Pothound

pothound-hunde-und-rechtschaffenheit

Un día cualquiera, se pasea por las calles de su tierra, sorteando peligros, entre risas y gritos, de aquellos con los que se cruza. Una vida a la deriva, que va y viene y se dedica a sentir el momento presente, sin el pasado que queda atrás, sin el futuro que lo llevará a cualquier parte, otro día cualquiera.

Sobre la especulación de precios con los nombres de dominio y dominios con grandes nombres con páginas que dan pena

dominio

Quizá no sea ni comparable, pero aquello sembró lo que hoy tenemos, ya no solo en parte la situación económica del país, sino una nueva idea para ganar dinero de manera rápida y más eficaz imposible. Era la época de la burbuja inmobiliaria (qué hago yo hablando de estos términos, pero el reportaje lo merece), donde la gente especulaba con los precios de las viviendas, personas que se hacían con ellas para venderlas posteriormente hasta un 40 o 60% más caras del valor al que las habían adquirido. Una burbuja que explotó dejando la mierda que hoy tenemos por todas partes.

Hasta ese momento, con lo único que se especulaba era con las entradas de conciertos de grandes cantantes, revendiéndolas a la puerta de los estadios junto a la ventanilla, y poco más. Hoy hay especulaciones de precios por todas partes. Tenemos como muestra ebay y otros portales de compra venta y subastas. Así, si tuviste la enorme suerte de haber adquirido en el pasado un objeto que hoy se cotiza alto, es tu oportunidad de ponerlo en venta y ganarte un sobre sueldo, o incluso un premio de lotería. En este tipo de lugares, al menos, la suerte tiene una gran parte de responsabilidad. El que compró lo hizo sin saber qué sucedería años o décadas más tarde con el valor de su producto.

Hace pocos días me encontré con un caso que huele raro, a especulación pura con ánimo de lucrarse rápidamente.

Si existe este blog, en parte es porque en su día me gustó mucho la libertad y formas de contar las cosas de un grupo de amigos de Barcelona que se unieron para ir dando forma a una página muy especial. Esa página hace tiempo que dejó de existir y a mí se me ocurrió volver a ponerla en marcha.

Cuando fui a buscar el dominio para registrarlo, me salió que no estaba libre. Tras ponerme en contacto con un colaborador de la página hace unos años y darme la dirección de quien registró en su día el dominio, contacté con él y me confirmó que el dominio ya había caducado.

Tras entrar en una conocida página, 1and1, vi que trabajaban con un partner llamado Sedo, que era el que tenía el dominio en parking y subasta. “Bueno, pues ofrezco 10€ por el dominio y listo”, pensé, iluso de mí. Tras poner esa cantidad, una nota informativa me decía que la oferta mínima para hacer al vendedor era de 60€ pero que el vendedor había fijado el dominio en un mínimo de 200 USD, al cambio ¡¡¡154€ !!!

Aquello fue un “tira de la manta” en toda regla. Sedo es sólo un ejemplo, pero existen numerosas páginas y vendedores que especulan con el precio de la venta de dominios, algo que me dejó impresionado, impresionado en el sentido de que se deje que esto se permita con total libertad. Esta página por ejemplo, expone a cualquier ususario que entra, una muestra de los precios de dominios en venta sin ningún pudor.

Así podemos ver que si deseas hacerte con un dominio llamado bodas.es deberás pagar 250,000€, como si nada. Si quieres uno con un nombre común como chocolate.com debes pagar no menos de 750,000$ o peliculas.es por 9,000€. Algo que a todas luces es una estafa, robo, om como quiera que se le quiera llamar. Tengamos en cuenta que las leyes impiden que cuando registras una patente de un nuevo producto, este lleve un nombre común. De esta forma se preserva la “pureza” de esa palabra contenida en el diccionario y se impide que se utilice como marca algo que pueda llamarse “agua” o “coche” y pueda ser desvirtuada de su significado. Pero los dominios no tienen esta restricción.

Si antes os exponía que en ebay predomina la suerte de haber comprado un producto que después es muy demandado pero del que no hay ya producción, aquí pasa todo lo contrario. Ahora mismo si quieres, pudes registrar en cualquier página por poco más de 1€ un dominio con una palabra del diccionario, alojarla en una página de parking y subastas de dominios y revenderlo por 200,000€ y ganarte 199,999€, así de fácil, con un simple click. Y no sólo eso, sino que la alojas, te crean una página de publicidad y si alguien pulsa, te llevas dinero adicional, todo un detalle.

¿Qué se consigue con esto? Que la persona que realmente quiere hacer algo grande con ese dominio no pueda hacerlo, porque el elevado coste se lo impida, que las grandes páginas a menudo sean las que tienen nombres complicados, difíciles de localizar a simple vista a no ser que estén bien posicionadas en los buscadores. Que encontremos mierdas como estas (enlace a lost.es) y es sólo un ejemplo de los muchos que hay, que a buen recaudo alguien hubiera dado buena cuenta haciendo una preciosa página para los fans de la serie.

Mi única intención era rescatar un sentimiento y volver a ponerlo en marcha con su engranaje original y este tipo de páginas y sus vendedores han acabado con toda espranza de que se haga realidad. Yo sólo soy también un ejemplo de la cantidad de gente que seguramente tenga una ilusión ya creada y pensada y se vaya al traste por este tipo de cosas. Desde aquí dejo mi indignación y queja por escrito, porque no hay derecho a que nadie adquiera algo con intenciones tan deshonestas.

Dar el salto

yokoyyo

Casi siete años blogueando dan para mucho. Mi cabeza, que no deja de inventar, no ha parado en todo este tiempo de idear nuevas formas, nuevos retos y de vez en cuando echo la vista atrás leyendo pensamientos, ideas, sentimientos, plasmados en el pasado, de los que a lo mejor incluso me sorprendo porque mi forma de pensar o de ver las cosas haya cambiado.

No es momento de hablarlo todo ahora, sólo dejo esta imágen de aquí arriba, una imagen que conduce a un nuevo lugar muy especial. Han sido muchos años ideando que, una vez dado el salto, se han precipitado, especialmente ayer, y aún estos días, para dar el salto a otro mundo nuevo lleno de posibilidades.

Todo sobre la injusta expulsión de Argi de la casa de Gran Hermano catorce

susargistas

Todos sabemos ya, los que somos seguidores desde el principio de los tiempos de Gra Hermano, cómo funciona esto. Ya pueden pasar años y décadas, que Íñigo seguirá siendo el chaval pesado del polo verde (a pesar de molestarse con Mercedes Milá porque se le recordase por esto tal y como pudimos ver hace poco), Bea “la Legionaria” y la que no para de tirarse un pedo donde le dé la gana, Pepe Herrero “el estratega” del nominator, Niki el de los papeles de la paella… y así podríamos seguir con cada uno de los cientos de concursantes que han pasado por la casa. A cada uno se le recuerda por algún momento concreto de su estancia, sea o no agradable y a Argi le ha tocado la peor de las etiquetas posibles, una etiqueta que está manchada con las huellas de todos y cada uno que desde el pasado martes por la noche no ha dejado de dar bombo a una broma (sí, broma, yo no la pongo entre comillas como hacen otros medios que no conocen ni la mitad de este reality y lo que significa estar allí encerrado) de mal gusto, hasta el punto de elevarla a otra categoría.

En Gran Hermano todo está grabado. Sabemos cómo funciona el mecanismo del 24 horas, si algo importante sucede dentro de la casa, nada mejor que enfocar al ojo o al jacuzzi o donde no haya nada para después emitirlo en las galas o resúmenes. Ya es que ni nos molesta, lo hemos dejado por imposible. Pero lo que no pueden es evitar cosas como la que sucedió en directo, además mientras se hacía emisión por el nuevo canal 9, y que me pilló cenando por suerte. Los concursantes se encontraban preparando la cartelería para hacer una manifestación dentro de la casa y reivindicar las cosas que necesitaban dentro de la casa, algo como un minimundo aparte manifestándose contra el gobierno (aquí el súper). Obviamente el tema de conversación giró en torno a las manifestaciones y Argi, que como ella misma se describe es una bocazas, volvió a meter la pata y en broma dijo que ella la única manifestación a la que había ido era para que volviese “la ETA”.

Sus compañeros de alrededor se rieron como nos podemos reir cada uno de nosotros al escuchar estas bromas de humor negro y macabro. Sale por instinto, auqnue inmediatamente reaccionamos, como lo hicieron sus compañeros y ella misma, reconociendo que había sido de muy mal gusto.

Este pequeñísimo momento que duró un suspiro, si bien después Argi, sabiendo que estaba en la tele, estaba preocupada por si se emitía fuera, en otra época sin redes sociales de por medio, se hubiera quedado como lo que es, una simple broma de las tantas que se han hecho en nuestro país sobre bandas terroristas, asesinatos y muertes entre amigos. Pero no, las redes sociales tienen ese poder a veces maravilloso, a veces terriblemente cruel. Durante más de una hora me quedé observando las reacciones bajo la pantalla, por la que iban desfilando esa suerte de mensajes sms que toman el pulso a las opiniones que se van formando entre la gente. Y mientras los seguidores de Argi la defendían diciendo que era una broma sin importancia aunque de mal gusto, los detractores de la concursante, que también hay muchos, se dedicaron a elevar esta broma a otro grado diferente, haciéndose notar igualmente en todas las redes sociales.

susargistas 2

Lo de las redes sociales como digo, es a veces terriblemente cruel, ver cómo una serie de personas que no se conocen de nada, de repente se unen con una facilidad pasmosa para crear un hashtag y hacerlo trending topic, cómo una persona con un poder de convicción elevado, puede destrozar en segundos la vida de otra persona sin que nadie pueda remediarlo.

Una información que hace unos años hubiera quedado en la nada, se difundió como la pólvora por los medios (a los que ya no les hace falta casi ir a la puerta de la casa de nadie, con seguir su twitter les sobra y les basta para contrastar información) y obviamente con la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo hemos topado, que al leer las informaciones trastocadas, porque twitter no deja de ser un teléfono escacharrado como al que jugábamos de pequeños, no tardaron tanto como asociación como su presidenta, en pedir al programa la expulsión inmediata de la concursante y tomar medidas en el asunto. Y digo información trastocada y además no contrastada, porque en su twitter piden esta expulsión porque la concursante, según ellos “pidió la vuelta de ETA”, lo cual es mentira.

El jueves la bola siguió creciendo más y más sin límites, tanto que Argi y los hashtags de apoyo a la concursante se convirtieron en trending topic nacionales. Lo más curiosos es que, mientras los impresentables que habían sembrado la semilla desaparecían sin dejar rastro, el papel de los defensores de que aquello no era para tanto, se tornaba harto complicado ante un fuego que una vez creado ya no podían apagar de ninguna forma. Ni siquiera la invitación de la productora de Gran Hermano a Argi en el confesionario para retractarse de sus palabras y pedir perdón por el desafortunado comentario eran ya suficientes (ver el vídeo en este enlace), ni sus lágrimas, ni los nervios que tantos vimos reflejados en ella al sentir que era ya consciente de que la había liado sin querer. (Dónde estaría su cabeza en esos momentos sabiendo la repercusión de una frase desacertada, los que seguimos el concurso lo sabemos).

Ya lo dije hace un tiempo, cuando el caso La Noria, cuando los anunciantes hicieron boicot a un programa por no estar de acuerdo con una situación puntual. Lo dije. Dije que si conseguían salirse con la suya y acabar con el programa, en aquel momento estaríamos en un punto de inflexión en que la televisión dejaría de ser como la conocemos, dejaría de ser ese medio con libertad de expresión, con programas variados y libertad para crear.

A Argi ayer no la expulsó Gran Hermano ni la productora que está detrás (ya tuvieron la oportunidad de dejarlo claro), una productora que en todo momento ha tratado este tema como se merece, como un comentario desafortunado sin más, como tantos otros se han hecho en la casa sin consecuencias (véase a los gemelos diciendo que “estás más perdida que Marta del Castillo” o “antes prefiero estar muerto que ser gay”), dando libertad de expresión y dejando en manos de la audiencia decidir lo que considera ético o no, que para eso somos personas con la capacidad de decidir lo correcto o lo que no lo es. Dentro de esa casa, donde algunas veces llegas a olvidarte de las cámaras, se llegan a producir situaciones tan reales como en la vida misma. Como tantas veces dice Mercedes Milá, si a cada uno de nosotros nos pusieran una cámara al hombro las 24 horas del día, no podríamos aguantar después ver todo lo que hemos dicho y hecho si se emitiese públicamente.

La AVT no jugó limpiamente, enfrentándose a una persona que no se podía defender y dar explicaciones normalmente porque estaba encerrada dentro de una casa (y ellos son los primeros que deberían haber pensado en ello y haberse enterado de las cosas antes de escribir impulsivamente en una red social).

A Argi no la expulsó Mediaset, aunque así se lo dijeran porque tenían que hacerlo de esa manera, para desvincular de esa responsabilidad a la productora del programa.

A Argi la expulsaron esos anunciantes que se cargaron La Noria y a los que un día se les dio un poder que no les correspondía. Ahora saben cómo meter presión, ahora se creen jueces, ahora se creen dioses capaces de decidir lo que debe o no debe ser. Un camino que, como dije en su momento, es muy pero que muy peligroso y que cada vez se hace notar más. Ayer la víctima fue Argi, pero mañana puede ser otro cualquiera. No piensan en las consecuencias ni en nadie, ni siquiera en sus potenciales compradores, aunque ellos los hagan con la intención de desvincularse de ciertas opiniones socialmente mal vistas.

Va a resultar ahora que los que pisen cierto centro comercial o cierta clínica dental son santitos todos, que sólo ven documentales de La2 o Saber y Ganar como quieren hacer crees sus anunciantes. Pues no, esas mismas personas que pisan esos comercios, son gente normal, con sus defectos, con opiniones variadas, no son perfectos. Defienden a un tipo de audiencia que no existe, porque es una audiencia imaginada, perfecta, blanca, inmaculada.

Durante estos días he seguido muy de cerca este asunto y he escrito vehementemente las palabras según las sentía en los diferentes medios habituales que tengo para escribir. El poder que un día se dió a los anunciantes va a tener sus repercusiones y sólo espero que de tanto usarlo al final la tortilla se dé la vuelta y la sociedad sepa reaccionar para hacer ese boicot que tanto estilan últimamente a quien lo merece, porque ayer me dolía ver el hashtag BoicotGH cuando debería haber sido BoicotAnunciantesInquisidores, porque eso es lo que son, inquisidores en una sociedad que cada día pretende ser más libre. Ayer Argi no fue libre, fue una de esas tantas “brujas” cazadas y quemadas en la hoguera para disfrute de sus ejecutores que necesitaban saciar su sed y dar ejemplo, un ejemplo que no existe.

La presión hizo que a Mediaset no le quedase otro remedio que expulsar a la concursante, a pesar de que si por ellos fuera no lo hubieran hecho, ya que como demuestran las imágenes, las disculpas son más que aceptables. Pero como todo grupo empresarial en este sector, están cogidos por los mismísimos huevos, o eso o vivir un caso La Noria. Un chantaje digno de llevar ante los tribunales.

Si bien este asunto me exaspera, hay otro que no quiero dejar pasar por alto. Ayer la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo me dejó francamente desilusionado, por su actitud, de escribir  sin pensar, sin contrastar antes la información, difundiendo con un comentario algo tan grave, acusando a una persona de hacer apología contra el terrorismo. Como digo, los principales culpables de toda esta situación son los que con sus dedos intentaron tecla a tecla poner una etiqueta a una persona (cuánto nos gusta esto eh) sabiendo que estaban actuando mal, pero creo que tenemos el deber, que tienen el deber, los que saben que tienen más fuerza social, el de hacer el caso que se merece a las redes sociales. Las redes sociales no deben elegir por nosotros, no deberían llevarnos a un estado de euforia, no deberíamos creer todo lo que en ellas se dice, son un teléfono escacharrado lleno de medias verdades o verdades a medias y hay que ponerlas en su lugar antes de que se les dé también un poder que no deberían tener.

Tras la expulsión, mientras se emitía José Mota, leí que en 13tv estaban debatiendo sobre Gran Hermano. Ya que estaba siguiendo todas las reacciones, por qué no ver algunas más. Lo que escuché me dejó boquiabierto y con ganas de ir al servicio a potar. Una mesa de debate en la que poco menos que ponían a Argi como una terrorista infiltrada, colaboradores que hablaban sin saber, acusándola de hacer apología contra el terrorismo. Uno de los momentos más indignantes fue la intervención telefónica de la presidenta de la AVT, que tuvo los santos cojones de decir que ella nunca había pedido la expulsión de la concursante. Por suerte para esta señora, tenemos una cosa que se llama captura de pantalla, que la disfrute tanto como ha disfrutado del poder que ayer le concedieron, ese poder que cuando uno lo tiene entre las manos o le quema y lo suelta o le hace más cruel de por vida.

avt

Gran Hermano lleva con nosotros 13 años, se dice pronto. Juntos nos hemos enfrentado a esa primera vez en que socialmente una puta (por qué no, vamos a llamarlo con todas sus letras) dice que es puta y a las reacciones de la gente, a esa primera vez en que una persona transexual, un gay o una lesbiana confiesan su condición y a ver ls reacciones de la gente, juntos hemos asistido al escarnio público al que fue sometido Carlos “el yoyas” por un jugueteo con su novia que de haber sido hoy lo hubiéramos tomado como algo muy normal, juntos hemos vivido lo que supone el chantaje emocional y el machismo más exagerado (y que sin embargo es tan común) de la mano de nuestra Sindi. Cuando parecía que todo eso ya se estaba empezando a ver en la sociedad con normalidad y que estábamos aprendiendo a discernir entre lo que es grave o lo que no lo es, llega un tema que ha sumergido a un gran número de personas en un debate sin precedentes.

Yo sólo pido desde aquí, aunque sé que será imposible por la larga historia que llevamos a nuestras espaldas, que en la medida de lo posible seamos conscientes de lo que ha sucedido y de quienes son los culpables de que hoy una persona lleve una etiqueta ante la cual ha de ser muy estable emocionalmente para poder sobrellevar y superar. Algunos deberán mirarse a ellos mismos y otros tendrán que decidir si el poder que se les ha otorgado les está haciendo cambiar algo abanderando algo que no existe, la perfección.

Argi para mí no era ni mucho menos la ganadora de esta edición, aunque su evolución en el concurso, de parecerme un simple mueble pasó a mostrar sus sentimientos y ser imprescindible, llegó a conquistarme algunas semanas. Pero no deseo que lleve la etiqueta de “expulsada por la broma sobre el terrorismo”, deseo que lleve la etiqueta de “ganadora moral de Gran Hermano”. Vaya esto por sus seguidores, porque el apoyo durante estos dos días a la concursante y persona ha sido brutal y porque ya es hora de que la sociedad ponga a cada cual en su sitio, el que merece.

Las pequeñas damas de Permiso de la Dama, Carlota y Noemí Manzanares, estrenan su esperado primer disco

permiso de la dama

Ella Baila Sola me marcó musicalmente para siempre, con ellas aprendí a sentir la música, a sentir ese vuelco irresistiblemente bonito, con cada nota y cada frase capaz de sacar de mí emociones encontradas. Su ausencia me llevó de forma instintiva, casi sin pretenderlo, a buscar otros duos de chicas que me hicieran sentir lo mismo en lo posible. Así llego el dúo formado por las hermanas de Maldeamores, que sin embargo no tuvieron el éxito esperado ni calaron tan hondo entre el público como Marta y Marilia.

Hace unos años, la preselección de la canción representante en Eurovisión de nuestro país cambió, dándose la oportunidad de participar a todo aquel que tuviera algo que decir. Ese año fueron decenas de canciones, decenas de artistas a los que escuché y de los que iba dejando allá en el año 2008 mis opiniones… y allí estaban ellas, Permiso de la Dama y su “No queda tiempo”.

Cuando escuché esta canción ya no me hizo falta oir nada más para decidir a quién iban a ir mis 5 votos diarios. La primera canción me llevó a querer escuchar más, a interesarme por quiénes eran a través de su perfil en MySpace y a intercambiar con ellas algún que otro mensaje. Así conocí a Carlota y Noemí como artistas, si no era el espíritu de EBS lo que sentía al escuchar su música, aquello al menos se le parecía mucho.

Llegaron algunas canciones nuevas, algunos vídeos memorables y tan bonitos como este…

Han sido cinco largos años en que poco a poco se iba forjando algo, un sueño con un lapso de tiempo indefinido, como en todos los sueños suele ocurrir, ese tiempo de inflexión que ocurre entre el estado de vigilia y la fase de sueño profundo.

Ahora es la hora, la de seguir soñando profundamente y disfrutar de algo cumplido, su primer disco. Once temas entre los que se cuela alguna de esas canciones que tanto he tarareado estos años, con piezas musicales como esta, tan agradables para el oído que casi parecen un dulce que se pueda saborear.

Permiso de la dama “Nada que contar”

Canciones para llevar a esos pequeños o largos viajes, a pie o en tren, de esas que se escuchan mientras apoyas la cabeza en el cristal, mientras el paisaje va pasando ante tus ojos, muy lejos de tu mente, que encuentra vía libre para localizar el camino perfecto hacia ese país de nunca jamás, y volver a él de nuevo ahora que ya lo has encontrado.

El sexto cumpleblog

altavoz sanyo

Será verdad eso de que cuando uno ya se acostumbra a algo y forma parte de su vida, se llega a perder la noción del tiempo y este puede pasar más rápido o más deprisa, dependiendo de la intensidad de los acontecimientos. Los malos tragos parecen pasar a cámara lenta, mientras que los buenos momentos son tan fugaces que apenas duran lo suficiente como para poder darse cuenta de que estás inmerso en ellos. Y como al final la vida acelera y frena en ciclos ininterrumpidos, el tiempo que pasa es simplemente “el tiempo”.

Es por eso que no mentiré si digo que cuando llegó el sexto cumpleblog el 11 de octubre de 2012, ni me di cuenta. Algo que ya lleva pasándome algunos años, por lo que he decidido desde entonces celebrar el cumpleblog cuando me salga “del bolo” (un saludo a la Milá que tuvo el detalle de felicitarme el anterior desde mi programa favorito de tv) y este año lo he hecho coincidir con el día de mi cumpleaños, porque al fin y al cabo este blog es también como un regalo todos los días.

Hoy he conseguido realizar un sueño que me fue “secuestrado” hace más de diez años. Ese día me arrebataron el sábado en que escuché por primera vez a Ella Baila Sola, de sábados por la mañana cantando hasta dejarme la voz, en que dos años después me emocionaba con “despídete” mientras el sol se ocultaba y yo miraba por la ventana sabiendo que al día siguiente comenzaría otra vida en otra ciudad distinta…

Hoy ellos han vuelto y es uno de los mejores deseos y regalos que me podían conceder.

Ella Baila Sola (rarezas) “So long!”

No sería un auténtico fan de mi grupo musical favorito si no tuviera recopildos ya no sólo cada uno de los álbumes que han ido saliendo al mercado, incluyendo recopilatorios y videos, sino también cada una de las canciones en las que han colaborado, en otros discos y con otros atistas.

Hace algunos años, una amiga, Ana, de Medina del Campo, me envió por correo postal una cinta de casete con un concierto de Ella Baila Sola. Aún recuerdo aquella tarde en que me saqué el sobre a la terraza al sol en verano, lo abrí, cogí el reproductor y los cascos y me quedé una hora tarareando esas canciones conocidas, hasta que llegó una grata sorpresa, una canción inedita que Marta y Marilia cantaban cuando aún no había nacido Ella Baila Sola y el grupo llevaba por nombre “The Just”.

Entonces, como ahora, una melodía nueva de EBS provoca en mí un estado extraño, como si el resto del mundo se parase durante unos minutos, mis oídos se deleitan con las melodías, casi sin hacer caso al principio a la letra hasta que no la escucho varias veces. Sé que cada nueva canción es algo especial, porque sé que la cantaré cientos de veces y que me acompañará en muchos viajes y momentos y así la trato, como lo más especial dedicando toda la atención sin darme apenas cuenta.

Dentro de este entramado de hilos que conforman la existencia y que parecen inconexos, hay uno que de repente ha encontrado su sentido y su meta una vez más. Tras varios años carteándonos, por fin conocí a la chica con la que compartía gustos musicales. Nos pasamos toda una noche viendo fotos y vídeos de Ella Baila Sola en aquella visita a Medina del Campo que hice en una escapada de Cuenca un fin de semana. Antes de despedirnos me regaló algo muy especial, un CD con todas las colaboraciones del grupo y con el concierto de 1998 de cadena Dial que dieron en Valencia.

La magia de internet no conoce límites. Parece que han quedado atrás esos momentos en que enseñabas en una foto de papel a tus conocidos el autógrafo de tu artista preferido, ahora podemos hablar con ellos a través de twitter o facebook de tú a tú, como si fuesen de la familia, más cercanos que nunca. He tenido el placer de hablar con quien más ilusión me hacía, por una parte con Marilia que en breve sacar su primer disco en solitario y por otra con Marta Botía.

Se me ocurrió hacer referencia en su facebook al nombre del grupo y sus orígenes, algo que originó una entrada en que daban los detalles y donde decidí echar un vistazo más atrás en el tiempo del grupo y mencionar una canción de la que en aquel momento no recordaba el título. Entre todo conseguimos saber de cuál se trataba y Marta quedó sorprendida de que nos acordásemos después de tanto tiempo, así que pidió que si alguien la tenía que se la pasase o subiese de alguna forma ya que deseaba tenerla.

La cinta no la encontré, pero recordé el CD que me regaló mi amiga y allí estaba el corte, la canción en inglés que es toda una rareza y pieza de coleccionista, tarareable, sencilla, con ritmo, con sonido Ella Baila Sola cien por cien, allí estaba “So long!”. Se la envié a través de mensaje privado y en cuanto lo vio me contestó.

Aquí va como regalo para Marta, que hoy es su cumpleaños y para todos los fans, los que lo somos desde el principio y los que llegan, porque EBS sigue adelante, parece un sueño después de todo lo que hemos pasado, pero es real y es bonito.

So long!