Polar Express

polar express

“Los trenes son maravillosos. Es importante saber a dónde van, pero lo más importante es decidirse a subir a ellos”

Sí, es una película para ver en nochebuena, justo en esos instantes en que la bandeja con los mazapanes y los polvorones descansa sobre la mesa con un paño encima, después de cenar, antes de que llegue el sueño, cuando la ilusión está a punto de caramelo.

Aunque ya tiene unos cuantos años encima, ayer la vi por primera vez, no fue en nochebuena y eso le restó ese poquito de magia, pero no importó. Polar Express encierra en su interior una moraleja eterna, con la que crecemos cada uno de nosotros, ese niño interior que con los años se va perdiendo en algún lugar, que sin darnos cuenta dejamos olvidado y no sabemos dónde.

Y aunque no sepamos dónde, sucede en algún momento, ese momento crucial en que frente a nuestros ojos pasa un tren, una oportunidad para ir hacia algún lugar, para confiar en su destino, del que bueno o malo, siempre se aprende. Está entonces, justo en ese instante, justo en ese momento, la decisión de dejar que nos lleve a otro mundo con otras historias. Sólo hay que desear subirse a él e iniciar la aventura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s