El viejo silo

el viejo silo

Tenía ya ganas de comenzar esta aventura fotográfica, han sido muchos meses de estos de ideas en la cabeza que dan vueltas y vueltas y con las que uno no queda conforme en última instancia, porque al final siempre surge otra nueva idea mejor que la anterior, así una y otra vez, sin fin.

Lo mejor de la fotografía es que al final, por muchas ideas y preparaciones que se hagan, siempre surge algo que rompe los esquemas. Incluso a veces, como por arte de magia, la mejor fotografía, la que derrite el objetivo, no resulta de aquello que tenías en mente, sino de ese algo inesperado que se te pone enfrente en el momento oportuno. Y aún cuando pienso en el marco de mi fotografía, no vale para nada, porque sé lo que quiero, pero no sé cómo lo quiero hasta que lo tengo delante.

Mi primer objetivo, mi primer proyecto a lo grande, el Puente de Castilla La Mancha, una obra titánica de la que he sido testigo en su levantamiento desde la primera piedra, un puente que he contemplado desde numerosas vistas durante varios meses, intentando decidir el momento, el tiempo, el lugar para inmortalizarlo.

Cuando parecía tenerlo todo claro y cómo lo quería, durante el camino me cambiaron los esquemas y me interné por un sendero que jamás había cruzado, digamos que en lugar de bordear por lo seguro, atravesé la ciudad en línea recta para llegar. No sabía por dónde me estaba metiendo, ni siquiera si era terreno privado. Árboles y trigales salían a mi encuentro hasta que de repente salí a una esplanada de cesped verde y charcos y de fondo el puente.

Mi objetivo estaba allí delante de mis ojos enorme y espléndido, dispuesto a ser fotografiado en una panorámica inédita, pero al mirar hacia atrás me encontré con ese poquito de magia.

Entrecerré los ojos y me llevé una mano de visera a la cara hasta que mis ojos se acostumbraron. Allí se alzaba majestuoso, entre los trigales, el viejo silo. El sol, semi escondido entre las nubes que se estaban acercando a la ciudad, le daba un brillo dorado al escenario, confiriendo al viejo silo una silueta oscura dibujada contra el cielo.

Es esta una de las imágenes más bonitas de esta aventura y quiero que también sea la primera, porque significa todo lo que la fotografía es y todo lo que aporta, porque es historia, porque es aventura, porque es magia, porque no deja de ser como esa serie de pequeñas cosas inevitables que suceden cada día, que ordenamos en nuestra mente como en un álbum de fotos y a la que llamamos vida.

fotografía (ver en alta resolución) @ José Francisco Cedenilla

vota por la fotografía aquí en National Geographic para que aparezca en la revista internacional

2 comentarios en “El viejo silo

  1. Pingback: El viejo silo | The life as i think

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s