El niño y la lavadora

No he podido evitar, nada más ver esta fotografía, que ese niño que está sentado frente a la lavadora me recuerde a mí. Porque tenía su edad, porque vestía dela misma forma, con mi jersey de rayas y una camiseta de manga larga y de cuello vuelto, con mis zapatillas marrones de andar por casa y mis pantalones deportivos, con mi pelo liso de color castaño exactamente con el mismo corte.

Por un momento he vuelto atrás en el tiempo, cuando el simple hecho de observar aquel objeto llamaba mi atención, miraba su mecanismo, la forma en que la ropa se levantaba y caía dentro de aquel rodillo, cómo se llenaba de agua y se vaciaba y el momento más divertido, el centrifugado donde de repente la ropa de tantos colores se convertía en un solo tono.

Y es que las lavadoras en mi casa siempre han tenido un lugar muy especial, sobre todo la primera de ellas, a la que pusimos el apodo de “lavadora atrapapersonas”, digamos que era tan especial que parecía tener inteligencia propia (y pies para andar)😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s