EUROVISION 2012 – Georgia – Anri Jokhadze “I’m A Joker”

Anri Jokhadze es un cantante de éxito en su país, querido por la audiencia sobre todo ya no sólo por su talento musical, sino por los espectáculos que regala en cada actuación, convirtiendo cada tema en una escena única, algo que sin lugar a dudas trasladará al escenario de Baku 2012.

La canción “I’m a Joker” sorprende, desde el punto de vista que es algo nunca visto antes, que comienza como una ópera y continúa con rock, música étnica y pop, mezclando los estilos de forma continua en un espectáculo vocal que puedo asegurar no he visto nunca antes. Y eso no quiere decir que el resultado me guste, claro.

Eurovision Song Contest 2012 Semi-Final (2)
Flag of Georgia Georgia (GPB)

Performer: Anri Jokhadze
Song title: I’m A Joker
Song writer(s): Bibi Kvachadze
Song composer(s): Rusudan Chkhaidze

LETRA

Molodini Dasruldeba,
Koveli Dghe Ushenod Martoobistvis Menaneba,
Sheni Khma Menatreba
Satqmeli Yoveltvis Mainc Rcheba

Do, do, do what you wanna
Do, do, do what you wanna
Do, do, do what you wanna
Do, do, do what you wanna

I’m a joker
I’m a rocker
Hold me baby, love me baby, forever, ever, ever
I’m a shocker
I’m a poker
Got no fear, got no tear baby
Never and never.

I’m a talker
And straight-walker
I’m a broker
Evil-blocker
Got no fear, got no tear baby
Never and never.

I’m a slaker,
Trouble-breaker
Fortune-maker
Care-taker
I’m just a womanizer
Let me be your supervisor

I’m a joker
I’m a rocker
I’m a shocker
I’m a poker
Got no fear, got no tear baby
never, never, never, never, never

I’m a talker
And straight-walker
I’m a broker
Evil-blocker
Got no fear, got no tear baby
Never , never

Don’t let me go
Or my dreams could tumble down, baby
Never, never, baby

No, no hesitation!
No, no fluctuation!

Shake your body up
And do the dance honey
Shake your body up
Ain’t got no funny
I wanna fly…
Oooo..

Ooooooo, baby

I’m a joker
I’m a rocker
I’m shocker
I’m a poker
Got no fear, got no tear baby, never and never
Don’t let me go
Or my dreams could tumble down baby
Never and never

Forever and ever!

LETRA EN INGLÉS

Expectation will be over
I regret my every day spent without you
I miss your voice
and there is always something left to say

Do, do, do what you wanna
Do, do, do what you wanna
Do, do, do what you wanna
Do, do, do what you wanna

I’m a joker
I’m a rocker
Hold me baby, love me baby, forever, ever, ever
I’m a shocker
I’m a poker
Got no fear, got no tear baby
Never and never.

I’m a talker
And straight-walker
I’m a broker
Evil-blocker
Got no fear, got no tear baby
Never and never.

I’m a slaker,
Trouble-breaker
Fortune-maker
Care-taker
I’m just a womanizer
Let me be your supervisor

I’m a joker
I’m a rocker
I’m a shocker
I’m a poker
Got no fear, got no tear baby
never, never, never, never, never

I’m a talker
And straight-walker
I’m a broker
Evil-blocker
Got no fear, got no tear baby
Never , never

Don’t let me go
Or my dreams could tumble down, baby
Never, never, baby

No, no hesitation!
No, no fluctuation!

Shake your body up
And do the dance honey
Shake your body up
Ain’t got no funny
I wanna fly…
Oooo..

Ooooooo, baby

I’m a joker
I’m a rocker
I’m shocker
I’m a poker
Got no fear, got no tear baby, never and never
Don’t let me go
Or my dreams could tumble down baby
Never and never

Forever and ever!

My Girl

Cuando vi la película de “Mi chica” por primera vez, nada más comenzar, me quedé dormido en el sofá, apenas llegué a ver como la vida de Thomas y Vada se desarrollaba con la de la inocencia de cualquier niño, con la felicidad de cualquier niño, así me quedé dormido, felizmente.

Ya nunca más he podido olvidar algo que me marcó, un momento que de alguna forma marcó uno de los puntos de inflexión en mi vida, como acostumbran al menos en la mía, por la más pura casualidad, o como acostumbro a decir, más que casualidad podría llamarse lo inevitable. Tras el profundo sueño que apenas duró un instante, abrí los ojos y vi una imagen, las gafas de Thomas en el suelo. Sin saber nada me puse a preguntar a quienes la estaban viendo conmigo dónde estaba Thomas, qué había pasado y cuando me contaron lo sucedido, no paré de llorar a lágrima viva con una intensidad que pocas veces recuerdo hasta acabar totalmente agotado. Poco a poco fui recuperando la calma después de más de diez minutos y aprendí a aceptar la pérdida de un personaje que para mí había significado, en apenas unos minutos, algo más que un personaje. Quizá fue su fragilidad, el que llevase gafas como yo de pequeño, el que fuese alérgico como yo, el que tuviese una amiga especial como yo. A día de hoy no sabría explicar qué fue aquello que me hizo sentirlo tanto.

Desde ese momento, después de mi querido E.T., Mi chica se convirtió en mi segunda película preferida, no por su grandeza la tenga o no, ni por su historia, sino por lo que me hizo sentir, porque conecté con ella de una forma que sólo me pasó con el final de mi extraterrestre, algo mágico que viene solo y que otros encontrarán en otras películas, porque dependerá de los estados de ánimo, del momento, de que la historia que se cuente te sea más o menos cercana, que esas palabras que se lanzan al viento y que cada cual recoge como quiere, como le conviene o como su forma de entendimiento desea, le sean de más o menos utilidad. Para mí Mi chica es una historia sencilla, una historia que habla de la felicidad que muere en su punto más fuerte y que de alguna forma deseas llevar contigo para siempre como un recuerdo y como prueba de que a la vuelta de la esquina puede volver a suceder de nuevo.

Los créditos finales

Muy pocos somos los que disfrutamos de esos créditos que ponen el punto y final a una obra, un lugar en el que se esconden nombres y secretos clave que a veces nos hacen recordar antiguas obras de aquellos cuyos nombres aparecen impresos, donde se oculta una pequeña parte, pero la más importante, de la banda sonora y por ende, donde poder encontrar la información para hacerse con esos temas musicales que nos han hecho sentir como reyes del sentimiento durante casi o más de dos horas de ausencia del mundo real.

Una lacra para las televisiones comerciales en abierto y públicas que buscan audiencia rápida sin preocuparse de las minorías, pero a la vez un gran respeto por esas mismas minorías en las televisiones de pago por cable, donde el trato es exquisito. Muchas productoras investigan más allá de la pantalla en negro en la que van apareciendo letras en blanco sobreimpresionadas, una tradición en la que la banda sonora final con los créditos más importantes se mezcla al final con la música principal de la obra para mostrar todo su elenco. Se desmarcan mostrando escenas del making of, fotogramas con los momentos más importantes e incluso continuando o añadiendo sobre la historia ya contada, todo con el objetivo de reeducar a un público que no sabe apreciar esos momentos finales, que enseguida desestima, cambia o se levanta empleando su tiempo en otras cosas. Cinco minutos de sus vidas.

Eres de esos que en el cine odia que tras un final nostálgico en que los ojos se empañan, de repente las luces se enciendan sin dejarte tiempo para recomponerte mientras te recreas en la música. Eres de esos que viven los créditos hasta el final, hasta que salen los carismáticos iconos como los del Motion Picture, hasta que sale el THE END sabiendo entonces que ya sí puedes desconectar y volver a la realidad.

Los pájaros

Antes de que los guionistas de Perdidos decidieran que los pájaros chocasen contra las ventanas, Hitchcock ya hizo que su comportamiento se saliera de lo habitual. Nada de plácidos vuelos en días soleados sobre el océano.

Los Pájaros de Alfred Hitchcock

Perdidos

 

Así es el nuevo Tintín de Spielberg

Chocante o no, estamos acostumbrados ya a verlo en papel y a haberle puesto nuestra propia voz, para después haberlo disfrutado en las películas y serie animadas. A finales de octubre llega un nuevo Tintín que, sin ser de carne y hueso (algo que ya se intentó), lo parece gracias al gran trabajo del equipo de animación. Este es el tráiler español de la primera de las nuevas aventuras del reportero y que si tiene éxito dará lugar a muchas otras más, al menos hasta completar el trabajo que Hergé nos dejó.

Por cierto, algunos piensan que Spielberg ha sido reflejado en la película como el malo, al menos se le da un aire.

Caballo de batalla, vuelve Steven Spielberg

No hay muchas palabras, una vez más Steven Spielberg se pone el traje de director para conducir una película, “Caballo de batalla”, que volverá a tocarnos el pedazo de corazón más sensible. En el contexto histórico de la I Guerra Mundial, la historia de un chico y su caballo, una historia que nace, se rompe y que culmina en una intensa búsqueda en un océano de dificultades y peligros. Spielberg sabe hurgar muy bien dentro de nuestros sentimientos y volverá a conseguirlo igual que ya hizo entre un humano y otro ser.

Antes de que todo termine, una mirada atrás a Harry Potter

Hace ya muchos años que el ticket de cine de la primera película de Harry Potter, la Piedra Filosofal, descansa entre la tapa y la primera página del libro. Con el tiempo ha ido perdiendo la impresión de tinta y muy pronto no será más que un pequeño papel en blanco del que tan sólo yo sabré lo que tenía impreso, pero la tinta que no se borra es la que dejó en el recuerdo.

La historia de cómo y con quién fui a ver la primera película al cine tiene su pequeña historia. Cuando había tres libros de la saga en el mercado y el cuarto se disponía a salir, me encontraba en la ciudad de Cuenca (lugar donde adquirí el primer libro entre el desconocimiento de los propios libreros), en la residencia universitaria. Allí conocí a una de las que hoy es mi amiga, Almudena y la convencí para que leyese los libros. Le dejé los dos primeros que devoró en apenas unos días sin poder parar, hasta el punto de convertirse en una de las más fieles seguidoras de Potter y consiguiendo el tercer libro en la biblioteca, ya que me era imposible desplazarme a casa para ir a por él por la enorme distancia y donde iba cada 15 días.

Cada noche al bajar al lugar de ocio, me la encontraba con la lámpara de mesilla encendida apartada a un lado sentada en el sofá y leyendo alguno de los libros. Fue en ese año cuando se anunció la llegada de la película y una semana antes de su llegada a los cines de nuestro país, ya estábamos preparando la velada. Juntos fuimos recorriendo la ciudad hasta llegar a los cines y nos hicimos con las entradas, una de esas que ahora pierde su tinta. Nos sentamos en las butacas dispuestos a dejarnos impresionar. No teníamos internet y tan sólo habíamos sido capaces de ver los rostros de los actores que darían vida a Harry Potter, Ron y Hermione Granger, pero desconocíamos el resto de sorpresas, de quiénes encarnarían a Hagrid, a la profesora McGonagall, a Severus Snape y a otros tantos personajes hoy ya una leyenda de la literatura de ficción moderna. Juntos asistimos a esas primeras veces, viendo cómo cada uno de los personajes que habíamos imaginado a nuestra manera recorriendo las páginas de los libros, cobraban vida ante nuestros ojos. Y ya nunca más pudimos imaginar a aquellos que se construyeron en nuestra mente.

Quizá, y ambos coincidimos al salir de la sala, tras reconocer que nos emocionamos y un nudo atravesó nuestra garganta en el momento Espejo de Oesed, ese es el mal mayor de lo que se ha hecho con esta saga. Aún sin haber terminado la obra literaria, se nos presentó a unos personajes que hicieron que toda la imaginación que habíamos construído en nuestra cabeza, quedase relegada al presentarnos a esos personajes de carne y hueso. Ese Harry Potter endeble y mucho más inocente como lo imaginé, desapareció al leer el cuarto libro, al leer Hermione o Ron, se me venían a la cabeza las imágenes de los actores y ya nunca más regresaron los bocetos imaginarios. Quizá un poco más de tiempo, esperando a que la obra estuviera finalizada, todo hubiera sido distinto. Quizá y como reconoce la autora, en ciertos aspectos se dejó impregnar por las películas para idear algunas escenas en posteriores libros, los cuales tienen un toque distinto a los tres primeros. Si bien siguen la línea argumental sin cortar la emoción, el elemento narrativo gana un peso importante, con descripciones mucho más detalladas que en los tres primeros libros.

Lo hecho, hecho está y como seguidor he ido viendo todas y cada una de las películas, las cuales han tenido quizá uno de los mayores elencos de directores de una saga cinematográfica. Una saga, que al igual que los libros, ha ido creciendo en la gran pantalla, volviéndose cada año más oscura, tenebrosa y complicada y que para los fans ha supuesto, a veces disgustos, a veces sorpresas, una forma de adentrarse en otros detalles adicionales a la historia verdadera y única, la contada en los libros por J. K. Rowling.

Hace unos años le dijimos adiós a los libros y ahora le toca el turno a las películas, una saga que ha llevado un ritmo trepidante y que no nos ha dado tregua en estos casi 15 años, 20 si contamos el tiempo desde que Harry Potter apareció en la cabeza de Joanna por primera vez. Después de 7 libros, de 8 películas, de obras adicionales tanto de la propia autora como de otros que quisieron hablar acerca del fenómeno Harry Potter, el futuro se escribe con los fan fics de los fans de la saga y muy pronto en Pottermore en varios idiomas, los retazos de la historia y mucho más en una aventura que seguirá viva para siempre.

Decía Joanna en su primer libro, aún cuando no tenía dinero ni para imprimir una copia original, que Harry Potter se convertiría en el mago más famoso, que todo el mundo conocería su historia y sus hechos. El niño que vivió, se va ya para siempre.