Contando las horas

Ya está todo preparado… no, mentira, la verdad es que no tengo nada preparado, e inmediatamente cuando termine de escribir estas líneas me dedicaré a maldecir el por qué no lo hice ayer, vamos, lo que suele pasar ante un viaje.

No, no ha sido una buena semana, llena de dejavús de esos, demasiado repetitiva, monótona y sinsentido, de hecho cada vez le encuentro menos sentido a nada. Sin embargo estaba ahí esa pequeña ilusión que ha ido creciendo a lo largo de la semana y que hoy está ya en su punto máximo, donde uno se para a contar las horas que quedan para el reencuentro.

Sólo tengo un billete y un destino y en el destino me espera una de las cosas más importantes de mi vida, mis amigos. Serán unas pocas horas pero intensas espero, como coger ese pedazo de Cuenca, esa familia Cossiera que nació entre la época de exámenes y una sala de prensa y llevarla a Toledo, aunque no estaremos todos los que somos, tarea casi imposible porque somos muchos.

Ha pasado mucho tiempo, demasiado, es hora de dejar de contar y volver a vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s