Nacer para encontrarte

Yoko:

“Papá y Mamá habían ido de viaje a Córdoba unos días. Ese día me levanté con un ánimo diferente y especial y con tiempo por delante para tomar un buen desayuno, no como el resto de días donde un vaso de cacao era lo único que tomaba y enseguida me vestía para ir al instituto.

No, ese día tenía tiempo. Me preparé un gran tazón de leche y cacao con cereales y lo puse todo sobre la mesa de mi habitación. Llevaba mucho tiempo sin ver la tele en las mañanas y decidí ponerla mientras desayunaba. Pulsé hasta localizar los dibujos animados en el nº 5, que ya estaban acabando…

… aparecieron en la televisión las letras finales del capítulo y se fusionaron con una preciosa camada de 11 cachorros alrededor de sus padres…

… me quedé embobado mirando la pantalla… nacer para encontrarte…

… y allí estabas tú.”