De Yoplait a Danone

 

Cómo pasé de una a otra marca, cómo llegaron de repente los yogures de la otra para sustituir para siempre a la anterior, desconozco el momento en que ocurrió, pero no olvido la sensación.

Yoplait era como esa única empresa de telefonía que ya estaba instaurada en nuestras vidas. Para comer, para merendar, sus yogures estaban siempre en la nevera, caldosos, de sabor a fresa que me gustaban sobre todo, aunque también probé los de limón, macedonia y melocotón, sin olvidar los naturales, esos los veía más para personas mayores, azucarados y sin azúcar, de esos que antes jamás me gustaban y ahora sin embargo les encuentro su aquel.

Un buen día llegaron a casa los Danone, mucho más esponjosos, decía la locutora de radio Encarna Sánchez que un buen yogur era tal cuando metías dentro la cucharilla y esta se quedaba en el mismo lugar sin ladearse. Los Yoplait eran acuosos. Supongo que por eso llegaron a casa los de Danone, de la mano de Encarna Sánchez, que hacía posiblemente publicidad de ellos en su programa de radio de las tardes.

 

Sea como sea e independientemente de la publicidad, bienvenida fue, porque descubrí una nueva forma de disfrutar de un yogur sin estar pendiente de que se me cayese la cantidad de líquido que los otros contenían, se acabaron los yogures acuosos, estos eran consistentes y además con mejor sabor. Desconozco si hoy día se siguen comercializando los Yoplait, yo al menos no los he visto ya en ningún comercio.

Con el tiempo fueron surgiendo nuevos sabores, nuevas formas, pero desde entonces siempre hay un Danone en la nevera listo para ser… explorado en profundidad xD