Impermeable

La pasión se convirtió en indiferencia. Ya no hay letras de canciones susurrándose al oído, ya no hay cartas de felicitación ni de arrepentimientos pasados, ya no hay ni una pizca de aquello que nos unió. El tiempo lo ha erosionado como a las rocas en el mar y el agua de los sentimientos pasa por encima de ellas, como impermeable.