Imperfecta

Qué haría en un mundo plano, en el que caminar por La Tierra significase echar a andar sin más sentido, esperando ver el destino en el horizonte, sin subidas y bajadas, sin baches y cuestas empinadas que escalar o escalofriantes abismos que sortear para no caer al vacío. Un cielo en el que las nubes fueran perfectas y no dejasen lugar a la imaginación. Si tu rostro fuese ideal y cada mitad fuese la otra, como reflejada en un espejo, esa sonrisa de medio lado que me enamora.

No puedo soportar que algo no salga perfecto después de tanto empeño, pero en realidad me odiaría si todo saliese según lo planeado. Seres perfectos caminando a lo largo del planeta, conviviendo con otros seres también perfectos, haciendo cosas perfectas en un mundo perfecto. No, entonces no seríamos nosotros. Sin problemas, sin discusiones, sin poder ver el contraste, lo que marca la diferencia entre personas que no son perfectas.

Es lo imperfecto lo que me hace caminar hacia adelante, porque no se ve el horizonte y hay que imaginarlo a costa de los sueños, un mundo en el que las nubes son vapores aleatorios observados por seres imperfectos que verán cosas diferentes porque no son perfectos. No te escogí por ser ideal, sino por ser imperfectamente ideal para mí. Vivo en un mundo cambiante, que se descoloca ante mis propios ojos de ser imperfecto, a cada segundo.

Hoy he cambiado de imagen y lo sé, no es perfecta, pero es tan inmensamente perfecta porque no es ideal.