La última mañana del último día del año en San Francisco

san francisco

San Francisco será esa gran ciudad con sus casas victorianas, su famoso y espectacular puente rojo y sus particulares calles empinadas, pero San Francisco aquí en mi ciudad es una calle céntrica y estrecha que históricamente siempre ha sido lugar de comercio y paseo, con apenas unos metros de recorrido pero un lugar mágico donde los haya.

Cualquier pisada, cualquier saludo, cualquier conversación, el sonido de los músicos callejeros que de vez en cuando ponen la nota de color, cualquier risa, rebota entre sus paredes y hacen de la calle un lugar vivo donde todos son partícipes de todo, hasta del más liviano y susurrado rumor.

Mágica y en silencio, a solas, difícil imagen de conseguir, vacía de ruidos, latente, parece que tiene vida propia y que en cualquier momento vaya a despertar con un sonoro bostezo.

Un paseo por el zoo (y VI): Descubriendo otras vidas

cabras 1 cabras 2

Estamos acostumbrados a tantas cosas y todo nos parece más de lo mismo, que cuesta creer que la propia vida no deje de sorprendernos por mucho que estemos ligados a ella. Entre una y otra fotografía han pasado apenas poco más de 3 años, Sofía ya tiene el pelo rizado, como su madre, casi su mismo carácter de cuando era pequeña y la serenidad, sabiduría y templanza de su padre.

Esta foto es especial, muy especial. Refleja su contacto con otras vidas, con otras criaturas, la imagen desprende encanto, la inocencia de un niño que con cuidado se acerca a lo desconocido, pero a la vez el sentimiento de protección que le incita a acariciar y tranquilizar.

Nunca es tarde para volver a aprender a sentir como lo hicimos, sólo hace falta encontrar la excusa perfecta para abandonarse a lo que nos hace sentir felices sin tener que abandonar la estabilidad emocional necesaria de la que somos rehenes.

Ojos en la niebla

fog

Un paseo por la ciudad a por las compras navideñas. Me gusta levantarme pronto para ir a los sitios, no me gustan las aglomeraciones en los centros comerciales a no ser que sea para una tarde de cine o risas con los amigos, pero para ir a por mis cosas necesito la tranquilidad de poder avanzar por los pasillos, de observar sin tener que esperar ni cometer algún empujón.

Aún las diez de la mañana y la densa niebla sigue presente. Paso frente a mi antiguo colegio y miro hacia arriba, las farolas contra la niebla parecen sacadas de un cuento, igual que los árboles que se desdibujan en el fondo de un campo cientos de metros más adelante. Si dejase volar mi imaginación, bien podría estar en uno de ellos, en Nunca Jamás por ejemplo.

Un perro negro y bajito espera paciente y en silencio mirando la puerta de un comercio, la correa roja en el suelo pillada con la puerta, en la que hay un cartel con un precio marcado a rotulador.

Allá donde mire parece ser un día especial, la niebla difumina los rostros, las formas, otorga un halo de brillo a las cosas, un filtro de photoshop natural de trecientos sesenta grados e infinito.

Puedo leer infinidad de libros sobre cómo tomar una fotografía, cuándo hacerlo, la mejor forma de hacerlo, distinguir entre retrato, paisaje o acción, imbuirme de terminología y consejos, pero si cuando miro lo que tengo enfrente no fuese capaz de ver que algo especial está sucediendo ante mis ojos y la necesidad de captarlo como un momento fugaz que jamás se volverá a repetir, si no sintiese esa sensación de que se escapa y se pierde antes de poder captar ese marco bello e invisible, no serviría de nada.

La vida no es como tú esperas…

setter

Pierdes un montón de tiempo pensando en cómo será tu vida.

El caso es que no lo sabrás hasta el día en que abras los ojos y veas. Que si te relajas y aceptas lo inesperado, tal vez encuentres algo más hermoso de lo que podías haberte imaginado.

La vida no es como tú esperas… es aún mejor.

(A la memoria de Yoko 15 oct 1993 – 8 dic 2006, por el día en que me levanté sin esperar nada, me relajé, abrí los ojos y le vi, por regalarme ese tiempo inesperado con el que nunca conté)

El cometa Ison contra el Sol

ISON Nov 19

Es cuanto menos una sensación extraña pero que nos ocurre a menudo, el no saber nada de la existencia de algo o de alguien, de repente se cruza en nuestras vidas diarias, saber que no volveremos a verlo nunca más y embargarte un sentimiento muy cercano al desaliento.

Esto es lo que ocurrirá con el cometa Ison, ese completo desconocido que ahora mismo se está cruzando en nuestras vidas. Viene de muy lejos, conoció el inicio del Universo, forma parte de él de forma prístina. De repente algo lo arrojó a una aventura que ha durado mucho tiempo. Hasta entonces era un congelado eterno, pero ahora juega a ese juego que es la vida y en estos momentos lucha contra el Sol.

La lucha entre la vida y la muerte. Cada minuto que pasa, cuanto más se acerca al astro, mayor es la lucha. Un núcleo helado que se va desintegrando poco a poco con el intenso calor. Así puede terminar su aventura después de miles de millones de años, convirtiéndose en una nube de polvo en el basto Universo donde nació, sin que lo hayamos podido ver nunca.

Si sobrevive y da la vuelta, nos regalará el mayor espectáculo que hayamos podido ver en el cielo, será tan brillante como la Luna, pero después de eso partirá y no volveremos a verle nunca más.

Ison no deja de ser una representación de la vida, de la muerte, del principio y el fin, de la cantidad de momentos que nos perdemos por nuestra condición. No podemos abarcarlos todos, pero sí tenemos la posibilidad de disfrutar de aquellos que el destino pone en nuestro camino.

El anuncio de la lotería de Navidad o lo que nos gusta el cachondeo

loteria-navidad-2013

Las estaremos pasando canutas en nuestro país con cerca del 25% de población sin trabajo, saliendo de la recesión o lo que nos quieran contar y pagando impuestos por todas partes que se llevan una cuarta parte del sueldo de los que trabajamos más otro tanto por lo que compramos, pero las ganas de fiesta y cachondeo que no falten y me parece estupendo que anuncios como Freixenet o la Lotería de Navidad, que hacen publicidad ostentosa y llena de lujo, sean el objeto de las burlas de todos.

No había visto aún el original de este año de la lotería, cuando en internet me encontré con esta obra de terror…

Los que idearon este anuncio imaginarían que juntando a grandes cantantes como Raphael, Montserrat Caballé, David Bustamante, Niña Pastori y Marta Sánchez, conseguirían una obra maestra que sería recordada por años como el mejor anuncio de la historia, estilo burbujitas doradas de la marca de sidra. Con lo que no contaban es con que el éxito no llegaría de esa forma que ellos esperaban.

Este anunció claro que será recordado, pero no por ellos, sino gracias a todos nosotros y a las risas que habremos pasado con él y la cantidad de parodias a su alrededor. Y es que las hay de todo tipo (os dejo el enlace) desde la cabecera de la serie American Horror Story a lo Spanish Horror Story, pasando por parodiar la peli de El Resplandor o la serie The Walking Dead hasta imitaciones más divertidas a lo Backstreet Boys o las Spice Girls.

Desde aquí un aplauso a todos nosotros, por conservar la alegría y el buen humor en los tiempos que corren.

Historia de dos almas iguales en lugares distantes

javi

No es algo que me suela ocurrir y cuando ha sucedido ha sido una especie de deja vu que enseguida se ha desvanecido, eso de tener un amigo, distanciarse por obligaciones de la vida y entre la nueva gente que conoces en otro lugar de repente encontrar a su alma gemela, que de pronto te encuentras escuchando sus mismas tonterías que tanta gracia te hacen, sus mismos gestos y expresiones y darte cuenta de que ese amigo no stá quizá tan lejos y un poquito de él puedas encontrarlo en otra persona en un lugar distante.

Nunca me ha ocurrido como ahora con mi amigo Javi, con sus payasadas, quizá un poco más burro al hablar, sus gustos, las bromas que solía gastarme. Apenas bastaron unas horas para encajar a la perfección el uno y el otro y todo un verano para disfrutar, uno de mis primeros amigos reales, del que me di cuenta de que me necesitaba y no era un quedar por quedar para salir a alguna parte. Tuvimos que separarnos, al igual que de otros amigos, por circunstancias del trabajo y para continuar nuestros caminos, pero ahora cada día tengo un poco de él en un compañero de trabajo.

Sus mismas tonterías, manías y bromas, las mismas expresiones y conexión o camaradería, como se quiera llamar. Es increíble descubrir en uno y otro aspectos y gustos similares, como en la última foto que mi amigo Javi compartió, con una recreativa en su habitación cuando hace poco mi compañero me enseñó su propia recreativa. Son como dos almas iguales separadas con las que el destino me ha cruzado, algo que alivia un poco la espera de poder volver a verlo, porque lo tengo más cerca que nunca. No es él, pero se le parece.