Hey Girl con Zooey Deschanel de ‘New Girl’

Nueva comedia por la noche, no estaba interesado, pero mientras me comía las galletas con leche, por qué no echarle un vistazo. Chica nueva en un piso compartido por tres chicos. ¿Convencional? Algo estaba a punto de ocurrir, esto…

No pude evitar quedándome con la boca abierta y partirme de risa mientras la galleta pringada de leche caía desmenuzada al tazón, ¿este opening era real? Sin duda que me llamó la atención por su frescura y sentido del humor, sin duda si algo no era es convencional, sobre todo la cara del payasete de Fred Schmidt, interpretado por Max Greenfield, uno de los actores de la serie con mayor recorrido. De hecho hemos podido verle en Veronica Mars, The O.C. o Melrose Place, si bien se le recuerda más recientemente por su papel en Betty.

Hace relativamente poco, supe que la cabecera era simplemente la porción de una canción más larga, y que quien la canta no es ni más ni menos que Zooey Deschanel, la actriz protagonista que interpreta a la payasa de Jess, y es que si por algo me enganchó la serie es por su papel, completamente original, diferente a lo visto hasta ahora. Una magistral actuación, sencilla y a la vez coplicada por el simple hecho de que es inimaginable la cantidad de tonterías que hace por minuto. Rasgo que destaca también en alguno de sus compañeros de piso, a cada cual más peculiar, algo que me recuerda a la antigua serie de “Apartamento para tres”.

Y aquí está la canción que ahora ocupa mi cabeza y que hace que tararear y mover los pies sea un acto reflejo.

Don’t let the sunshine fall from the sky;
Just find the sunshine in your own eyes.
You’re a lollipop, no second prize;
An apple somewhere, in somebody’s eyes.

Hey girl, whatcha’ doing?
Hey girl, where you going?
Shot in the arm, a twinkly eye
She could have fell, fell out of the sky;
She could have fell right out of the sky.
Who’s that girl? (Who’s that girl?)
Who’s that girl? (Who’s that girl?)

Don’t let the moonshine cry up the night.
Step from your shadow, and make it bright.
You’re a lollipop, no second prize;
An apple somewhere, in somebody’s eyes.

Hey girl, whatcha’ doing?
Hey girl, where you going?
You get down, and make a frown;
She’ll come turn, turn, turn it around;
She’ll come turn, turn, turn it around
Who’s that girl? (Who’s that girl?)
Who’s that girl? (Who’s that girl?)

Hey girl. Whatcha’ doing?
Hey girl. Where you going?
You get down, and make a frown;
She’ll come turn, turn, turn it around;
She’ll come turn, turn, turn it around
Who’s that girl? (Who’s that girl?)
Who’s that girl? (Who’s that girl?)

It’s JESS !

Mars & McLeod sigue adelante

Cómo pasa el tiempo, más de 5 años en el mundo de los blogs, una ventana en la que poder contar, expresar, comunicar, enseñar y muchas cosas más. Durante todo este tiempo han sido varios los blogs que he creado, sólo dos de ellos se mantienen con regularidad y los otros me sirven como desahogo ocasional cuando siento la necesidad de contar algo específico en la temática del mismo. Sólo uno lo di por finalizado, aunque aún permanece con miles de visitas al día a pesar de quedar sepultado hace ya más de 2 años.

De entre ellos, Mars & McLeod es especial a su manera. Nació hace ya varios años por casualidad, cuando mi amigo Fernando y yo conversábamos bromeando inventando nuestro idioma “nandicede” además de comentar que él era fan de ‘Veronica Mars’ y yo de ‘Las hermanas McLeod’. No hizo falta mucho tiempo para que decidiésemos crear la mezcla perfecta. Con ya más de 350,000 visitas a pesar de haber estado abandonado, hace unos meses sentí la imperiosa necesidad de rescatar un blog de series. Puesto que Fernando ya no podía participar, pensé largo tiempo en crear un nuevo blog, un nuevo nombre, y seguramente lo habría hecho de no ser porque casi todos los que se me ocurrían estaban en uso. Finalmente decidí que no, que lo mejor era conservar ese recuerdo de Mars & McLeod, darle un aspecto renovado, cambiarlo por completo por fuera y mantener la esencia de dentro. Y así de chulo ha quedado.

No hay mucho tiempo para escribir sobre todo, ojala los días tuvieran al menos 1 hora más para eso, porque con la cantidad de series y la cantidad de cosas que querría contar podría salir algo grande, pero el blog siempre está ahí y sigue adelante con el tiempo que se puede.

Volveré a insistir a Fernando en que regrese para participar, esperemos que acepte, con quién mejor que con él para seguir esta aventura.