Revértigo

Un sábado tranquilo, viendo llover por la ventana, sin lugar adonde ir y disfrutando de una tarde de esas de cine y series. De repente el pasado vuelve por la puerta, se cuela a través del tiempo como si casi veinte años no fueran nada y sacude el universo.

Y uno entonces cae en la cuenta de que, por mucho que cambien las cosas, siempre queda un reducto de lo que fue, de que las situaciones vuelven a repetirse, que producen el mismo sentimiento desagradable de entonces volviendo a traer la desconfianza al presente, quien sabe por cuánto tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s