La leyenda de la chica de la curva

Quizá las leyendas sean los únicos rumores que, con el paso del tiempo y de boca en boca, menos se desvirtúan. Llegan hasta nuestros días casi con total fidelidad variando apenas en detalles irrelevantes. No quiero ni acordarme de la leyenda de la mermelada, paté o nocilla que le pusieron a una chica en Sorpresa Sorpresa (cosa que niego con rotundidad que ocurriese puesto que yo estuve viendo aquel programa y nada de eso sucedió ni por asomo).

Una de las leyendas que más noche me dejó sin dormir la primera vez que la escuché fue la de la chica en la curva de una carretera. La primera vez que me la contaron fue en Los Alcores, en la época en que la parte de las piscinas permanecían abiertas toda la noche (esa época en la que también la gente se dedicaba a tirar sillas dentro del agua). Nos sentamos en la oscuridad y uno del grupo empezó a contar la historia, centrando la acción en un lugar cercano, supongo que para darle mayor sensación de realismo y cercanía.

La historia cuenta que hay una curva en la que muchas personas pierden la vida de noche y que cuando un conductor puede sufrir un accidente, se aparece de repente una chica vestida de blanco haciendo auto stop. Dice la leyenda que los conductores que paran para recogerla tienen la suerte de no sufrir ningún accidente, ya que ella avisa de que se tenga cuidado con la curva y que la chica desaparece de repente dentro del coche cuando el peligro ha pasado, pero que si el conductor pasa de largo, como castigo sufre el accidente.

En el tiempo se ha perdido el lugar exacto y el por qué murió esa chica que se aparece a los conductores. Unos creen que en esa curva muerieron ella y su novio.

fotomontaje de gala_k