Perdón por pasar por aquí

pasaba por aqui

Es una de las situaciones más… no sé cómo definirla correctamente, ¿disparatada? ¿absurda? ¿sin sentido? Una mezcla de todo ello. De repente vas andando por la calle, tuerces una esquina y te encuentras de golpe con una pareja discutiendo a grito pelado y haciendo aspavientos con las manos, ahí en medio de la calle.

Ya no es sólo temer por tu propia integridad, que al encontrártelos de sopetón en uno de esos aspavientos tu cabeza sale volando, ni lo que se están diciendo, sino que encima se te quedan mirando como diciendo “y tú qué coño haces ahí”.

La situación llega al punto de que incluso te hacen sentir mal, aunque la culpa la tengan ellos. Perdona, pero yo sólo pasaba por aquí como todos los días.