THE CULT, cuando Prison Break se encontró con Perdidos

Una máquina de escribir con letra courier imprimiendo en unos sobres los nombres de Michael Lewis, Gina Delaney y Francis Seger. Un ambiente envuelto en el blanco más absoluto. Una persona con el ojo abierto mediante un mecanismo que le impide cerrarlo para recibir una inyección de una enfermera que con toda tranquilidad, como si hubiese realizado esa acción numerosas veces, se coloca los guantes y llena la jeringuilla con un líquido de color azul que se dispone a inyectar en el sujeto en la silla mientras no para de repetir “esto es el principio”, “este es tu principio”

Unas veces es el boca a boca lo que hace que un trabajo se haga conocido, otras uno se encuentra por casualidad con él, como es el caso. Revisando la página web de Lisa Chapell y escuchando sus canciones, pulsé sobre el enlace de sus noticas para ver en qué se encontraba trabajando en estos momentos y, entre el texto en inglés, leo ‘Prison Break’ y ‘Lost’, lo que irremediablemente me llevó a leer la noticia completa para ver a qué se refería. Allí la actriz y cantante habla sobre la serie ‘The Cult’ como un drama dirigido a un público con edades comprendidas entre los 18 y los 39 años y lo más curioso de todo es que lo califica como si ‘Prison Break’ se encontrara con ‘Lost’. Una vez visto el episodio piloto yo personalmente añadiría a ‘Fringe’ a la lista e incluso la parte de misterio de ‘Mujeres Desesperadas’ e incluso diría que de la propia ‘V’, un cóctel irresistible.

Edward “Two Gardens”

Efectivamente como describía Lisa Chapell, ‘The Cult’ tiene una parte muy importante de esas series que hemos adorado hasta la saciedad. Conserva de ‘Prison Break’ las constantes de la huída, el encuentro, la liberación de una especie de prisión que no sólo tiene barreras físicas, sino también humanas y sentimentales, la tensión por descubrir una verdad que se va complicando a medida que todo parecía estar más claro, reveses en la historia que se complican aún más cuando ya todo parece resuelto.

De ‘Perdidos’ han sabido aprender muy bien sus guionistas y productores.

Si por algo se caracterizan gran parte de las buenas series australianas (en este caso de sus vecinos neozelandeses con los que compraten cultura), es por utilizar magistralmente el lenguaje no verbal, saben destacar con imágenes partes de la historia que lo requerían y que de haber sido contada sólo con palabras perderían gran parte de su efectividad. Sabemos que ‘Perdidos’ es una serie muy visual, que sabe atraer al espectador de forma impecable añadiendo la música del compositor en esas escenas que ya se nos han quedado grabadas en la retina como aquel final de la primera temporada, el tempo justo para dejar al espectador pegado a la silla con la boca abierta haciéndole sentir partícipe de algo Grande con mayúsculas. En esta serie eso lo han aprendido. De hecho cualquier persona con un mínimo entendimiento del idioma, podría ver al menos el primer capítulo entendiendo todo a la perfección, un lenguaje visual que en otros campos sería considerado como arte.

Desde sus primeros compases ya se nota que hay un trasfondo enorme detrás del primero de los protagonistas, Michael Lewis, gracias a un personaje, una mujer dolida que busca justicia, que desde el principio ya se convierte en una especie de pequeño misterio por sí solo, y que nos deja nada más comenzar uno de los momentos más sorprendentes de la serie que no desvelaré aquí.

Outside Family

Otros elementos nos hacen recordar a ‘Lost’ como la sensación de que cada acción y movimiento de cada personaje tiene ente propio y personalidad o el hacernos sentir en todo momento que hay otras personas vigilando cada movimiento de los que parecen ser los protagonistas. Otro punto en común bastante fuerte es la idea entre la fe y la razón, la base argumental de ‘Lost’ y también la de ‘The Cult’ centrada en sus personajes de Michael y Edward. La promoción de la serie sigue una línea argumental que tuvo mucha repercusión y éxito en Australia y Nueva Zelanda, la misma que la de los ARG de ‘Lost’, especialmente basada en The Lost Experience, en esta ocasión se emplearon como cortinillas promocionales tanto una web como un nombre registrado muy importante en la serie, el culto de “Two Gardens” que proclama, como bien se deja constancia en la primera secuencia de la serie, “un nuevo comienzo”, “una nueva familia”, “por una vida mejor”, casi exactamente las mismas premisas con que se anunciaba The Hanso Fundation en The Lost Experience y su “For a better tomorrow” (por un mañana mejor).

The Cult comenzó sus emisiones en el canal TV2 neozelandés el 24 de septiembre de 2009 y finalizó su primera temporada el 9 de diciembre del mismo año con una premiere de dos episodios finales, conformando así los 13 episodios. La serie está desarrollada por Great Southern Television, dirigida por Peter Burguer, Charlie Haskell y Michael Duignan y producida por Philip Smith y Rachel Gardner con guiones de Peter Cox y David Brechin-Smith.

Are you looking for a better life?

El argumento comienza varios años antes del punto de comienzo de la serie. Una serie de personas están desapareciendo. Entre estas personas se encuentran Ryan Lewis, Andy Wills y Jenni Seger. Años más tarde tras la misteriosa desaparición, sus familiares más directos reciben sin esperarlo noticias sobre ellos, unas fotografías antiguas en las que aparecen felizmente en una organización que se hace llamar “Two Gardens”, fotos que también contienen unas direcciones hexadecimales a través de las cuales contactan mediante conexión a internet con alguien desconocido, algo que les hace ponerse en marcha inmediatamente para ir en su búsqueda para así resolver el misterioso caso de su desaparición. Sin embargo su búsqueda no va a ser en solitario, porque sus vidas van a cruzarse con las de los demás y otros que también van buscando la verdad, para regocijo del espectador, incluyendo los tan apreciados flashbacks.

A new beginning

Estamos acostumbrados ya a que todas las series emitidas en USA lleguen hasta nosotros en versión doblada, cada vez con menor tiempo entre emisión original y doblaje, algunas canadienses incluso varias horas antes de ser emitidas en su país de origen. Sin embargo las series australianas y más en el caso de una neozelandesa siguen un proceso que aún está anclado en el pasado. Por poner algunos ejemplos, la serie donde trabajó la que ahora es protagonista de ‘The Cult’, Lisa Chapell, y que decidió apartarse de la serie para dedicarse a la música, ‘Las Hermanas McLeod’, llegó hasta nosotros con más de dos años de diferencia respecto a su emisión en Australia, lo hizo en el canal de pago Hallmark con la emisión de sus primeras temporadas hasta que este dejó de existir, momento en el cual la serie quedó en el olvido durante casi 3 años hasta ser rescatada desde el primer episodio por Sony Entertainment Television (SET), cadena que también dejó la serie a medias mientras que las autonómicas la utilizaron y la siguen utilizando para rellenar sus franjas de mediodía y mañana con una emisión irregular y con poca información para descontento de los seguidores.

Si viajamos un poco en el tiempo podremos encontrar a ‘Los Rompecorazones’ (Break Hearts), esa serie que muchos veíamos de adolescentes y que contó con varias temporadas que pudimos ver en las vacaciones de verano por las mañanas, aunque no todas sus temporadas llegaron finalmente hasta nosotros. Más suerte tuvo Farscape con sus cuatro temporadas, gracias a sus emisiones continuadas en un canal de pago, además con gran éxito de crítica y audiencia.

Ejemplos como estos hacen pensar que la situación con respecto a ‘The Cult’, que ni siquiera ha sido aún emitida en USA, siga el mismo camino en nuestro país, aunque aún sea demasiado pronto para hacer especulaciones debido a que hace apenas dos meses que finalizó su primera temporada. Todo lo aquí descrito se debe a una opinión personal tras el visionado del primer episodio, ese que suele engancharte y darte una primera impresión que unas veces suele ser acertada y otras con demasiadas espectativas. Los primeros segundos han logrado impactarme con ese lenguaje visual que mencionaba, tan importante y los personajes de Edward y la mujer que aparece para romper la vida cotidiana de Michael son magistrales. El tiempo y la audiencia (si es que alguna vez la vemos por aquí, mientra tanto su descarga está disponible por un conocido medio), serán las que finalmente pongan nota a esta serie innovadora mezclada con conceptos que nos gustan de otras ya emitidas.

El guionista Peter Cox habla tras la emisión del primer capítulo de la serie y su visionado

No me cuesta admitir que la idea de escribir sobre una secta como ‘Two Gardens’ en ‘The Cult’ era excitante, pero a la vez me inspiraba temor. ¿Cómo aproximar al espectador a una serie sobre una secta de culto? Ciertamente a la gente le fascina cualquier noticia relacionada con los cultos, pero, ¿por qué? No puedo responder por otras personas, pero en mi propia opinión, supongo que es por ese grado absolutamente extremo de creencia ciega que tienen en una determinada causa. Jonestown, Heaven’s Gate, Order of the Solar Temple, Manson Family, Waco, fueron o son sectas famosas reconocidas. ¿Cómo ocurren estas cosas? ¿Cómo llega la gente a abandonar su vida por completo, a destruir las relaciones con su familia y amigos, para sumergirse en algo que la mayoría de personas vemos como una locura? Y lo más importante de todo, ¿cómo se puede explorar este concepto sin explotarlo y sin caer en el mal gusto?

La respuesta es bastante simple, con una exhaustiva investigación. El equipo de desarrollo pasó una gran cantidad de horas leyendo libros, artículos, entrevistas a miembros y ex miembros de sectas y preguntándose cómo llegaron a introducirse en ellas, por qué permanecían dentro de ellas o cómo llegaron a la conclusión de que debían escapar de ellas en los casos en que así fue.

Tras este proceso de trabajo, llegué a la conclusión de que este tipo de gente quería tres cosas: 1. Amor y aceptación. 2. La premisa de un mundo mejor, un genuino deseo de crear la sociedad perfecta, libre del dolor y las dificultades de la vida moderna. 3. Respuestas a las preguntas: ¿Tenemos alma? ¿Hay vida después de la muerte? Si así fuese, ¿existe algo más allá de lo que hemos creído siempre? ¿Hay una verdad mayor esperando ahí fuera para ser descubierta?

Muchos hemos llegado a pensar que la gente que se involucra en estas sociedades son idiotas, zombies sin cerebro que actuan de forma ilógica. Como muchos miembros reales de sectas, el personaje de Ryan por ejemplo, es un chico inteligente y otros personajes son fuertes y convincentes. Esto genera una duda no sólo a los personajes de la serie, sino también en los propios espectadores, que en algún momento llegarán a dudar de si lo que hacen tiene una lógica comprensible.

En cuanto a los personajes, se ha tratado de otorgar a cada uno una personalidad propia de tal forma que cada uno permita tocar un punto importante sobre los temas sobre los que gira la serie: familia, pérdida, amor, la relación entre la vida y la muerte, la razón y la fe, la física y la metafísica… son temas que se verán reflejados en los personajes y que harán que entre ellos surjan conflictos de ideas que salten más allá de la serie hasta el espectador que tendrá que posicionarse.

El personaje que abre el piloto de la serie es Michael, un abogado que tiende a ver las cosas de una forma racional y lógica. De repente introducimos en su vida nada más comenzar a un personaje que le descabalará todas estas ideas y le sacará de su vida cotidiana, de su zona de comfort de seguridad, planteándole dudas y misterios. Por otra parte tenemos a Edward, el némesis de Michael. Pero ambos tienen puntos en común, son líderes, convincentes y creen en lo que están haciendo. En cuanto a la idea de un líder de la secta ‘Two Gardens’, en lugar de crear a un personaje típico maquiavélico, hemos decidido que el propio espectador vaya descubriendo su verdadera personalidad, comenzando por otorgarle un pensamiento de un hombre que ve el mundo desde un punto de vista con bastante lógica, inteligente y convincente, algo que nos ha llevado mucho trabajo.En él podremos ver toques de líderes como Nietzsche, David Smail, Fritz Perls o Gandhi.

Esta es la semilla con la que nace una nueva serie, una semilla que va a ir creciendo poco a poco hasta explorar un mundo de posibilidades, con montones de secretos por guardar y revelar en su debido momento.

Puedes encontrar más información sobre la serie en la página oficial de The Cult

A continuación podrás visualizar algunas escenas del episodio piloto:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s