Un helicóptero para salvar vidas

El espacio que, por esto de lo inevitable, mi madre ocupó en el hospital tras su operación, anteriormente estaba ocupado por una historia de esas tantas que se esconden en lo más profundo, llena de gritos, problemas y violencia, tras una puerta cerrada que pocas veces se abre.

La llegada de un helicóptero que se posó a temprana hora de la tarde, entre la lluvia y el cielo nublado, hizo que entre las cuatro paredes de la oscura habitación,una mujer nos relatase aquella historia, la de la chica que había vivido una situación de violencia de género en la que el novio le había cortado el cuello de lado a lado. Decenas de amigos se acercaron a visitarla y la policía tomó declaración.

Aunque entonces no lo sabíamos, aquel helicóptero estaba allí para ella, para ser trasladada cuanto antes. Sólo espero, desde aquí, que se recupere, y que el cabrón que le hizo esto se pudra en la puta cárcel. Sé que esto último no sucederá, y que en pocos días estará libre, cautivando a otra chica que se dejará llevar por su encanto sin saber lo que esconde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s