Gélido

Cortante, helado y congelado. Sin hálito, lo corta el viento y lo oprime hasta impedirlo. Inerte, muerto y ausente.

Frío omnipresente que se cuela por cualquier rendija hasta alcanzar la fuente de calor, hasta convertirla y hacerla suya, sólo suya, gélida.