Crash

Dicen que la tranquilidad es el preludio de la tormenta, esa que después regresa con pérdidas, dolor y sufrimiento. Por el contrario también dicen que algunos miedos son infundados y no hay que hacerles el menor caso y estar tranquilos. Traquilidad y tormenta, sea cual sea el estado lo cierto es que en cualquier momento y sin esperarlo, tanto en una como en otra, puede producirse la catástrofe.

Y ante lo inevitable, ni reina la tormenta ni puede reinar la calma, hasta que el momento no llega, nadie puede predecir cómo va a actuar ante las circustancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s