21 de diciembre de 2012, el fin del decimotercer baktún, el principio de un nuevo ciclo

maya4

La brocha de un antropólogo, de un arqueólo o la de un paleontólogo va dejando al descubierto la osamenta humana, los utensilios más comunes, también los más extraños y los huesos de aquellos seres gigantes que un día poblaron La Tierra. No puedo evitar pensar en el día en que la humanidad desaparezca. Ahora somos nosotros los que desenterramos cuerpos y las historias que les acompañan, imaginamos sus rostros, desvelamos sus misterios, lo que ese día comieron por última vez, cómo caminaban, cómo cazaban, cómo se comportaban, sus miedos, sus deseos, su cultura, todo basado en una completísima historia convertida en puzle y cubierta por un manto de tierra.

Y el día en que todo acabase, cuando pasasen miles de años, cuando en lugar de ocupar la parte en la superficie seamos aquellos que están enterrados, si otros seres nos descubriesen, intentarían imaginar nuestras vidas, nuestros últimos momentos, nuestra última comida, lo que pensábamos.

El día de ayer, el día de hoy, es como celebrar una nochevieja y un año nuevo pero más a lo grande, a través de un calendario que nunca se repite, el de la cuenta larga que se empleó en la época precolombina y que comienza a contar desde el 11 de agosto del año 3114 a.C.lo que se corresponde en números arábigos con el 0.0.0.0.0. o lo que es lo mismo, el primer día del primer baktún.

Ayer 20 de diciembre de 2012 llevando esa misma cuenta, estábamos en el último día del decimotercer baktún, que se corresponde con el 12.19.19.17.19 y hoy 21 de diciembre de 2012 se celebra el inicio de un nuevo ciclo, el del decimocuarto baktún, que se corresponde con el 13.0.0.0.0. Lo podemos ver en la siguiente representación, con los glifos que se utilizaban para representar los días y que son los que aparecen dibujados en las piedras y los códices. Los números eran representados mediante puntos y líneas.

Maya maya3

La cuenta larga está basada en el sistema decimal de base 20, así, si quisiéramos representar el número 25 a partir de la fecha de la cuenta larga, lo representaríamos como el 0.0.0.1.5. Sin embargo la cuenta no es tan simple, ya que a partir del siguiente periodo, la cuenta era de 18 unidades cada 20 días, con lo que la numeración 0.0.1.0.0 en lugar de corresponderse con el día 400 se correspondería con el 360.

A los días les llamaban kin, a los periodos de 20 días les lllamaban uinal, 18 uinal se correspondían con un tun, 20 tun equivalían a un katún y 20 katún formaban un baktún, es decir, 144,000 días. Esto refleja que hoy celebraríamos el día 1,872,000 desde que comenzó la cuenta. Así tendríamos 13 baktún. 0 katun. 0 tun. 0 uinal. 0 kin. Mañana sumaríamos un nuevo kin a la cuenta.

El calendario maya

Los periodos no acaban aquí, ya que varios baktún daban lugar a otro nombre y en muchas inscripciones mayas, la cuenta continúa haciendo referencia a determinados días adentrándose en fechas pasadas y futuras. Por lo tanto hoy no es ni mucho menos un día de destrucción, sino de celebración, el final de una cuenta para comenzar con otra, algo así como en el calendario civil cuando pasamos de 1999 a 2000, un clima de expectación, pero nada más allá de una celebración especial relacionada con los números.

Hoy los glifos hablan por sí solos desde los ecos del pasado remoto, traduciéndose este 21 de diciembre de la siguiente forma:

13 baktunes, 0 katunes, 0 tunes, 0 uinales, 0 kines, 4 ahau, 8 cumkú. Se manifestó la imagen, se colocaron las tres piedras. Plantaron la piedra el dios Remero Jaguar y el dios Remero Espina de Mantarraya. Esto ocurrió en el primer-cinco-cielo: la piedra del trono de jaguar, plantó la piedra el dios Negro-Primer Rojo. Esto ocurrió en el lugar de la Tierra, la piedra del trono de serpiente y entonces ocurrió que puso la primera piedra el dios Na Itzamhi, la piedra del trono del lirio acuático. Esto ocurrió en el cielo acostado, el primer lugar de las tres piedras. Se completaron 13 baktunes. Esa fue su acción, Señor del Cielo Elevado.

13.0.0.0.0

Especial EL FIN DEL MUNDO, 21 de diciembre de 2012: El insólito alineamiento galáctico

alineamiento galactico

2012pok-ta-pok, así se llamaba el famoso juego de pelota con más de tres mil años de tradición, un juego ritual precolombino que consistía en introducir la pelota por un aro situado a gran altura dentro de un campo de juego, y además había que hacerlo sin la ayuda de los brazos. Un juego ritual que resultaba mortal, ya que si uno de los dos equipos no conseguía introducir la pelota, su líder era brutalmente decapitado.

Pero el pok-ta-pok no era simplemente un juego, era una fiel representación de lo que ocurrirá este viernes 21 de diciembre de 2012 y los mayas la tenían bien presente cada uno de los días de sus vidas. Es una extraña sensación la que provoca el saber que aquellos que convirtieron este día tan cercano en una fecha tan importante y alrededor de la cual giraba parte de su vida, ahora no estén para verlo y ya sea inminente y seamos nosotros los que estemos ante el pok-ta-pok hecho realidad, ese que todos temían hace cientos de años.

pok ta pok

En el pok-ta-pok, la pelota representaba a nuestro astro, el Sol del solsticio de diciembre. El aro de meta no era sino el centro de nuestra galaxia y la cancha de juego La Vía Láctea. Este 21 de diciembre de 2012 ocurrirá un insólito alineamiento galáctico que sólo se produce una vez cada 26,000 años, por lo que será la primera vez que la humanidad pueda presenciarlo sin saber las consecuencias. Por primera vez La Tierra se alineará exactamente con el Sol y el centro de la Vía Láctea.

Para los mayas este acontecimiento era tan importante que lo marcaron como el final del ciclo del calendario de La Cuenta Larga, además de representarlo a través del juego de pok-ta-pok. Muchas han sido las hipótesis que se han barajado erróneamente sobre el fatídico día, sobre cómo podrían acabar nuestros días en el planeta, pero ninguna tan acertada o posible como la de las repercusiones que este alineamiento podría tener sobre nosotros.

Sabemos que nuestro satélite, la Luna, ejerce una fuerza importante sobre nuestro planeta, con la Luna llena suben las mareas y hay un mayor porcentaje de nacimientos, ¿por qué esta alineación no podría tener consecuencias? Lo único que se sabe es que la última vez que se produjo esta alineación galáctica coincidió con la desaparición del hombre de Neanderthal, que se produjeron cientos de desapariciones de especies sobre el planeta.

pok ta pok 2

Una de las teorías más barajadas es la del cambio de las corrientes magnéticas de la Tierra. El alineamiento supondría algo así como cruzar el ecuador de la galaxia, esas corrientes magnéticas cambiarían de sentido y desplazarían la corteza terrestre, lo que los científicos llaman “reversión de los polos magnéticos”. Esto tendría como consecuencia un drástico cambio que comenzaría el 21 de diciembre de 2012, que no supondría un final para la humanidad, pero sí el inicio de un nuevo ciclo en que se sucederían terremotos y catástrofes naturales como consecuencia de la reversión, cambiando por completo la faz del planeta para siempre. Otra de las teorías auguran tormentas solares con el alineamiento, que nos dejarían incomunicados además de un cambio en la polaridad magnética de la Tierra con las mismas consecuencias.

Quedan tan solo unas horas para saber qué hay de cierto en todo esto, para salir de dudas y para enfrentarnos a lo desconocido. Quizá no ocurra nada o quizá ese día se desvelen muchos de los misterios a los que intentábamos dar respuesta en la evolución de la humanidad. Este viernes 21 de diciembre de 2012, algún niño en algún lugar del mundo llevará un balón en sus pies intentando encajar la pelota en la portería, jugando a las reminiscencias del juego primigenio, y no sabrá que ese deporte al que juega estará teniendo su propia representación sobre su cabeza, desde la tierra que pisa hasta millones de años luz adentrándose en el Universo.

Tengo una pirámide maya en mi pared

piramide maya

Medir el tiempo. Cuántas veces nos preguntamos entre la noche y la mañana en qué día estamos, miramos a la pared y consultamos en los oráculos de papel ese día en que tenemos una cita médica, un cumpleaños olvidadizo o una cita importante. El paso del tiempo trae consigo un avance, la tecnología y las nuevas ideas hacen posible que todo lo que antes era de un tamaño gigantesco, al final termine en la palma de nuestra mano, y me vienen a la mente aquellos super ordenadores que ahora tenemos a toque de un click.

Cuatro caras correspondientes a los cuatro ciclos del año civil, las cuatro estaciones. Si uno se dispone a subir por una de esas caras hasta la superficie, contará 91 escalores, y así podría seguir con una, otra y la última de las caras, sumando 91 más 91 más 91 más, un total de 364 escalones, ¿os va sonando la cifra? El último escalón, el situado de frente al lugar de los sacrificios a los dioses, el 365.

365 días, un año. Nunca hubiera pensado que ese calendario que tengo en mi pared, hace un tiempo se esculpiese en piedra y fuese parte de rituales, cuentas y profecías. Porque las pirámides mayas son auténticos calendarios sobre la tierra.

Especial EL FIN DEL MUNDO, 21 de diciembre de 2012: El final del calendario Maya, los orígenes de la profecía

cuenta larga

201212 del 12 del 12, coincidiréis conmigo en que la de hoy es una fecha muy especial que jamás volverá a repetirse. La inquietud que invade a la humanidad estos días, no tiene que ver con una fecha inventada, ni rumorología legendaria, ni con suposiciones, sino con un hecho ante el cual no cabe ningún tipo de duda. La civilización maya era capaz de medir el tiempo con tanta precisión (y tengamos en cuenta que estamos hablando de una civilización que no dispone de los instrumentos científicos actuales) que eran capaces de determinar mediante su sistema de calendarios la duración del año solar con una diferencia de tan sólo 8 segundos con relación al nuestro.

calendario civil

Los mayas tenían varios calendarios, algunos de ellos con cuentas de más de diez millones de años con gran precisión. Todos estos calendarios se relacionan con los ciclos lunares, solares y el movimiento de los planetas, una cultura tan obsesionada con la medición del tiempo que eran capaces de predecir un eclipse solar con miles de años de antelación.

El calenario maya consiste en tres cuentas de tiempo distintas, pero que transcurren de forma simultánea, al fin y al cabo el tiempo fluye, nunca se para. El calendario sagrado de 260 días, el civil que conocemos todos de 365 días y el más importante y con el que comienzan todos nuestros problemas e intrigas y que nos lleva a la fecha fatídica, el de la Cuenta Larga.

calendario sagrado

La Cuenta Larga es algo así como un calendario profético que comprende una era de 5125 años, y viene a señalar el espacio de tiempo que transcurre entre un evento que ocurrió en el calendario sagrado con respecto a otro momento en el calendario civil. El calendario de la Cuenta Larga comienza el 13 de agosto del año 3114 a.C. y se para abruptamente el 21 de diciembre de 2012, una fecha que los mayas marcaron como un evento especial con respecto a otro suceso importante el día en que comenzó esa cuenta.

Precisamente el día 21 de diciembre de 2012 marca el solsticio de invierno en el hemisferio norte, o lo que es lo mismo, el día más corto del año, un hecho que ocurre cada año y que es a lo que llamamos Navidad (estrictamente sin referirnos al día en que se celebra religiosamente). Pero este día de este año, lo que se producirá no será sólo este acontecimiento anual, sino algo aún más grande, un fenómeno que jamás ha visto la raza humana y que sólo se produce cada 26,000 años.

calendario maya

¿Un asteroide que chocará contra La Tierra, erupciones solares, terremotos u otra serie de catastróficas desdichas? No te pierdas la próxima entrega del Especial EL FIN DEL MUNDO: El insólito alineamiento galáctico. Pero antes de eso… algo más.

Especial EL FIN DEL MUNDO, 21 de diciembre de 2012: Supersticiones

paraguas

2012Cuando esta fecha estaba lejana, no daba tanto miedo como ahora, algo así como ver a un fiero animal desde los seguros barrotes de un zoo. Ahora que se acerca, su fenómeno es incluso más intenso que el que sufrimos con el cambio de 1999 al 2000, cuando todo el mundo esperaba impaciente las sorpresas que nos depararía el cambio de milenio (no estrictamente, claro).

Todavía hay gente que no sabe acerca de la fecha del 21 de diciembre de 2012, os lo aseguro, esta misma mañana me encontré con alguien ajeno a todo esto, mientras que en canales como National Geographic no paramos de ver documentales especiales acerca de nuestro último día en La Tierra y las claves para entenderlo, canal en el que el mismo día 21 ofrecerán una maratón de 24 horas dedicada en exclusiva al fin del ciclo del calendario maya.

gato negro

Hoy, cuando apenas faltan 11 días (11, ese número mágico), es el momento de ver teorías y de profundizar en el comportamiento humano ante lo desconocido y precisamente esto último es lo que haré hoy, indagar en uno de los comportamientos del ser humano que nunca se extingue, el de las supersticiones, un tema al que regreso seis años más tarde, cuando este blog estaba creado pero tomando una forma desconocida y mi rincón era otro diferente. Entonces estaba empezando en esto del mundo de internet, experimentando y la segunda parte nunca llegó. Quizá estaba esperando a este momento, más grande, más sabio y más tonto. No me voy a poner a enumerar las supersticiones, que hay muchas y encima cada cual tiene la suya, sería una historia interminable, voy a hablar de mí y de mi entorno y del por qué necesitamos aferrarnos a una superstición.

escalera

Cuando yo era pequeño sufrí, como el resto de la humanidad, este mal que te esclaviza y te ata a unas condiciones invisibles. Comencé por levantarme y poner siempre el pie derecho en el suelo, continué con alguna pequeña rutina pasajera con la que me sentía bien, apagaba las luces en un determinado orden, evitaba pasar siempre por debajo de las escaleras y algo de lo que me avergonzaba y me avergonzaré toda mi vida y que comenzó como un pequeño juego supersticioso, tocar algo de metal al ver a una persona con el pelo pelirrojo.

Un día me di cuenta de las tonterías que estaba haciendo y decidí jugar al juego contrario, qué pasaría si primero dejaba de tocarme el botón del pantalón al ver esa vecina pelirroja. Un día me la crucé y con mucho esfuerzo vencí al miedo. Y no pasó nada malo. ¿Por qué estaba apagando las luces en un orden, por qué no me levantaba como me diese la gana? Aprendí a relacionar mis supersticiones con mis miedos. Cada vez que apagaba esas luces o me levantaba de la cama, estaba persiguiendo una acción de acuerdo con el mundo, con la naturaleza: “Si me levanto con el pie derecho, hoy todo saldrá bien”. Pero los pactos con los seres invisibles de la mente, se quedan en nuestra mente. Hice todo lo contrario y no pasó nada.

espejo

La última de las supersticiones que me quité fue la de las escaleras, quedando libre para siempre. Ocurrió un frío día de otoño en la ciudad, un aviso de un telegrama en la oficina de correos. Eran ya casi las ocho de la tarde, cuando me interné en la calle San Francisco, atestada de gente ultimando compras y regresando de sus trabajos. Era tal la incertidumbre por el asunto del telegrama que, para eludir a tantas personas, decidí meterme por debajo de una escalera de un hombre que estaba colocando la iluminación. No fue hasta media hora después, cuando abrí el sobre en el ascensor, que tú y yo creamos el segundo de nuestros lazos, Yoko. Desde entonces creé lo que yo llamo “superstición en positivo”, es decir, que siempre que puedo, paso por debajo de una escalera en la calle (eso sí, que tonto no soy, siempre que la vea estable). Hemos relacionado el peligro con nuestro miedos, la situación real de una escalera cayendo sobre alguien con nuestros temores, el que se te cruce un gato negro, con el susto que te llevas y más si sale aullando de un contenedor a tu lado cuando pasas a las cinco de la madrugada cuando todo está en silencio (y de esto soy testigo, Cuenca, madrugada para coger el autobús de camino a casa, descampado a oscuras, gato sale lanzado del contenedor aullando enfrente de mi cara y me pega el mayor susto de mi vida, no sé si era negro, pero ya se sabe cuándo dicen que todos los gatos son pardos).

luna llena

Durante toda mi adolescencia, he podido ver cómo la gente a mi alrededor es esclava de sus propios miedos. A mi hermana, cuando su entonces novio estaba en el servicio militar, apagar y encender las luces un número determinado de veces, a mi tía despedirse sin decir adiós, siempre evitando esa palabra que parece de despedida eterna… una penitencia que nos cargamos a cuestas sobre el hombro y que, o bien pasa a formar parte de nuestra vida, o aprendemos a deshacernos de ella, pero ante la que cada cual elige lo que hace con ella y el momento.

nudo

Si la carga es ligera y nos hace sentir bien, es tan humilde como comerse un caramelo a escondidas. Pero si es pesada, tarde o temprano termina desapareciendo, cuando un buen día la mente despierta y comprende que no vale tanto sufrimiento una acción que nadie, sino lo inevitable, va a saber recompensar.

Ops, se me olvidó mencionar que todavía llevo una superstición a cuestas de por vida… a los siete años rompí un espejo y su maldición aún perdura. Si sobrevivimos al 21 de diciembre de 2012, quizá tenga que hacer una tercera parte…

Los árboles más grandes del mundo

ng dic 2012 2

National Geographic nos trae en este mes de diciembre de 2012 un reportaje sobre los árboles más grandes del mundo, que no es el primero, las secuoyas gigantes. Un equipo encabezado por el prestigioso fotógrafo de la revista, Michael Nichols, recorre y se sube a una de estas secuoyas gigantes de 75 metros y más de 3,200 años de antigüedad para fotografiar el árbol desde la base hasta la copa y regalárnosla en un precioso póster de cuatro láminas en cuyo reverso podemos descubrir la cantidad de vida que puede llegar a alojar este monstruo de la naturaleza.

ng dic 2012 3

ng dic 2012 1

Además junto a la revista, que además cumple ya 125 años en 2013, podemos encontrar una edición con la ya tradicional agenda, que este año conmemora ese importante aniversario, descubriendo en cada vuelta de hoja un interesante dato de la sociedad fundada en 1888.

ng dic 2012 4

Para el que esté interesado, hace poco National Geographic emitió en televisión precisamente el documental sobre la complicación de fotografiar una secuoya gigante, la situación de las cámaras, intentar inventar un sistema de control remoto que además no se moviese mientras se tomaban las capturas para después unirlas y por supuesto, el espacio y las inclemencias del tiempo y la luz necesaria para llevar a cabo una de las fotografías más impactantes que cae este mes en nuestras manos.

RÉPLICA DEL POSTER

snow-tree-645x1708

El eclipse solar total del 13 de noviembre de 2012 será el más remoto del siglo

Mientras la Luna se pasea entre La Tierra y el Sol, arrastraá consigo una sombra de proporciones épicas sobre nuestro planeta, una sombra de más de 160 kilómetros de ancho que viajará por el océano Pacífico y la gran barrera de coral hasta llegar a Australia.

El eclipse total podrá ser visto en el norte de Australia, aunque sólo la ciudad de Cairns podrá disfrutar de apenas dos minutos mientras la Luna tapa casi por completo el astro. Por suerte y gracias a las tecnologías, podrá ser seguido online a través de internet.

Se trata por tanto del eclipse solar más remoto de este siglo, ya que el camino de su sombra apenas roza tierra firme. Eclipse de navegantes y, para algunos, el principio del fin.