Un premio que sabe a triunfo. El papá de Super Mario, Shigeru Miyamoto, premio Príncipe de Asturias

Faltan apenas poco más 48 horas (bueno, para mí menos de 24) del lanzamiento de la nueva WiiU, la primera consola de Nintendo en alta definición. Atrás quedan aquellos días, cuando era pequeño, en que me acercaba, aún con los ojos muertos de sueño de los nervios de la noche anterior, a la tienda a por mi primera consola, la GameBoy.

Durante esos primeros años en que SEGA y Nintendo libraban su particular batalla, e incluso con la llegada de la desafortunada Dreamcast y el formato del CD en PlayStation, los juegos a vista de los demás no dejaban de ser un mero entretenimiento temporal, pasatiempo de niños, o como los llamaban algunos, las maquinitas. “Niño, deja de jugar a la maquinita y ven a comer ya que se enfría la sopa”. Cuántas veces me ha dicho eso mi madre.

De Nintendo…

Pos suerte desde hace una década, la llegada de las nuevas generaciones de consolas y las nuevas tecnologías que han permitido hacer de los videojuegos toda una experiencia sensitiva y emocional, han colocado a la industria en el puesto que se merece desde hace tanto tiempo y el primer premio fuera del mundillo que se concede a nivel internacional además viene de España, todo un Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades para el creador de ese famoso personaje que en pocas horas podremos disfrutar por primera vez en consola en todo su esplendor en HD, Shigeru Miyamoto.

a WiiU

Antes de tener una consola propia, una noche de nochevieja la pasamos en la casa de mis tios. Después de cenar y comernos las uvas, mi prima me enseñó una consola de color grisáceo que tenía en su habitación, debajo del televisor, se llamaba Nintendo y era toda una sensación. Nos tiramos hasta las cinco de la madrugada sin parar, riéndonos con esos tontos Lemmings y sus complicados niveles. Pero mucho antes de eso, había un pequeño fontanero pixelado con el que no parábamos de saltar sobre los enemigos, recoger setas que nos daban media vida, que bajaba por las tuberías, que se hacía invencible durante un ratito y que recogía monedas. Así me encontré con el hijo de Shigeru Miyamoto por primera vez en mi vida, Super Mario.

Así fue la Ceremonia de Inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Una película en directo, ese fue el regalo que Danny Boyle, responsable de, entre otras, Slumdog Millionaire, nos hizo a los asistentes para una noche mágica. Una vuelta de tuerca a la inauguración de Atlanta 96 añadiéndole este concepto cinematográfico y muy diferente a la del pasado año, sin duda por tratarse Pekín de una ciudad milenaria en la que es más complicado hacer un recorrido rápido, mientras que Londres, al igual que Atlanta, tienen menos recorrido histórico, aunque no menos importante. Debido a esto precisamente, todos tenemos más reciente su historia y todo fue más cercano al espectador, pudiendo reconocer cada escena y cada acto con una sonrisa, con melancolía y a veces mezclando sensaciones.

En su día Slumdog Millionaire me resultó extraordinaria, la forma en la que, sin palabras, con la banda sonora, era capaz de transmitir todas las emociones. Ayer en la ceremonia volví a tener esa sensación, cuando los obreros paraban para recordar a las víctimas de las dos guerras mundiales, todosd en silencio, vista baja o al cielo y mano en el pecho y sonaban esos silbidos y la banda sonora o en esa maravillosa danza de la lucha entre la vida y la muerte, un auténtico film en directo.

El paso del espacio verde a la industria fue espectacular, a raíz de unas palabras de la obra de Shakespeare. Ver cómo todos esos voluntarios convertían un escenario de campo en una nave industrial quitando vallas, derrumbando casas, levantando grandes chimeneas, hasta el final de un primer acto que ponía los pelos de punta, con la fundición del quinto aro olímpico que se elevaba en el cielo para unirse a los otros cuatro y volar hasta la estratosfera marcando al mundo, comunicando al resto de la galaxia que allí había una celebración.

Otro de los puntos fuertes y que más me emocionó fue el hospital de niños, lugar de cuentos donde se dieron cita grandes personajes, buenos y malos, salidos de la mente de autores ingleses. No puedo obviar que cuando vi a Lord Voldemort se me aceleró el corazón, pues soy un terrible fan de Harry Potter (que bien podría haber sustituído a la niñera más famosa del cine, Mary Poppins) y hasta pensé que al quedarse solo en el centro del escenario, íbamos a presenciar esa última batalla entre el bien y el mal con el otro protagonista. El remate ya fue ver a J.K. Rowling, que tanto ha hecho por la literatura ya no sólo en el Reino Unido, sino en el mundo entero, todo un símbolo.

El salto de la reina de Inglaterra del helicóptero, a pesar de que las secuencias no se correspondían en tiempo, uno de esos puntos de humor inglés que al menos despertó sonrisas, al igual que Mr Bean, utilizando su humor para recordar la grandísima historia de “Carros de fuego”. Un comentarista español durante la ceremonia, no recuerdo quién, decía que los helicópteros por la noche no vuelan. Entonces por ejemplo ¿algunos ganadores de Gran Hermano cómo llegan al plató, volando con sus alas? No sé a qué se refería exactamente. A partir de aquí sin duda la ceremonia estuvo enfocada al salto generacional, dando mayor importancia a la juventud y las nuevas generaciones, bailes dinámicos, la irrupción de internet en nuestras vidas con la presencia del creador de internet y mucha música. Inentendible el momento en que la serie “Cuéntame” ocupa uno de esos momentos de las mejores series de la historia, no es que esté mal, pero tanto como para estar ahí junto con leyendas de la televisión es más que excesivo, aunque la decisión, por mucho que digan que a Danny le gusta la serie, quizá vendría motivada por la relación entre la BBC y RTVE, una mancha negra sin duda que me dejó un mal sabor de boca por el atrevimiento, sobre todo porque el mítico Doctor Who, todo un icono en Reino Unido y en todo el mundo, tuvo una aparición casi insignificante.

Tras el soporífero desfile, a pesar de que en esta ocasión fue más ameno gracias a los tambores, la música y rapidez y ese misterio que portaban los niños en sus brazos y que desfilaban al lado de cada uno de los abanderados de los más de 200 países, pudimos asistir a los momentos tradicionales, el izado de la bandera olímpica y los juramentos y apertura de los Juegos Olímpicos.

Quedaba el misterio mejor guardado, el encendido del pebetero olímpico. Pero, ¿dónde estaba? Lo cierto es que no sé si jugaron al despiste, pero yo encontré cuatro posibles lugares, primero una extraña estructura de color rojo que se alzaba por fuera del estadio olímpico, posteriormente, tras el último relevo de la antorcha a los 7 jóvenes relevistas, según iban corriendo por la pista y se paraban pensé, ¿será la campana que se da la vuelta? Pero pasaron de largo hasta el siguiente punto, el roble sobre el montículo, ¿sería el propio árbol el pebetero? Pero también pasaron de largo y ya sólo quedaba un lugar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De repente, aquellas más de doscientas piezas que los niños portaban al lado de los abanderados, estaban ensartadas en unas varillas que radiaban del centro del estadio, los jóvenes relevistas se acercaron y prendieron fuego a siete de ellas, un fuego que se dispersó por el resto de aquellos más de 200 pequeños pebeteros mientras sonaba una música que será difícil de olvidar. Un lugar donde no había estado nunca, jamás en la historia el pebetero se encendió en el mismo centro del Estadio Olímpico y no había un sólo pebetero, sino decenas de ellos en representación de cada país participante. Celestial el momento en que las varillas se alzan hacia el cielo y se unen en un solo fuego, sin palabras, el mejor encendido de la historia de los juegos, imaginativo, innovador e imposible de predecir (y eso que en las invitaciones y cuadernos de prensa, los periodistas y espectadores lo tenían delante de sus narices desde haca semanas).

No hay palabras, sino sensaciones, para describir esta película que Danny Boyle nos regaló, mezclando el bien y el mal, las prisas de un mundo en movimiento con la calma del corazón, esos momentos únicos que te hacen sonreir mientras un nudo aprieta en alguna parte del cuerpo creando un sentimiento de felicidad y melancolía a la vez. The best ever, muchas gracias por el regalo.

Encendiendo el pebetero desde Mexico 1968 hasta Pekin 2008

Es el momento cumbre, a pesar de que cada Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos es un alarde de imaginación, con miles de personas moviéndose en pasos medidos en tiempo y espacio para dar un espectáculo inolvidable, el momento del encendido del pebetero olímpico se convierte en una amalgama de sentimientos encontrados difíciles de expresar, por un lado la espera de cuatro largos años que por fin va a ser resuelta, por otro la incertidumbre y la sorpresa, poque cada encendido es diferente al anterior, por último la emoción y la ilusión propias de los ojos de un niño se apoderan de nuestros sentidos, cuando vemos entrar la llama en el estadio olímpico y de repente un fuego primigenio logra ser el centro de atención de todas las miradas del mundo.

Ese último portador de la antorcha, que sabe el camino que tiene que recorrer, que sabe perfectamente lo que ha de hacer, ocultando el secreto mejor guardado que logrará emocionarnos cuando, en otro alarde de imaginación, el pebetero se encienda, el público irrumpa en aplausos, ese nudo que nos oprime desaparezca y el cielo se torne de oscuro a color.

Pekin 2008

Atenas 2004

Sidney 2000

Atlanta 1996

Barcelona 1992


Desde 1968

Los vaqueros del siglo XXI ya no llevan caballos

Ahorrar tiempo, el mundo se mueve demasiado rápido como para que todo siga igual. El tándem formado por el vaquero a lomos del caballo y ayudado por un perro, parece estar pasando a la historia. En Australia y en otros lugares del mundo, para dirigir un rebaño probablemente se necesitaría contratar a varios hombres y mujeres, sin contar con la cantidad de tiempo que les llevaría, en determinadas zonas, hacerse con las cabezas de ganado y reconducirlas.

El vaquero sigue ahí y su fiel perro también, aunque no imprescindible, pero la figura del caballo, antes en parte símbolo de rapidez, ha sido sustituída por la máquina, unos helicópteros especiales con los que cubrir de una sola vez varias zonas en un tiempo record que jamás conseguirían varios hombres por tierra. Es capaz de estar allí donde se le necesita en un abrir y cerrar de ojos.

Los vaqueros ya no agarran las riendas, agarran los mandos, y sustituyen la compenetración y amistad con un animal por la habilidad con un ser inerte. Después dirán algunos que por qué echamos tanto la vista atrás, si estamos dejando que el mundo y sus seres con prisas nos domen con su tiempo, en lugar de domarlo nosotros sin tener que dejar por el camino lo que nos hace sentir bien.

National Geographic HD y NG Wild HD llegan a TiVo

Soy un apasionado de la naturaleza desde que tengo conocimiento. Debe venir de genética, cuando mi madre y mi padre, antes incluso de nacer yo, ya coleccionaban los fascículos semanales de la obra magna de Félix Rodriguez de la Fuente: “La Enciclopedia de la Fauna”. Antes incluso de aprender a leer, ya me sumergía entre las páginas de sus volúmenes, intentando aprender algo más sobre los animales salvajes que no estaban al alcance de cualquiera. Todavía queda por ahí alguno de los últimos volúmenes incompletos sin encuadernar, con un ridículo (ahora) precio en pesetas.

Seguidores de su obra y de la serie televisiva que nunca nos perdíamos, “El hombre y la Tierra”, la pérdida del naturalista significó un duro golpe para todos, pero la semilla y el espíritu ya estaban ahí, o más bien siempre habían estado potencialmente ahí.

Tras un gran espacio de tiempo, en octubre de 1997 volví a recuperar la ilusión por el mundo de la naturaleza gracias a la llegada de la edición en español de la revista mensual National Geographic Magazine, de la que a fecha de hoy no me falta ni un solo número después de haber pasado más de 15 años, sin duda una tarea más ardua que la que significó para mis padres la obra de Rodriguez de la Fuente y, de cierta forma, una deuda con el pasado, donde esos últimos números les fueron arrebatados e imposibles de localizar por ciertas circunstancias de la vida.

Años más tarde, cuando estaba en la Universidad, comenzó en España la emisión de National Geographic Channel como complemento a la revista, sólo en una plataforma digital en exclusiva y algo de lo que sólo podía disfrutar en la Residencia Universitaria, así que, cuando nadie estaba viendo la tele o aprovechando un rato antes de ir a dormir, pedía a Julio o Dolores que me cambiasen el canal para poder ver un documental. Me gustaba poder pasar un rato viendo algo diferente y deseaba algún día poder tenerlo. Harían falta varios años para que finalmente llegase Ono a la ciudad y con la operadora, entre todos los canales, NG Channel, al que pude suscribirme por fin y poder disfrutarlo cuando quisiera, ya sin tener que pensar en los demás ni aprovechar momentos en que nadie veía la televisión.

Hoy 10 de julio, después de un par de meses con el servicio TiVo de Ono, por fin llegan nuevos canales en HD y entre ellos dos que ya se encuentran entre mis favoritos, National Geographic HD y NG Wild HD, lo que significa un paso más allá. Quién me hubiera dicho esto, cuando me sumergía apenas sin saber leer entre los tomos de Félix. El primero de ellos es el canal normal pero en alta definición y el segundo, aunque de momento no hay información sobre la programación, ha conseguido engancharme y me he quedado viendo un documental sobre un tio de Australia que le daría mil vueltas en educación y trato animal al Frank de la Jungla, basado en el trabajo del día a día en el centro salvaje Australiano, desde el manejo de helicópteros para conducir al ganado y conducir al corral a los caballos salvajes sustituyendo el viejo oficio de vaquero, hasta la doma de otras criaturas salvajes que pueblan el interior del continente, toda una gozada.

No puedo evitar quedarme embelesado frente a la pantalla y sorprenderme con información que desconocía. El complemento visual de algo que antes sólo estaba disponible en lectura, le da una mayor profundidad y realismo. La naturaleza en estado puro. Por cierto, la generación que me siga, tendrá buenos volúmenes entre los que sumergirse.

Libro estándar de hechizos por Miranda Goshawk – El próximo libro de J.K. Rowling sobre el universo Harry Potter no se escribirá en papel

Con Harry Potter, la autora J.K. Rowling imaginó un rico mundo de detalles que compartió con todos los lectores, ávidos por saber más y más acerca de las aventuras del joven mago. Ese rico universo se saldó, en la literatura, con siete tomos, entre los cuales aparecieron un par de pequeños libros recién salidos de la biblioteca de Hogwarts y de la mochila de Potter: Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos de Newt Scamander (su autor ficticio) y Quidditch a Través de los Tiempos de Kennilworthy Whisp (seudónimo de la autora real). Estos dos libros nacieron de la necesidad de hacer de Harry Potter un mundo más real, dos libros que se mencionan dentro de los libros, sacándolos a la venta con fines benéficos. Apenas poco más de 50 páginas cada uno pero con más detalles que a uno le hacen sentirse un poco más cerca de losm protagonistas de los libros originales cuando leen estas obras dentro de la historia.

Con el último libro nacería otra pequeña obra, esta un poco más extensa, también con fines benéficos, Los Cuentos de Beedle el Bardo, siete ejemplares escritos a mano para una subasta que nunca iban a salir a la venta pero que al final vieron la luz. (Y yo me enteré por sorpresa (ver el enlace)). Un libro único para aquellos que deseen saber mucho más sobre las reliquias de la muerte.

Tras finalizar todas las obras, J.K.Rowling afirmó que estaba trabajando en una gran enciclopedia, aunque con el tiempo esa enciclopedia se convirtió en algo más llamado Pottermore, un sitio que ha tardado en ver la luz pero en el que revivir y vivir nuevos aspectos de ese universo inmenso. Tras siete libros, tres mini libros, ocho películas y sus respectivos videojuegos, el próximo libro basado en el universo de Harry Potter por primera vez no se escribirá en papel (al menos de momento) y su título será conocido por todos los fans, así como el nombre de su autora, se trata ni más ni menos de un tomo que se nombra en la primera obra de la saga, el Libro Estándar de Hechizos de Miranda Goshhawk.

Y no se escribirá en papel, sino que empleará la magia que es capaz de ofrecer la tecnología de los mandos de movimiento y reconocimiento de las consolas de la actual generación. Será este en colaboración con J.K. Rowing uno de los primeros títulos que aparezcan para el libro mágico Wonderbook, una de las sorpresas inesperadas de este E3 2012, y nos permitirá no sólo leer cada una de sus páginas en la pantalla, sino además practicar los hechizos a través de divertidos minijuegos, un libro más interactivo que nunca.

Un regalo para todos los fans. Las próximas navidades podremos volver a soñar, como ya lo hicimos hace más de 13 años. Una vez más las campañas publicitarias irán enfocadas al público infantil, como se ha estado haciendo desde el principio de la saga por desgracia. Pero por suerte, aquellos que hemos leído las aventuras del niño que vivió, sabemos perfectamente que cada uno de sus libros, aunque puede,  dista mucho de ser infantil como lo pintan y eso sólo se descubre pasando cada una de sus páginas, profundizando en una historia que es capaz de engancharte irremediablemente de por vida.

National Geographic Today para iPad – Análisis

Desde octubre de 1997, hace ya más de 15 largos años, el día en que por primera vez se puso a la venta la revista National Geographic en España, un día mágico, no me he perdido ni un solo número. El salón es el encargado de atesorar cientos de números de la revista (uno en inglés que pude conseguir un día por casualidad) dentro de sus encuadernaciones, formando una enciclopedia viviente con todo tipo de información que a lo largo de estos años me ha hecho aprender cosas inolvidables de la cultura, la sociedad y la naturaleza con su amena lectura.

Hoy nace, parafraseando, National Geographic Today, aplicación exclusiva para iPad, en la que según su descripción nos trae lo mejor de la revista interactiva cada día, noticias, vídeos, juegos, artículos y por supuesto eso por lo que la revista es la más popular del mundo entero, sus increíbles fotografías que se podrán compartir vía twitter y facebook.

Uno de los puntos a favor de la aplicación es que es gratuíta (como los cristales de Visionlab xD) y con un peso mínim que no llega a los 15 megas, así que a bajar se ha dicho. Hora de desmenuzar la aplicación.

La carga de elementos es instantánea y enseguida, tras una pantalla de titular se nos presentan en una misma pantalla los últimos 7 días de la semana indicados por fecha para poder seleccionar el que queramos. Cada uno de los días se divide en varias zonas desde las que podemos acceder desde la pantalla principal o bien desde el enlace Editor’s Pick. Cada recuadro con una fotografía de referencia al tema qure trata, además de una nota inferior, nos explica qué es cada elemento.

Noticia del día nos acerca, eso sí, en idioma inglés, una de las noticias más destacadas, con una fotografía a la izquierda que podemos ampliar haciendo click en ella y el texto de la noticia a la derecha. Cabe destacar que todo podemos compartirlo a través de facebook, twitter o por email. También podemos conectarnos a nuestra cuenta de facebook para poner un comentario o ir directamente mediante el icono de enlace a la web de nationalgeographic.com para saber más acerca de la noticia, si pulsamos se abrirá un navegador del que podremos salir en cualquier momento sin necesidad de cerrar la aplicación. Con los vídeos podremos aplicar exactemente las mismas opciones, así como con las galerías fotográficas. Los vídeos permiten el tamaño a pantalla completa y su calidad es excelente

Las galerías fotográficas no permiten imágenes a pantalla completa de momento. Podemos pasar de una fotografía a otra como pasamos páginas en el iPad, arrastrandolas con el dedo. En la esquina de cada una tenemos información adicional sobre el lugar donde fue tomada y el fotógrafo que la hizo, aunque también aparece esta última información al pie de cada fotografía.

Cada día se nos permite descargar a nuestro iPad la fotografía destacada (featured photo) y añadirla directamente a nuestro repertorio fotográfico del dispositivo. Un menú lateral nos permitirá encontrar todo el contenido disponible de los 7 días de la semana, buscando por semana o por tipo de contenido. Sin duda una aplicación imprescindible para los amantes de la revista, que aunque no es una maravilla, sí cumple para hacernos pasar un rato corto y entretenido poniéndonos al día, y además es gratis.