Un meteorito cae en la región de Cheliábinsk en Rusia y todo sobre el asteroide 2012 DA14

meteroito cheliabinsk

Somos el blanco perfecto en su viaje de ida sin retorno y La Luna es testigo de ello. Diariamente La Tierra es bombardeada por decenas de meteoritos, pero a su contacto con la atmósfera la mayoría de ellos o bien caen en zonas despobladas o directamente se desintegran sin llegar a impactar.

Esta mañana la región de Cheliábinsk en Rusia veía perturbado su desayuno cuando un meteorito, del tamaño de una lavadora, cruzaba el cielo dejando una estela al contacto con la atmósfera. Su tamaño hizo que no se desintegrase totalmente, sino que como tantas veces hemos visto en los documentales, se dividiese en varias partes, haciéndose más peligroso si cabe, e impactando varios trozos en el suelo con un estruendo ensordecedor dejando una onda expansiva con reèrcusiones similares a las de un terremoto.

Roturas de cristales y otros accidentes derivados del impacto han dejado un balance de más de 700 heridos, algo que, si bien puede parecer una cifra enorme para un meteorito tan pequeño, podría haber acabado con consecuencias desastrosas para la humanidad si llega a impactar contra la planta nuclear cercana en la región, aunque finalmente lo hizo a 80 km de distancia en el lago Chebarkul.

Este meteorito no viene solo, ya que esta misma noche nos enfrentamos a otro peligro aún mayor. Si el pequeño alienígena apenas pesaba 1 Kg, según los estudios realizados por la fuerza del impacto y con el tamaño de una lavadora, esta noche pasará a unos 27,000 km de la Tierra el asteroide denominado ‘2012 DA14’, con un tamaño similar al de un estadio y con un peso ligeramente superior, nada menos que 130,000 toneladas.

Según los científicos, estamos fuera de peligro y el impacto del meteorito no tiene nada que ver con el paso del asteroide, aunque algunos expertos no lo descartan, pero me parecen muchas casualidades juntas cuando esto no pasa desde el año 1908, momento en que no había apenas imágenes registradas del acontecimiento, en que un asteroide que era de menor tamaño, arrasó más de 1200 km cuadrados de bosque.

El asteroide 2012 DA14 pasará exactamente a una distancia de 27,700 km de nuestro planeta a una velocidad de 28,100 km/hora, una distancia inferior a la de nuestros satélites meteorológicos, que están a 35,800 km y cuya velocidad hará que su avistamiento sea casi imperceptible. El máximo acercamiento se producirá a las 19:23 hora peninsular, sobre Sumatra. Será precisamente a esa hora a la que se haga historia, puesto que se tratará del mayor acercamiento predicho en la historia, del que tengamos conocimiento desde que se puede medir, eso sí.

El asteroide fue descubierto por el astrónomo Jorge Nomen en la noche del 22 de febrero de 2012 y su órbita fue definida con exactitud sin entrañar ningún peligro para La Tierra. Esta órbita es muy similar a la de nuestro planeta alrededor del sol y el siguiente encuentro lo tendremos el 15 de febrero del año 2046, aunque para entonces y desde hoy habrá que recalcular esta órbita debido a que su acercamiento con la Tierra la modificará debido a la gravedad. Las probabilidades dicen que no es el momento, pero en Siberia tampoco contaban con ello en 1908.

Espacio de miedo infinito

Llevas todo el día dándole vueltas a lo mismo, dando un paso adelante pero con prudencia, con un pie siempre detrás por si acaso. Pero ese pie te frena, te encantaría que el pánico desapareciera durante unos segundos, los suficientes como para hacer lo que quieres hacer. Esos días, esas horas, esos minutos previos… lo sencillo que sería todo si alguien pensase por ti, si alguien llegara y te arrancara de la tierra con un simple empujón. El miedo no reside en aquello que no hemos experimentado nunca, sino en las sensaciones que hemos vivido antes y que se le han parecido. Las piernas tiemblan al saber que te encuentras atrapado en un tiempo vacio en el que solo el miedo existe. Nunca un espacio tan pequeño estuvo tan aislado del mundo. Pero si alguien logra arrancarte de ese lugar infinito, si eres capaz de huir, sólo te esperan cosas buenas.

Porque cuando uno se lanza al vacío, ya no hay tiempo para arrepentirse.