Yo te bautizo…

Un año, un mes y once días después de aquel día de tormenta, no sé si las tormentas harán de nuevo acto de aparición por Madrid mañana por la mañana, pero por fin es el bautizo de Sofía, nombre provisional con el que la llamamos si nos atenemos a esos cánones de la religión en la que entrará a formar parte.

El bautismo se ha convertido en una tradición difícil de separar de nuestras convicciones. A pesar de no pisar la iglesia, a pesar de obviar todo aquello que conlleva la religión en la cual nos hemos criado, se hace complicado pensar que no vamos a ofrecer a los pequeños aquello que nos inculcaron a nosotros un día, por mucho que después lo hayamos dado de lado para simplemente vivir la vida lo mejor posible y sin hacer mal a nadie. ¿No sería mejor dejar que la persona que ha de recibir los sacramentos sea la que decida si quiere o no? Una pregunta a la que los padres deben responder y que a veces deciden pensando en lo mejor o simplemente en esa tradición (no salimos ni tan mal parados de aquello) que conlleva un acto bonito, el que después recordar mirando el álbum de fotografías al menos, en caso de que quede como una simple anécdota. Y no sería en este caso un desprecio hacia la religión que nos ha visto crecer, sino el resultado de impregnarnos de algo que en su día nos emocionó y querer volver a vivirlo, que ya es bastante.

Un bautismo con agua y fuego, más mañana.

Un comentario en “Yo te bautizo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s