El tiempo de los placeres fugaces

No hace mucho tiempo atrás había un tiempo distinto, en que aquellas series de dibujos animados de apenas veintiseis episodios parecían durar una eternidad porque no se emitían varios episodios seguidos para acabarlas cuanto antes, donde se podía disfrutar semana a semana de las aventuras y sus personajes eran tan carismáticos que eran el peluche objeto de deseo en las tómbolas de las ferias de la ciudad.

No hace mucho en que un cd de música, un libro o un programa de la televisión eran un foco de conversaciones a través de cuyos entresijos giraba el tiempo, en que una balada perduraba en los oídos, un párrafo en la memoria y una imagen en la retina.

Es tiempo ahora de los placeres fugaces, en el que para que un párrafo, una imagen o una balada perduren debe ocurrir algo extraordinario, porque donde antes sólo había una canción ahora hay un millón, donde sólo había unas páginas ahora hay cien mil, porque donde antes las cosas impactaban nuestros sentidos lentamente, ahora lo hacen a un ritmo atropellado en el mismo espacio de tiempo. Y cuando ese tiempo se escapa, porque no hay posibilidad de atraparlo entre las manos, se pierde la esencia, se pierde ese otro tiempo para valorar en profundidad el trabajo de quien lo hace, de quien se ha sacrificado para que lo disfrutemos.

Ya es cuestión de cada uno no dejarse llevar y dosificar el impacto, de tal forma que haya un mañana en que uno pueda tener una canción de su vida como antes, cuando en las radios no dejaba de sonar una y otra vez porque era la sensación, unas palabras que le lleguen al corazón mientras se sienta a leer o una buena serie que le haga derramar una lágrima o arrancar una risa, o ambas cosas, sabiendo que tendrá que esperar una semana, un mes o varios meses hasta dar con la respuesta, atando cabos sueltos, desarrollando la imaginación, sin que a los dos minutos te hayan puesto ya el siguiente episodio cuando aún no has saboreado la esencia del anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s