Hace tanto…

Cuánto tiempo desde que crucé esa puerta. Como un tesoro la abro desde fuera, cuidando que los recuerdos que atesora ahí dentro dormidos no se percaten de mi presencia. Todo permanece en el mismo lugar que cuando me marché. Un corazón hecho pedazos por mil rincones.