El nuevo ojo de Gran Hermano 12 + 1

Durante más de 10 años, el ojo de Paula Vázquez nos ha estado acompañando. Mientras comíamos o cenábamos viendo aquellos espectaculares resúmenes que ya no existen, mientras teníamos esa sensación de que necesitábamos saber qué estaba ocurriendo dentro de la casa más famosa de España, cada noche cada semana disfrutando de las galas, las normales y las especiales de las sorpresas, el terror o la aventura, mientras escuchábamos esa música que cada año nos pone los pelos de punta y la carne de gallina cuando su melodía nos invade con recuerdos del concurso, de sus inolvidables concursantes.

Aunque la edición del futuro hizo un tímido intento por cambiar el logo del programa, su seña de identidad, haciéndolo más blanco y puro, como una obra de arte future art, al final todo quedó en meras cortinillas, permaneciendo el original para su presentación ante la sociedad. Este año sin embargo con esta edición que pretende descolocar y dar la vuelta a todo (una cosa es pretenderlo y otra muy distinta conseguirlo a estas alturas donde la gente es tan reacia) en su edición 12 + 1, sí quieren renovar ese logo que tanto tiempo nos ha acompañado y sustituir el ojo de Paula Vazquez por una mezcla de los ojos de los que serán los protagonistas de esta nueva entrega, la número 13 en su versión normal, que sin embargo es la número 16 si contamos las dos ediciones VIP y El Reencuentro, una cifra más que respetable que rivaliza ya con grandes concursos clásicos de la televisión en nuestro país (con el dolor que en aquellos detractores ha ocasionado, se siente).

Gran Hermano 12, una final y un nuevo reencuentro

Artículo redactado para FormulaTV

Ya ha terminado la edición número 12 de Gran Hermano, ese gran hermano del futuro, la más larga de la historia y sin embarhgo la menos vista de la historia también. Se podrían nombrar muchas causas, comenzando por el desgaste de todos los realities en general en la televisión que quizá terminan ofreciendo siempre lo mismo y que ha tenido alguna baja esperada como la de OT después de 10 años en emisión con una resurrección por medio, o podríamos decir que el engaño de ciertos concursantes ha desanimado a seguir esta nueva edición. Quizá también se deba a la falta de confianza al notar que ciertos grupos que parecen sectas y votan como rebaños de ovejas, destruyen eso que ha sido siempre tan importante: el voto individual del público que está en su casa ajeno a todo lo que se mueve por internet.

Peron tampoco se le pueden restar méritos, ‘Gran Hermano’ va cambiando según los tiempos y quizá estas reuniones para votar en masa se deban a un órden natural, no hay que olvidar que los primeros en llevar a cabo este tipo de votaciones fueron los pueblos o ciudades de cada protagonista, que dejaban aparcada por un tiempo su cabeza para unirse a una cabeza común, todo por mantener bien alto el nombre del lugar de donde provienen. Ahora ya ni siquiera sabemos de qué lugar exacto son, un dato irrelevante. Por eso quizá tamb¡én esto sea un paso más en la evolución del concurso.

Lo cierto es que ‘Gran Hermano’ ha sido el único reality que ha logrado sobrevivir dignamente en esta carnicería junto a Supervivientes, como cerrando un círculo de toda una década en la que no han parado de nacer sucedáneos que o bien no llegaron nunca a alcanzar el éxito, otros que lo alcanzaron pero no volvieron o que tras subir muy alto han caído sin remedio. Tales son los casos de ‘El Bus’, ‘Confianza Ciega’, ‘Xti’, ‘El Marco’, ‘Operación Triunfo’ (que está destinado a convertirse en el Un, Dos, Tres de la época moderna, que cuando vuelve sube y cuando lo cancelan llora como la gata flora), ‘La Casa de Cristal’, ‘Pekín Express’, ‘Las Joyas de la Corona’ y tantos otros en una interminable lista de la que algunos regresarán con fuerzas renovadas para intentar resucitar lo que se perdió por el camino. En breve repite ‘El Reencuentro: 10 años después’, auqnue sin estar bajo el sello GH, que será como un regalo inmenso a todos los seguidores de los realities de la cadena, ya que combinará parejas de exconcursantes de todos ellos: ‘Hotel Glam’, ‘Gran Hermano’, ‘Operación Triunfo’, ‘La Casa de tu Vida’, ‘Supervivientes’ e incluso se han permitido la licencia de tomar como reality a ‘Mujeres y hombres y viceversa’ y alguna que otra sorpresa reservada para completar el tándem.

Uno de los mayores errores que cometió GH 12 desde sus inicios fue el casting, ese en el que siempre han puesto un cuidado muy especial, pero que sin embargo esta temporada les ha dado más de un quebradero de cabeza. Cierto es que hay que reconocer que en cierta parte fue digno de elogio, pero quizá de cara a ese GH 12+1 o GH 13 deberían comenzar a plantearse cómo encontrar a gente que dé juego sin necesidad de que se note tanto que van a publicitarse o a mofarse de la audiencia y montar espectáculo con tal de conseguir unos cuantos bolos. Porque al igual que la forma de votar y reunirse para hacerlo cambia, la audiencia cambia al mismo ritmo y lo que antes era la duda de “¿este está ahí para promocionar su bar de copas o no?”, después de tantas ediciones ya no es una duda, sino una certeza simplemente con ver el comportamiento.

No se entiende cómo el equipo de casting ha podido caer en el error de introducir a Julio “el feroz”, ese gran conocido por los seguidores de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ y que tantos líos ha llevado al programa aún sin estar presente nunca y del que el equipo de Magnolia sabía perfectamente sus propósitos, conseguir tele a cualquier precio. Mientras que en el citado programa le llegaron incluso a vetar el día en que estaba prevista su entrada por primera vez al plató, en GH 12 le dieron la plena oportunidad de llevar a cabo sus fechorías, creyendo que así se harían con esa parte de los seguidores del programa del amor, cuando entre los seguidores lo único que producía “el feroz” eran vómitos incontrolados como pudieron comprobar los que no eran seguidores del mismo. Esta desinformación o error por parte del equipo casi acaba con el reality, aunque supieron controlar la situación tomando unas medidas disciplinarias que se sacaron de la manga, aunque las disfrazaron basándose en unas cuestionables frases de las normas del concurso, que todos sabemos no tienen sentido, algo que también ha tenido sus repercusiones.

He aquí que llegamos a un punto crítico y que deberían sentarse a meditar si no quieren seguir perdiendo adeptos, el de las normas inventadas sobre la marcha. Hasta ahora el concurso siempre se ha regido por unas reglas que nunca han sido vulneradas. Llegamos a aceptar que entrase gente cuyo deseo no era precisamente entrar en GH pero a los que el programa llamó de forma directa para participar, llegamos a aceptar el error del famoso numerito 733 e incluso que se tomasen o no medidas respecto a los pactos en la casa, pero lo que viene produciéndose de un tiempo a esta parte está mermando la confianza depositada por los seguidores en el formato.

La actitud de la presentadora al defender a ciertos concursantes ha sido una de las más controvertidas pegas. Iniciada en GH 7 con Pepe y continuada posteriormente con Iván de GH 10 o Indhira de GH 11, mientras saciaba a unos, molestaba a otros, que veían en esta defensa un ofensa para el espectador. En esta edición tal y como prometió, ha sido corregida, la gente puede perdonar, pero no olvida. El nacimiento de esas sectas de las que hablaba y que quizá corresponden a los tiempos que corren y que llevan el sufijo -istas en todo lo que se mueva, ha hecho que el espectador normal en casa que no tiene demasiado tiempo para convocar grupos de estrategia, sienta su vota ninguneado y le dé la sensación de estar viendo un programa cuyo final ya sabe porque será escrito por el grupo con mayor fuerza. Si se tiene en cuenta que el espectador normal no gasta su dinero en un voto porque sabe que determinado grupo le supera en miles y no valdrá para nada, quizá sea conveniente replantear esta forma de voto y hacerla gratuíta y extensible a todos, alimentando así las ganas de votar de los que no se ven dentro de ninguna organización. Todo lo contrario a como ocurre en el fútbol, que a pesar de tener legiones de seguidores, al final el duro trabajo de los que juegan y el factor suerte, son los que deciden, de ahí su éxito durante más de un siglo.

Es comprensible que tras un equipo que lo da todo en cada entrega, deban forjarse entre bambalinas decisiones de cara a la audiencia respecto al comportamiento de ciertos concursantes para que este pueda continuar de la mejor forma posible, pero estas decisiones también afectan y merman la confianza de los más fieles (y han ido perdiendo por el camino tantos como casi 5 millones de ellos por diferentes circustancias). Siempre tendrán ahí a los que somos amantes del formato, y lo saben, a los que quizá por tradición, porque somos más comprensivos y sabemos lo que queremos ver, o por cualquier otro motivo, nos sentamos para disfrutar de nuestro programa preferido siendo críticos pero sin perder la esperanza en el buen hacer de los que lo llevan a cabo, pero incluso estos se pierden si no se les cuida. Que Laura Campos, la ganadora de esta última edición, haya sido advertida hasta en tres ocasiones por sus fuertes discusiones y no haya sido expulsada, hace pensar muchas cosas, entre ellas que el programa tenga miedo a perder espectadores si se cancelaba una final, aunque si no lo hubieran cancelado como ha sido el caso, los han vuelto a perder por ese mismo motivo. Decisiones difíciles que hacen pensar que una vez se saltaron las normas en la anterior edición con tantas expulsiones disciplinarias que se podían ver desde múltiples puntos de vista, han abierto una caja de pandora inexpugnable de la que solo tenemos una cosa segura, que posee agujeros por los que se escapa la audiencia.

Quitando estos defectos que como espectador de esos fieles desde el principio puedo ver sin que se me rasguen las vestiduras por decirlo, la esencia sigue estando ahí, porque da igual cuantos mocosos entren pretendiendo convertirse en los nuevos follarines del universo, cuantas frescas entren con el sueño de ponerse unas tetas con el dinero ganado o enseñar las peras al mundo, mientras exista gente que sea verdadera, que nos muestre sin tapujos parte de su vida con esa multitud de defectos y virtudes que conlleva y se deje llevar por la convivencia hasta el límite, seguirá existiendo gente que desee mirar por el ojo de la cerradura.

Ahora llega el momento de soñar para todos aquellos que hemos disfrutado durante más de una década al igual que ya hicimos el año pasado, pero esta vez más a lo grande. Veremos cómo regresan a nuestras vidas algunos personajes que nos hicieron sentir ilusión, otros que nos produjeron un odio inmenso, en una isla, mientras construían los cimientos de una casa, mientras buscaban el amor, se dejaban la voz cantando o convivían por un maletín lleno de dinero. Quizá sean aquellas dos rubias que se quedaron ante la mirada impasible de la noche, mientras veían cómo su sueño de conseguir la casa que habían construído con esfuerzo se la llevaban otros, o quizá sea ese hombre que consiguió enamorar a tantas chicas en las tardes y que terminó engañando a la audiencia junto a su elegida que hasta tiene canción propia.

Han sido tantos sentimientos que intentar recopilar tantos es una tarea casi imposible por el recuerdo imborrable que despertaron un buen día y que ahora regresan como un aroma que quizá vuelva a despertarlos o quizá les haga morir para siempre. Al fin y al cabo qué son los realities sino una buena taza de café, algunos dulces y otros amargos. De la mezcla de sabores pueden nacer nuevas historias… siempre.

Quiénes son las carpeteras

Primero fueron los pueblos, las ciudades, los teléfonos abiertos por los ayuntamientos para llamar incansablemente hasta que el que después inexplicablemente iba a ser el “hijo predilecto” del lugar estuviera seguro entre aquellas cuatro paredes de la casa más famosa de España, cuando se impusieron restricciones y se acusó de derroche de dinero público para tonterías, le siguieron las dichosas plataformas que salían por cada causa justa y necesaria, donde la gente se iba uniendo como si de un redil de ovejas se tratara para ofrecer apoyo a un concursante.

Todo esto ha pasado a la historia, ya no hay plataforma ni pueblo que valga, Gran Hermano 12 nos ha traído algo maravilloso, un especímen que muchos dicen que está en extinción, aunque otros piensan que este es su comienzo. Con ellas podría realizarse un amplio estudio sociológico, quizá uno de los más difíciles por su complejidad, porque aunque todo el mundo las conoce, en realidad nadie sabe dónde se esconden. Puede que tengas una al lado y que no te deje entrar en su habitación, o quizá puerta con puerta. Cuando vamos por la calle seguramente nos cruzamos con decenas, centenares de ellas cada día auqnue no dejan ver su verdadero rostro, porque su verdadero ser se descubre cada tarde, cada noche, frente a la cadena de música, frente a la revista Vale o frente a un programa de televisión. Entonces se transforman y se convierten, como los gremlins, en seres crueles y vengativos capaces de hacer lo que sea necesario con tal de alcanzar su objetivo.

La inmensa mayoría que ha estado cerca de alguna, las definen como chicas en edad adolescente, ya sea física o mental, que forran las carpetas con las imágenes de sus ídolos, que siempre suelen tener un atractivo destacable. Siguen toda su vida, sus amores y desamores, ya sean verdaderos o burdos montajes, ellas no son capaces de distinguir la realidad de la ficción.

A esta definición agregan que carecen de vida social, la cual compensan imaginándose historias de amor inexistentes y haciendo de la vida de los que adoran la suya propia hasta enloquecer. En su ánimo por proteger a sus ídolos, destrozan al resto quien sea que pueda hacerle la más mínima competencia.

Sí, tranquilo/a, ya sé que ahora eres capaz de reconocerlas, que recuerdas haberte topado con una de ellas en tu propia clase o que ya has caído en la cuenta de que tu hermana es una de ellas. Quizá alguna ya se esté descargando la foto de portada de esta entrada para ponerla en su ordenador o imprimirla. Tranquilo/a también por esto, no es una enfermedad incurable, sólo el tiempo quita la gilipollez y esperar es la mejor medicina para las carpeteras. Mientras se curan, eso sí, seguirán jodiendo a base de bien.

El canal Gran Hermano 24 horas es ya una realidad

Logo oficial - Imagen captada del TV a las 17:27 - 29/12/2010

Al margen de las lamentaciones personales y situaciones por las que los trabajadores de CNN+ deben estar pasando, con las cuales cualquiera es capaz de sentirse reflejado, como espectador de Gran Hermano desde sus comienzos en abril de 2000, estoy ilusionado.

Hoy en el dial que ocupaba la ya antigua cadena de CNN+, han comenzado las emisiones en prueba del canal GH 24, donde de momento sólo sale la sintonía del programa y la mosca que nos acompañará de ahora en adelante en los meses que restan del concurso, presumiblemente hasta marzo de 2011.

Bucle de emisiones en prueba

GH 24 significa un hito en la historia de la televisión. Si bien Gran Hermano se ha caracterizado siempre por su emisión en directo las 24 horas del día, no todas las ediciones han contado con esta característica a través de un canal de televisión dedicado en exclusiva, sí a través de internet. GH 1 contó con la plataforma Via Digital, la primera en lanzar un canal con estas características (a tiempo completo, andadura iniciada por otra operadora que no logró sobrevivir a la competencia). Los siguientes años, con el crecimiento de las operadoras de cable y satélite, muchas fueron las que se hicieron con el formato de telerrealidad hasta hace un par de ediciones, donde el canal desapareció a pesar de ser uno de los más vistos entre los temáticos.

¿Y por qué entonces GH 24 es ahora tan importante? Porque es la primera vez que el canal 24 horas del concurso se emite completamente en abierto para todo el país y a través de la TDT. Ahora ya no hay excusas, todos los espectadores, sin pagar un euro de más, podrán valorar el comportamiento de los concursantes y decidir quién debe ser expulsado cada semana. Ahora sí, cada gesto, cada mirada, cada acto, serán víctimas de un juez potencial de millones de miradas cada día en cada momento.

La vida en directo, en abierto y para todos. Un sueño que se hará realidad el 1 de enero.

Ya es la hora

Ya es la hora, ya llegó la hora, grita el tiempo,
gira, la Tierra gira.
enferma y triste, cansada y herida,
y atormentada en su dolor,
sin perder la fe con resignación.

Clama, la Tierra clama,
nadie la escucha que grita, que llama,
a la cordura y la bondad,
sin perder la fe en la humanidad.

Porque ya es hora ¡de vivir!
y por la vida ¡combatir!
Por un futuro seguro y un mundo mejor.

Porque ya es hora ¡de luchar!
Por una tierra ¡de verdad!
Por eso sigue mi voz.

ESTRIBILLO
Ya es la hora grita el tiempo, ya llegó la hora y el momento,
de que despertemos en un mundo nuevo
y que disfrutemos del cielo sin miedo. (bis)

Gira, la Tierra gira,
y sobre ella millones de vidas,
y en cada vida un corazón,
hijos de la luz, de la creación.

Porque ya es hora ¡de vivir!
Y por la vida ¡combatir!
Por un futuro seguro y un mundo mejor.

Porque ya es hora ¡de luchar!
Por una Tierra ¡de verdad!
Por eso sigue mi voz.

ESTRIBILLO
Ya es la hora grita el tiempo, ya llegó la hora y el momento,
de que despertemos en un mundo nuevo
y que disfrutemos del cielo sin miedo.

Gran Hermano 12. Bienvenido a lo inesperado.

Ya se anunciaba tras finalizar la edición nº 11, la cuarta dimensión es una puerta al futuro, a lo desconocido. Porque en esta nueva etapa Gran Hermano será lo que los concursantes decidan en gran medida, sus elecciones serán como un libro de aquellos en los que elegir una u otra opción nos llevarán a una u otra página, una historia que se va escribiendo minuto a minuto.

Más de 10 años han forjado una audiencia férrea y fiel, aunque tras las últimas ediciones algunos andemos desesperados por el partidismo incoherente de la presentadora hacia ex ganadores a los que deja hablar mucho y otros a los que saca las uñas enseguida, es su forma de ser y quizá hasta debería agradecerse (aunque no se comparta) que una profesional se inmiscuya tanto en su trabajo, no es que se estile mucho últimamente en televisión alguien así de vehemente, en tiempos en los que el pasotismo tras realizar la labor rutinaria está a la orden del día.

Gran Hermano no cambia de logotipo, pero para esta edición, el original queda a la sombra del nuevo. Estilizado para la ocasión, mucho más cercano al empleado en otras ediciones del mundo, más claro, con más color y más futurista. Se tratará esta de la primera edición nº 12 del mundo, sin contar con versiones VIP y otras realizadas en otros países. Un equipo técnico más amplio y una casa que alcanzará cifra record, 1000 metros cuadrados de estancias. Lejos queda la idea del primer formato, donde nos decían que una casa recogida y pequeña daba lugar a la unión entre los concursantes, el tiempo nos ha demostrado que el espacio no es lo importante, sólo los lugares y las relaciones humanas.

Una escenografía ultramoderna nos hará sumergirnos en cada gala como si estuviéramos en una nave futurista, con mobiliario de reconocidos diseñadores de la talla de Karim Rashid y Aksu+Suardi. De nuevo Mercedes saldrá a saludarnos cada semana con un traje, este año dando la oportunidad a estudiantes de diseño de moda. Y lo más importante, los concursantes, sin los cuales nada funcionaría, porque ellos son y serán el alma de las comidillas de todos los días.

El mal sabor de boca dejado por El Reencuentro que convirtió nuestros sueños en la peor de las pesadillas y su fracaso paulatino en audiencia, unido a los fracasos de todos los realities estrenados esta temporada, incluyendo a OT y Supervivientes, no hace preveer algo bueno, quizá sea este el Gran Hermano menos visto de su historia, o quizá no, todo depende de cómo se desarrollen los acontecimientos y de que GH vuelva a estar en el lugar que le corresponde, sin gatos y sin lavacerebros (para que estos desaparezcan habrá que esperar mucho más y quizá ni ocurra por desgracia), en boca de todo el mundo haciendo crecer el espectáculo.

Bienvenidos a Gran Hermano de nuevo. Bienvenidos a lo inesperado.

Mercedes Milá presentando ‘Mujeres y hombres’ y Emma García al mando de ‘Gran Hermano’

¿Qué ocurriría si pusiésemos de presentadora a Emma García? La presencia de Emma García al menos recuperaría esa inocencia y objetividad sobre los concursantes, aunque no todo sería suavidad, que ya hemos visto a la presentadora más de una vez cabreada y con su genio maravilloso, porque además se enfada de forma respetuosa. Para empezar, deberíamos traernos a su equipo en ‘Mujeres y hombres y viceversa’, a los ganchos que le rodean cada día en las escaleras: Tamara Gorro, Virginia, Raúl, Vicente, Pedro y Ana… lee mucho más en este enlace