De mal humor, de buen humor

Qué le lleva a uno a levantarse bien por la mañana y de repente pasar de un estado de humor a otro completamente distinto, para poco después tranquilizarse y ser el mismo de siempre, envuelto en la misma hipocresía de siempre. Saber que quieres desahogarte pero la situación lo impide y que tu única vía de escape reside en pequeños momentos en los que dejar a la luz eso que desearías contar, de lo que desearías que alguien te librase o al menos te diera un explicación coherente. Y no poder y sentir que va creciendo, viendo cómo otros hacen lo mismo, con sus pequeñas vías de escapatoria que parecen no servir de nada.

Ya no vale esa mano pintada de papá o mamá o esos muñecos enfrente que parecían hablar solos y tener vida propia, haciéndote soltar una sonrisa y olvidar los problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s