La casa de un hombre es su castillo

El lugar donde uno puede desear, puede hacer y deshacer libremente, opinar, expresar alegrías y arrojar lágrimas sin miedo a nada y sin tener respuesta, formar una familia, rodearse de amigos o estar solo.

A veces, en lugar de un castillo, la casa de un hombre es el foso, uno que ni siquiera es suyo, que comparte y que no quiere, un hogar previo a cruzar el puente soñado.

@fotografía de Mr. Monster (basado en la frase de Thomas W. Coke)