No me imagino una vida sin ti princesa

Una pared desnuda es como un lienzo que llama al arte. Es el lugar propicio en el que dejar un mensaje para alguien especial o para la humanidad, allí plasmado, perdurando en el tiempo, mientras la pared permanezca en pie.

Un día está vacío y al otro, sin que nadie se de cuenta, como si una mano invisible en la noche lo tocase con su gracia, aparece aquel escrito. Este muro se levantó hace poco, pero ya tiene sus marcas de amor. No sé quién es él, no sé quien es ella, pero cuando cada día paso por allí y lo leo, no puedo evitar una sonrisa, “los dos a 3msc”.