Un poco más despacio, por favor

Dentro de la monotonía que se hace al andar cada día más de dos horas diarias, lo único que salva el trayecto de las mismas calles y los mismos lugares, son la gente con la que me cruzo cada día, la gente y algunas de sus mascotas.

Después de tantos años uno se encuentra por el mismo camino con situaciones peculiares y curiosas que ponen ese tinte de alegría o misterio a algo tan común. Desde historias un poco rozando el misterio y el miedo como encontrarme con unos niños implorando a un vecino que no hay nadie en casa y que sus padres se han marchado y no saben dónde, aquel coche que pasó a las 7 de la mañana en que su conductor me dijo si quería montar, pasando por los niños a los que curiosamente se les pasa la pelota por encima de la verja en el patio del colegio cuando estoy pasando por allí y me entran ganas de lanzársela aún más lejos todavía, hasta situaciones tan embarazosas y tiernas como silvar a un perrillo abandonado y llevarle conmigo todo el camino hasta el trabajo y quedarse esperando a la puerta a que saliese, acurrucado del frío en la alfombra del recibidor.

Este último lo recuerdo como uno de los momentos más bonitos, cuando todo el que subía me decía que abajo había un perro acurrucado…¿qué vio en mí? Todo esto tras haber perdido a Yoko.

Y cuando no hay nada mejor que hacer en esas dos horas de camino, el oído también hace de las suyas y se pone a escuchas a veces las conversaciones de aquellos con los que me cruzo. Hoy estaba escuchando una interesante historia y me he dicho “más despacio por favor”, empezaba en un bar, donde su dueño se encontraba barriendo al final de la jornada como cada día. El hombre no había prestado atención a los papeles, pero aquel día cogió uno que había en el suelo, lo desdobló y… y aquí me he quedado en la historia, porque a pesar de decirme a mí mismo “más despacio por favor”, he tenido que torcer una esquina si no quería ir a un callejón sin salida, así que me he perdio el relato emocionante.

Historias son para matar el aburrimiento.

Un comentario en “Un poco más despacio, por favor

  1. UFFFFFFFFFFFFFF ,ME HA ENCANTADO ..YO SOY IGUAL ,SEGÚN VOY CAMINO AL CURRO AL IGUAL QUE TU YO OBSERVO A LA GENTE QUE SE CRUZA EN MI CAMINO O SIMPLEMENTE OBSERVO LA CONVERSACION DE LAS MUJERES QUE VAN POR DELANTE DE MI ,..OBESRVO PISOS ,CASAS Y IMAGINO CON SON SUS VIDAS E INCLUSO VEO UN PARQUE Y A LOS DUEÑOS CON SUS MASCOTAS REBOLOTEANDO Y HACIENDO SUS NECESIDADES Y COMO NO EL MALDITO COLEGIO QUE YA ESTÁN DE VUELTA ESPERANDOME A VER SI TIRAN LA PELOTA PARA YO MANDARLA A TORMAR POR SACO SI ES NECESARIO ….ES MI PEQUEÑO SECRETILLO EL OBSERVAR ,ESCUCHAR Y MIRAR Y POR ESE MOTIVO ME ENCUENTRO MONEDAS EN EL SUELO INCLUSO ALGÚN BILLETILLO JAJAJAAJAJA NO MUCHO CON LA CRISIS ,,,LOS CAMINANTES SOMO ASI…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s