Zapatos y zapatillas

Como cada año, los zapatos y zapatillas ocupan un lugar, siempre el mismo lugar. Según van pasando los años, la magia que provoca levantarse en la madrugada para ver lo que dejaron va cambiando. Ya no existen esos nervios y esa tensión por ver qué habrá encima del calzado. A medida que uno va creciendo, se vuelve más exigente y, quien regala, más cómodo, en lugar de dejarse sorprender, pedimos y el que regala escucha, no hay emoción. Escapa la magia de los primeros años, en la que éramos como páginas en blanco dejándose impresionar nada más encender la luz del salón.

Ahora se disfruta más preparando a mano las sorpresas. Nada de envoltorios en papel de regalo ya hechos cuando uno se puede levantar antes que los demás en silencio y a oscuras para ponerse manos a la obra con lo que encuentre por la casa… y un poco de imaginación, como una pelota de nieve que oculta en su interior un jugoso regalo.

2 comentarios en “Zapatos y zapatillas

  1. Me ha gustado mucho tu entrada. Personalmente recuerdo con mucha emoción los años en que me levantaba tempranísimo y abría con mucha excitación las puertas del salón para ver qué habían dejado los Reyes Magos. Son momentos que no se olvidan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s