Lo que parece y lo que es

En mitad de un descampado hay un hombre con ropas desharapadas, fumando y tosiendo, quizá un yonki metiéndose de todo, pienso. Mi madre me enseñó a que tuviera cuidado con la gente que se pincha, con las jeringuillas en el suelo, con los caramelos que te da un desconocido. Pero nadie me enseñó a distinguir entre lo que parece y lo que es, la desconfianza nace de las experiencias.

Un perro salió de entre las hierbas, el hombre, su dueño empezó a jugar con él y tirarle la pelota que le había dejado en el suelo. Al pasar, el perro me siguió gimiendo, le llevé hasta su dueño haciéndole gestos para que me siguiese, pero al darme la vuelta lo encontré de nuevo siguiendo mis pasos, así que lo cogí en brazos y se lo entregué a ese hombre desharapado que fumaba y tosía de vez en cuando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s