Un paseo por el Caribe

Playas, la sombrita de las palmeras, un día idílico, gente y animales vagando al atardecer por las estrechas calles, objetos del pasado que decoran los más bellos rincones para evitar caer en el olvido… quizá en breve llegue una nueva borrasca que ponga fin a este mini verano incondicional en el que las calles al mediodía son un horno y en casa andamos medio desnudos, mientras tanto el buen tiempo invita a dejar volar la imaginación y evadirse a otro mundo.