El término “telebasura” lo inventó un ser aburrido que no entiende a la sociedad

El término “telebasura” es indignante. Escucharlo ya aburre y me pregunto si lo acuñó un ser aburrido y lo más triste, no debía comprender ni comprende muy bien a la sociedad.

Hoy me venían a la cabeza los días de instituto y la escuela (los de la Universidad son otro tema), los profesores que se cruzaron en nuestro camino y lo que aprendimos y no aprendimos con ellos. Creo que todos somos conscientes de que una misma asignatura dada por dos profesores distintos con mismo temario, resulta completamente distinta. Si todo es igual y lo único que cambia es el profesor, ¿quién tiene el problema de que los alumnos aprendan o no? ¿Que los alumnos son tontos? No.

Si a un chaval le pones un libro de ciencias sin dibujos y 40,000 fórmulas y a lado le pones un juego de ciencias divertido con el que se lo va a pasar bien y además con ambas cosas sabe que va a aprender lo mismo, el chaval sin ninguna duda se decanta por aprender divirtiéndose.

Podríamos acercar un poco más esto al mundo de la televisión que es donde quiero llegar. Poniendo un claro ejemplo encontramos a dos programas del corazón. A uno de ellos “Corazón, corazón” de la cadena pública se lo trataba con mucho respeto, mientras que a programas como “Sálvame” se les tacha de basura televisiva. En el primero encontramos a una señora hablando pausada, con acento andaluz, con palabras muy bien sonantes dando paso a noticias con periodistas con el mismo estilo. Una noticia insípida que parece sacada de un telediario y que pasa sin pena ni gloria. Demasiada importancia para detallar el color de un vestido o las muestras de amor de una pareja. La vida real no es así. En el segundo encontramos exactamente la misma noticia pero acercada desde un punto de vista más absurdo. Ya en la forma de contarlo se utiliza un lenguaje más coloquial y cercano y en lugar de centrarse en colores de vestidos ni recrearse en un beso, sacan la parte divertida. ¿por qué guardar tanto respeto por personajes que están cobrando por su imagen y que se lo llevan crudo en reportajes de revistas simplemente por posar?

Si tenemos como programa cultural “Redes” en La 2, ¿por qué la gente prefiere divertirse con los experimentos locos de “El hormiguero”? Porque no entienden ni una pijotera palabra del diccionario de Punset mientras que con otros programas se lo pasan bien y además aprenden sin querer. Es más, ¿por qué hay que aprender cada vez que se ve la tele si lo manejamos como un medio para escapar del día a día y divertirnos?

Para hablar de “telebasura”, por tanto, hay que tener la boca muy grande y conocer muy bien antes a la sociedad, cómo se mueve, cómo funciona. De pequeños tenemos dibujitos en los libros y aprendemos mucho. Curiosamente cuando crecemos, esos dibujos desaparecen de los libros y nuestra curva de aprendizaje con ellos también.

Parece que lo serio y educado debe ser lo correcto en la edad adulta, pero quizá estemos confundidos, quizá necesitamos ese aire de diversión y de mofa permanente y quizá por eso la audiencia lo demuestra día a día persiguiendo la diversión y desechando la seriedad (si esto no fuese así y no todos persiguiéramos el mismo objetivo, ¿qué pinta entonces un concursante de “Saber y Ganar” cantando rap como un idiota?).

La “telebasura” no existe y la gente que se refiere a ella para describir a un montón de personas, a una inmensa mayoría, que persigue un rato de diversión y de burla escapando al aburrimiento, debería hacérselo mirar muy a fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s