Un paseo por el zoo (IV): Peces

escualos 2

En algún momento de la vida, una especie que vivía en los océanos se adentró hacia la tierra descubriendo un nuevo hábitat y dando lugar a nuevas especies, cuya sustancia vital era el agua de la que provenía. El organismo se adaptó para respirar el aire exterior, volviéndose tan torpe que ya le fue imposible surcar las profundidades por sí solo.

escualos 3 escualos 4

Ahora miramos, admiramos de tú a tú a las criaturas que dejamos atrás hace millones de años, sin comunicación posible, sin contacto físico, como quien contempla un fósil perdido en algún lugar remoto y se pregunta qué ocurrió sin obtener una respuesta.

escualos 1

Moda

power rangers

He visto esta imagen y me ha sido imposible evitar que el primer pensamiento que me viniese a la cabeza fuesen los Power Rangers, y después de eso, toda esa serie de películas que mi padre nos alquilaba cuando éramos pequeños cuando teníamos el vídeo Beta y después el VHS, desde King Kong pasando por Godzilla y todos sus sucedáneos, mezclando a unos y otros, a cada cual peor hecho, en películas baratillas de serie B que ahora me parecen lo peor del mundo pero que en su tiempo lograban entretenerme. No sé si eran esos efectos especiales de tres al cuarto o la idea de imaginármelos como juguetes, pero fuese como fuese, me dejaban delante de la pantalla con los ojos pegados.

Los Power Rangers y toda esta parafernalia me pillaron con la edad justa en la que uno se deja llevar por el resto de niños. Que si ahora todos vestidos de Power Ranger, tú azul, tú rosa, tú amarillo, el regalo más deseado de las ferias y sus tómbolas, los muñecos campando a sus anchas por los escaparates de las jugueterías… el caso es que echo la vista atrás y aunque sí recuerdo que me lo pasaba muy bien delante de la pantalla, nunca llegué ni a vestirme de uno de los personajes ni a tenerlos como muñecos, a pesar de que los deseaba.

El tiempo pasa y uno se pregunta, como con Médico de Familia, cómo pudo llegar a ver semejantes bazofias. El secreto está muy claro, es la moda la que nos mueve desde siempre, audiencias millonarias para series y películas que no valen tanto pero sobre las que se genera un movimiento que te lleva a rastras sin querer. Y pasa lo mismo en todos los campos, en la literatura, en la moda de vestir, en los objetos y consumibles que utilizamos y comemos todos los días. Todo es objeto de la moda y lo que se escapa de ella está destinado a un segundo plano.

Lo mejor de todo es que cualquiera de nosotros podemos imponer una moda sin o pretendiéndolo. Basta con mezclar una idea en la que crees y confías al cien por cien con un mucho de personalidad en el momento oportuno. Y el ingrediente más importante: la suerte.

Un paseo por el zoo (III): Focas

focas 2

El espectáculo del agua continúa (y no acaba, que aún quedan escualos por descubrir bajo la superficie). Las focas, junto a los delfines, gracias a su inteligencia animal, se prestan también a numerosos juegos y bailes. En ocasiones hasta parecen comportarse como los canes aunque no tengan nada que ver más allá de que los dos son de la especie animal.

focas 1 focas 3 focas 5 focas 4

Parece mentira que unos seres tan pesados y de este tamaño puedan ser tan gráciles y cuidadosos con sus movimientos. Me estoy acordando ahora de los dibujos animados de Seabert, ¿los recordáis?

Pablo López “Vi”

pablo_lopez_once_historias_y_un_piano-portada

Algo más de cinco años han pasado desde aquel verano de 2008 en que la marea azul hizo ganadora a Virginia Maestro, en la que nadie confió excepto Risto Mejide, la única concursante de un reality musical que incluso fue repudiada por el presentador (que la felicitó por obligación), por sus compañeros y a la que se hizo un montaje en vídeo para intentar reducir sus votos (entre otras cosas).

Pero no es el momento de hablar de ella y sus éxitos que han sido muchos. De aquella edición si algo ayudó a Virginia a ganar fue la tremenda cantidad de insolentes y malos compañeros que tuvo, los cuales formaron un grupo endemoniado que sacaban de quicio a cualquiera. Aunque no formaba parte expresa de ese grupo porque era un ser “solitario”, Pablo López tuvo sus más y sus menos en la academia y nunca llegó a caerme bien, en parte porque apenas tenía presencia. Las canciones que le seleccionaban tampoco ayudaron.

pablo lopez

PABLO LÓPEZ “Vi”

A veces es mejor dejar pasar el tiempo, madurar las ideas y sacar adelante aquella con la que te sientes cómodo. Después de ese tiempo llega un Pablo López en esencia que me ha encantado, tanto como para comprar su primer disco que lleva por nombre “Once historias y un piano”. No hay que confundir un buen trabajo musical con las sensaciones personales, sigue sin gustarme como persona, pero como cantante se merece un diez.

Estos días no paro de escucharlo allá donde voy, cada canción es una pequeña obra maestra y cuanto más las escucho más sé que en mi vida se van a convertir en imprescindibles. Las hay melancólicas, otras tristes y esperanzadoras, de las que te hacen recordar pero terminan haciéndote sacar una sonrisa de emoción, mientras que “Vi” es una auténtica locura llena de matices, de tonos y notas, una pieza de piano musical de las grandes, que me hace sentir la música en todo su más amplio sentido, sacando de mí ese extraño sentimiento de que el corazón se te pone así de grande y eres capaz de comerte el mundo.

Un paseo por el zoo (II): Rinocerontes, avestruces y jirafas

jirafa

En vistas de las ampollas que levanta un baño de naturaleza, lo cambio por un paseo por el zoo, aunque la moraleja es la misma, por mucho que digamos que animales y humanos hemos nacido para ser libres, en realidad hemos creado una sociedad donde la libertad es fingida y la podemos poner entre comillas, ya que somos esclavos de más cosas de las que podemos imaginar.

avestruz

Sí, los animales han nacido para sr libres como nosotros, pero en el zoo están muy bien cuidados (en los buenos zoológicos) y si nos ponemos un poco filosóficos, no dejamos de estar encerrados dentro de un planeta que es como nuestra piscina de la que no podemos salir, por muy libres que seamos y por muy grande que sea el universo.

rinoceronte rinoceronte2 rinoceronte3

Un baño de naturaleza (I): Delfines

delfines 1

Todos nos sentimos identificados con algún animal en concreto y en mi caso siento especial debilidad tanto por los perros como por los delfines. Por suerte con los canes la cosa es más fácil y se puede ver a uno o varios cada día paseando por la calle, pero con los delfines es otra historia, a no ser que vivas en las islas o la costa. No es mi caso, aquí en el centro de la península.

Podría haber llamado a esta serie de entradas como “un paseo por el zoo”, porque al fin y al cabo es lo que es, pero como uno no siempre tiene la posibilidad de darse un paseo por la naturaleza admirando a tantas especies de animales a la vez, prefiero llamarlo un baño de naturaleza, que a todos nos hace falta de vez en cuando para escapar de la rutina de la ciudad, aunque no esté muy de acuerdo con que permanezcan en cautividad.

delfines 4 delfines 2 delfines 3

Delfines. Es su movimiento armónico y lleno de belleza incomparable, su capacidad para transmitir un sentimiento de paz y confianza con solo mirarles, son como personas pero con otra forma, no pueden hablar pero comunican, creando un enlace, un vínculo persona-animal de mamífero a mamífero que sobrepasa la barrera de lo natural.

delfines 5

La zona

cuello

Temo que descubran uno de mis puntos débiles, aunque evidentemente todos terminan haciéndolo, ya que está a la vista y es inevitable, mi torso.

Pero al margen de esa zona, que me provoca más una mezcla entre risas e ira, hay otra que me vuelve loco, el cuello y cerca de la oreja o por detrás en el nacimiento del pelo, mi preferida. Allí permito todo, desde un masaje interminable con las manos hasta los besos y susurros. Es mi punto de activación de esa genial locura que saca la mejor parte de mí.

Marilia, Marilyn y Superman

marilyn superman 2

Septiembre. “Trae el casete de Ella Baila Sola, por favor”- le dije.

Mi padre aparecía por la puerta de casa una tarde de septiembre de hace diecisiete años tras llegar del trabajo. Salí corriendo a ver si lo traía. Sí, allí estaba el casete, con aquellas dos chicas en portada sentadas cómodamente sobre un sofá, que apenas me había dado tiempo a descubrir esas semanas a través de una simple canción, sin internet entonces. Ahora sabía que se llamaban Marta y Marilia, aunque al principio las llamaba “lo echamos a suertes”.

Cogí el “loro” de la habitación y lo arrimé al enchufe de la cocina mientras mi madre terminaba de cocinar. Metí el casete y, sin darme cuenta en ese momento, comencé a descubrir realmente la música.

Una voz sonaba en el salón, mi madre diciendo que fuese a cenar. Todos estaban allí, pero yo seguía embelesado frente a los altavoces, con los codos apoyados sobre la encimera y pensativo, divagando sobre cada nota, cada palabra, cara ritmo. Aquellas canciones me hacían sentir algo diferente dentro de mí. Era un conjunto perfecto, lleno de armonía que entraba por mis oídos y ya jamás podría escapar.

Ante la insistencia, apagué la música. Ante la insistencia y porque sabía que aún quedaban muchas canciones por disfrutar. Siempre me ha gustado reservar para más tarde y disfrutar poco a poco de lo que me hace sentir bien.

subir montaña

Han pasado diecisiete años desde aquel mágico momento y de los muchos más que llegaron desde ese día. La emoción de poder disfrutar del enorme éxito, de descubrir a los demás sus canciones como si fuesen propias, la de compartir con otros fans conciertos, vídeos, fotos y recuerdos, el segundo disco, el tercero que intenté que me vendiesen dos días antes y que tuve en mis manos el fin de semana previo a su salida en una calle de Cuenca. La dolorosa ruptura “infinita”, los trabajos en solitario o acompañando a otros artistas. El tremendo vacío que intenté llenar con otras voces y dúos y el feliz regreso a medias hasta su nueva ruptura. Toda una vida junto a Marta y Marilia.

Escuchar de nuevo su voz, tras una década de silencio, fue como dar marcha atrás al reloj o como si una mano invisible hubiera dado al pause de mi radiocasete y de nuevo hubiera pulsado el play a placer. Cuando parecía que todo estaba perdido y que nunca volveríamos a escucharla, Marilia aparecía de repente para unir a otros que, como yo, conservábamos el bonito recuerdo de nuestra banda preferida.

El primer disco, el segundo, el tercero, el recopilatorio, el de Marta Botía, el de EBS… muy pronto tendrán a su lado un compañero de viaje infatigable con nueve nuevas canciones que comienzan por “Marilyn y Superman”.

marilyn superman

La primera vez que lo escuché no pude evitar sorprenderme. Acostumbrado a una Marilia acompañada con coros y cuyas letras eras muy metafóricas, a las que había que encontrar un sentido e invitaban a reflexionar, ahora me encontraba ante algo distinto y que desencajó mis ideas. Ese “algo” nuevo ya no está construído de frases metafóricas, sino de frases sencillas y directas que incluso puede que a alguno le suenen infantiles, adolescentes  incluso graciosas. Las notas encorsetadas han dejado paso a un estilo más abierto para dar rienda suelta a una voz que ya no tiene coros, que suena limpia y perfecta, con las pequeñas imperfecciones perfectas de esos pequeños desafines que me encantan y que le hacen única.

Estas casi dos décadas me han enseñado a disfrutar de las idas y venidas, de lo que fue, de lo que es, de lo que se marcha y de lo que regresa. Ya no soy el niño que apoyaba los codos sobre la mesa escuchando embelesado, pero cada vez que oigo sus voces de nuevo, me doy cuenta de que sigue ahí, encerrado en algún lugar de mi cabeza, esperando con ilusión volver a pegar el oído en el altavoz mientras alguien me insiste que vaya a probar la cena.

Claro de luna

canvas

Un universo lleno de posibilidades, un pequeño espacio en blanco, vacío pero tan lleno, una puerta al conocimiento y a la imaginación y un lugar desde el que acceder a cosas que de otra forma sería imposible entre las infinitas posibilidades.

La primera vez que accedí a Google hará ya 15 años, sentí el maravilloso poder de tener el mundo en la palma de mi mano. De repente una palabra abría el camino a lo desconocido. Y la primera vez que vi que esas seis letras daban rienda suelta a la imaginación y se convertían en homenajes, recuerdos e ideas me sorprendí.

Desde hace ya tiempo esas pequeñas píldoras de creatividad se abren paso cada día, siempre algo nuevo. Y una de las que más me ha sorprendido ha sido sin duda el claro de luna, el merecido e inesperado homenaje al compositor francés Claude Debussy, una pieza musical surgida del poema de Paul Verlaine que pone fin a estas líneas.

canvas3Your soul is a chosen landscape
Where charming masqueraders and bergamaskers go
Playing the lute and dancing and almost
Sad beneath their fanciful disguises.

All sing in a minor key
Of victorious love and the opportune life,
They do not seem to believe in their happiness
And their song mingles with the moonlight,

With the still moonlight, sad and beautiful,
That sets the birds dreaming in the trees
And the fountains sobbing in ecstasy,
The tall slender fountains among marble statues.

canvas2

Curro y el legado de las aves

curro 0_1

No hay verano que no tengamos a cargo a una mascota. Echando la vista atrás, desde el año 2008 unos peces de colores, unas tortugas, el año 2010, el mejor de todos, mi queridísimo perro Noddy y los maravillosos nueve días que me regaló entre mordiscos y muchas, muchas tonterías, después vinieron unas cobayas y este año le tocó el turno a un agapornis.

Por la parte paterna, los pájaros siempre han sido la mascota preferida, aunque parece ser que conmigo se rompió esa cadena, porque no logro encontrarle el sentido a tener a un pájaro en una jaula cantando todo el rato y volviéndote la cabeza loca, que es lo que me ha pasado con Curro, además situado al lado de mi habitación y respetando apenas las horas de sueño (y porque no escuchaba ningún ruido).

curro 0_4 curro 0_6 curro 0_7

Aunque no tengo muchas referencias más allá de lo que he visto, mi abuelo se dedicaba casi a la cría de pájaros, con discusiones con mi abuela frecuentemente debido a esta pequeña pasión que conservaba en la terraza. Tengo vagos recuerdos, de cuando los dejaba las puertas abiertas y me aseguraba que volverían para comer, y así era. De salir a saludarle siempre en el mismo lugar, dándoles de comer, observándoles. Cuando yo crecí, apenas hablábamos de ellos porque no me interesaban, pero sin duda tenía que tener grandes conocimientos, que ahora ya será imposible recuperar. El tiempo quita lo que da.

En casa, de pequeño, siempre tuvimos pájaros. Nunca les hacía caso alguno y terminé acostumbrándome a ellos. El último nos acompañó coexistiendo con Yoko (al que le decía “pipi” y se volvía loco levantándose sobre las patas traseras y mirando hacia la jaula).

curro 0_2 curro 0_3 curro 0_5

Un día me levanté y el pájaro estaba tirado en la parte baja de la jaula, inerte. Con él acabo el legado de esta mascota en la casa y comenzó el reinado de otra. Tuvo su entierro, necesario. Lo envolví con cuidado en unos trapos y junto con Yoko salimos de paseo a un pequeño camino al lado del colegio. Allí hice un pequeño hoyo con las manos, lo enterré y cubrí de tierra, haciéndole comprender mediante la palabra “pipi” que ahora allí descansaría para siempre. Para asegurarme, volví a pronunciar la palabra en casa. Yoko no se levantó sobre las patas buscando, algo había comprendido quizá.

curro 0_8

… y todo recto hasta el amanecer

todo recto hasta el amanecer

Siempre se empieza de la misma forma y siempre que se puede se acaba de la misma forma. Se pone el sol, la ducha te espera, un rato de relax, el único estímulo relajante de lo que te queda de noche. Crema hidratante y desodorante. Hora de ponerse guapo.

Sin pretenderlo sacas hasta tres o cuatro pantalones y camisetas. ¿Camiseta ajustadita? ¿De cuello de pico?¿Camisa? Cuesta decidirse. ¿Por qué cuesta tanto decidirse? Porque quieres estar guapo y nunca se sabe si esa noche podrás encontrar algo especial, y estar arreglado y sentirte bien ayuda mucho.

Cuando encuentras y le das el visto bueno al espejo, le guiñas un ojo y terminas lo que empezaste. Gomina y perfume. Mientras esos nervios indescriptibles van por dentro, los nervios de las ganas por comenzar ya. Dicen que la oscuridad y la noche encierran misterios. Es cierto, misterios y aventuras emocionantes.

La noche y su oscuridad encierran caminos, risas, gritos, música, besos, sexo, sonrisas. Y al final acaba todo de la misma forma, de la mejor forma. Puede que al lado de una persona que acabas de conocer o puede que con tus amigos, mientras desnudo en la cama echas un vistazo y miras a la ventana y te preguntas cómo pasó pero lo jodidamente maravilloso que fue todo o quizá por una calle dando gritos, recordando todo lo que dio de sí la fiesta junto a unos amigos que no paran de gritar y saltar mientras te diriges a la cama, todo recto, hasta el amanecer.

fotografía de cedequack (la sombra de Peter Pan)

Segunda estrella a la derecha…

segunda estrella a la derecha

Hay un lugar en el que los problemas no existen, en el que tienes el poder de hacerte eterno y eterno hacer el tiempo, donde ser el dueño de tu vida y hacer que permanezca viva por siempre jamás en ese estado de felicidad rebosante del que no quieres despertar nunca.

Hay un lugar que el tiempo no conoce, que los mapas, los terrestres y todos los del vasto universo conocido, no dibujan, que no tiene fronteras ni caminos.

Allí reside tu felicidad, allí residen tus anhelos y todos tus sueños.

Quédate quieto y cierra los ojos un instante, breve, sintiendo que el mundo se mueve a tu alrededor mientras tú miras cara a cara a la oscuridad. Alza la mirada hacia el cielo nocturno y busca en la inmensidad que se despliega ante tus ojos. Sólo tienes que mirar, segunda estrella a la derecha…

Un guión de cartones y muñecos

muñeco de carton

Desde que apenas tenía 3 años de edad y escribí mi primer poema, que de repente me encontré en una vitrina en uno de los pasillos del colegio recibiendo después un premio (una historia que ya contaré), no he parado de crear, imaginar, historias de todo tipo, aunque menos de lo que quisiera.

Maldigo esas dichosas épocas en que la inspiración desaparece por motivos personales e impiden dar rienda suelta a la creación, pero cuando esta vuelve es apasionante. Ese papel en blanco se inunda de tinta y uno no sabe cuándo terminar.

En estos últimos 7 años he dejado aparcado el formato de papel tradicional. Atrás queda aquella época en que la imaginación tenía que reconducirla mediante papel, boli, lápiz, recortables, tizas e historias inventadas que quedaron perdidas en el aire porque fueron solo habladas. Como no tenía ordenador, imaginaba lo que sería escribir con uno, crear imágenes y tener todo un mundo nuevo al alcance de la mano. Cuando lo tuve delante sin embargo, comprobé que esas posibilidades también había que canalizarlas para crear algo bueno, si bien he de confesar que cuantas más posibilidades tuve a mi alcance, más moría un poco la salud de la imaginación, las firguras de papel, las cajas de galletas convertidas en diversos objetos y casas, cuando de repente un trozo de papel cobraba vida propia y se convertía en llave para un concurso improvisado o una simple silla colocada del revés sobre otra daba para varios episodios inventados de una serie que se llevó el viento.

Ahora todo está más al alcance, incluso tengo la posibilidad de compartir con el resto del mundo algo que antes se quedaba entre cuatro paredes o entre las hojas de una carpeta, pero no dejo de recordar los momentos en que, cuando era pequeño, me ponía enfrente de un trozo de cartón y un par de muñecos y coches y las palabras fluían en un guión en directo por los que ahora daría todo por tener entre mis manos.

fotografía de Ángeles

Los 80: Mercromina para las heridas

mercromina2

No recuerdo cuándo fue la última vez que mi madre cogió aquel botecito de tapa blanquecina y cuerpo oscuro. No recuerdo cuándo fue la última vez que lo desenroscó y de su interior salía un estrecho tubito empapado en un pigmento rojo, cuando según se acercaba a la zona afectada, el cerebro a uno lo ponía ya en preaviso del escozor que iba a sentir. No recuerdo esa última vez en que, con mucho cuidado, iba pasándolo, casi acariciando la piel por encima.

Eran los últimos meses de los años 80 cuando mi hermana comenzó a estudiar enfermería en Cuenca. Yo apenas tenía 11 años y, aunque vagos, si tengo algunos recuerdos del momento en el que el antiséptico que nos había acompañado desde el principio de nuestras vidas, vivió sus últimos momentos a nuestro lado.

herida

Fue un dia en que mi padre se hizo una herida. De repente mi hermana le dijo a mi madre:”tráeme el betadine”. Lo recuerdo alto y claro, la palabra “betadine”. Recuerdo a mi madre sacando de su mochila de viaje un frasco de color amarillento, recuerdo unas gasas, impregnadas de una sustancia amarillenta, oscura, casi marrón, al contacto con la piel.

Al día siguiente miré en el armario. El botecito colorado con su tapa blanquecina había desaparecido y no recordaba cuándo fue la última vez que esa sustancia roja limpió mi piel. En aquel momento supe que algo había cambiado y que nunca volvería verlo.

Mercromina, gracias por curarme tantas veces de pequeño, de una forma tan dolorosa y suave.

A tale of two cities

oblivion tale of two cities

Hace un par de semanas me puse a ver Oblivion, la última película intepretada por Tom Cruise. Durante los primeros minutos se produjo uno de esas joyas que yo ya llamo “momento LOST”, que también podría describir como “una pequeña nota de color, misterio, recuerdo, sensación o sobresalto que de repente inunda la calma y te hace entrar en un momento de exaltación y euforia”. Por eso lo llamo más corto “momento LOST”, ya que fue esta serie la que me hizo sentir por primera vez esa sensación maravillosa de locura transitoria frente a un televisor.

Jack, otra maravillosa coincidencia lo del nombre, Jack Harper en este caso, entra en su cabaña, en un lugar que aún permanece inalterado ante la invasión alienígena. Un lugar muy parecido a los barracones de Perdidos, otra semejanza más, ambos lugares reducto que parecen anacrónicos y desentonan en el conjunto de la historia y el paisaje global.

Jack pone su mono encima de la nevera y suelta un libro sobre la mesa, encima de otro. En ese momento paro la imagen y, después de tantas coincidencias, surge ese “momento LOST”, cuando me fijo en el título del libro que hay debajo, “A tale of two cities”, historia de dos ciudades, la novela que Charles Dickens publicó en 1859 y que de alguna manera viene a contar la historia de dos sociedades, de dos formas de pensamiento que crecieron apartadas y siguieron sus caminos hasta que el destino las confronta.

oblivion cabaña oblivion mono peluche

Una idea que muchos cineastas y guionistas han tomado ya como universal y que en algunas obras es una auténtica delicia. Mientras que en Oblivion supone la confrontación de dos razas que crecieron en mundos diferentes, su sentido en “Perdidos”, título que además se le dio al primer episodio de la tercera temporada, fue otra confrontación, la de los supervivientes del Oceanic 815 y los Otros, dos vidas que crecieron por caminos separados y que el destino termina uniendo para dar comienzo a una batalla, a una lucha por otro tipo de supervivencia.

Nuestra vida no deja de ser esa novela. Andamos, vamos y venimos, crecemos dando molde a unas ideas, a un espacio. Muchas veces no somos conscientes de que otras vidas crecen, andan, van y vienen y crean sus propios pensamientos y su propio espacio. Entonces un buen día chocas, y de ese choque nacen amores, batallas, se entremezclan las ideas y los espacios y se forma algo nuevo que andará, irá y vendrá y volverá a chocar de nuevo.

Los confines de la ciudad antigua

tajo 1

Cada vez que miro al río Tajo no puedo evitar sentir un cierto aire de nostalgia, de las viejas historias que me contó mi padre, de cuando el río se convertía en playa improvisada de verano y de los días calurosos. Ya me lo imagino en bañador lanzándose de cabeza desde la orilla y recorriendo de orilla a orilla su cauce.

También escuchaba con atención las historias y peligros de sus profundidades, que hicieron, entre otras cosas, que se impidiese el baño hace ya algunas décadas.

El río se sitúa allá en los confines de la ciudad antigua, la ciudad de pocas murallas y los puentes de piedra y de hierro, porque siempre ha sido una ciudad abierta, que algún día crecerá hacia la otra orilla.

tajo 2

Hoy me he quedado mirando a los coches pasar de un extremo a otro y he caído en la cuenta de que jamás he cruzado hacia el otro lado, ese otro lado que es como un pequeño misterio, para mí tan aficionado a las series, algo así como lo que hay al otro lado de la escotilla por ejemplo.

Tengo que cruzar y averiguar lo que se esconde en ese lugar que siempre he imaginado.

Derrotado

beto-malfacini-borelli

Surge una mezcla indisoluble a medias entre el cansancio y la rabia, la sensación de que no se puede recuperar ni echar el tiempo atrás para arreglar los errores cometidos o para dar más de lo que se dio.

La sensación de una derrota sólo se experimenta y sale a la luz en su verdadera esencia cuando lo hemos dado todo, cuando hemos puesto lo mejor en el empeño por conseguir una meta que creemos inalcanzable, cuando se da un baño con el tiempo y el esfuerzo y se mezcla con las ilusiones.

El libro secreto de J.K. Rowling, ‘The Cuckoo’s Calling’

cuckoos calling 2

Robert GalbraithHa vuelto a hacerlo. La primera vez fue casi una necesidad. Ocultó su nombre, Joanna Kathleen bajo las iniciales J.K., ya que hace algunos años se pensaba que nadie compraría en el Reino Unido un libro inicialmente enfocado al público infantil (mira que me reviente esto ya, pero así se hizo entonces) escrito por una mujer. Sólo cuando el libro tuvo un éxito sin precedentes, se desveló el oculto secreto y muchos tuvieron que comerse sus ideales con patatas.

Hace unos meses, concretamente a finales de abril, aparecía en Amazon en exclusiva un libro a la venta, un libro de terror y misterio, escrito por un nuevo autor, Robert Galbraith, de la editorial Mullholland Books. En pocas horas se convirtió en el libro más vendido de las listas de ventas de la web y no solo eso, sino que las opiniones de los lectores en los sucesivos días no dejaban de alabar y otorgar sus cinco estrellas a una historia a la que calificaban de terrorífica, un debut excelente de su autor en el terreno de los crímenes y la investigación, un libro de misterio muy bien escrito y con un final grandioso y sorprendente, en el que poder sentir el ambiente, la atmósfera, la tensión y el dolor.

cuckoos calling

Hasta uno de los lectores, curiosamente, se acercaba a la realidad, diciendo en su comentario que era un libro tan bien escrito que no le extrañaría nada que unos años más tarde termine saliendo a la luz el nombre verdadero del autor que se oculta bajo este seudónimo

comment cuckoos calling

No hubo que esperar tanto tiempo. La propia escritora confesó haber escrito el libro bajo un seudónimo, Robert Galbraith resultó ser J.K. Rowling.

¿Y por qué este movimiento para la publicación de un libro, que por cierto tiene parte de sus beneficios destinados a labores sociales?

No es la primera vez que J.K. Rowling lo hace, ya trabajó con seudónimos con los libros adicionales del mundo de Harry Potter, también benéficos para Comic Relief, de ‘Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos’, ‘Quidditch a través de los tiempos’ y ‘Los Cuentos de Beedle el Bardo’, más que un seudónimo, escritos bajo nombres de los personajes que ella misma inventó para sus novelas.

Aparte del motivo benéfico, y de que ella misma afirma que fue divertido huir a bombo y platillo de las estrategias comerciales y publicitarias cuando publicas un nuevo libro (recordemos que es poco dada y le gustan más bien poco las entrevistas) y que quería ver los comentarios de la gente pensando que era otra persona, quizá este movimiento tenga también algo que ver con las críticas recibidas por su último libro, ‘Una vacante imprevista’, que no salió muy bien parado en opiniones. ¿Qué hubieran opinado esos mismos críticos y muchos de los lectores si ese mismo libro hubiera aparecido bajo otro nombre? ¿Qué hubiera pasado si ‘The Cuckoo’s Calling’ hubiera llevado el nombre de J.K. Rowling en su portada?

JK Rowling's Crime Novel Cuckoo's Calling Is Reprinted After Overnight Success

Tendemos a opinar y juzgar antes de tiempo, va en nuestra naturaleza. Si un autor nos gusta, compramos su siguiente libro con los ojos cerrados. Muchos críticos y lectores opinan sin saber, sin haber leído las obras, son los que más daño hacen, porque son capaces de orientar al público sobre lo que es bueno o malo, cuando en realidad no tienen ni idea de lo que están vendiendo a la sociedad, solo por el hecho de que un autor les ha parecido prepotente o no soportan que sea un best-seller.

Esta jugada magistral de J.K. Rowling demuestra una vez más que muchos de los que opinan deberían meterse de una vez por todas la lengua en el culo y callar para siempre. ¿A alguien le suena eso de “no juzgues a un libro por su portada”? Aquí tiene más sentido que nunca y siempre es bueno que alguien nos dé un buen baño de humildad.

Happy Birthday Harry Potter, happy birthday J.K.

cumpleaños harry potter 1

Harry Potter es a J.K. Rowling lo que un hijo para una madre, o mejor ejemplo imposible, lo que Pinocho a Geppetto. Ella fue cincelando en su mente cada rasgo hasta tener ese hijo imaginario, del que no sabría hasta cierto tiempo después, la cantidad de alegrías que le daría al traspasar la barrera de la ficción.

En su creación, decidió que ambos compartirían un mismo día de felicidad, el 31 de julio, el día de sus respectivos cumpleaños.

cumpleaños harry potter 5

cumpleaños harry potter 4

cumpleaños harry potter 2

Hoy miles de fans por todo el mundo felicitan a Harry Potter como si existiera en la realidad, muchos de ellos haciendo su propio dibujo homenaje a uno de los personajes más importantes. Un hecho realmente maravilloso el de que la literatura cobre vida de esta forma.

¡Felicidades Harry Potter, felicidades J.K. Rowling!

cumpleaños harry potter 3

Backstreet Boys back, en un mundo como este

backstreet boys in a worls like this

Ahora se ve muy poco, aunque todavía existe. En la época de los Backstreet Boys, las Spice Girls, bandas que salían hasta dee debajo de las piedras aprovechando el tirón de los grupos y bandas musicales de pop rock. No era una moda, porque el fenómeno fan de chicas gritando en los conciertos y desmelenándose (en alguna ocasión he visto quitarse sujetadores y bragas para lanzarlas al escenario), ya estaba antes ahí.

Hoy esas chicas que se derretían viendo a los Hombres G, a las bandas del otro lado del Atlántico y del Reino Unido, han crecido, e incluso algunas son madres.

Quizá por ese desmedido fenómeno fan, me acerqué muy furtivamente a las canciones de estos grupos. Solía escucharlas sólo cuando mis hermanas las ponían en el loro y cuando no estaban, cogía las cintas para darles una vuelta. Aquella música me gustaba, pero sabía que no estaba bien visto que un chico le gustasen determinados grupos. Si se te ocurría decir que te molaban los Backstreet Boys, enseguida se levantaba el dedo acusador de un camorrista de patio de colegio para llamarte “nenaza”.

Por suerte en pocos años, en un mundo como este, la situación ha cambiado, la mentalidad es otra y uno puede decir lo que le gusta sin importar nada más.

Los Backstreet Boys vuelven una vez más. Han crecido, como las fans, como los fans. Están casados algunos, emparejados otros, o solos, con sus vidas, y con un sueño que se resiste a morir, el de la música. Hace unos días que escuché embelesado, delante de los altavoces, este primer single. Siempre que regresan lo hacen por todo lo alto, dando lo mejor para que no nos sepa a poco, y lo consiguen.

Consiguen que en un mundo como este, aún queden resquicios del presente por los que colarse en el pasado, y revivir con otras condiciones.

Volverte a ver

mirada

Con la llegada del verano, esa persona tan especial con la que me he cruzado deprisa durante todo el año, todos los días, compartiendo una fugaz mirada, ha estado ausente de mis tardes. He llegado incluso a echar en falta el momento tan especial en que cruzábamos una simple mirada y he comprendido que esa persona me gusta, no sé de qué forma me atrae, pero sé que la necesito de alguna forma.

Sabía que nuestros caminos volverían a cruzarse, aunque sólo ocurrirá durante unos pocos días mientras tenga este horario especial. Podía haber ido por el camino de vuelta de siempre, pero algo me impulsó a tirar hacia adelante e ir por otro lugar. Y allí estaba a lo lejos, cuando me disponía a cruzar.

La ilusión y una sonrisa me han invadido. No deja de ser curioso que de todos los caminos y de todas las posibilidades de este día, nuestros pasos hayan decidido cruzarse otra vez.

Lugar de descanso

parque

Salir en mitad de la jornada para tomar un descanso y tener la enorme suerte de, en unos cuantos pasos, colocarse en el parque admirando el río Tajo. No puede haber una forma mejor de desconectar de todo para coger energías y empezar de nuevo.

En apenas unas semanas este parque ya se ha convertido en un lugar mágico e imprevisible. El abuelito que va y viene y entre paseo y paseo se para a hablar contigo, el de los perros que se acercan para jugar (y siempre hay alguno), el único lugar de la ciudad donde por sorpresa puede aparecer un caballo cuando menos lo esperas si miras detrás de ti.

parque 1

parque 2

Es lugar de deporte y paseo donde ver pasar a gente en bicicleta o corriendo, donde la gente desaparece detrás de los pinos (esto es una coña que sólo una persona entenderá) y al estar a un cruce de carretera de la Universidad, siempre hay alguien tomándose un relax entre clase y clase, con personas muy interesantes dignas de estudio.

parque 3

Hasta septiembre este lugar no volverá a ser el que era. Es ahora un parque vacío que se puede aprovechar para escuchar música o evadirse, pero privado de la magia que lo sustenta. Ya llegará el tiempo de darle vida de nuevo.

fotografías por cedequack

La primera vez

primera vez

Cuando somos pequeños tenemos la enorme suerte de poder sorprendernos con cada nuevo descubrimiento. La primera vez que nos lanzamos a la piscina, la primera vez que vamos a la playa, nos sumergimos en esas aguas frías y probamos su sabor salado.

La primera vez que salimos a un largo viaje, el que nos cuentan que es tan largo que nos faltaba tiempo para acopiar en una mochila montones de juegos y chucherías, para al final acabar con la cabeza dando bandazos de un lado a otro en la parte trasera del coche.

La primera vez que sentimos algo por alguien sin saber qué es y algo comienza a cambiar.De repente nuestro pensamiento queda ocupado casi por completo todas las horas del día por ese sentimiento extraño sin poder sacarlo de la cabeza.

Afortunadamente cuando crecemos, el mundo nos ofrece otras primeras veces únicas e inolvidables para poder recordar, distintas sin embargo, pero que logran unir líneas temporales con el niño que fuimos.

Y lo más maravilloso de todo es vivir esas primeras veces sin saber que están ocurriendo, hasta que no pasa el tiempo y uno se da cuenta de lo importante que fueron, hasta que no tomas conciencia de que el destino las cruzó en tu camino por una razón. Quedan entonces convertidas en leyendas, en retales de nuestras vidas, personales, intransferibles.

@ fotografía de Alchemy Photography

Todos los ramos de flores tienen una bonita o triste historia

ramo de flores

Desde hace ya varios meses, un ramo de flores sale al paso en el camino por el que voy. Allí está, impertérrito, viendo pasar a la gente, aguantando el calor y bajo la lluvia. Cuando sus flores se ponen mustias, al día siguiente vuelve a aparecer uno nuevo en su lugar, siempre con sus colores rosa, azul y blanco.

La primera vez que lo vi imaginé su propia historia, quizá el homenaje a alguien que sufrió un accidente, como cuando uno encuentra un ramo en un semáforo. Pero la memoria de este persiste y es incansable. Hace un par de días descubrí quién se encargaba de sustituirlo, un hombre robusto, pasando la cuarentena, quizá padre, quizá tenga que ver con el accidente entre una moto y una niña pequeña a pocos metros de allí que se produjo casi al mismo tiempo que aquel ramo hizo acto de presencia.

Detrás de cada ramo siempre hay una historia, a veces bonita y con final feliz, de amor, de sorpresa y besos, de una nariz que huele los pétalos y una cara que dibuja una sonrisa. Otras veces su motivo es distinto y el ramo de flores viene a ser la propia sonrisa de alguien en la tierra que regala un beso eterno al cielo.

Radiografía de algunos de los chicos y chicas de Gandía Shore

gandia shore esteban

Si yo mismo hubiera simplemente imaginado o se me hubiera pasado por la cabeza que algún día escribiría sobre ‘Gandía Shore’, me hubiera autoinmolado. Pero esto era cuando apenas había visto un pequeño adelanto y decidí que no iba a ver este programa, no por otra razón sino por la falta de tiempo, ya que al contrario que otra gente que enseguida llama basura a cualquier cosa que no le gusta, yo lo hubiera visto de buen grado. Me gusta empezar las cosas desde el principio y como no iba a tener la oportunidad de hacerlo, desistí.

Ayer me tragué, incluso con ganas, el primero de los episodios gracias a que lo están reponiendo en el videoclub de mi televisión por cable y nada más ver a Labrador, sentí la necesidad imperiosa de escribir, así que aquí estoy.Espero que los mega fans entiendan que no he visto todo al completo e incluso los personajes de los que hablo que puedan leer esto, no se sientan ofendidos. Es mi punto de vista y al fin y al cabo es la imagen que ellos han querido dar al mundo, yo no tengo la culpa de tanto chulo y tanto zorrón como quieren pretender.

Lo que me impulsa a escribir principalmente es Labrador, José Labrador. Hay una cosa que no se puede hacer con la audiencia, y es engañarla, porque se puede pagar caro. Quizá ahora el chico ande de bolo en bolo y su vida sea lo que él cree una maravilla, pero el personaje que se ha creado es repugnante y eso tarde o temprano saldrá de alguna forma. ¿Y por qué me permito hablar de Labrador? Porque me de la gana y porque como fiel seguidor de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ desde que comenzó el programa, pude asistir a su magnífico paso por el programa en su conquista. Estando como pretendiente me parecía un tio ejemplar, con caracter, educado, respetando su turno, conquistando, sin duda uno de mis favoritos y al que le hubiera dado un trono seguro.

gandia shore labrador

Y de repente ayer desde el primer segundo me encuentro a un tio que cambia radicalmente y repugnante, que me hizo pensar si el verdadero Labrador es el que sale ahí, el que salió entonces o ninguno de los dos y este chaval no tiene personalidad ninguna. Para ‘Gandía Shore’ no es sino una copia mala de Rafa Mora, con el que sin duda habrá pasado mucho tiempo o se ha visto muchos vídeos para intentar llegar a ser como él y hacerse un hueco en la tv y muchos bolos (que seguramente esa es su pretensión final). De repente el chico educado y que parece tener corazoncito se convierte en el “tete, teta”, no hace otra cosa que hablar y soltar burradas por la boca, mirarse a los espejos como Rafa Mora diciendo lo bueno que está y hablando todo el rato de follar y de su rabo. Un papelón en toda regla que a veces no puede mantener, afortunadamente, siendo visible apenas unos segundos el que parece ser el chaval amable que hay dentro. Pero los bolos son los bolos, una pena.

A los que sólo hayan conocido a Labrador en ‘Gandía Shore’ no tendrán otra versión de él, así que no podrán entender mi indignación.

Arantxa fue otra de las que pasó por ‘MYHYV’. Sus padres deben estar bien contentos de la hija que han criado. Su idea de pasar unas vacaciones consisten en emborracharse sin control cada vez que tiene una botella cerca y lo peor es que no sabe parar. ¿Es lo normal llegar a una casa en la que no conoces a nadie y emborracharte de primeras y rozarte con todo bicho viviente? Creo que Gran Hermano nos ha enseñado que no, y han pasado muchos concursantes viviendo experiencias similares que han tenido al menos una pizca de dignidad y auto control. Pero no todo es malo en ella, me encanta cómo vive el momento, cómo dice lo que piensa siempre y su naturalidad, aunque a veces sea un poco inaguantable.

Lo de entrar con novio a zorrear dentro de un reality ya nos lo sabemos y Arantxa fue muy firme en esto avisando a las cámaras en su rato de entrevista que las tías estas que entran con novio ya saben cómo van a acabar, sin él. Más razón que un santo (palabra que no sé si debería tener cabida en este zorreo de entrada). Es hasta gracioso cómo Core se pone en contacto con su novio a las pocas horas y percibe en él un tono distante. ¿Qué va a decir el chaval si no te está viendo y lo más seguro es que discutiéseis o ni siquiera esteis juntos y todo sea una pantomima? Que ya nos sabemos todas.

gandia shore arantxa

Desde luego no se puede negar que el casting de ‘Gandía Shore’ es magnífico. No por su capacidad como sicólogos para encontrar a gente realmente con un caracter capaz de traspasar la pantalla con su realidad, sino por su capacidad para encontrar a gente que sabe hacerse un personaje televisivo a medida (o es así o directamente son tontos, que no lo creo). El caso es dar juego a un programa a costa de personajillos, que eso de buscar a gente interesante es muy complicado y se piere mucho tiempo, ¿verdad? Quizá los más “reales” son los que pasan (de momento) más desapercibidos y ocupan menos minutos porque no interesa la realidad, Clavelito (del que lo único que se sabe es que entre las piernas gasta un buen tamaño por lo que se puede percibir en su despierte matutino bajo el bañador) y Gata, otra que hace miau y tiene novio, aunque las gatas sean otras.

Ylenia es como una Chari de Gran Hermano elevada a la enésima potencia. Soez, choni, agresiva verbalmente. Quizá en la visión de los programas que me quedan pueda reirme con ella en lugar de cogerle asco. Pero… cómo decirlo… como que no ha habido ese feeling que sin embargo sí tuve con mi querida Lara Hardcore de las Joyas de la Corona y el Reencuentro.

A Esteban lo voy a dejar ahí aparcado. Muy pronto, en unos días, comenzará su segundo reality en Telecinco y creo que lo merece. A pesar de ser más guapo que los otros chicos y tener mejor cuerpo, no va alardeando de ello, sabe comportarse, su lenguaje es respetuoso y aporta una sensación de tranquilidad y alegría que lo hacen diferente, el ejemplo de cómo ser uno mismo (aunque teniendo una cámara delante es casi imposible no pretender querer ser algo más) y además tener tirón.

¿Cuál es el personaje que me resulta más patético? El chavalito llamado Abraham. Su persona es una sarta de incoherencias insoportable. Le gusta el lujo, cuidarse mucho, ponerse sus cremas y es muy vergonzoso. Entra en la casa y efectivamente esa es la sensación que da. Dice que le cuesta muchísimo entrar a una chica y que él no es de esos como Labrador (como su personaje vamos). Sin embargo de repente lo vemos en el casting perdiendo la vergüenza, haciendo delante de ellos un baile sensual en el que enseña el culo. Después en la casa se queda en pelotas, enseña a las chicas su culo y lo que asoma entre medias poniéndose un delantal para hacer la gracia y para dormir le da igual todo y se acuesta totalmente desnudo, paseándose en calzoncillos por toda la casa al levantarse. Perdona… ¿qué vergüenza decías que tenías?

No sé si es esto más indignante (a lo mejor era la bebida) o el hecho de que parece que hace cosas que después critica a las espaldas intentado dejar mal a los demás. Si una chica te está dando besos en la cara y tocándotela porque tú lo has propiciado, sacando siempre comentarios fuera de lugar para llevarlos al terreno del sexo y ponerlas cachondas perdidas, ¿qué haces después tras las cámaras diciendo que no soportas que te toquen la cara? Haberlo dicho en su momento machote, o ¿es que tienes miedo de quedar como una nenaza delante de los otros por no dejar que te acaricie una chica? Si total, si alguien te considerase gay a lo mejor hasta ahí dentro tendrías algún pretendiente, porque tanto mirarse y mirar a otros tios los abdominales, no es muy normal.

gandia shore abraham

La sensación que me deja ‘Gandía Shore’ es de asco. Pensar que unos chavales ven un retiro de vacaciones como una oportunidad para beber y follar todo el tiempo, como si hubieran estado encerrados y enclaustrados todo el tiempo hasta ahora, me da pena y vergüenza ajena. El sexo es importante, las relaciones son importantes, en todos los realities han surgido, pero no de esta forma tan salvaje. Estos chavales van a por bolos, han tomado la parte que han querido de los realities que han visto de pequeños y han visto que siendo mal hablado, que creándose un personaje repugnante, que haciendo que la audiencia te odie, tienes más oportunidades para tener un trabajo en el que no se exija mucho esfuerzo y vaguear durante unos cuantos años.

No, no voy a dejar de ver el programa por mucho asco que me dé, no soy de esos que apartan la vista y dan de lado a un programa así, porque si así fuese, ‘MYHYV’ hubiera estado desintonizado de mi vida hace varios años ya. El programa es divertido y quiero sacar ese tanto por ciento pequreño de realidad que hay en cada personaje, aunque me cabreen algunos por pretender ser quienes no son por unas monedas. De todas formas, que nadie se lleve las manos a la cabeza, es la sociedad que tenemos y que se ha creado con esta puta crisis, por mucho que algunos detractores se empeñen en acusar al reality padre de todos los realities de todos los males de esta sociedad.

Virutas heladas de chocolate

chocolate

Soy un verdadero fan del chocolate, desde el que se toma en invierno en un tazón caliente en noche de domingo con churros hasta las bolas de helado en cucurucho de helados italianos en verano, desde el que va en crema rellenando bizcochos, pepitos o magdalenas, hasta el que sirve de maquillaje para una buena tarta de cumpleaños.

Se me dan bien los postres, muy bien, para qué negarlo, me dejan esa libertad en la cocina que otros platos no ofrecen, la libertad para inventar cosas nuevas. Y recientemente he aprendido a hacer mis propias virutas heladas de chocolate, algo tan sencillo como agarrar una onza de tableta (de chocolate, cuidado con no cortarse la otra), un cuchillo muy afilado e ir cortando como si se tratase de un ajo.

Después de esto, directas al congelador y a disfrutar de unas deliciosas virutas heladas de chocolate, ideales para la papilla de frutas de verano que ya os enseñé a hacer. Se me hace la boca agua.

Evolución

evolucion

Dos horas al día andando y aún así quedan energías para un último esfuerzo al llegar del trabajo. Con el calor pegando fuerte a más de cuarenta grados, el sudor en la frente comienza a resbalar y ni las cejas pueden ya contener el goteo incesante, llegando hasta los ojos y lo que escuece cuando esto pasa.

Las cejas que protegen del sudor para que esto no ocurra, las pestañas que protegen a los ojos, actuando como una pequeña tela de araña que detecta posibles objetos extraños obligando al párpado a cerrarse, el pelo que trata de proteger del frío…

Me pregunto si en algún momento el ser humano se ha dado cuenta de su evolución a lo largo de los siglos, si fueron conscientes de que les estaban saliendo cejas, de que sus manos se hacían retráctiles para atrapar objetos y manejar herramientas más complejas, de que su cuerpo se despejaba de pelo a medida que utilizaban ropajes para cubrirse.

Cada cambio en el ser humano en su evolución es tan pequeño y tan lento que, al producirse durante centenares de generaciones, cuando al final alcanza su volución máxima termina siendo algo natural. Me pregunto si con el uso de pantallas táctiles, de ordenadores y con el mundo rodando a un ritmo tan endiabladamente rápido, no se sté produciendo en cada uno de nosotros un cambio sin que lo estemos notando, hasta que dentro de unos cuantos siglos llegue alguien que se pregunte si fuimos conscientes, tal y como yo estoy haciendo en este momento.

y volver

setter

El tiempo me enseñó a aceptar la muerte. Me enseñó a poder revivir los mejores momentos con una sonrisa en la cara en lugar de con lágrimas, a mirar cara a cara a los últimos momentos sin sentir un nudo en la garganta. Pero al tiempo se le olvidó avisarme de algo más.

Ayer en el parque vi aquella figura tan reconocible, pelos de color pelirrojo, andares de cazador, cazadora en este caso y no pude resistir ir hacia ella. Además de a Yoko, sólo he visto en mi vida a tres setter irlandés, pero lo que hace especial esta circunstancia es que nunca había visto uno desde que él murió.

Me acerqué y empecé a acariciar ese pelo tan suave, el mismo que acaricié durante años, cada mañana, cada noche, cuando entre risas o entre sollozos ponía su cara delante de la mía intentando participar en todo, lo bueno y lo malo. Mientras le acariciaba, hizo esa postura, apoyando su lomo contra mis piernas, como hacía él. Todo era igual, como volver.

Me hubiera quedado así eternamente. Fue unos segundos después de dejarle cuando entendí que el tiempo no me había enseñado aún a aceptar la gran necesidad de tenerle a mi lado de nuevo… y volver.

Volver

friends

Cuando miro algunos años atrás en el tiempo y recuerdo lo que era sentirse feliz, cuando nos reencontramos y probamos de aquella mezcla explosiva que se creó mágicamente, cuando siento lo que sentía, cuando veo sus sonrisas, cuando disfruto de nuevo de sus bromas y de su compañía, el tiempo de nuevo regresa donde debiera estar y cuando se esfuma, me invade una profunda sensación de desasosiego.

Me pregunto qué estoy haciendo con los mejores años de mi vida, en una ciudad que para mí es como una cárcel, y no hablo de fronteras físicas con rejas, sino de una cárcel de sentimientos, sin poder disfrutar de los amigos que están a cientos de kilómetros.

Ya hace un año que planeé volver a retorcer mi vida, no obstante ya lo hace sola cada cierto número de años de una forma incomprensible y me cambia por completo. Ahora sólo queda definir de nuevo el cuento para que de alguna forma pueda continuar con ese final feliz y eterno que no acabe nunca, para poder sentir que no estoy dsperdiciando ni un solo momento de mi vida.