje entrar en su habitación, o quizá puerta con puerta. Cuando vamos por la calle seguramente nos cruzamos con decenas, centenares de ellas cada día auqnue no dejan ver su verdadero rostro, porque su verdadero ser se descubre cada tarde, cada noche, frente a la cadena de música, frente a la revista Vale o frente a un programa de televisión. Entonces se transforman y se convierten, como los gremlins, en seres crueles y vengativos capaces de hacer lo que sea necesario con tal de alcanzar su objetivo.

La inmensa mayoría que ha estado cerca de alguna, las definen como chicas en edad adolescente, ya sea física o mental, que forran las carpetas con las imágenes de sus ídolos, que siempre suelen tener un atractivo destacable. Siguen toda su vida, sus amores y desamores, ya sean verdaderos o burdos montajes, ellas no son capaces de distinguir la realidad de la ficción.

A esta definición agregan que carecen de vida social, la cual compensan imaginándose historias de amor inexistentes y haciendo de la vida de los que adoran la suya propia hasta enloquecer. En su ánimo por proteger a sus ídolos, destrozan al resto quien sea que pueda hacerle la más mínima competencia.

Sí, tranquilo/a, ya sé que ahora eres capaz de reconocerlas, que recuerdas haberte topado con una de ellas en tu propia clase o que ya has caído en la cuenta de que tu hermana es una de ellas. Quizá alguna ya se esté descargando la foto de portada de esta entrada para ponerla en su ordenador o imprimirla. Tranquilo/a también por esto, no es una enfermedad incurable, sólo el tiempo quita la gilipollez y esperar es la mejor medicina para las carpeteras. Mientras se curan, eso sí, seguirán jodiendo a base de bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s