Destino Eurovisión 2011 – Gala 4 – Lucía Pérez gana con la canción “Que me quiten lo bailao”

Arículo redactado para FormulaTV.

¿Dónde están las carpeteras cuando se las necesita? ¿Acaso esta especie en peligro de extinción sólo tiene vida casera de lunes a jueves y los viernes anda de picos pardos acabando reventadas a las tantas de la noche del domingo? Un complicado estudio el de estas, al que se puede dedicar muchísimo tiempo, pero sea como sea, hoy no estaban ahí para utilizar uno de sus delicados deditos para mandar al menos una canción decente al Festival de Eurovisión.

A RTVE parece que le da igual que toda Europa se pregunte si es que estamos atrasados en el tiempo, si vivimos en una especie de nube o si no le da vergüenza ajena realizar estas absurdas preselecciones que hoy han alcanzado un nuevo y álgido punto en lo que respecta a su estúpida y engañosa mecánica para el espectador.

Quien más quien menos, algunos ya se habrán dado cuenta al ver los rótulos bajo la pantalla de por qué ciertos candidatos de las galas anteriores jamás hubieran encajado en las canciones presentadas esta noche y por ende, por qué nunca fueron rescatados por el jurado, como también habrán sido conscientes de que las canciones elegidas no han sido precisamente por voto popular ni mucho menos. Hemos tenido que ver cómo se repetían algunos autores de los temas compuestos con gran resignación, la misma resignación que hemos tenido durante toda una semana escuchando esas melodías y letras que en más de una ocasión hemos deseado que fuesen una broma.

No, eran ciertas, tristemente ciertas.

Ver a Anne Igartiburu leer las normas de la selección de la noche es algo que ya a estas alturas no debería asustarnos demasiado, sí debería espantarnos que la presentadora no las conociese y las haya tenido que leer casi sin entender nada de lo que estaba diciendo. La sorpresa ha llegado cuando de repente ha comunicado que el jurado descartaría 2 canciones de cada artista. ¿Perdone? ¿Dós canciones? ¿No era sólo descartar una?

Sí, queridos espectadores, lo de esta noche se trataba de elegir una CANCIÓN. ¿Alguien me puede decir si lo que ha posido votar mediante SMS y teléfono ha sido una canción? Yo no. Si de 3 temas de cada artista restamos 2, nos queda por pura matemática 1. Es decir, que lo que menos hemos votado ha sido una canción. Entonces, ¿qué es lo que hemos votado para ir a Alemania? Lo podríamos resumir de varias formas:

a) érase una canción pegada a una artista

b) una de las peores canciones que hemos elegido jamás

c) he votado por Lucía Pérez a pesar de que ni a ella le gustaba el pedazo de marrón de canción que le han impuesto

d) he flipado con la gala

Si se tratara del concurso ¿Quién quiere ser millonario? (50×15 en los tiempos de las pesetillas) descartaría la respuesta c) y me quedaría con el resto, aunque muy seguramente muchos se sientan identificados con alguna o varias de las respuestas.

Mientras Sole Giménez sustituía con acierto, un poquito de lógica y buen saber hacer a la “otra” que ya hizo lo que quería hacer en ese programa, cantar e irse y un público enfervorecido levantaba esas tremendas pancartas dignas de carpeteras de DIN A-4 con dibujitos a rotulador (ya me gustaría a mí saber quién, cómo y en cuanto tiempo las han pintado e incluso si lo que portaban entre las manos reflejaba su opinión), hemos ido viendo pasar entre nuestros delicados oídos 9 canciones, a cada cual más fea, en el sentido de enviarla a un festival donde los artistas, tanto cantantes como compositores, se mueren por ir, se dejan la piel en lo que hacen y dan lo mejor de sí. Tan sólo dos canciones, a mi juicio, han conseguido un notable y todo gracias al esfuerzo de quien las interpretaba, que han conseguido creérselas.

Que el nivel de los temas ha ido bajando a medida que transcurría la gala, creo que es un sentimiento común. Más de uno debe haberse echado una buena cabezadita en el sofá escuchando la monotonía pedante de “C’es la vie. It’s all right!” de Lucía Pérez o “Sueños rotos” y “Diamonds” de Melissa, esta última especialmente un despropósito total, uno de esos temas que a uno le hacen recapacitar sobre qué hace el jurado que los elige mientras se supone que hace su trabajo y piensa en el futuro de la canción para un público europeo. Aquí no voy a poner posibles respuestas, aunque apuesto a que todos los que disfrutamos el festival tenemos una muy clara en la mente.

Frente a estos temas y recapacitando al volver a oirlos, se encuentran otros como “Abrázame” de Lucía Pérez o “Evangeline” y “El sol brillará” de Auryn, que si bien no destacan hacia el sobresaliente, sí poseen ese “algo” que según se escuchan repetidas veces logran captar tu atención de alguna forma, especialmente el último mencionado con el quinteto al frente. Lo cierto es que esta gala me ha animado a hacer algo que no hacía desde hace un tiempo, poner una nota en bruto a las canciones y de las que acabo de mencionar, en su primera pasada ha suspendido con un 3, por mucho que fuese la favorita de una encarnizada Reyes del Amor, que hoy más que nunca ha sacado sus uñas postizas para arañar a Boris, aunque visto lo visto, más que hacerle herida le ha hecho cosquillas.

¿Pensaremos en Boris cuando veamos salir al escenario a Lucía Pérez con la canción ganadora? Quizá no. Pero a buen recaudo sí que nos acordaremos de él si la cosa no va bien en las votaciones. Una gran polémica en la que por un momento casi se cambian las normas del concurso, que ha durado un tiempo extra para la ganadora, ocupando más tiempo en escena que el resto de sus compañeros y que también ha influído para que el público la viese como una pequeña víctima. Votos extra que no debían haberse producido, pero siendo repetitivos, ¿qué esperamos a estas alturas de una cadena que no se preocupa por lo que manda y que ni siquiera nos emite la semifinal en directo para que los fans podamos verla?

“Volver” de los Auryn no ha estado ni tan mal, sólo un poco descafeinada. No deja de sorprender que justo la canción que más les gustaba y en la que más han trabajado, no haya tenido un trabajo más vocal como sí han tenido el resto de temas interpretados por ellos. Un estribillo con un mayor registro de tonos en las voces hubiera quedado perfecto. Y aunque ellos eran mis favoritos, he de reconocer que nada más comenzar la gala Melissa (a la que por cierto nunca hubiera pasado a la final) con su  “Eos” he llegado a sentir que quizá esas canciones que tan sosas me parecían grabadas en estudio, pudieran ser todo un acierto. Pero estaba muy equivocado, “Eos” era el principio y el fin de mi sueño. Algunos dirán que la canción tenía muchos gritos, pero en fuerza no le ganaba ninguna y por un momento me he sentido dentro de un verdadero Festival de Eurovisión.

Y así, entre los dos guitarristas de postín al fondo del escenario que nos han acompañado durante un mes sin faltar ni una sola vez a su cita (el que llevaba gafas de sol y el que no, que menudas risas se han montado ahí detrás, ya dije que les había seguido de cerca), se elegía ante la audiencia, con un apoyo abrumador del 68% (que por un momento pensé era el voto carpeteras a los Auryn, con lo cual hubiera podido perdonarles hasta que Laura gane este GH 12), la canción “Que me quiten lo bailao”. Una canción sencilla, muy sencilla, de estas de orquesta de pueblo con el “parachururuchuru parachurururururu aaaa” que seguro que triunfa en Europa a pesar de haberlo copiado de una famosa canción “No dudaría” (ahí, con un par).

Con este nuevo estilo de preselección, RTVE quería volver a imponer sus normas, evitar que ciertos personajes no profesionales del mundo musical se infiltrasen y se convirtiesen en fenómeno social siendo imparable su camino hacia el triunfo final, imponer el arte y las buenas canciones ante la “chusma”. Una cadena que en su web se atreve a poner:

“A pesar de las dificultades y discrepancias, finalmente el 68% del público ha votado “Que me quiten lo bailao” como su canción favorita, un tema compuesto por Rafael Artesero, autor de las canciones presentadas por Andorra en 2005 y 2006.”

Sí, el público es el que ha elegido la canción y Rafael Artesero (con todos mis respetos) ha sido el autor de los temas que han conseguido que Andorra no pase ni una sola vez a la final. Ahora ya podemos escuchar la canción ganadora tranquilos, sabiendo que hay alguien que vela por que escuchemos buenos temas, que lucha por llevarnos a festivales internacionales con total dedicación. Ahora podemos escuchar “Que me quiten lo bailao” y saber que eso es lo mejor que podemos elegir.

Mucha suerte a Italia, este año seré italiano.

2 comentarios en “Destino Eurovisión 2011 – Gala 4 – Lucía Pérez gana con la canción “Que me quiten lo bailao”

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Pingback: Eurovision Song Contest 2011 « YOKO’S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s