El tiempo que nunca existió

la-persistencia-de-la-memoria-dali2

De vez en cuando nos vemos condenados a repetir el pasado y otras nos lo arrebatan de las manos. No somos dueños del tiempo, ni siquiera podemos dominarlo, bestia salvaje e indomable jamás. Tan sólo podemos conformarnos con manejar sus manecillas, si con eso nos damos por satisfechos, más nada cambiará, ni nosotros ni lo que nos rodea.

Es esta la hora perdida de nuestras vidas, que descansará por siempre entre los engranajes de un inmenso reloj.

2 comentarios en “El tiempo que nunca existió

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s