Entrar en Toledo es como entrar en otro mundo

Esa es la sensación que produce, torcer en esa curva de carretera y de repente, sin esperarlo, aparece el Alcázar majestuoso regentando una ciudad que parece sacada de un cuento de hadas, caballeros con espada y damas en apuros. La respiración se corta y la ciudad parece no llegar nunca, estática como un cuadro, inalcanzable como un espejismo en el desierto, deja el tiempo suficiente como para impresionar la retina e imaginar.

Entrar en Toledo es como entrar en otro mundo, nunca jamás he experimentado esa sensación al llegar a ninguna otra ciudad. Y con el tiempo, la sensación no disminuye la intensidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s